Historia de la caricatura

altExiste un periodo en la infancia durante el que los niños elaboran todos sus dibujos como si fueran caricaturas. A lo largo de esa época feliz, los pequeños actúan como lo hacen los caricaturistas: exagerando ciertos rasgos, representando cualidades psicológicas por medio de atributos físicos.

Se ve entonces que el ser humano tiene en la caricatura un instrumento de representación sumamente útil y poderoso. Recorrer la historia de este arte equivale, en la práctica, a explorar una importante fibra de la sensibilidad contemporánea.

Definamos, para empezar, lo que es y lo que no es una caricatura. Caricatura es un vocablo de origen italiano que designa una forma de la sátira que se fundamenta en la representación distorsionada de un personaje, cuyos rasgos se exageran con intención humorística. Aunque es común satirizar a través de la literatura y las artes plásticas, el lugar de privilegio de la caricatura es la prensa escrita, donde ha evolucionado de forma decisiva.

La caricatura es un proceso que se basa en la metonimia (la parte de algo resume su totalidad): un proceso enraizado en una vieja creencia de aspiraciones científicas, la fisiognomía o fisiognómica. Esta ciencia primitiva consideraba que los rasgos faciales traducen la personalidad del individuo.

Este modo de relacionar morfología y carácter ya no parece interesar a los científicos contemporáneos y es sólo tema de conjetura para las pseudociencias.

Pero en el trabajo de los caricaturistas resulta primordial, pues éstos han de simplificar y destacar ciertos atributos que, al tiempo, acentúan las debilidades o fortalezas del personaje retratado.

Por todo ello, hay algo de expresión hiperbólica en lo caricaturesco, expresión que, por disparatada, conduce mejor la crítica, por muy ácida que ésta sea. En toda caricatura hay una descripción irónica, que induce a la reflexión intelectual de quien la observa.

Como el juicio de valor que es, la caricatura es un instrumento privilegiado para la sátira político-social y la propaganda, pero también para el cómic convencional, donde este recurso gráfico se integra con naturalidad, sobre todo en los tebeos de humor, en los que el disparate resulta un elemento constitutivo.

En su sentido más amplio, la caricatura abarca prácticas muy diversas. Y aunque cabe hablar de ella en relación con cierto tipo de cine o al tratar expresiones plásticas particulares, como las fallas que arden en Valencia (España) durante la fiesta de San José, lo cierto es que los genuinos caricaturistas de hoy cumplen su labor en el seno de la empresa periodística.

Ésa es la razón por la cual, distinguiéndola del concepto más generalista de la sátira, en los siguientes apartados se enfocará exclusivamente la multiplicidad de facetas de la caricatura de prensa, muy relacionada con prácticas afines, como el tebeo humorístico.

Procedimientos de la caricatura

El caricaturista es, ante todo, un dibujante que puede incluir este tipo de parodia en un cómic con argumento o en un chiste aislado en un solo recuadro. Prescindiendo del guión, también puede presentar la caricatura sin narración alguna, como un simple retrato distorsionante.

Esta representación humorística, por sus peculiares cauces de expresión, precisa un alto grado de formación técnica por parte del ejecutante, adquirida bien a través de la práctica continuada del dbujo, o bien gracias al estudio de este oficio con la ayuda de maestros.

La sátira gráfica requiere dotes de observación, pues el retrato de las figuras ha de quedar distorsionado con una cierta intención, exagerando hasta la extravagancia ciertos rasgos definidores, en lo que pretende ser una síntesis reconocible que, muchas veces, llega al sarcasmo.

No es extraño por tanto que algunos caricaturistas lleguen a usar atributos propios del aspecto de ciertos animales para caracterizar sus retratos, y tampoco es infrecuente que los deformen hasta límites que cabe calificar de expresionistas.

Como sucede en el cómic narrativo, el primer paso para la realización de una caricatura es el boceto, que proporciona una idea de lo que más tarde será el dibujo acabado, sea éste un chiste gráfico, una caricatura aislada o una tira cómica.

En el caso del chiste, el autor trabaja una sola viñeta, mientras que la tira llega a albergar tres e incluso cuatro viñetas. Existe un guión previo, el cual puede ser encomendado a un escritor que trabajará en equipo con el caricaturista.

Como es lógico, existe también un archivo documental, pues los humoristas gráficos han de caricaturizar siempre del mismo modo al personaje que aparezca repetidamente en su trabajo, y para hacerlo han de tomar apuntes del natural o a partir de fotografías y grabaciones videográficas.

El Renacimiento como punto de partida

Los especialistas coinciden en señalar las raíces de la caricatura en el Renacimiento, en concreto a partir del siglo XVI, cuando artistas como Holbein, Brueghel el Viejo, el Bosco, los Carracci, Arcimboldo y, sobre todo, Bernini, ensayan formas de expresión artística muy próximas a lo caricaturesco.

Pero es en el siglo XVIII, sobre todo en sus postrimerías, cuando puede hallarse una forma consolidada de la caricatura gráfica, motivada por el nuevo ideario político-filosófico, reflejo de una nueva conciencia librepensadora. El primitivo caricaturista ensaya con sus dibujos una forma novedosa de satirizar a los personajes, sean éstos de otra clase social o de distinta etnia o nacionalidad.

En este sentido, proliferan los estereotipos de clase y también los nacionales, lo cual favorece la síntesis comunicativa, de forma que el dibujante puede dar a entender un concepto con el uso de una gama de símbolos reconocibles, como una bandera determinada, cierto traje regional u otros elementos significativos.

Así, por ejemplo, ya desde el siglo XIX es frecuente en las caricaturas políticas relacionadas con Estados Unidos la presencia de un personaje, el Tío Sam, cuyo sombrero de copa, con las barras y estrellas de la bandera nacional norteamericana, hace las veces de icono identificativo de aquel país.

A partir del siglo XVIII, el dibujante de caricaturas es quien percibe las corrientes de opinión, quien comunica el descontento popular y, llegado el caso, transgrede las normas para ejercer su crítica.

De forma paulatina, las nuevas circunstancias políticas sirven a ese propósito, así como la consolidación del oficio periodístico, pues la prensa es el espacio en el cual la caricatura de los distintos países encontrará su más fértil cauce de expresión.

En lo que respecta a la autoridad política, su censura será el único elemento de contención en ese desarrollo tan significativo para la cultura de masas que es el humor gráfico.

  • Los primeros americanos
    Los primeros americanos El viaje de Colón había sido planeado para llegar a China o a Japón. Su error de cálculo, muy común en la época, que suponía un diámetro terrestre menor al que realmente tiene, lo había…
  • ¡Corre homo, corre!
    Escrito por
    ¡Corre homo, corre! Los seres humanos no estamos hechos para correr rápido, pero sí para correr distancias largas. He aquí la evidencia anatómica y fisiológica de que estamos mejor adaptados para la carrera de resistencia que muchos otros…
  • Dinosaurios con plumas
    Dinosaurios con plumas Los fósiles recientemente descubiertos en China proporcionan una evidencia directa de que las plumas no son específicas de las aves y que estaban presentes en sus ancestros dinosaurianos. En el año de 1860, en la…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Gansos en el paraíso
    Escrito por
    Gansos en el paraíso John Montagnu, cuarto conde de Sandwich, es recordado por haber donado el nombre de su título nobiliario al práctico, aunque poco sofisticado alimento. Cuenta la historia que una noche de 1762 el conde de Sandwich…
  • Los zoológicos: ¿cuál es su misión cultural?
    Los zoológicos: ¿cuál es su misión cultural? La relación del ser humano con el medio físico y biológico se remonta al origen del hombre mismo, pudiendo señalarse que en las diferentes culturas dicha relación, manifestada a través de las de las expresiones…