El sueño de una buena narradora es encontrar a alguien que la escuche. Sentarse a desgranar las horas y los días, los hechos del pasado, el anhelo que el futuro está esperando aún a cumplir. Contar es tan antiguo como el hombre y sirve el mismo verbo para las matemáticas y el lenguaje.

Izumi Kyōka es un escritor japonés que vivió entre 1873 y 1939. Influyó directamente en Kawabata y fue muy admirado por Yukio Mishima.

"Soy la única mujer que dejó a Picasso, la única que no se sacrificó al monstruo sagrado. Soy la única que aún está viva para contarlo. Después de todo, mire lo que les ocurrió a las otras. Tanto Marie-Thérèse como Jacqueline se suicidaron (la primera se ahorcó; la segunda se pegó un tiro). Olga se volvió histérica y casi loca. Dora Maar enloqueció."

Vamos a estar inmersos en la escucha de un disco que ha sido crucial en las vidas de muchos de nosotros. Un álbum clave por numerosos motivos, y es que, lo creamos o no, ya han transcurrido treinta años desde que Peter Gabriel publicara este cuarto trabajo en su discografía particular.

Una de las consecuencias de convertirse en mito es que ya no importan los orígenes, sino la supervivencia en el imaginario colectivo. Así, a los más entusiastas de Tarzán acaso les importen algo sus raíces literarias, pero el común de los mortales se conformará con que el Rey de la Selva reaparezca de cuando en cuando, sin perder la dignidad en nuestra memoria.

La reciente masacre de Niza ocurrió durante una fiesta, un Catorce de Julio con fuegos artificiales junto al mar. Sea que el asesino haya sido un simple psicópata o alguien cuya psicopatía resultase arropada por una ideología terrorista, logró reunir el crimen con la fiesta y darle un final trágico, sombrío, sangriento. Poco antes, un torero segoviano había caído corneado en plena faena y dos mozos del encierro de Pamplona recibían sendos topetazos con graves resultados. Dos festejos con resultados letales o cuasi letales.

La evolución por medio de la selección natural –la gran idea de Darwin– es la columna vertebral de la biología, y una de las más poderosas ideas producidas por la mente humana. Y sin embargo, es también una de las peor entendidas por la mayoría de la gente.

Enrique José Varona (Camagüey, 13 de abril de 1849 - La Habana, 19 noviembre de 1933) es un filósofo y pedagogo cubano al que no creo que nadie conozca, excepto en las escuelas de filosofía de Cuba. Yo lo encontré por pura casualidad en una de mis búsquedas azarosas en la base de datos de la Biblioteca Nacional.

Al leer un ensayo de David Lodge, supe que la novela favorita de Proust era Un par de ojos azules (1873), de Thomas Hardy. Quiso algún dios generoso que se produjera la feliz coincidencia de que mi hermana tuviera ese libro. Así que lo he leído.

La Gentileschi es una de las tres únicas pintoras mujeres con obra expuesta en el Museo del Prado. Las otras dos son Sofonisba Anguissola, mi idolatrada Sofonisba, y la flamenca Clara Peeters.

Un año son trescientos sesenta y cinco días. Con sus trescientas sesenta y cinco noches. Un año puede ser una vida o un suspiro. Un devenir anodino o un flujo torrencial.

Aunque sea inapropiado comenzar con una digresión, he de confesarles que la lectura de esta magnífica antología de artículos contrasta, por su categoría literaria y su lucidez, con ese sucedáneo del periodismo que, a ras de suelo, ha conquistado las redes sociales.

Admirar a Gaiman se parece bastante a ignorar la barrera entre alta cultura y cultura pop. Les hablo de un sentimiento que fluye desde la admiración a sus cómics, sus novelas y relatos, escritos en un permanente diálogo entre el clasicismo y la posmodernidad.

El espectáculo de unos perros con inteligencia humana nos distrae y nos atrapa en esta originalísima novela del canadiense André Alexis, escrita como una suerte de Rebelión en la granja donde la sátira política orwelliana es sustituida por un análisis de ese sentimiento tan esquivo y sutil que es la felicidad.

Para que un superhéroe continúe existiendo en el imaginario colectivo, de cuando en cuando debe renacer con los rasgos, las inquietudes y los deseos que le adjudica cada nueva generación de lectores.

Gracias al sello Fórcola, el lector español puede adentrarse en la ficción histórica que, tras una minuciosa documentación, Reina Roffé dedicó al viaje de Federico García Lorca a Buenos Aires.

José Luis García Martín, encargado de la edición de este reportaje inclasificable, ahonda en su misterio aludiendo a su desconocido autor: "¿Quién fue Antonio Ansuátegui? ‒se pregunta‒ De él solo sabemos lo que nos cuenta en su único libro, aparecido en 1945, apenas dos meses después de la derrota de Alemania".

En 1999, Ray Kurzweil escribía esta profecía en La era de las máquinas espirituales: alrededor del año 2020, los ordenadores llegarán a tener la capacidad de memoria y la velocidad de cálculo del cerebro humano. La previsión de Kurzweil, que en su momento aún remitía a la ciencia-ficción, hoy se verifica como promesa liberadora o como amenaza. Todo depende de nuestra percepción de las máquinas inteligentes.

Vuelve James Bond, el espía individualista, atractivo y seguro de sí mismo, violento y dispuesto a crear ansiedad incluso al archivillano más temible. Para críticos y aficionados, Desde Rusia con amor (From Russia with Love, 1957) es una de sus mejores aventuras, y seguramente nos encontremos ante la mejor novela de todas las que Ian Fleming dedicó al agente secreto 007. No faltan razones para justificarlo.

Larry, Chief Mouser to the Cabinet Office of the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland. Es decir, el cazarratones jefe del Gobierno británico.