"Hamlet" (Franco Zeffirelli, 1990)

HamletTras cuarenta y tres adaptaciones cinematográficas, Hamlet, el inmortal drama de Shakespeare, va a conocer, en 1990, una nueva versión... probablemente una de las más polémicas.

El italiano Franco Zeffirelli ya había dirigido en 1964 un montaje teatral de la obra.

Su frustración por no poder montarla de nuevo en 1980 le conduce a pensar en una película sobre el príncipe danés.

Para aproximarse al público más joven, toma una decisión que algunos califican de simple ocurrencia: contratar a Mel Gibson para que encarne al personaje central de la obra.

"Franco Zeffirelli se lo propuso a mi agente, Ed Lee Marco –explica Gibson–, y él pensó que no era una mala idea. Fue el propio Zeffirelli quien me explicó en Los Ángeles qué deseaba realizar con su adaptación: no hacer una mera fotografía de una representación teatral, sino una película, poniendo todo el acento posible sobre los aspectos más negros, más siniestros del tema".

Gibson ya ha interpretado años atrás obras de Shakespeare en los escenarios australianos, pero sabe que el riesgo que corre al afrontar un reto del calibre de Hamlet es enorme, y no puede disimularlo: "Como actor estás obligado a seguir la evolución del personaje –dice–. Su consistencia reside en su aparente inconsistencia: puede decir palabras dulces, como si fuera una mujer, y al instante mostrar una violencia inusitada".

Con todo, su ilusión es notable: "Hamlet, Shakespeare y Zeffirelli. Un trío de nombres gloriosos con los que siempre soñé para la pantalla. Estudié el primer guión durante el rodaje de Dos pájaros a tiro, y el segundo, ya con más tranquilidad, en mi casa de Australia. No dudé en llamar a Zeffirelli y decirle que cuándo empezábamos, porque quería demostrar a mi público que me podía salir de papeles cómicos y de acción y poder interpretar al Príncipe de Dinamarca, uno de los personajes más queridos por los actores durante años y años".

"Me siento muy contento del resultado, de haber trabajado con Zeffirelli, Glenn Close y Alan Bates, y no me importaría volver a repetir esta experiencia en un plazo no muy lejano".

El actor ha de cambiar por completo su técnica de interpretación. Acostumbrado a improvisar, ahora ha de ejercitar la memoria, aparte de perfeccionar su esgrima y su equitación.

Además, Hamlet no tiene acento australiano; la dicción del actor debe ser impecable: "Cuando hago una película me gusta vivir todo el día en la piel del personaje –comenta–, y con Hamlet eso no se puede hacer: no puedo regresar a casa después de trabajar y decir entonces: Sigo siendo Hamlet. ¡Hamlet no está con sus hijos, no ve la televisión, no duerme con su esposa, no se desplaza en moto!".

Gibson comparte reparto con actores de la talla de Alan Bates, Paul Scofield e lan Holm. Como suele decirse, las comparaciones son odiosas.

Sin embargo, no sale maltrecho del lance; la crítica reconoce su esfuerzo y deja de ser considerado un galán sólo apto para papeles de aventurero divertido.

"Mel destaca la vitalidad y el buen humor que tiene Hamlet antes de enfrentarse a las tormentas posteriores al asesinato de su padre –afirma Zeffirelli–. Mel también tiene un sentido del humor muy irónico, equiparable al de su personaje, Hamlet".

Hamlet se va a estrenar en un céntrico cine de Londres el 18 de abril de 1991. Al evento acuden Franco Zeffirelli, Alan Bates y Helena Bonham Carter.

También está previsto que asista Sarah Ferguson, duquesa de York, pero el retraso de Gibson a causa de un atasco de tráfico obliga a demorar la salida de la duquesa del Palacio de Buckingham, lo que origina una incómoda alteración del horario inicial.

Cuando Sarah Ferguson se encuentre con Gibson se limitará a decirle secamente: "Qué bueno que haya venido".

Por esta época, Mel va a saltar al centro de una polémica que tiene mucho que ver con las ideas que Hutton Gibson, católico integrista, transmitió a sus hijos.

Sobre su progenitor comenta Mel: "Ahora se dedica a escribir libros de historia eclesiástica. Está preparando un caso contra la Santa Sede actual".

El caso es que la prensa se empieza a hacer eco de las incómodas opiniones del actor, cuya relación con los medios va a ser cada vez más difícil.

Entre las propuestas que durante este año recibe el actor hay una especialmente sugestiva desde el punto de vista comercial. El proyecto en cuestión se titula Renegades, una historia en la línea de Dos hombres y un destino, que contaría con Julia Roberts como protagonista femenina.

Nunca llegará a rodarse.

Producción: Warner Bros. y Nelson Entertainment.

Director: Franco Zeffirelli.

Intérpretes: Mel Gibson, Glenn Close, Alan Bates, Paul Scofield, Ian Holm, Helena Bonham-Carter y Stephen Dillane.

Sinopsis

Versión de la obra teatral de William Shakespeare sobre Hamlet, príncipe de Dinamarca, y su trágico destino.


ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC