Teoría e historia del doblaje


Interpretación y sincronización

Entendemos por sincronización ese ajuste en la voz y en las cadencias que definen a un actor en su idioma, con respecto a una secuencia que tiene que ser doblada. Esto, en un principio, sería correcto. Pero ahondemos un poco más.

Supongo que recordarán la mítica película Cantando bajo la lluvia (1952). En clave de comedia y, bajo el manto del musical, se describía el entorno de la industria cinematográfica americana en el paso del cine mudo al sonoro. Gene Kelly, harto de ocultar las escasas condiciones vocales de su compañera, decidía desvelar la realidad en esa famosa escena en la que Debbie Reynolds se situaba detrás del telón y ponía su melodiosa voz para que la gran estrella Lina Lamond se luciese en el escenario… con la voz prestada de la primera.

La pomposa bajada de telón ponía en entredicho a la diva, y exponía ante el público un truco que empezó a tener relevancia en los primeros años del cine sonoro.

Lo que Debbie Reynolds estaba haciendo era sincronizar su voz con la de la actriz de rubio platino. Siendo un poco puristas, esta sincronización no se debe confundir con el concepto del “doblaje”. Es más correcto denominarla “sonorización” debido a la inexistencia del cambio de idioma.

La famosa canción que interpretaba Reynolds: Singin’ in the Rain no se traducía a ningún idioma. Simplemente prestaba su voz para que otra actriz moviese los labios y la hiciese suya.

Por consiguiente, el término doblaje lleva implícito un cambio del idioma. No es una sonorización, y sí va acorde con una buena interpretación y una cuidada sincronización.

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC