Historia de los cómics en Estados Unidos (1945-2008)

sincityTras la Segunda Guerra Mundial, la ciudadanía de Estados Unidos olvida la utilidad propagandística del cómic bélico y empieza a preocuparse por otras cuestiones. Coincidiendo con la persecución anticomunista desatada en el ambiente cinematográfico, una paranoia social semejante afecta al mundo de la historieta.

Un psiquiatra, Frederic Wertham, publica un libro que alcanzará una difusión inusitada, “The seduction of the innocent” (1954). En este texto, Wertham argumenta el aumento de la delincuencia juvenil acusando a los tebeos de ser una de sus causas principales. Se trata del primer paso en favor de la restricción de la historieta a temas puramente infantiles, con la censura directa de todos aquellos contenidos que, catalogables como adultos, pudieran corromper al menor de edad.

Asimismo, son los propios distribuidores quienes instauran el Comics Code Authority (CCA) para regular sus historietas. La influencia de Wertham, a pesar de lo trasnochado de sus alegaciones, es enorme en Estados Unidos, y sólo el cómic contracultural de los años sesenta se opondrá a estos prejuicios.

Como herencia de esa etapa, en la actualidad prolifera el cómic infantil y humorístico, y resultan minoritarios los lectores que acceden a títulos de mayor profundidad intelectual.

La compañía estadounidense E.C. Comics es la primera víctima de esta caza de brujas originada por Wertham. Especializada en la producción de historietas de horror al estilo de Tales from the Crypt (1950), E.C. recibirá graves acusaciones contra muchos de sus productos.

Al final, sólo podrá editar la revista “Mad” (1952), una veterana revista de humor. Sin embargo, esta compañía guiará las inclinaciones temáticas de numerosos dibujantes. Ello explica que, imitando el estilo de las historietas de terror de EC, otra firma norteamericana, Warner Publishing, edite tres décadas después revistas como Creepy y “Eerie”, que además tendrán sus versiones en diversos países europeos.

Indudablemente, los espectadores –consumidores– de productos audiovisuales de los ochenta y noventa, pueden comprobar lo que han significado estos cómics para la generación que los adquirió. De hecho la obra de directores como Steven Spielberg, George Lucas, Joe Dante, John Landis no se explica sin los relatos gráficos de E.C.

En la inmediata postguerra, títulos como Steve Canyon (1947), de Milton Caniff, heredan los elementos convencionales del cómic bélico con un sentido estereotipado que tiempo después discutirán Archie Goodwin y otros autores. Caniff, uno de los más prestigiosos dibujantes de cómics estadounidenses, aprovecha para transmitir su particular política, al igual que había sucedido en Johnny Hazard (1944), de Frank Robbins.

Tebeos norteamericanos como Pogo (1942), de Walt Kelly, y Carlitos y Snoopy (Peanuts, 1950), de Charles M. Schulz, reflejan, de forma sutil y menos explícita, inquietudes del norteamericano medio a través de animales antropomorfos, la fauna de los pantanos en el primer caso y el perro Snoopy en el segundo.

En ambos casos, los personajes se alejan de los estereotipos impuestos por Walt Disney, ofreciendo contenidos de cierta profundidad intelectual, mucho menos infantilizados de lo que haría presuponer su apariencia gráfica, propia del cómic para niños.

Es un buen momento para la historia de humor, parangonable a las teleseries cómicas (las ‘sit-com’ van a tener su referente en papel). Son los años de tebeos como Hi and Lois (1954), de A. Morton Walker y Dik Browne, éste también un gran dibujante publicitario, aquel uno de los más influyentes creadores durante varias décadas (queda su huella en Sam’s Strip, 1961; Boner’s Ark, 1968; o The Evermores, 1982, entre otras); el clásico satírico B.C. (1958), de Johnny Hart; The Wizard of Id (1964), de Hart y Brant Parker (del que cabe destacar Crock, 1975; o Goosemyer, 1980); Hagar the Horrible (1973), de Dik Browne, y otras muchas.

Historia del cómic estadounidense

La historieta bélica tendrá su vigencia durante los cincuenta. Sus personajes, más heterogéneos, representan los problemas vividos durante el conflicto, tal y como se observa en las creaciones de Robert Kanigher. Paralelamente, desempeñan su labor historietistas volcados en el comentario social y político en la línea de un Mell Lazarus (Miss Pech, 1957; Momma, 1970), Jules Feiffer (Feiffer, 1956), Garry Trudeau (Bull Tales, 1968; Doonesbury, 1969) y Russ Myers (Broom Hilda, 1970).

La revitalización de los comic–books llega de la mano de Julius Schwartz, quien no sólo reinventa personajes ya existentes, sino que en muchos momentos los hace coincidir con el original. La editorial D.C. Comics (antigua National Periodical) consigue que el sector se mueva con un buen rendimiento artístico y comercial, lo que no pasa desapercibido para otras firmas.

Es el renacimiento del superhéroe, un proceso en el cual serán fundamentales la editorial Marcel y dos de sus creadores, Stan Lee y Jack Kirby, su intensa competencia con los productos de la compañía D.C. se mantendrá hasta el siglo siguiente.

Los personajes Marvel son sobrehumanos, mutantes, que sufren en carne propia las dificultades psicológicas de su extraña condición física, configurando una galería de superhéroes que definen el llamado ‘Universo Marvel’, un mundo alternativo al real, sólo distinto por la presencia de seres tan singulares. Destacan entre ellos Spiderman, La Masa (The Hulk), Los cuatro fantásticos, La patrulla X (X–Men).

A otro nivel, cabe destacar la figura de Conan, el bárbaro (1970), el personaje más representativo del subgénero de espada y brujería, creado por Robert E. Howard. Distinto a los superhéroes (tan sólo es un guerrero), su éxito será equiparable al de aquéllos. Entre sus dibujantes figuran Roy Thomas, Barry Windsor Smith, Alfredo Alcalá y John Buscema, entre otros muchos.

Las revistas impulsadas por James Warren (mientras su situación financiera se lo permite) dan cabida a muchos guionistas y dibujantes a lo largo de los sesenta y setenta. Los movimientos culturales de los sesenta también propician la aparición de revistas de aficionados, universitarias y underground. Estas tendencias contraculturales se hacen sentir muy pronto en la historieta internacional, que acoge propuestas sexuales y políticas, así como otras relativas a la droga, difundiendo la polémica contestataria a través de personajes de difícil catalogación.

En esta línea, el norteamericano Robert Crumb idea dos cimas de la provocación: Fritz the cat (1959) y Mr. Natural (1967). Y mientras Gilbert Shelton hace populares a sus Fabulous Furry Freak Brothers (1967), otro estadounidense, Richard Vance Corben, a pesar de su autodidactismo, revoluciona con sus técnicas de dibujo las publicaciones underground más avanzadas.

Es un tiempo durante el cual, frente a la intransigencia de la industria dominante, aparecen cientos de fanzines, revistas de aficionados cuyo proyecto se fundamenta en la difusión de mensajes alternativos. En este contexto, sorprende la obra de Corben (Rowlf, 1969; When Dreams Collide, 1970; Dumb Story y Cidopey, 1971; Den, 1971; Mutant World, 1978).

A partir de los años sesenta, la mercadotecnia combinada del cine, la televisión y el cómic será un hecho indiscutido. También se aprecia una convivencia entre las grandes firmas editoras y las revistas alternativas (“Marcel”, “D.C. Comics”, “Heavy Metal” o “Epic”). A caballo de unas y otras van comercializándose los trabajos de Jim Steranko (Chandler, 1976; Outland, 1981), Jim Starlin (Metamophosis Odyssey, 1980), Jack Jackson (Comanche Moon, 1980).

Posteriormente, ya en la década de los ochenta, el discurso posmoderno va a teñir de variedad al fragmentario universo de los cómics, de suerte que vanguardia y clasicismo, géneros y pastiches, experimentación y convencionalismo van a convivir sin fricciones.

El humor inteligente de Calvin y Hobbes (1985), de Will Watterson, o la violencia hardboiled y la maestría gráfica de Sin City (1992), de Frank Miller, abren el abanico de un mercado cada vez más considerable. En ese proceso, sellos como Image heredan el estilo del manga japonés, privilegiando el dibujo por encima del texto.

Para leer los capítulos de esta historia del cómic, sigue los siguientes enlaces:

Historia del cómic estadounidense (1893-1930)

Historia de la caricatura

Historia del cómic estadounidense (1931-1945)

Historia del cómic estadounidense (1945-2008)

Historia del cómic italiano

Historia del cómic latinoamericano

Historia del cómic español

El cómic franco-belga y la pintura

Historia del cómic franco-belga

Historia del cómic británico

Cine en el cómic, cómic en el cine

Copyright de la ilustración

Portada de Lobezno, nº 6 © John Romita Jr., Marvel Comics. Cortesía del Departamento de Prensa de Panini Comics. Reservados todos los derechos.

Esta es una versión expandida de varios estudios anteriores. En particular, incluye citas de varios artículos que escribí entre 1996 y 2001 para la Enciclopedia Universal Multimedia, de Micronet. Asimismo, contiene algunas reflexiones y referencias que publiqué en los libros Perspectivas de la comunicación audiovisual (2000) y La cultura de la imagen (2006).

 

  • Ciencia y belleza
    Ciencia y belleza Si en uno de esos concursos donde se menciona una palabra y se pide a la gente que diga lo primero que le venga a la cabeza se utilizara el vocablo “ciencia”, es…
  • En tiempos de Carlos II
    Escrito por
    En tiempos de Carlos II El 1 de noviembre de 1700 moría en Madrid Carlos II, el último de los Austrias. Cuarenta días de agonía ponían fin a la vida de uno de los más desconocidos monarcas de nuestra Historia,…
 

BBC, PBS, KCET

  • El gran si bemol cósmico
    El gran si bemol cósmico Uno de los errores más comunes –y más molestos– en las películas de ciencia ficción es ver una explosión en el espacio y oír el sonido que produce. Como se sabe, en el espacio no…

Loren Kerns, CC

  • Ensayar
    Escrito por
    Ensayar En su inteligente, aguda y divertida miscelánea Metáfora y memoria. Ensayos reunidos (traducción de Ernesto Montequin, Mardulce s/l, 2016) define Cynthia Ozick el ensayo como un “cuerpo tibio”, equidistante de la fría ciencia y de…
  • Tatuaje
    Escrito por
    Tatuaje Durante el verano, la vestimenta ligera y sumaria permite ver con más facilidad el cuerpo de los semejantes. Sin pasar de impresión, puedo decir que mi mayor curiosidad se ha dirigido a los tatuajes, tal…

Cartelera

Cine clásico

  • Radio y Cine
    Escrito por
    Radio y Cine El camino natural de entrada al mundo del cine durante décadas ha sido para los profesionales del Séptimo Arte el teatro, las artes escénicas, su aprendizaje y su teoría. Pero un buen puñado de cineastas,…
  • Dee Wallace, la mamá invencible
    Escrito por
    Dee Wallace, la mamá invencible Los que tuvimos la suerte de criarnos en la década de los 80 recordamos con candor a esta rubia actriz de Kansas, especializada en cine fantástico, casi siempre barato, que la convirtieron en una de…

bannernewsletter1

  • Dos y dos son… ¡un conejo blanco!
    Escrito por
    Dos y dos son… ¡un conejo blanco! Suelen gustarme las novelas protagonizadas por ilusionistas y matemáticos. Entiendo que me atraigan los ilusionistas: lo que no alcanzo a comprender es lo de los matemáticos. Claro que lo entenderían aún menos los profesores de…

LWYang, CC

  • Derecho a leer
    Escrito por
    Derecho a leer «Haced lo que queráis, porque de todas maneras lo haréis mal», decía Sigmund Freud a las madres. Quizá fuera demasiado extremo, pero lo cierto es que con toda la buena voluntad del mundo, a veces…

Michael Miller, CC

  • La juventud de Papá Haydn
    Escrito por
    La juventud de Papá Haydn La imagen tópica de Haydn es la un viejecito jovial, un patriarca largamente productivo. Pero, como todos los viejos, alguna vez fue joven y, en tanto músico, se estrenó antes de sus veinte años. Se…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres