Historia de los cómics en Estados Unidos (1945-2008)

sincityTras la Segunda Guerra Mundial, la ciudadanía de Estados Unidos olvida la utilidad propagandística del cómic bélico y empieza a preocuparse por otras cuestiones. Coincidiendo con la persecución anticomunista desatada en el ambiente cinematográfico, una paranoia social semejante afecta al mundo de la historieta.

Un psiquiatra, Frederic Wertham, publica un libro que alcanzará una difusión inusitada, “The seduction of the innocent” (1954). En este texto, Wertham argumenta el aumento de la delincuencia juvenil acusando a los tebeos de ser una de sus causas principales. Se trata del primer paso en favor de la restricción de la historieta a temas puramente infantiles, con la censura directa de todos aquellos contenidos que, catalogables como adultos, pudieran corromper al menor de edad.

Asimismo, son los propios distribuidores quienes instauran el Comics Code Authority (CCA) para regular sus historietas. La influencia de Wertham, a pesar de lo trasnochado de sus alegaciones, es enorme en Estados Unidos, y sólo el cómic contracultural de los años sesenta se opondrá a estos prejuicios.

Como herencia de esa etapa, en la actualidad prolifera el cómic infantil y humorístico, y resultan minoritarios los lectores que acceden a títulos de mayor profundidad intelectual.

La compañía estadounidense E.C. Comics es la primera víctima de esta caza de brujas originada por Wertham. Especializada en la producción de historietas de horror al estilo de Tales from the Crypt (1950), E.C. recibirá graves acusaciones contra muchos de sus productos.

Al final, sólo podrá editar la revista “Mad” (1952), una veterana revista de humor. Sin embargo, esta compañía guiará las inclinaciones temáticas de numerosos dibujantes. Ello explica que, imitando el estilo de las historietas de terror de EC, otra firma norteamericana, Warner Publishing, edite tres décadas después revistas como Creepy y “Eerie”, que además tendrán sus versiones en diversos países europeos.

Indudablemente, los espectadores –consumidores– de productos audiovisuales de los ochenta y noventa, pueden comprobar lo que han significado estos cómics para la generación que los adquirió. De hecho la obra de directores como Steven Spielberg, George Lucas, Joe Dante, John Landis no se explica sin los relatos gráficos de E.C.

En la inmediata postguerra, títulos como Steve Canyon (1947), de Milton Caniff, heredan los elementos convencionales del cómic bélico con un sentido estereotipado que tiempo después discutirán Archie Goodwin y otros autores. Caniff, uno de los más prestigiosos dibujantes de cómics estadounidenses, aprovecha para transmitir su particular política, al igual que había sucedido en Johnny Hazard (1944), de Frank Robbins.

Tebeos norteamericanos como Pogo (1942), de Walt Kelly, y Carlitos y Snoopy (Peanuts, 1950), de Charles M. Schulz, reflejan, de forma sutil y menos explícita, inquietudes del norteamericano medio a través de animales antropomorfos, la fauna de los pantanos en el primer caso y el perro Snoopy en el segundo.

En ambos casos, los personajes se alejan de los estereotipos impuestos por Walt Disney, ofreciendo contenidos de cierta profundidad intelectual, mucho menos infantilizados de lo que haría presuponer su apariencia gráfica, propia del cómic para niños.

Es un buen momento para la historia de humor, parangonable a las teleseries cómicas (las ‘sit-com’ van a tener su referente en papel). Son los años de tebeos como Hi and Lois (1954), de A. Morton Walker y Dik Browne, éste también un gran dibujante publicitario, aquel uno de los más influyentes creadores durante varias décadas (queda su huella en Sam’s Strip, 1961; Boner’s Ark, 1968; o The Evermores, 1982, entre otras); el clásico satírico B.C. (1958), de Johnny Hart; The Wizard of Id (1964), de Hart y Brant Parker (del que cabe destacar Crock, 1975; o Goosemyer, 1980); Hagar the Horrible (1973), de Dik Browne, y otras muchas.

Historia del cómic estadounidense

La historieta bélica tendrá su vigencia durante los cincuenta. Sus personajes, más heterogéneos, representan los problemas vividos durante el conflicto, tal y como se observa en las creaciones de Robert Kanigher. Paralelamente, desempeñan su labor historietistas volcados en el comentario social y político en la línea de un Mell Lazarus (Miss Pech, 1957; Momma, 1970), Jules Feiffer (Feiffer, 1956), Garry Trudeau (Bull Tales, 1968; Doonesbury, 1969) y Russ Myers (Broom Hilda, 1970).

La revitalización de los comic–books llega de la mano de Julius Schwartz, quien no sólo reinventa personajes ya existentes, sino que en muchos momentos los hace coincidir con el original. La editorial D.C. Comics (antigua National Periodical) consigue que el sector se mueva con un buen rendimiento artístico y comercial, lo que no pasa desapercibido para otras firmas.

Es el renacimiento del superhéroe, un proceso en el cual serán fundamentales la editorial Marcel y dos de sus creadores, Stan Lee y Jack Kirby, su intensa competencia con los productos de la compañía D.C. se mantendrá hasta el siglo siguiente.

Los personajes Marvel son sobrehumanos, mutantes, que sufren en carne propia las dificultades psicológicas de su extraña condición física, configurando una galería de superhéroes que definen el llamado ‘Universo Marvel’, un mundo alternativo al real, sólo distinto por la presencia de seres tan singulares. Destacan entre ellos Spiderman, La Masa (The Hulk), Los cuatro fantásticos, La patrulla X (X–Men).

A otro nivel, cabe destacar la figura de Conan, el bárbaro (1970), el personaje más representativo del subgénero de espada y brujería, creado por Robert E. Howard. Distinto a los superhéroes (tan sólo es un guerrero), su éxito será equiparable al de aquéllos. Entre sus dibujantes figuran Roy Thomas, Barry Windsor Smith, Alfredo Alcalá y John Buscema, entre otros muchos.

Las revistas impulsadas por James Warren (mientras su situación financiera se lo permite) dan cabida a muchos guionistas y dibujantes a lo largo de los sesenta y setenta. Los movimientos culturales de los sesenta también propician la aparición de revistas de aficionados, universitarias y underground. Estas tendencias contraculturales se hacen sentir muy pronto en la historieta internacional, que acoge propuestas sexuales y políticas, así como otras relativas a la droga, difundiendo la polémica contestataria a través de personajes de difícil catalogación.

En esta línea, el norteamericano Robert Crumb idea dos cimas de la provocación: Fritz the cat (1959) y Mr. Natural (1967). Y mientras Gilbert Shelton hace populares a sus Fabulous Furry Freak Brothers (1967), otro estadounidense, Richard Vance Corben, a pesar de su autodidactismo, revoluciona con sus técnicas de dibujo las publicaciones underground más avanzadas.

Es un tiempo durante el cual, frente a la intransigencia de la industria dominante, aparecen cientos de fanzines, revistas de aficionados cuyo proyecto se fundamenta en la difusión de mensajes alternativos. En este contexto, sorprende la obra de Corben (Rowlf, 1969; When Dreams Collide, 1970; Dumb Story y Cidopey, 1971; Den, 1971; Mutant World, 1978).

A partir de los años sesenta, la mercadotecnia combinada del cine, la televisión y el cómic será un hecho indiscutido. También se aprecia una convivencia entre las grandes firmas editoras y las revistas alternativas (“Marcel”, “D.C. Comics”, “Heavy Metal” o “Epic”). A caballo de unas y otras van comercializándose los trabajos de Jim Steranko (Chandler, 1976; Outland, 1981), Jim Starlin (Metamophosis Odyssey, 1980), Jack Jackson (Comanche Moon, 1980).

Posteriormente, ya en la década de los ochenta, el discurso posmoderno va a teñir de variedad al fragmentario universo de los cómics, de suerte que vanguardia y clasicismo, géneros y pastiches, experimentación y convencionalismo van a convivir sin fricciones.

El humor inteligente de Calvin y Hobbes (1985), de Will Watterson, o la violencia hardboiled y la maestría gráfica de Sin City (1992), de Frank Miller, abren el abanico de un mercado cada vez más considerable. En ese proceso, sellos como Image heredan el estilo del manga japonés, privilegiando el dibujo por encima del texto.

Para leer los capítulos de esta historia del cómic, sigue los siguientes enlaces:

Historia del cómic estadounidense (1893-1930)

Historia de la caricatura

Historia del cómic estadounidense (1931-1945)

Historia del cómic estadounidense (1945-2008)

Historia del cómic italiano

Historia del cómic latinoamericano

Historia del cómic español

El cómic franco-belga y la pintura

Historia del cómic franco-belga

Historia del cómic británico

Cine en el cómic, cómic en el cine

Copyright de la ilustración

Portada de Lobezno, nº 6 © John Romita Jr., Marvel Comics. Cortesía del Departamento de Prensa de Panini Comics. Reservados todos los derechos.

Esta es una versión expandida de varios estudios anteriores. En particular, incluye citas de varios artículos que escribí entre 1996 y 2001 para la Enciclopedia Universal Multimedia, de Micronet. Asimismo, contiene algunas reflexiones y referencias que publiqué en los libros Perspectivas de la comunicación audiovisual (2000) y La cultura de la imagen (2006).

 

  • ¿Habla Homero de sí mismo en sus obras?
    Escrito por
    ¿Habla Homero de sí mismo en sus obras? Homero no se menciona de manera explícita a sí mismo en sus dos grandes obras, aunque algunos han pensado que podría ser el cantor Demódoco, que aparece en la corte de los feacios, como veremos más…
  • Ser español
    Escrito por
    Ser español Don Claudio dixit: "El Occidente mismo no existiría y sería incomprensible sin España. Porque no hemos sido un pueblo deudor, sino un pueblo acreedor de Europa. Aunque otra cosa crean quienes en esta hora (en…

BBC, PBS, KCET

  • Tres objeciones a lo sobrenatural
    Tres objeciones a lo sobrenatural Una de las características de la ciencia que más frecuentemente se subraya es su carácter naturalista: su rechazo implícito y total de cualquier suposición sobrenatural para explicar la naturaleza. Podría pensarse que tal rechazo es…
  • Josechu Lalanda, el trazo de la vida salvaje
    Escrito por
    Josechu Lalanda, el trazo de la vida salvaje Recuerdo haber cruzado el umbral de un bosque cuando sus criaturas eran sólo pinceladas de acuarela. Josechu Lalanda (1939-2015) había creado esa fronda con su arte, pero gracias a la fantasía, no era difícil avanzar…

Loren Kerns, CC

  • Peligros del tiempo real
    Escrito por
    Peligros del tiempo real Alguna vez Andy Warhol puso un equipo de video sobre una pared de Nueva York para que filmara largamente –si no recuerdo mal ocho horas– lo que fuera capaz de captar desde aquel estático punto…
  • Muertes españolas
    Escrito por
    Muertes españolas La reciente masacre de Niza ocurrió durante una fiesta, un Catorce de Julio con fuegos artificiales junto al mar. Sea que el asesino haya sido un simple psicópata o alguien cuya psicopatía resultase arropada por…

Cartelera

Cine clásico

  • Arenas movedizas
    Escrito por
    Arenas movedizas La fiesta está podrida. El sábado noche es el momento en que los habitantes de este pueblo de Texas deciden dejarse sus buenas intenciones en casa y salir a la calle a arrasar con todo…
  • Hombres de gris, mujer de azul. O… no todos podemos ser héroes
    Escrito por
    Hombres de gris, mujer de azul. O… no todos podemos ser héroes ¿Otra vez hablando de Casablanca? No, por favor, otra vez no. Una enorme plaza muy concurrida con ese aire abigarrado del Oriente, un lugar cualquiera del norte de África, un sitio de paso. Carreras, gritos,…
  • Tim Burton: bocetos e ilustraciones
    Escrito por
    Tim Burton: bocetos e ilustraciones Una de las fórmulas cinematográficas –y literarias– que ha dado más juego en nuestro tiempo, es aquella que tiene que ver con las fantasías góticas. De tal fascinación nace el arte de Tim Burton, cineasta…

LWYang, CC

  • Adiós a Berlín
    Escrito por
    Adiós a Berlín Uno de los personajes de este libro, la jovencita inglesa de clase alta llamada Sally Bowles, inspiró el personaje de Liza Minelli en la famosa película Cabaret. Este libro, Adiós a Berlín (Goodbye to Berlin,…

Michael Miller, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • ¿Es la ballena un pez?
    Escrito por
    ¿Es la ballena un pez? “¿Es la ballena un pez?” se preguntaba retóricamente William Sampson en el título de su Reporte fidedigno sobre el caso de James Maurice contra Samuel Judd. El “reporte fidedigno” se refería a un sonado caso…