Recuerdo de Alfred Hitchcock (1899-1980)

alfred_hitchcockUn tema obsesivo parece recorrer la primorosa telaraña de tensiones y juegos de manos que es la obra de Alfred Hitchcock: un hombre se ve metido en la identidad de otro y acaba siendo devorado por esa segunda identidad, extraña, que resulta ser la suya propia.

Es lo que algunos psicólogos llaman experiencia de lo siniestro, esa extrañeza u otredad que se revela como propiedad y mismidad.

Las palabras son feas, pero no hay otras.

Así, los jóvenes turistas de La dama se desvanece se convierten en investigadores policiales y luchadores antifascistas; Robert Cummings, en Saboteador, es transformado en un prófugo de la justicia que ha de replicarse en justiciero solitario; el frivolo y ligón Cary Grant de Con la muerte en los talones también ha de cambiar bruscamente de profesión; algo similar a lo que padece el desprevido Robert Donat de Treinta y nueve escalones, caído en la maraña de una banda de espías que lo «traduce» en improvisado agente del contraespionaje, más o menos lo que le ocurre a James Stewart en la segunda versión de El hombre que sabía demasiado y a Joel Mac Crea en Corresponsal extranjero.

Hitchcock se preocupó tras esta verdad elemental: nuestro ser proviene de los otros, somos el resultado de su mirada, la viva superficie sobre la cual resbala su deseo.

Nuestras identidades tienen mucho de azaroso.

Pudimos ser los que somos o cualquier otra cosa, sin necesidad alguna que nos determinase.

El propio Hitchcock solía abandonar su sillón de director y hacer de «extra» en sus películas, convirtiéndose en un ente ficticio, en un personaje más de la trama.

Seguramente, al volver a casa, entre whisky y whisky, repetiría las preguntas del caso: ¿quién eres? ¿quién soy?

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en la revista Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en Cine y Letras con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La paradoja de Gilgamesh
    Escrito por
    La paradoja de Gilgamesh Jean Bottéro, uno de los mayores expertos en la mitología mesopotámica y autor de la más elogiada edición de La epopeya de Gilgamesh, termina su libro con una interesante nota: "Podría haber, en esta obra,…
  • No hay cultura sin ciencia
    No hay cultura sin ciencia El quehacer científico forma parte de lo que entendemos por cultura. Sin embargo, todavía son muchos los que se preguntan sobre la relación que existe entre ambos conceptos. La respuesta puede ser muy…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Ciencia colectiva
    Ciencia colectiva Tradicionalmente, la ciencia ha sido una actividad elitista. No por egoísmo, sino porque para realizarla se requiere una preparación de muchos años de estudio especializado. Pero recientemente se han puesto de moda los proyectos de…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • El científico y el hombre araña
    El científico y el hombre araña Una cosa es construir un relato ficticio en el que se explican los poderes de un superhéroe mencionando vagamente alguna justificación científica, y otra es seguir los cánones de la verdadera ciencia ficción. Éstos exigen…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La juventud de Papá Haydn
    Escrito por
    La juventud de Papá Haydn La imagen tópica de Haydn es la un viejecito jovial, un patriarca largamente productivo. Pero, como todos los viejos, alguna vez fue joven y, en tanto músico, se estrenó antes de sus veinte años. Se…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1