"Avatar", de James Cameron


Cómo se hizo

alt

Durante su preproducción, Avatar fue una suerte de leyenda urbana. Algo así como aquel fallido Spiderman que, durante años, fue el proyecto más anhelado por Cameron. Según sus productores, el primer tratamiento del guión –ochenta páginas que hoy valen millones– fue registrado por el director allá por 1995.

El tono de la historia, deliberadamente pulp, venía a ser un homenaje a la serie de novelas protagonizadas por John Carter de Marte, uno de los personajes más populares de Edgar Rice Burroughs.

Todo parecía ir sobre ruedas, pero el éxito de Titanic y el empeño puesto por Cameron en la realización de documentales complicaron el proceso.

El título provisional del guión, Project 880, despistó a quienes pensaban que el nuevo largometraje del canadiense iba a ser Battle Angel, inspirado en el manga del mismo nombre.

El propio Cameron aclaró la confusión: Project 880 no era otra cosa que Avatar. Una vez abandonado el plan de rodar en primer término Battle Angel, el director señaló que Avatar sería el comienzo de una trilogía. O incluso algo más.

La compañía de efectos especiales de Peter Jackson, Weta Digital, fue la empresa elegida para llevar a cabo los complicadísimos trucajes de esta superproducción. El entrañable Stan Winston, veterano maquillador y constructor de criaturas animatrónicas, se incorporó al rodaje poco después de que Jackson pusiera en marcha a sus colaboradores en Nueva Zelanda.

Con todo, el de los trucajes no fue el único cometido laborioso de esta filmación. Y eso que, a estas alturas, el departamento de efectos parecía un centro de operaciones de la NASA.

Para diseñar la cultura extraterrestre de Avatar, Cameron formó un equipo académico, encabezado por Paul Frommer, filólogo y director del Center for Management Communication en la Universidad del Sur de California.

Con la ayuda de Frommer y de otros especialistas, el cineasta ha conseguido un grado inédito de realismo en la ambientación.

El sistema de rodaje tridimensional puesto en práctica –el llamado Reality Camera System, RCS, cuya patente poseen Cameron y Vince Pace– consta de dos cámaras de alta definición y una cámara convencional.

Si bien parte de las posibilidades del RCS están en proceso de experimentación, el cineasta canadiense ha superado todas las dificultades. De hecho, el resultado final es de una calidad fotográfica desconocida hasta hoy. Lo pudieron comprobar Steven Spielberg, Peter Jackson y George Lucas, que asistieron al rodaje para evaluar el metraje inicial.

Los estudios elegidos por el realizador en Los Ángeles y Nueva Zelanda fueron sometidos a un hermético plan de seguridad que, en la medida de lo posible, evitó las filtraciones.

Esas medidas las dicta, en todo caso, el buen sentido, pues Avatar se ha venido promocionando como una de las sorpresas cinematográficas de la década. Y créanme, no ha de defraudar esa expectativa.

(Copyright © Guzmán Urrero Peña).


logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Paseo por la realidad virtual con McLuhan
    Escrito por
    Paseo por la realidad virtual con McLuhan En el capítulo anterior (Ulises en Singapur) analicé una película llamada Nueve vidas (2008), que trascurre en las calles de Singapur, en la que el espectador no se sienta en la butaca del cine o en el…
  • Creadores de espectros en el siglo XIX
    Escrito por
    Creadores de espectros en el siglo XIX En cierto sentido, Elsie Wright y Frances Griffiths, las dos jovencitas que fotografiaron a las hadas de Cottingley en 1917, son, simplemente, dos hijas de su tiempo. Niñas educadas con rigor victoriano, que…

logonegrociencia

Maneed, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La juventud de Papá Haydn
    Escrito por
    La juventud de Papá Haydn La imagen tópica de Haydn es la un viejecito jovial, un patriarca largamente productivo. Pero, como todos los viejos, alguna vez fue joven y, en tanto músico, se estrenó antes de sus veinte años. Se…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1