"Adiós pequeña adiós" ("Gone Baby Gone", 2007)

Adiós pequeña adiós

Las durísimas novelas de detectives de Dennis Lehane, que mezclan un intenso suspense con magníficos personajes y temas escandalosos extraídos de los barrios bajos en los que impera el crimen, se han convertido en los últimos años en unas de las novelas de ficción contemporánea más electrizantes de los Estados Unidos.

El territorio Lehane no sólo ahonda en el oscuro mundo del crimen y de las persecuciones policiales cargadas de suspense, sino que también se sumerge en los recovecos del corazón humano. Esta explosiva combinación a arrastrado a sus innumerables seguidores (entre los que se incluyen el expresidente Bill Clinton y el gran maestro del thriller, Stephen King) a rebasar los límites del género del crimen. Es posible que Lehane sea conocido sobre todo por su novela Mystic River, que se convirtió en un largometraje dirigido por Clint Eastwood y que contó con el favor de la crítica.

Pero mucho antes de escribir ese libro, Lehane creó una popular serie sobre un original equipo de detectives del sur de Boston formado por Patrick Kenzie y Angie Genarro, una versión clase trabajadora de "Nick y Nora", los personajes de El hombre delgado, la novela de Dashiell Hammett. Son amigos desde la infancia, y no sólo se convirtieron en socios en sus tareas de detectives, sino que también pasaron a ser amantes, añadiendo así un componente emocional a todos sus casos. Toda la serie fue muy aclamada, pero fue el cuarto libro, Gone, Baby, Gone (Adiós Pequeña Adiós) el que obtuvo más éxito debido a su implacable y actualísima investigación sobre crímenes contra niños. Gracias a una trama ágil e inteligente, el libro consiguió ser tan conmovedor como emocionante. Nacido en Boston y con una indestructible pasión por su ciudad, Ben Affleck llevaba muchos años escuchando alabanzas sobre las novelas de Lehane. Se inició en la obra del autor con Gone, Baby, Gone (Adiós Pequeña Adiós) y se enganchó inmediatamente. “Me encantaron los personajes complejos y polarizados, y al mismo tiempo me pareció una novela repleta de sorpresas y absolutamente irresistible”, comenta Affleck.

Aunque aún no estaba seguro de lo qué podía hacer con ella, Affleck comenzó a informarse sobre los derechos de la serie, cuyo propietario era el productor Alan Ladd, Jr. Ladd había comprado los derechos del libro de Lehane Prayers For Rain unos años antes a través de su sociedad, Ladd Company, que entonces tenía su sede en Paramount. Con esta compra, adquirían también los derechos de los personajes de Kenzie y Gennaro. “Ben vino a verme para hablar de los derechos de la película", afirma Ladd. “Dijo que quería escribir el guión y le dije inmediatamente que sí. No hay que olvidar que ya ha ganado un Premio de la Academia® y ha demostrado con creces ser un gran escritor": “Me apetecía mucho adaptar el libro, pero nunca había hecho este tipo de trabajo", afirma Affleck, y añade: "Ni siquiera sabía si estaba capacitado para hacer una adaptación”.

Pero el proyecto siguió rondándole por la cabeza y poco a poco Affleck empezó a escribir con su gran amigo Aaron Stockard, con quien había ido al instituto en Boston. Stockard lo recuerda así: “Ben me llamó después de leer la novela y me preguntó si quería echar un vistazo y darle mi opinión. Lo cierto es que el libro era realmente bueno, una opinión que compartía con Ben, porque es una historia tan bostoniana y ambos crecimos en Boston. Las preguntas que plantea el libro dieron origen a una serie de apasionantes conversaciones entre nosotros. Y nos dimos cuenta de que los personajes se merecían una buena historia”.

Sinopsis

La película cuenta la historia de dos investigadores privados (Casey Affleck y Michelle Monaghan) en busca de una niña de cuatro años que ha sido secuestrada en uno de los barrios más sórdidos de Boston.

 

  • Los dioses discapacitados: herreros cojos
    Escrito por
    Los dioses discapacitados: herreros cojos Es sabido que en muchas culturas, los herreros divinos son cojos. Es una extraña característica que comparte tanto el Hefesto griego como el Vulcano latino (Dios que, al parecer, no procedería del Hefesto continental sino…
  • Pangloss, Colón y la sífilis
    Escrito por
    Pangloss, Colón y la sífilis Enfermo de sífilis. Atribuido a Durero En Cándido, o el Optimismo, Voltaire [1] satiriza a los idealistas y nos presenta a Pangloss, un optimista empedernido que siempre encuentra una causa positiva a las peores…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Ver lo invisible
    Ver lo invisible Una gran frustración de los químicos ha sido siempre no poder ver las moléculas con las que trabajan. En efecto: los microbiólogos pueden ver vagamente células, que miden micrómetros (milésimas de milímetro) usando un microscopio óptico.…
  • Un hombre libre
    Escrito por
    Un hombre libre Hace unos años conocí a un hombre libre. Libre porque sabía muy bien lo que quería y le importaba muy poco lo que el resto pensase de él. Me enseñó muchas cosas. Hoy he recordado…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La constelación Perosi
    Escrito por
    La constelación Perosi El oratorio es el género por excelencia de monseñor Perosi. Lo demuestra desde su juventud, ya que su Masacre de los inocentes data de 1900, o sea cuando su autor no había llegado a los…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1