The Walking Dead estrenó su cuarta temporada en Estados Unidos (y un día después en España) con un éxito fulminante. Ha roto sus propios récords: el 12 de octubre consiguió sentar a 17 millones de personas ante el televisor (a los que habría que añadir otros 5 millones que usaron servicios de VOD, o de grabación). Es decir, con 22 millones de personas, se convierte en la serie más vista de cable.

Mapa de Florencia, atribuido a Francesco di Lorenzo Rosselli, 1471-1482 ca.

Un libro de relatos de Dickens siempre es una buena noticia para quienes entienden que la literatura, además de entretener como no puede hacerlo ningún otro arte, tiene un reflejo moral, sobre todo cuando nos permite adivinar en el destino del ser humano un punto de esperanza. Sumen a todo ello dos ingredientes alternativos –el misterio y el humor– y comprenderán por qué el universo dickensiano resulta imbatible.

Un poco lejos –aunque sólo en el tiempo– nos queda el entorno moral y social que Conan Doyle disecciona en El secreto de Raffles Haw (The Doings of Raffles Haw, 1891), y sin embargo, cada una de sus páginas también ilumina nuestro presente con una reflexión muy sugerente sobre la filantropía, el amor y el valor de las apariencias.

Stevenson sostiene en estas páginas que el fulgor y la emoción del viaje es el mismo que sintieron los aventureros cuando, en otras épocas, descubrieron nuevos rostros y paisajes al franquear las fronteras conocidas. Como la esencia de una curiosidad incontenible, el acto de viajar nos permite descender a nuestra propia narración personal, coloreada con novedades que conjuran el estancamiento cotidiano y el zarpazo del tiempo.

Jamie McCaffrey, CC
Parece mentira que, después de lo mucho que he escrito para The Cult, no haya dedicado ni una línea a los personajes cuyas historias sin parangón más tiempo han ocupado en mi vida. Se trata de los gatos, por supuesto. Y hablo tanto de gatos reales con los que he convivido, como de gatos que aparecen en cuentos, historias, poemas, fotografías o retratos.

La semana pasada salió un libro precioso. En él publico un largo ensayo titulado Valle-Inclán, Houdini y el hombre que tenía rayos X en los ojos, que reúne mis investigaciones sobre una encarnizada polémica que enfrentó a intelectuales, periodistas y científicos, sobre los poderes de un joven aristócrata que aseguraba poder ver a través de los objetos opacos. He tardado en hablar de él para poder releerlo y disfrutarlo con detenimiento y distancia.

El 8 de octubre, en el tercer o cuarto café de la mañana, le tocaba el turno a una revisión de Facebook y me encontré con la habitual entrada de la Asociación de la Prensa de Madrid, que además de la usual felicitación por el mero hecho de ser miércoles –lo que, tratándose una asociación de gente que suele trabajar en diarios, es lógico– citaba a Esther Thorson, decana asociada de la Universidad de Missouri y una eminencia en la investigación sobre el impacto de internet y los nuevos modelos publicitarios en el periodismo:

Si un año atrás, alguien me hubiese dicho que veríamos publicadas sendas obras de Alan Moore: Miracleman y The League of Extraordinary Gentlemen: Dossier Negro, le hubiese recomendado que dejase la bebida. Afortunadamente, me congratulo de que mis dotes de vidente sean nulas.

Cubierta de "Achtung! Cthulhu Investigator´s guide to the Secret War", publicado por Modiphius Entertainment © Javier Fernández Carrera (Pintureiro). Reservados todos los derechos.

Hay un enclave español en el que el flamenco se escribe con mayúsculas. Cuando llega el mes de agosto el aire se torna denso, especial, inenarrable. Las plazas y las calles se dirigen todas al mismo objetivo. El sueño desaparece y es reemplazado por un duermevela constante en el que irrumpen de improviso los sonidos del pasado. Es La Unión. Y es el tiempo del Cante de las Minas.

En las tardes largas del invierno a veces se iba la luz. Sin aviso alguno, la electricidad desaparecía y entonces había que recurrir a las velas, delgadas y amarillentas, que estaban guardadas en un cajón de la cocina. Alrededor de las velas, rodeados de ese extraño resplandor, oíamos historias antiguas, relatos familiares, leyendas, cuentos de miedo, argumentos de cine. El cine era el mayor depósito de historias, de personajes y de recursos. En el cine estaba nuestra distracción más segura, el antídoto contra el aburrimiento, contra el miedo.

La aceptación del concepto de “ciencias ocultas” como cajón de sastre para diferentes disciplinas sin conexión aparente ha supuesto una tergiversación de la historia del conocimiento, dice el historiador holandés Wouter J. Hanegraaff.

En el cuarto capítulo de la cuarta temporada de la teleserie "Lost", emitido en febrero de 2008, Sawyer (Josh Holloway) aparece leyendo “La invención de Morel” © Bad Robot Productions, ABC Studios. Reservados todos los derechos.

Hartwig HKD, "The Magic Door", CC

La dimensión actoral de Robert Downey, Jr. y Robert Duvall, más allá de la diferente textura de sus interpretaciones, proporciona la faceta más interesante de este melodrama judicial de corte clásico. La oferta es difícil de resistir: al carisma de Downey se suma la colosal madurez de Duvall, una de las últimas referencias en activo del Hollywood más genuino.

Los escritores Osip Mandelstam, Korney Chukovsky y Benedikt Livshits, junto al artista Yuri Annenkov, en 1914. Mandelstam y Livshits perdieron la vida durante la purga estalinista.

Imagen superior © Afreecom / Idrissa Soumaré. Cortesía de European Commission DG ECHO, EU Humanitarian Aid and Civil Protection.

Dancing Colours © Fabian Oefner
Los humanos somos animales primordialmente visuales. Por eso a veces no nos damos cuenta de lo importante que resultan los estímulos que recibimos de nuestros otros sentidos, y de cómo enriquecen nuestra experiencia sensorial. A menos que los perdamos, claro.

Jaron Lanier, uno de los pensadores más influyentes de la actualidad, es autor de la obra fundamental sobre internet, Contra el rebaño digital (Editorial Debate, 2010), y padre de la realidad virtual.