Historia del arte de Estados Unidos

Art in the USA

Las seis secciones que conforman la exposición Art in the USA: 300 años de innovación marcan importantes fases en el desarrollo del país: Colonización y Rebelión (1700–1830), Expansión y Fragmentación (1830–80), Cosmopolitismo y Nacionalismo (1880–1915), Modernidad y Regionalismo (1915–45), Prosperidad y Desilusión (1945– 80), y Multiculturalismo y Globalización (1980–momento actual).

Desde los retratos de líderes civiles y figuras públicas del período colonial norteamericano hasta los magníficos paisajes de la salvaje naturaleza del oeste; desde la popularidad de las pinturas impresionistas francesas de comienzos del siglo XX y las exploraciones post-industriales del Expresionismo Abstracto y el Arte Pop hasta algunas de las obras más interesantes que se han producido en EEUU en la actualidad, la amplitud de esta muestra evidencia las distintas fases del desarrollo histórico, cultural y social norteamericano.

I. Colonización y Rebelión (1700–1830)

Las pinturas del período colonial norteamericano constituyen una pequeña parte de la creación artística del país.

Los colonos europeos se establecieron en las fronteras de los asentamientos de los nativos americanos que tenían sus propias tradiciones artísticas.

A su vez, entre los colonos también se contaban personas procedentes de Asia y África que tenían gustos artísticos no europeos.

Por ello, las artes de este período representan los valores de diferentes culturas.

Pero cuando la historia política de EEUU se centra en la relación de las colonias con Gran Bretaña, también el arte lo hace.

Sin embargo, existieron sutiles variaciones en el arte norteamericano desde el principio.

Los primeros retratos reflejan la cultura puritana de Nueva Inglaterra y la rigidez de las figuras, símbolo del estricto código moral del ciudadano ideal.

Ya en el siglo XVIII, los valores coloniales se habían relajado y los ricos americanos, como los europeos, demandaba retratos que mostraran sus lujosas vestimentas y posesiones materiales.

Pero los americanos evitaron los símbolos europeos de nobleza y poder, prefiriendo mostrar sus logros como comerciantes y coleccionistas.

Los retratos de los líderes civiles y figuras públicas no pretendían inspirar reverencia o admiración, sino orgullo nacional y decidida ciudadanía.

Algunas obras destacadas de este período son Retrato de una dama con vestido azul, de John Singleton Copley (1763, Terra Foundation for American Art), George Washington, de Charles Willson Peale (ca. 1780–82, Walton Family Foundation) y el retrato Munro-Lenox de George Washington obra de Gilbert Stuart (ca. 1800, Judy and Michael Steinhardt).

Estos pintores crearon algunas de las mejores y más conocidas obras del período colonial.

II. Expansión & Fragmentación (1830–1880)

La necesidad de desarrollar una identidad nacional después de la Guerra Revolucionaria (1775–83) animó a los ciudadanos del recién formado país a debatir el significado de ser estadounidense.

Ya en la década de 1820 las pinturas que describían la vida contemporánea y el paisaje ofrecían a los artistas americanos una forma de ilustrar su creencia de que los ciudadanos del país eran excepcionales por mor de su libertad económica y personal.

Las pinturas de género celebraban al individuo normal en un entorno democrático.

Estas obras divertían o provocaban el reconocimiento por parte de quienes se veían a sí mismos o a sus vecinos reflejados en escenas anecdóticas de la vida cotidiana.

Como tales, las pinturas de género contribuyeron a desarrollar una conciencia nacional entre las variadas gentes del país.

Los paisajes que mostraban la impoluta naturaleza y la vasta y casi ilimitada extensión del continente virgen, simbolizaban el potencial de grandeza de la nación.

A mediados de siglo, el Destino Manifiesto —la expansión de la democracia y la libertad hacia el oeste por mandato divino— legitimaba, para la mayoría de estadounidenses, el movimiento de la población por todo el continente.

Las obras de este período ponen de relieve estos hechos y exploran la evolución y agitación de la época, documentando la diversidad del paisaje americano.

Entre las piezas más destacadas se encuentran Un reino apacible con cuáqueros portando estandartes de Edward Hicks (1829 ó 1830, Terra Foundation for American Art), Yoholo-Micco de Henry Inman (1832–33, High Museum of Art, Atlanta), Hogar, dulce hogar, de Winslow Homer (ca. 1863, National Gallery of Art, Washington), Sierra Nevada, de Albert Bierstadt (ca. 1871, Reynold House Museum of American Art), Los alegres tripulantes de la barcaza, de George Caleb Bingham (1877-78, Terra Foundation for American Art) y Niebla en Kanab Canyon, Utah de Thomas Moran (1892, Smithsonian American Art Museum).

III. Cosmopolitismo y Nacionalismo (1880–1915)

El arte estadounidense a comienzos del siglo XX refleja los retos que afrontaba un país que entraba en la escena mundial.

Su nueva riqueza permitía a los artistas y coleccionistas dejar su impronta en el extranjero, mostrando una apariencia verdaderamente cosmopolita.

Al tiempo, la masiva inmigración a América procedente de todos los confines del globo disipó definitivamente la identidad de EEUU de antigua colonia británica, convirtiendo a ciudades como Nueva York en las más internacionales.

Era la época del barco de vapor, que llevó a América y su arte al alcance de la comunidad mundial y del crisol de la modernidad.

La popularidad del Impresionismo se vio favorecida por los numerosos artistas que trabajaban en París, y por las obras impresionistas francesas que pasaron a formar parte de colecciones norteamericanas.

La pintora de más éxito del país, Mary Cassatt, se convirtió en un importante miembro del grupo de impresionistas modernos de París.

Las nuevas tecnologías, especialmente la fotografía, también tuvieron un poderoso influjo en los artistas norteamericanos, tal y como se refleja en su forma de tratar los temas urbanos.

En lugar de las coloristas vistas de la ciudad, propias del Impresionismo, los pintores del estilo Ash Can buscaron la imagen de una palpitante urbe del comercio.

Totalmente conscientes de las tendencias modernas, estos pintores creían en su interpretación genuinamente americana del arte moderno.

Entre las obras de esta sección destacan Verano, de Mary Cassatt (1894, Terra Foundation for American Art), Interior en Venecia, de John Singer Sargent (1898, Royal Academy of Arts, Londres), Luchadores, de Thomas Eakins (1899, Los Angeles County Museum of Art), Salomé de Robert Henri (1909, John and Mable Ringling Museum of Art), o Patios traseros, Greenwich Village de John Sloan (1914, Whitney Museum of American Art).

IV. Modernidad y Regionalismo (1915–1945)

En una época de efervescencia política entre las dos guerras mundiales, la lucha de los artistas norteamericanos por afrontar las complejidades nacionales e internacionales de su tiempo contribuyó al surgir de uno de los períodos más diversos y contradictorios del arte norteamericano.

La Gran Depresión de los años treinta puso fin a la exuberante era del jazz, llevando el desorden a la vida cultural.

Muchos artistas que habían cultivado la abstracción dejaron de atender a cuestiones estéticas para hacer proclamas acerca de la injusticia política y social (el realismo social) y para representar la iconografía regional americana (regionalismo).

Los regionalistas describían a EEUU como una nación de gente llana y gran diversidad geográfica, y, además, demostraron que los artistas podían ser independientes de Nueva York.

Por su parte, los creadores que vivían en esa ciudad buscaban la innovación artística en el mundo natural y en la geometría de los espacios arquitectónicos plasmada en formas abstractas.

Marsden Hartley, uno de los primeros artistas modernos de EEUU, Ralston Crawford (precisionista), fascinado por el paisaje industrial de la nación, y Thomas Hart Benton, el artista regionalista más conocido, se encuentran entre los autores de este período.

También se incluyen en esta sección piezas como Muchacha y máquina de coser de Edward Hopper (1921–22, Museo Thyssen- Bornemisza) y Mujer-Luna de Jackson Pollock (1942, Peggy Guggenheim Collection, Venecia).

V. Prosperidad y Desilusión (1945–1980)

La profunda ambivalencia es característica del país tras la II Guerra Mundial.

Pese a su triunfal recuperación de la depresión económica de los años treinta, la preocupación por la vuelta de los malos tiempos perduraba.

Pese a que el auge de los suburbios proporcionaba una seguridad nueva, surgieron contraculturas que desafiaban el status quo.

El optimismo de la próspera posguerra era contrarrestado por el miedo a la guerra atómica.

El desarrollo del Expresionismo Abstracto coincide con el surgir de EEUU como superpotencia internacional.

Rompiendo con las convenciones imperantes, tanto en lo relativo a técnica como a tema, las nuevas obras trataban de psiques individuales.

El proceso creativo se convierte en fundamental para unos artistas que maniobran con gran espontaneidad e improvisación en lienzos de escala monumental.

Las obras de pintores como Jackson Pollock, Willem de Kooning, Robert Motherwell y Mark Rothko, que escapan la clasificación dentro de una categoría, pueden definirse vagamente como estilos muy abstractos cuyo énfasis radica en el gesto dinámico y enérgico o en el interés reflexivo y cerebral por jugar con amplios campos de color.

Los años sesenta siguieron siendo testigos de dramáticos cambios en el arte americano a medida que el Arte Pop y el Minimalismo acaparaban la atención del mundo del arte.

Artistas pop como Andy Warhol, Roy Lichtenstein y James Rosenquist se inspiraron en la publicidad, las vallas, el cine, la televisión y los envases comerciales para presentar imágenes, a veces transformadas mediante el humor, la ironía, o el ingenio, que pueden ser interpretadas como celebración y como crítica de la cultura popular.

Contrastando con la fascinación por la sociedad de consumo de los artistas pop, los minimalistas primaron el concepto sobre el material, la idea sobre la cualidad sensorial, a menudo prefiriendo la escultura a la pintura, y buscando alternativas entre estas categorías y más allá.

Algunos de estos artistas como Dan Flavin, Donald Judd y Ellsworth Kelly rechazaron la pintura como inherentemente ilusionista y prefirieron crear objetos y estructuras que, siendo tridimensionales, no entraban en la tradicional definición de escultura.

Entre las muchas piezas de esta sección se encuentran Composición, de Willem de Kooning (1955, Solomon R. Guggenheim Museum), Naturaleza muerta n.º 33, de Tom Wesselmann (1963, Colección Mugrabi), Ciento cincuenta Marilyns multicoloresDesnudos con balón de playa de Roy Lichtenstein (1994, Colección particular). de Andy Warhol (1979, Museo Guggenheim Bilbao), y

VI. Multiculturalismo y Globalización (1980–momento actual)

Desde 1980 los artistas de EEUU han afrontado su herencia del Pop, del Minimalismo, del Arte Conceptual, la performance y el vídeo, llevando estas iconoclasias a extremos aún mayores y a manifestaciones más sofisticadas.

Durante los años ochenta resurge la figuración en la pintura con un enorme éxito comercial, especialmente gracias al boom económico de esta década y pese a la amenaza de la regresión (Julian Schnabel, Eric Fischl y David Salle).

Sin embargo, las obras de Jean-Michel Basquiat, Keith Haring, Felix Gonzalez-Torres y Robert Gober, tratan de problemas sociales, desigualdad e incluso de la nueva epidemia del VIH/SIDA que ensombreció la era Reagan, en contraste con el triunfo económico de los años ochenta.

La diversidad de prácticas del arte contemporáneo estadounidense continúa cuestionando y redefiniendo el arte y su función, tratando las exigencias de la sociedad actual.

Entre las obras destacadas de este período se cuentan Sin título, de Keith Haring (1982, cortesía Tony Schafrazi Gallery), Chorro (para Ian Giloth) de Eric Fischl (1982, Colección particular, Suiza), y Celos sexuales y profesionales (Tennyson) de David Salle (1983, Museum of Contemporary Art Kiasma, Finlandia).

Las obras de los años noventa hasta la actualidad están organizadas en salas monográficas que muestran obras de Edward Ruscha, Richard Prince, nuevas pinturas de Ellsworth Kelly, una selección de piezas encargadas por el Deutsche Guggenheim a John Baldessari, así como instalaciones y vídeo de Bill Viola, Kara Walker, Matthew Barney y Tom Sachs.

Catálogo

Con ocasión de la muestra el Museo Guggenheim Bilbao edita un catálogo profusamente ilustrado que incluye un ensayo de Michael Leja, Profesor de Historia del Arte de la Universidad de Pennsylvania, a modo de recorrido por los movimientos más importantes del arte norteamericano desde el período colonial hasta el presente.

Las seis secciones de la muestra se presentan mediante textos cortos a cargo de los comisarios de la exposición.

Concluye el catálogo con una amplia cronología y una bibliografía seleccionada.

Programación educativa Dentro de la amplia y variada programación educativa organizada en torno a esta muestra, y con motivo del 10º Aniversario del Museo Guggenheim Bilbao, destacan un simposio académico y un curso-taller para profesores, ambos organizados por el Solomon R. Guggenheim Museum, el Museo Guggenheim Bilbao y la Terra Foundation for American Art.

El simposio académico titulado In transit: Three Hundred Years of Innovation tendrá lugar en el Museo Guggenheim Bilbao el 9 y 10 de enero de 2008.

Estas sesiones reunirán a un completo panel de pensadores y especialistas de gran prestigio internacional que debatirán y reflexionarán acerca de los Estados Unidos y de su influencia, a lo largo de sus 300 años de historia, en el arte, la cultura y la política en un contexto internacional.

Los temas que se tratarán serán las sendas de la cultura entre el nuevo y el viejo mundo, el tránsito de ideas entre diferentes disciplinas artísticas, la ficción acerca de EEUU y su papel en la imaginación, la estética y el significado de la apropiación y el arte, y la actividad empresarial como motor de desarrollo social y urbano.

Entre otros, se contará con la participación de Thomas Krens, Juan Ignacio Vidarte, Susan Davidson, Elizabeth Kennedy y David Lubin.

Además, se ha organizado un taller especial para educadores bajo el título Finding Connections: Across the Sea, Across the Galleries, que tendrá lugar entre el 9 y el 11 de octubre, abierto a profesores de Educación Primaria y Secundaria, artistas docentes así como profesores y estudiantes universitarios interesados.

Finalmente, la sección Didaktika de la exposición proporciona al visitante el contexto necesario para comprender las obras que se exhiben en la muestra, incluyendo algunos de los hitos más importantes en materia artística, cultural y política de la historia de EEUU.

Así mismo, esta Didaktika incluye un espacio dentro del recorrido de la exposición en el que los niños pueden desarrollar talleres.

Solomon R. Guggenheim Foundation

Fundada en 1937, la Solomon R. Guggenheim Foundation tiene como misión promover la comprensión y apreciación del arte, la arquitectura y otras manifestaciones de la cultura visual, fundamentalmente de la época moderna y contemporánea, así como coleccionar, conservar e investigar el arte de nuestro tiempo.

Para realizar su misión, la Fundación organiza exposiciones excepcionales, programas educativos, iniciativas de investigación y publicaciones, en un esfuerzo por educar a una audiencia cada vez más diversa e internacional a través de su red singular de museos y alianzas culturales.

Actualmente la Solomon R. Guggenheim Foundation posee y gestiona tres instituciones: el museo Guggenheim de la Quinta Avenida neoyorquina; la Peggy Guggenheim Collection en el Gran Canal de Venecia; y el Guggenheim Hermitage Museum de Las Vegas.

La Fundación también aporta programas y asesoramiento a otros dos museos europeos que llevan su nombre: el Museo Guggenheim Bilbao y el Deutsche Guggenheim de Berlín.

Terra Foundation for American Art La Terra Foundation for American Art tiene como misión fomentar proyectos innovadores que favorezcan la perspectiva y participación multinacional.

A lo largo de sus 27 años de historia, la Terra Foundation ha financiado exposiciones, dotado becas y programas educativos diseñados para individuos de todo el mundo en un diálogo rico y enriquecedor sobre el arte estadounidense.

La colección de la Terra Foundation abarca desde la era colonial hasta 1945 y consta de más de 700 piezas.

Actualmente la Terra Foundation gestiona el Musée d’Art Américain Giverny.

Copyright de texto e imágenes © Museo Guggenheim Bilbao. Cortesía del Departamento de Comunicación y Marketing del Museo Guggenheim Bilbao. Reservados todos los derechos.


  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Cubierta de "Achtung! Cthulhu Investigator´s guide to the Secret War", publicado por Modiphius Entertainment © Javier Fernández Carrera (Pintureiro). Reservados todos los derechos. Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona…
  • El descrédito de las ciencias ocultas
    El descrédito de las ciencias ocultas La aceptación del concepto de “ciencias ocultas” como cajón de sastre para diferentes disciplinas sin conexión aparente ha supuesto una tergiversación de la historia del conocimiento, dice el historiador holandés Wouter J. Hanegraaff. Siempre…
  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Juego de espejos

  • Ted Nelson y Xanadú
    Escrito por
    Ted Nelson y Xanadú A finales del siglo 20 y principios del 21, se atribuía el hiperenlace a tres personas: Jorge Luis Borges, Vannevar Bush y Ted Nelson. Hoy estamos mejor informados, pero ello no nos ha hecho olvidar…
  • El engaño antivacunas
    El engaño antivacunas La modelo y activista antivacunas Jenny McCarthy junto a quien era entonces su pareja, Jim Carrey, durante la marcha "Green our Vaccines", organizada el 4 de junio de 2008, en Washington DC. McCarthy sostiene que…
  • La biodiversidad en el Asteroide B 612
    Escrito por
    La biodiversidad en el Asteroide B 612 Si existiera un programa de conservación de la biodiversidad a nivel del sistema solar, el asteroide B 612 difícilmente se contaría entre las áreas prioritarias para establecer una reserva biológica. Efectivamente, si un hipotético exobiólogo…

Cartelera

  • Chlöe Howl: El placer del pop
    Escrito por
    Chlöe Howl: El placer del pop Aunque cuando he escrito sobre música he hablado poco de pop, y me he centrado en artistas de ritmos más rock o folk, o en música más “adulta” como la de John Grant o Eels,…
  • La seducción de una voz
    Escrito por
    La seducción de una voz Si un hijo suyo les dice que quiere ser poeta, es posible que a más de uno le dé un disgusto, porque habrá quien piense, con razón, que lo va a tener difícil en la…

Entrevistas

Facebook

Televisión

Cine clásico

  • Siempre ocurre algo
    Escrito por
    Siempre ocurre algo En las tardes largas del invierno a veces se iba la luz. Sin aviso alguno, la electricidad desaparecía y entonces había que recurrir a las velas, delgadas y amarillentas, que estaban guardadas en un cajón…

Arte y exposiciones

El armario de Proteo

  • Arte lovecraftiano
    Escrito por
    Arte lovecraftiano Copyright © Andrey Nazarov Aturdidos frente al horror cósmico, cuya tiniebla se filtra en cada pesadilla, estos artistas han decidido acceder a un conocimiento prohibido. Gracias a ellos, las conjeturas de H.P. Lovecraft se convierten…
  • Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio
    Escrito por
    Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio Deténganse a observar sus obras. Les presento un nuevo huésped de esta galería. Nació en Polonia, en 1972, y en su trayectoria artística se acoge a la espesura de dos corrientes, el surrealismo y el…

Fotografía

  • No te acostumbres
    Escrito por
    No te acostumbres "No te acostumbres", se lo dijo en un tono que ella no sabía interpretar. "No me acostumbraré", le contestó ella. Y decía la verdad. No quería acostumbrarse, le parecía imposible. Aunque leyó varias veces el…