"Terremoto" ("Earthquake", Mark Robson, 1974)

Terremoto

Las palabras superproducción y catástrofe estuvieron unidas a lo largo de la década de los setenta. Aventura y escombros. De eso se ocupó este subgénero que nos brindó muchas películas espantosas y también algunas tan defendibles como Terremoto.

"El terremoto de San Francisco, ocurrido el 18 de abril de 1906, inspiró varias obras literarias y también una película, San Francisco (1936), de W. S. van Dyke.

En la fecha en que ocurrió el seísmo, la ciudad estadounidense albergaba a alrededor de cuatrocientos mil habitantes, de los cuales perecieron en torno a setecientos. Pese a la cifra relativamente baja de víctimas, los temores inspirados por el terremoto marcaron el imaginario colectivo de los californianos, habitantes de una región surcada por una serie de fallas que vienen a definir sus líneas de fractura.

Al recuerdo de este seísmo se añadieron a comienzos de la década de los setenta otras dos catástrofes: el terremoto de Perú (1970), que produjo setenta mil muertos, y el de Managua (1972), en Nicaragua, donde perecieron doce mil personas.

Lógicamente, el cine de catástrofes no podía desatender un fenómeno tan pavoroso, y fue la productora Universal la encargada de llevar a término una película definitiva sobre el tema.

Terremoto-Heston

Terremoto, dirigida por Mark Robson en 1974, poseía las dos características habituales en el cine de catástrofes: la presencia de un reparto de estrellas en el que se alternaban figuras de actualidad con intérpretes veteranos, y el uso de trucajes visuales de primer nivel.

De hecho, el filme obtuvo dos Oscars, uno por los efectos especiales y otro por el sonido, un factor definitivo a la hora de crear la terrorífica ambientación del filme.

Para mejorar los efectos sonoros, la Universal lanzó el sistema Sensorround –¿os acordáis?–, usado durante diez minutos de la secuencia del terremoto y consistente en un tono bajo y vibrante, capaz de hacer temblar tenuemente el patio de butacas.

Un desastre de primera categoría

La tragedia de Terremoto se ambientaba en Los Angeles, una ciudad que, como San Francisco, aguarda el llamado Big One, el seísmo definitivo que resquebraje toda la zona.

Para simular el desastre, el equipo de trucajes fotográficos coordinado por Albert Whitlock construyó todo tipo de maquetas y diseñó numerosos efectos de ocultación.

El más logrado de estos trucajes fue el conseguido en un puente colgante que, por efecto de los violentos temblores, causaba el pánico entre los automovilistas que lo cruzaban.

El grupo de técnicos de efectos especiales estaba formado, entre otros, por Frank Brendel, Ross Hoffman y Mike Reedy. Su labor se vio complementada por la excelente ambientación diseñada por el director de producción Alexander Golitzen y el decorador Frank R. McKelvy" (Cita tomada de Guzmán Urrero Peña, Enciclopedia Universal, Micronet, 1999).

Los veteranos de los cines de barrio –grandes y chicos– descubrimos con el Sensorround una forma nueva de apreciar una película. Desde entonces, ay, el tiempo ha pasado, y fórmulas como el THX ha convertido esas emociones en pura nostalgia.

Copyright de las imágenes © Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

  • The Cult: el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT, la plataforma educativa de conCiencia Cultural. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con…
  • La imprescindible filosofía
    La imprescindible filosofía "Cosmos: A Spacetime Odyssey" © Cosmos Studios, Fuzzy Door Productions, Santa Fe Studios, Fox, National Geographic Channel. Reservados todos los derechos. La oposición entre ciencia y filosofía es tan vieja como tonta. Y…
  • Borges, santo patrón del hipertexto
    Escrito por
    Borges, santo patrón del hipertexto Cuando los historiadores del mundo digital, internet y la hipernarrativa rastrean en el pasado en busca de precursores del hiperenlace, encuentran libros como el Talmud editado por Daniel Blomberg, o el Diccionario filosófico de Pierre…

BBC, PBS, KCET

  • Un cerebro despierta
    Un cerebro despierta Imagen superior: Dierk Schaefer, CC Para Raúl, por 15 años de amor Somos nuestro cerebro, no cabe duda. Los constantes avances de la neurobiología lo confirman. Pacientes con alteraciones cerebrales ven afectadas, inevitablemente, las funciones…

Loren Kerns, CC

  • Seguir leyendo
    Escrito por
    Seguir leyendo Imagen superior: Jess Ruby, CC Como lector antiguo, viejo y apasionado –léase: crédulo y obsesivo– me intereso por las estadísticas de lectura. Sobre todo, por los esfuerzos de los descifradores de encuestas que tratan de…
  • Con el detective Jaritos
    Escrito por
    Con el detective Jaritos Imagen superior: Petros Márkaris (Literaturhaus Salzburg, CC) Todos nos hemos duchado durante semanas con la catarata de literatura mediática que ha hecho correr la crisis de la deuda griega. Para mi sorpresa, lo más sensato…

Cartelera

Cine clásico

  • Dos y dos son… ¡un conejo blanco!
    Escrito por
    Dos y dos son… ¡un conejo blanco! J. R. Wharton Eyerman, “Space Frontiers”, revista LIFE, 1961 Suelen gustarme las novelas protagonizadas por ilusionistas y matemáticos. Entiendo que me atraigan los ilusionistas: lo que no alcanzo a comprender es lo de los matemáticos.…

LWYang, CC

  • El arte de lo cotidiano
    Escrito por
    El arte de lo cotidiano Desde hace algún tiempo tengo en “ellas” mis principales referencias. Mujeres que escriben, podría titularse, por eso, este artículo. Literatura escrita por mujeres pero no “literatura de mujeres”, aunque hay quien se empeñe en calificarla…

Michael Miller, CC

  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un francés que hizo casi toda su carrera en tierras germánicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempeñó como maestro…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • La zoología y el conejo de Playboy
    Escrito por
    La zoología y el conejo de Playboy La clasificación zoológica de este conejo tiene, si no un título de nobleza, al menos su tarjeta de visita. ¿Qué es esta criatura? Para la mayor parte de los lectores y de los aficionados al…