"Corrupción en Miami" ("Miami Vice", Michael Mann, 2006)

Corrupción en Miami

Michael Mann ha rodado Corrupción en Miami porque el proyecto le atraía y era el momento oportuno.

“Sobre todo me interesan los agentes de incógnito y por qué trabajan en esas condiciones. Cuando leí el guión de Anthony Yerkovich para el capítulo piloto de la serie, mi primera reacción fue convertirlo en un largometraje. Pero ya se habían comprometido con NBC para que fuera una serie”. Varias décadas después, con un sinfín de seguidores, el director supo que había llegado el momento de explorar a fondo los personajes y realizar una película que “libere el lado adulto, peligroso y atractivo de trabajar de incógnito... sobre todo cuando Crockett y Tubbs se infiltran en lugares donde sus placas no valen nada”.

Michael Mann estaba deseando enseñar “las cosas feas que pasan en lugares peligrosos”. Dice: “En una película podemos explorar ciertas vertientes prohibidas en televisión. Siempre nos imponíamos restricciones porque era una serie. Ahora abrimos una puerta a la sensualidad, Crockett e Isabella, Tubbs y Trudy”.

El guionista, director y productor tenía muchas ganas de contar la parte oculta de la historia de los dos agentes: ¿qué ocurre cuando se infiltran en una organización criminal de tal forma que les cuesta volver a la realidad?

“Equivale a vivir al límite”, explica Michael Mann. “Ocurre cuando se trabaja de incógnito, sobre todo al infiltrarse en una organización que dispone de grandes medios de contraespionaje. Si uno se mete demasiado, el compañero le tiene que sacar. Ya se lo dice Tubbs a Crockett: ‘Una cosa es ir de incógnito, otra cosa es perderse en el camino’”.

Para dramatizar con realismo lo que les ocurre a Crockett y a Tubbs, lo primero era contar con la ayuda de expertos para desarrollar el guión. Según los asesores con los que habló, la mayoría de los agentes que trabajan de incógnito se criaron en la frontera entre el bien y el mal. Era necesario incluir esto en el guión para que el mundo de Corrupción en Miami fuera real.

“Trabajar de incógnito significa adoptar otra identidad”, explica un agente. “No se puede seguir con los gestos de un policía. Hay que hablar, andar y portarse como los malos. Lo más importante es convencer al malo de que no eres poli porque es lo primero que se le ocurre”.

Corrupción en Miami también era una oportunidad para que el director explorara la ciudad que se quedó grabada en la conciencia de todos los televidentes en los ochenta. “El atractivo de Miami seguía vivo en mi imaginación”, dice. “La ciudad tiene una realidad perfumada en la que las cosas no son exactamente lo que parecen. Es muy atractiva y sensual, pero también es muy peligrosa”.

De hecho, el cineasta dice que “no es la punta más meridional de Estados Unidos, sino la punta más septentrional de América del Sur, una capital bancaria para el dinero contante y sonante”.

Michael Mann estaba empeñado en capturar la atractiva superficie de Miami y su lado más oscuro, algo ya habitual en sus películas.

Conocido por conseguir interpretaciones que llevan a los actores a otro nivel, el director quería intérpretes que entendieran la necesidad de hacer un trabajo preparatorio antes de rodar. También le parecía crucial que el diseño de producción dejara claro el aspecto multicultural de la ciudad y que reflejara a los personajes. Hablando de los protagonistas, Michael Mann dice: “Al trabajar con actores como Jamie, Colin y Gong, el trabajo del director se convierte en una aventura porque siempre están dispuestos a ir más lejos”.

Corrupción en Miami es la tercera película en la que colaboran Jamie Foxx y Michael Mann, después de Ali en 2001 y Collateral en 2004, por la que el actor fue nominado a un Oscar al Mejor Actor de Reparto.

El director dice: “Jamie es un genio que usa la mímica para llegar a un punto inmediato, espontáneo y auténtico del personaje en un momento dado. Sabe cómo debe comportarse Tubbs y lo lleva hasta sus últimas consecuencias”.

Describiendo su método para desarrollar al sofisticado e inteligente Tubbs, Jamie Foxx dice: “Trabajo con las características de una persona. Tengo que ver a alguien y observarle porque ya sé lo que voy a hacer con el personaje”.

Según el actor, vivir a ambos lados de la frontera, el legal y el ilegal, “es como tener una aventura extraconyugal. Estás casado, pero sales con el lado más salvaje”.

Colin Farrell da vida al seductor Sonny Crockett. El actor irlandés, que acaba de trabajar en dos películas épicas, Alejandro Magno, de Oliver Stone, y El nuevo mundo/The New World, de Terrence Malick, no tuvo problemas a la hora de meterse en el papel del policía sureño. Según el actor: “Crockett es un buen hombre, sólido como una roca”.

El actor comparte la pasión del director por la investigación y la preparación. “La cantidad de información que Michael tenía preparada era asombrosa. Fuimos a todas partes para encontrar a Crockett... Atlanta, Memphis e incluso Texas. Hablamos de su padre, decidimos que su madre había muerto joven. Estudié la ropa que se llevaba cuando nació, qué películas, programas y canciones estaban de moda. Toda esta información sirve para construir un personaje”.

Sinopsis

Ricardo Tubbs (Jamie Foxx) es cortés y extraordinariamente inteligente. Vive con Trudy (Naomie Harris), una analista de Inteligencia nacida en el Bronx.

Ambos trabajan infiltrados transportando droga hasta el sur de Florida, con el fin de desenmascarar a una banda responsable de tres asesinatos. Sonny Crockett (Colin Farrell) es un tipo carismático y seductor hasta que se ve atrapado en un romance (mientras trabaja infiltrado para el proveedor de la banda del sur de Florida) con Isabella (Gong Li), la esposa de origen chino-cubano de un traficante de drogas y armas.

La clave de una identidad secreta es crecerse y actuar sin limitaciones. La intensidad del caso empuja a Crockett y a Tubbs a límites donde la verdadera y la falsa identidad se confunden, donde el policía y lo que finge ser son una misma persona.

 

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Borges, santo patrón del hipertexto
    Escrito por
    Borges, santo patrón del hipertexto Cuando los historiadores del mundo digital, internet y la hipernarrativa rastrean en el pasado en busca de precursores del hiperenlace, encuentran libros como el Talmud editado por Daniel Blomberg, o el Diccionario filosófico de Pierre…
  • Recuerdo de Noemí Ulla (1940-2016)
    Escrito por
    Recuerdo de Noemí Ulla (1940-2016) Le tocó morir en Buenos Aires, la ciudad en la que vivió durante décadas y cumplió la mayor parte de su obra literaria y docente. Pero era rosarina y cabe recordarlo porque pertenece a una…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La saga de los Hermann
    Escrito por
    La saga de los Hermann A veces los apellidos son como extraños colores. En ocasiones tienden al negro y pierden su capacidad de designar a alguien o significar algo. Los amantes de la magia sabemos que Hermann es el apellido…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Ramones” (1976)
    Escrito por
    “Ramones” (1976) Lo bueno, si breve, es dos veces bueno. Si además es simple, es tres o cuatro veces mejor. Y si el cachondeo es palpable en cada tema ya raya la excelencia. La importancia histórica de…
  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Coffy, CC