Jan Švankmajer: arte y pesadillas

Jan-Svankmajer0Jan Švankmajer (Praga, 1934) es un alquimista de las obsesiones cuyo trabajo infringe las fronteras entre las disciplinas artísticas —dibujo, pintura, escultura, poesía, ilustración. Pese a ello, Švankmajer es conocido especialmente por su obra cinematográfica, vinculada al truco y la animación, que suma 27 cortometrajes y 6 largometrajes.

Tras experiencias previas en el Teatro Negro y de marionetas, un contacto casual con la animación le abrió las puertas de un medio idóneo para la subversión. Su cine es inconcebible sin la vinculación con el grupo surrealista checo, al que se afilió en 1969 junto a su mujer, Eva Švankmajerová, pintora surrealista y colaboradora en algunos de sus films.

Aunque la censura interrumpió en dos ocasiones su producción cinematográfica, Švankmajer nunca dejó de crear. Inmerso en el underground como actitud de resistencia ante la represión y agudizando el pesimismo, la provocación y el humor negro, su trabajo se centra en dos temas principales, la libertad y la manipulación, que se repiten una y otra vez, lo que le ha llevado a afirmar que, en cierto modo, toda su obra es una misma y única película con múltiples versiones.

Como se puede comprobar en la exposición que le dedica la UPV y en el ciclo que programa el IVAC, para Švankmajer el objetivo del cine es iluminar, contribuir al despertar de la conciencia del hombre.

El cine es para él un liberador de la expresión que puede resultar molesto e incómodo por sacar a la luz aspectos privados del ser humano (fetichismo, subversión, trasgresión, repugnancia, tactilismo), una faceta que muestra sin recelo en sus películas, especialmente, en la magistral Spiklenci Slasti/Los conspiradores del placer (1996).

Jan-Svankmajer00Pero sus referentes van más allá del cine. Švankmajer dirige su mirada principalmente a la pintura: Max Ernst, El Bosco, Magritte o Arcimboldo, una auténtica obsesión para el autor y una influencia directa en sus cortometrajes Moznosti dialogu/Dimensiones del diálogo (1982) y Flora (1989).

También la literatura, en especial la novela gótica y fantástica, marcan su trabajo. Autores como Edgar Allan Poe, el Marqués de Sade, Kafka, Goethe o Lewis Carroll dejan huella en películas donde en ocasiones establece conexiones directas con ellos, como en Žvahlav aneb Šatičky Slaměného Huberta/Jabberwocky (1971) o Něco z Alenky/Alice (1988), una de las adaptaciones más fieles al espíritu original de la novela de Carroll.

En esta línea, sus películas y su proceso de trabajo han marcado a importantes directores como Tim Burton, Terry Gillian o los hermanos Quay.

“Siempre he querido –confiesa el artista– hacer una película en la que el sueño se mezcle con la realidad, y viceversa. Como Georg Christoph Lichtenberg nos dice, sólo la fusión de sueño y realidad puede hacer que la vida humana esté completa. Por desgracia, nuestra civilización no tiene tiempo para los sueños. No hay dinero en ellos.”

"Jan Švankmajer –escribe Sara Álvarez, directora del Máster en Animación de la UPV– es un grande de la animación, aunque tal vez deberíamos decir la reanimación, en alusión a su Decálogo. Pese a ello, definirle como animador, nos devolvería una visión incompleta sobre su figura, porque su obra infringe fronteras entre disciplinas artísticas –dibujo, pintura, escultura, poesía, ilustración–. Pese a ello Švankmajer es fundamentalmente conocido por su trabajo cinematográfico, vinculado al truco y la animación".

Cine y sueños

Jan Švankmajer aplica en su cine una organización no convencional basada en asociaciones con guiños a la conformación de los sueños. Para este realizador checo la estructura carece de importancia, toda su atención se centra en el tema. Trata el cine como un collage, superponiendo técnicas y dividiendo sus películas en capas y subcapas con las que aporta nuevos planos de significado que transmiten, a su vez, nuevos niveles de realidad.

Este aspecto alcanza su máxima expresión en Přežít svůj život (teorie a praxe)/Surviving Life (Theory and Practice).

Su cine es una representación de lo que realmente ocurre, conectando la realidad con lo real a través del instinto y los procesos del inconsciente, traduciendo estos conceptos en imágenes surrealistas donde el aporte sonoro resulta esencial.

El montaje y la superposición de tiempos en el cine de Švankmajer —acción real y animación stop-motion— contribuye a evidenciar ese aspecto mágico de sus films, tornando real la dimensión imaginaria.

Para Jan Švankmajer la animación es magia y el animador un chamán.

Jan-Svankmajer2

Decálogo de Jan Švankmajer

I. Graba en tu espíritu que la poesía es solo una. Lo contrario a la poesía es la especialización profesional. Antes de comenzar a rodar una película, escribe un poema, pinta un cuadro, haz un collage, escribe un relato, un ensayo, etc… Sólo alimentando la universalidad de los medios de expresión tendrás la garantía de realizar una buena película.

II. Sé un completo sumiso de tus obsesiones. Tus obsesiones son reliquias de la infancia. Y es de las profundidades de la infancia de donde proceden los mayores tesoros. No se trata de recuerdos sino de sentimientos. No se trata de lo consciente, sino de lo inconciente.

III. Utiliza la animación como si realizases una operación mágica. La animación no consiste en hacer que se muevan las cosas muertas sino en reanimarlas. O mejor, en darles vida. En primer lugar tienes que convertirte en un coleccionista, y solo después de esto en un cineasta.

IV. Toma el sueño por realidad y la realidad por sueño, constantemente. Entre el sueño y la realidad solamente hay un ínfimo movimiento físico: el de cerrar o abrir los ojos. En el sueño despierto, ni siquiera existe ese movimiento.

V. Si tienes que decidir a qué debes conceder prioridad, da siempre prioridad a la experiencia del cuerpo, puesto que el tacto es anterior a la vista y su experiencia es mucho más fundamental. Pero el punto que no debes perder de vista es la sinestesia.

VI. Cuanto más profundizas en una historia propiciada por la imaginación, más realista tienes que ser con los detalles. Si quieres persuadir al espectador de que lo que está viendo en la película le concierne, debes servirte de todos los artificios cinematográficos que tengas a tu alcance.

VI. La imaginación es subversiva porque proclama lo posible sobre lo real. La imaginación es lo que ha hecho que el hombre sea más humano, no el trabajo. Imaginación, imaginación, imaginación, imaginación…

VIII. Elige siempre temas frente a los cuales tu posición sea ambigua. Esta ambigüedad debe ser suficientemente profunda e irreversible como para que puedas caminar sobre su cumbre sin caer a un lado o a otro o hacerlo a los dos lados a la vez.

IX. Cultiva la creación como una forma de autoterapia. Esta actitud antiestética es la que efectivamente acerca la creación a la libertad. Ninguna película (cuadro, poema) puede liberar al espectador si no procura un estado semejante al del autor.

X. Favorece siempre la creación, la persistencia del modelo interior o del automatismo psíquico y no la idea. La creación no es la claudicación de una idea ante otra. La idea forma parte de un proceso creativo, pero en absoluto constituye un impulso para él.

Nunca trabajes, improvisa siempre. El guión es un documento hacia el que has de dirigirte solamente cuando la inspiración te ha abandonado.

El hecho de formular estos diez mandamientos no significa que los siga de forma consciente. Estas reglas son consecuencia de mi creación, no la han precedido. Por otra parte, todo mandamiento está ahí para ser trasgredido. Sin embargo, hay otra regla que si se transgrede es destructora para todo creador: no pongas jamás tu creación al servicio de otra cosa que no sea la libertad.

* Extracto del texto publicado en la revista Analogon, nº 26-27 (Realita a iluze), Praga, 1999

Copyright de la biografía y de la traducción del decálogo de Jan Švankmajer (notas de la exposición) © Universitat Politècnica de València. Reservados todos los derechos.

Copyright de las sinopsis de las películas del ciclo © Institut Valencià de l'Audiovisual i de la Cinematografia. Reservados todos los derechos.

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

Cine clásico

  • ¡Camarero, hay una película en mi libro!
    Escrito por
    ¡Camarero, hay una película en mi libro! Es muy posible que al lector interesado exclusivamente en el contenido de un libro (el cuerpo de la obra, su maquetación, una buena traducción sin erratas ni censura, etc.), la portada no le preocupe demasiado.…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC