El realismo en pintura y escultura

realismoProgramada desde el 11 de octubre de 2005 hasta el 8 de enero de 2006, la exposición Mimesis. Realismos Modernos 1918-1945, organizada conjuntamente por el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid, tiene como propósito mostrar la difusión del realismo en los años que se extienden entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

El periodo de entreguerras fue crucial para la consolidación del Movimiento Moderno. En ese tiempo, el realismo se manifestó con fuerza en pintura y en escultura, en cine y en literatura, constituyéndose en una de las tendencias principales de la modernidad.

Sin embargo, en contraste con otras corrientes como el surrealismo o la abstracción geométrica, que se produjeron de forma unitaria y organizada, el realismo fue una corriente plural que adoptaba caracteres diversos en función de los diferentes contextos geográficos, sociales y artísticos en los que se desarrollaba. El cometido de la exposición consiste en mostrar las características estéticas y artísticas comunes que hacen del realismo una corriente o estilo diferenciado.

En atención a la diversidad de los realismos modernos, la mayor parte de los estudios de que han sido objeto se estructuran como una yuxtaposición de panoramas nacionales. Así se hizo por ejemplo en Les Réalismes, una exposición pionera de Jean Clair, organizada por el Centre Georges Pompidou en 1983, que ha sido una referencia constante en el tratamiento del tema. En esta ocasión se ha abandonado el enfoque descriptivo para sustituirlo por otro más analítico, tratando de buscar un substrato común en la obra de artistas tan diferentes como André Derain, Otto Dix, Edward Hopper, José Gutiérrez Solana, Joan Miró, De Chirico, Balthus ó Julio González, entre otros.

Este análisis pone de manifiesto cómo la pintura realista aportó innovaciones fundamentales para la evolución de la creación contemporánea, evolucionando desde las vanguardias y los distintos “ismos” de principios de siglo XX, hasta desarrollar una nueva manera de representar la realidad, a través de nuevas composiciones –inspiradas en la arquitectura, la fotografía o el cine-, nuevas experimentaciones en cuanto a materiales y soportes, nuevos protagonistas, nuevas temáticas, nuevos géneros e incluso una nueva relación con el público al que se dirige. Pese a su voluntad “mimética”, de imitación de la realidad, las obras de arte generadas en este periodo de transformación social y cultural están cargadas de lecturas, herencias, alusiones y significados, que deben ser interpretados.

El catálogo cuenta con textos de Valeriano Bozal y Tomàs Llorens, en los que se incluyen referencias imprescindibles para contextualizar el realismo moderno, mencionando ediciones como La Náusea de Sartre, Mimesis de Auerbach o el Ulises de Joyce, además de obras de Baudelaire, Emile Verhaeren, Max Weber o John Crow Ransom. En cuanto a las influencias pictóricas, resulta evidente la importancia en la inspiración realista de autores tan diversos como Piero della Francesca, Holbein, Rafael, la escuela de Delft, Degas, Renoir, Cézanne... e incluso de los grandes maestros españoles como Ribera, Velázquez o Goya, entre otros.

“Las hipótesis en las que se basa esta exposición –escribe Tomàs Llorens– podrán ser más o menos convincentes, pero tienen, creo, un cierto grado de novedad. En términos generales son complementarias de las de Forma El ideal clásico en el arte moderno, organizada por el Museo Thyssen-Bornemisza en 2001. Ambas exposiciones cubren básicamente el período de entreguerras del siglo XX, aunque la tendencia descrita en Forma comienza en la primera década del siglo y se apoya en importantes precedentes del siglo XIX”.

“El término mimesis –añade Llorens– que figura en el título de la presente exposición pretende señalar lo que constituye la clave de su hipótesis central. Lo hace doblemente, por referencia a la poética aristotélica en la que la noción de “copia de la realidad” juega un papel central y, en un segundo nivel, por referencia a Mimesis de Erich Auerbach, un libro que ha jugado un papel seminal para esta exposición”.

“Lo moderno del realismo moderno –concluye– no es su intención de representar la realidad, sino el hecho de que, para conectar con la realidad de su tiempo, necesita, como mostró Auerbach en el campo de la literatura, desarrollar unos modos específicos de representación. Es en esos modos, los que vemos por ejemplo en las narraciones de Hemingway o en los cuadros de Beckmann, donde en último término reside la modernidad de su realismo.”

La exposición se divide en seis ámbitos temáticos, de acuerdo con los conceptos de los géneros tradicionales de la pintura; esta organización permite apreciar la continuidad histórica implícita en la noción de realismo. La secuencia de las salas ofrece una imagen dinámica del realismo moderno como un proceso histórico, que se inicia a comienzos de los años 1920 estrechamente vinculado con el formalismo post-cezanniano y concluye en el umbral de la Segunda Guerra Mundial, volcado en un intenso testimonio de las realidades sociales de su tiempo.

 

Entrevistas

Opinión

  • El dueño de la palabra
    Escrito por
    El dueño de la palabra Ha muerto Gabriel Garcia Márquez, un hombre singular en su inteligencia, su memoria, su capacidad de observación y su facilidad para hacernos amar nuestro propio idioma. Es cierto que los escritores nunca se mueren y…
  • ¡Pues ahora ya no me gusta!
    Escrito por
    ¡Pues ahora ya no me gusta! Todo comienza, por ejemplo, con un lector de la saga Canción de Hielo y Fuego. Estamos a comienzos del siglo XXI, y alguien le ha recomendado este violento y tumultuoso folletín escrito por el magnífico…
  • No más linces atropellados
    Escrito por
    No más linces atropellados ¡Uno más la semana pasada y ya van cuatro!… Este es el número de linces atropellados en el primer trimestre de 2014. Si seguimos a este ritmo, este año superaremos las dramáticas cifras de 2013,…
  • El pesimista optimista
    Escrito por
    El pesimista optimista Frente a un equívoco frecuente, creo que hay que distinguir entre el optimismo y el pesimismo en cuanto actitudes ante la vida y, por otra parte, lo que es una valoración optimista o pesimista acerca…

Tercera cultura

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Cartelera

Música

Ciencia y tecnología

Televisión

Cine clásico

  • Will Eisner y Orson Welles
    Escrito por
    Will Eisner y Orson Welles Hace unos días, en el viaje de regreso a Madrid con Dany Campos, Fiona y Joaquín tras una clase en la Asociación de Guionistas de Murcia, Joaquín me comentaba las semejanzas entre cine y cómic…
  • "Ultimátum a la Tierra". Por el bien de los humanos...
    Escrito por
    "Ultimátum a la Tierra". Por el bien de los humanos... La producción del cine norteamericano en los años cincuenta fue prolífica en títulos de ciencia-ficción y anticipación. Ultimátum a la Tierra (The Day the Earth Stood Still, 1951) inauguró una relación de películas que se…

Arte y exposiciones

Diseño y tendencias

Fotografía