"King Kong" (Peter Jackson, 2005)


Cómo se hizo

Peter Jackson sigue diciendo: “Me parece extraño. Hace muchos años que KING KONG es parte de mi vida. Durante 35 años ha sido mi película preferida y ahora he hecho una versión de esta película. Me parece un increíble sueño hecho realidad; pensé que nunca ocurriría. Ahora siento aún más afecto por él. Además, le estoy muy agradecido; él me dio el empujón necesario para convertirme en cineasta. En cierto modo, si puedo honrarle contando su historia, le devuelvo el favor”.

El director decidió respetar la época y el ambiente original – la Depresión en 1933 – por dos factores de peso: “Quería mantener la escena cumbre de la película, me refiero a la emblemática secuencia en que los bimotores atacan al “rey” Kong subido al Empire State. No se me ocurría nada que pudiera justificar un ataque con bimotores en la época moderna. Además, era necesario que el mundo fantástico fuera creíble. Ya no existe el sentido del misterio ni del descubrimiento en la época que vivimos. En los años treinta, todavía era posible creer que quedaba una isla desconocida... ese diminuto punto que podía haberse colado por la red”.

Ann Darrow, el personaje femenino principal, representa a Nueva York en los años treinta. Como actriz de vodevil, se gana la vida haciendo reír a la gente con canciones, réplicas y humor físico. A pesar de que parezca feliz en el escenario, no es el caso cuando se aleja del teatro. Su tristeza se puede palpar, como si reflejara la Depresión que la rodea. Cuando conoce a Carl Denham, le dice algo que define muy bien a su personaje: “Lo bueno no dura, Sr. Denham”. Ann ha descubierto que el vodevil se muere. El teatro ha cerrado, no tiene trabajo. Desesperada, recorre las calles de la gran ciudad donde conoce a Denham que la convence para que suba a bordo del “Venture”. Acaba de dar el primer paso hacia su destino.

El realizador y los productores siempre habían pensado en Naomi Watts cuando buscaban a una actriz que pudiera interpretar a Ann y sus múltiples estratos: el instinto de supervivencia, el coraje, la melancolía. Peter Jackson la había visto en su reveladora interpretación en Mulholland Drive (y en otras películas) y esperaba tener la oportunidad de trabajar con ella.

Nos dice: “Pensé: ‘Vaya, me gustaría trabajar con ella algún día’. Es una gran actriz, es muy real, muy honrada. Cuando interpreta, lo hace con absoluta honradez emocional. Se nota en su mirada. La admirábamos mucho, éramos auténticos fans, pero no la conocía. Cuando empezamos a trabajar con KING KONG, éramos conscientes de que teníamos que encontrar a alguien capaz de enfrentarse al papel que inmortalizó Fay Wray. Pensamos que era la oportunidad de trabajar con Naomi”.

Peter Jackson y su equipo estaban en Londres para la posproducción de El señor de los anillos y aprovecharon para cenar con la actriz. Al final de la velada, estaba de acuerdo en probar suerte con el papel que convirtió a Fay Wray en una estrella.

Naomi Watts se sintió inmediatamente atraída por el proyecto; nos dice: “A la hora de escoger una película, hay que tener muchos elementos en consideración. Para mí, lo primero suele ser el director. Había visto la mayoría de las películas de Peter y estaba entusiasmada cuando me llamó. Todavía no habían terminado el guión, pero había visto la película original y me pareció una idea genial. Además, Fran Walsh y Philippa Boyens habían escrito guiones maravillosos, así que acepté el papel sin haber leído el guión”.

Cuando recibió el guión, las expectativas de la actriz se vieron colmadas. “Cuando por fin me llegó el guión, pensé que habían hecho un trabajo excelente. Aunque se trata de una película de espectáculo, los personajes tienen mucha profundidad. La historia es tremendamente humana”.

Y añade: “Cuando me presentan un proyecto, también busco la dinámica en las relaciones. En este caso, es impresionante. Me gustó mucho estudiar el comportamiento humano de todos los personajes, y además hay acción, persecuciones, humor, incluso canciones y bailes. Mucho más de lo que esperaba”.

Más tarde, el director reunió a Naomi Watts, Fran Walsh y Philippa Boyens para presentarles a Fay Wray, la belleza que embrujó al gran simio. No sólo esperaban convencerla para que hiciera una aparición en la película, también les interesaba hablar con la legendaria belleza, la única superviviente entre los actores principales.

La reunión se celebró en pleno invierno en un piso de Nueva York. Durante la velada, se habló de lo que significaba ser actriz en los años treinta. Fay Wray rodó otras doce películas el mismo año que hizo KING KONG. Entonces no se descansaba entre proyectos ni tampoco se ensayaba mucho. Había que rodar muchas películas para distraer a la gente de las terribles condiciones económicas que asolaban el país durante la Depresión. Todos le hicieron decenas de preguntas. Naomi Watts reconoce que llegó a pensar que la anciana se sentiría abrumada, pero contestó con claridad y fuerza. “Parecía un diálogo de las películas de entonces”, añade la actriz.

Cuando el director presentó a Naomi Watts como la actriz que interpretaría a Ann Darrow, Fay Wray contestó con humor: “Yo soy Ann Darrow”. A pesar de haber rodado más de cien películas, le cuesta pasar el papel a otra actriz.

Naomi Watts recuerda: “Una de las razones principales por la que acepté el papel fue el hecho de que Peter llevaba esta película en la cabeza desde que tenía 9 años. Le observé esa noche con Fay. Creo que le turbó. Imaginen a un niño de nueve años enamorándose de una actriz y, después de tantos años, estar delante de ella. Creo que estaba conmovido, fue algo muy bonito”.

Al final de la velada, cuando Fay Wray le susurró a Naomi Watts: “Ann Darrow está en buenas manos”, la actriz sintió que no sólo honraría el personaje, sino también a la mujer que había creado el papel.

Por desgracia, Fay Wray no pudo participar en la película; su salud no era buena y falleció en agosto de 2004. Cuando se le comunicó su muerte, Peter Jackson dijo: “La emblemática belleza de Fay quedó inmortalizada en el cine, pero los que hemos tenido la suerte de conocerla, nos acordaremos siempre de su inteligencia, su energía, su estilo y su encanto”.

Si Ann Darrow es la bella, Carl Denham es la mente que hace posible el desarrollo de la historia. Los guionistas prefirieron dar mayor énfasis a Ann Darrow en vez de reinventarla, pero decidieron enfocar de manera diferente al extravagante director y autor.

Según Peter Jackson: “Al principio imaginamos a Jack Denham algo mayor, como en la película original. Robert Armstrong debía tener unos 50 años cuando la rodó. Buscábamos actores de esa edad para interpretar a Denham. Luego se nos ocurrió que podría ser algo más joven. Fue entonces cuando School of Rock/Escuela de rock salió en DVD y creo que nuestros hijos la vieron diez o doce veces durante las vacaciones de Navidad. Jack nos gustó mucho y, poco a poco, empezamos a pensar en él para interpretar a Denham”.

De hecho, la imagen del actor les ayudó a plasmar el personaje. El director nos lo explica: “Empezamos a verle como un cineasta lleno de ideas, tipo Orson Welles de joven, cuando dirigía el Mercury Theatre de Nueva York en los años 30. Denham tiene la energía y la habilidad de arrastrar a la gente para que sigan su visión. Es capaz de lo que sea para conseguir la película que quiere. Es ambicioso y tiene algo de sinvergüenza... como Orson Welles. Aceptaba dinero para rodar un guión y hacía una película completamente diferente. Nos dimos cuenta de que visto así, Jack Black era perfecto para el papel”.

A pesar de parecer muy seguro de sí mismo, Denham siente la misma desesperación que empuja a Ann Darrow a aceptar un papel en una película rodada en escenarios naturales. Peter Jackson nos dice: “Todos los personajes de la película, de un modo u otro, están empujados por la desesperación. Puede ser la que crea la Depresión, o la desesperación de un cineasta que no es del todo honrado con los inversores porque es demasiado ambicioso. La presión hace que nuestros personajes se junten y empujen la historia hacia delante”.

Denham debe sustituir como sea a la actriz principal antes de que la policía (a la que han llamado los airados ejecutivos del estudio) le encuentre. Sólo hará historia si llega a la mítica isla Calavera, un antiguo y misterioso mundo que ha descubierto en un tosco mapa. Una vez allí, espera demostrar que todos estaban equivocados y terminar su película con escenas espectaculares rodadas en escenarios desconocidos.

El director nos habla de Carl Denham: “Jack aporta un magnífico sentido del humor – no podía ser de otro modo – al papel, algo importante para un personaje que tiene aspectos turbios. Tampoco queríamos que fuera un malo de verdad. Sólo es un hombre cuyo entusiasmo y ambición le hacen tomar decisiones equivocadas. Jack aporta un gran sentido del humor ‘canallesco’ al personaje. Nunca pensamos en él como ‘malo’. Queríamos que Denham fuera alguien que se equivocase, pero que no fuera un malvado”.

Jack Black se reunió con el director y las guionistas en Los Ángeles. Enseguida aceptó el papel. Peter Jackson recuerda: “También en este caso, el primer actor de la lista aceptó hacer la película. Es maravilloso para un realizador que los actores que encabezan la lista firmen a la primera. Es un muy buen comienzo saber que la película se hará con las personas que uno ha imaginado en los papeles”.

Después de aceptar, Jack Black empezó a pensar en cómo interpretaría el papel y se le ocurrió una idea. “Cuando me dieron el papel, reflexioné mucho. Me pregunté si Peter me había escogido porque nos parecemos un poco, somos de la misma altura, tenemos la misma constitución física. Pensé: ‘Es el director, me da el papel del director dentro de la película. Quizá me ha escogido porque le recuerdo a sí mismo’. Se me ocurrió que basaría mi personaje en Peter Jackson. Ahí estaba la solución. Pero no tardé en darme cuenta de que estaba equivocado porque Carl es inseguro, se enoja por nada, está obsesionado, y Peter no es nada de todo eso. Además, yo quería interpretar a un Carl desesperado”.

Cuando el actor sugirió que el personaje era un poco como P.T. Barnum, el famoso director de circo, el director y las guionistas le explicaron su idea: Orson Welles con mucho menos éxito. “Es un artista esforzándose por triunfar o, al menos, eso cree”, dice el actor. “Tiene un ego enorme y piensa que su talento debe ser reconocido, aunque por debajo de todo esto, ande en la cuerda floja. Tiene miedo de no llegar a nada y eso es lo que le empuja”.

Peter Jackson, Fran Walsh y Philippa Boyens fueron aún más lejos con el personaje de Jack Driscoll (en la versión de 1933 era el aventurero segundo oficial del “Venture”). El director nos lo explica: “Quería hacer un remake de la película, no quería una nueva visión de KING KONG, quería seguir la historia original, pero reconozco que los personajes son muy diferentes. En la película original el personaje interpretado por Bruce Cabot es muy físico, muy hombre. No nos parecía posible tener a dos tíos muy machos en la película, me refiero a Driscoll y a Kong. No queríamos tomar esa dirección. Nos pareció más interesante ir por otro camino”.

Y de nuevo, el director y las guionistas se volvieron hacia otras figuras artísticas de la época para transformar a Driscoll en un intelectual, un dramaturgo neoyorquino que escribe obras con conciencia social, alguien más parecido a Eugene O’Neill, Clifford Odets o Arthur Miller. (Existe un personaje llamado Jack Driscoll en una obra de O’Neill. De hecho, se dice que el dramaturgo era amigo de los dos autores de la primera versión). Pero dado que en 1933 las obras socialmente relevantes no se venden tan bien como el entretenimiento, Driscoll se ve obligado a trabajar como guionista en la última película de acción de su amigo Carl Denham.

“Se nos ocurrió el personaje sin pensar en ningún actor”, nos explica el realizador. “Pero cuando empezamos a pensar en actores, Adrien Brody encabezaba la lista. Estábamos en Londres para los premios BAFTA. Adrien estaba rodando en Escocia. Cogió un avión, vino a vernos y aceptó el papel”.

Pero a pesar de ser un dramaturgo sensible, no se convierte en un aventurero de sillón al pisas la isla Calavera. “Cuando las circunstancias lo exigen, Driscoll es un hombre de acción. No era un papel fácil. Habíamos visto a Adrien en muchas películas; El pianista se estrenó un par de años antes de que empezáramos a rodar. Se nos ocurrió que era perfecto para el papel. La suerte volvió a sonreírnos por tercera vez. Es fantástico conseguir el reparto de tus sueños”, nos dice Peter Jackson.

Adrien Brody recuerda la reunión que tuvieron en Londres. “Soy un fan de la película original y me acordaba muy bien de todo lo que ocurría, pero volví a verla antes de reunirme con Peter. Preparé unas notas y estaba dispuesto a hablar de lo que se podía mejorar aunque no me contratasen. Normalmente, se entrevista a más de un actor para un papel, pero me dijeron: ‘Intentamos que todo encaje, te queremos a ti para el papel’. Me pareció asombroso”.

El actor añade: “Hacía tiempo que buscaba un papel protagonista que no fuera el típico héroe de película de acción, pero que pudiera convertirse en eso si hacía falta. También me apetecía mucho participar en una fábula atemporal”.

Al igual que Naomi Watts, Adrien Brody se sintió atraído por la amplitud del proyecto, pero lo que le convenció fue que el director y las guionistas estaban empeñados en que la fantasía debía transcurrir en un ambiente realista. “Una de las cosas que más me impresionó de Peter, Fran y Philippa es la importancia que dan al realismo que rodea la fantasía y a la relación de los personajes. Estaba convencido de que el proyecto saldría adelante, Peter ya había demostrado de qué era capaz. Tenía una visión y, en un caso así, lo mejor es existir dentro de esa visión, olvidar lo que nos rodea y existir en ese mundo”.

Para interpretar al capitán del “Venture”, el barco alquilado por Carl Denham, el director y las guionistas escogieron al conocido actor alemán Thomas Kretschmann, que había coincidido con Adrien Brody en El pianista. El capitán Englehorn se gana la vida surcando los mares con su viejo barco, capturando animales exóticos y vendiéndolos a zoológicos y otras empresas no muy legales.

El actor se sintió fascinado por su nuevo ambiente de trabajo. “Cuando vi El señor de los anillos, imaginé que todo transcurriría en un enorme plató en Nueva Zelanda. Era maravilloso, realmente perfecto. Luego, cuando llegué, descubrí con asombro que es más como un gran parque. Incluso rodamos algunas escenas en un aparcamiento. Pero lo que cuenta es el resultado final, la magia necesaria para transformar una escena rodada en un aparcamiento en algo tan fantástico como KING KONG”, nos dice.

Para el papel de Preston, el incansable ayudante y auténtica conciencia de Denham, escogieron a Colin Hanks (es interesante recordar que es el coprotagonista junto a Jack Black de Orange County/Colgado, pringado y sin carrera). Al comienzo, Preston es la mano derecha de su jefe, trabaja muy duro. Según empeoran las condiciones del viaje y el coste del mismo se empieza a medir en vidas humanas, el joven idealista empieza a convertirse en realista con conciencia propia; ya no puede seguir los pasos de Denham.

Colin Hanks, como su compañero de reparto Thomas Kretschmann, se quedó asombrado ante el arsenal de efectos reunidos para KING KONG, pero lo que más le sorprendió fue el diálogo que los cineastas establecían con los actores y que luego incorporaban al guión. Nos dice: “Era una película enorme; sin embargo, tenía la sensación de que era la historia más íntima en la que he trabajado hasta ahora. Me pareció muy interesante. Nunca imaginé que la película de mayor presupuesto que probablemente ruede me permitiera aportar tantas ideas acerca de mi personaje. Otra cosa que me gustó mucho fue que Peter es como un niño con juguetes, excepto que son juguetes muy grandes y muy caros. Incluso con todos los elementos fantasiosos, lo importante es el núcleo, la historia humana. Se entiende perfectamente por qué a Peter le gusta contar historias personales, dramáticas, pero prefiere hacerlo en un lienzo muy grande”.

El diálogo que ayudó a definir el personaje de Preston también entró en juego para el de Jimmy, el miembro más joven de la tripulación, interpretado por Jamie Bell, de 19 años. El huérfano criado en la calle ve la oportunidad de vivir una aventura y se cuela en el barco como polizón. A pesar de que la ley del mar dicta que debe ser abandonado en el siguiente puerto, su resistencia y sus ganas de aprender impresionan al segundo Hayes, que le deja seguir a bordo. Alienta a Jimmy a estudiar, a convertirse en algo más que un marinero en un barco mercante. Jimmy, decidido a aprender, roba una copia de “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad en la Biblioteca Pública de Nueva York, convencido de que se trata de una historia de aventuras sin más.

Jimmy Bell ve un paralelismo entre Marlow, el narrador de la novela, y el personaje de Denham. Nos dice: “Carl Denham lleva a toda esta gente a un peligroso viaje hacia lo desconocido sin una razón de peso. Sabe que hay algo, pero no sabe muy bien qué. ¿Por qué no da media vuelta? Hayes lo resume muy bien en la película cuando dice: ‘Una parte de él (de Marlow) quiere volver, Jimmy, pero hay otra parte que necesita saber, que debe derrotar a lo que le asusta’”.

Hayes, interpretado por Evan Parke, es un veterano de la división 369 del 24 de infantería del ejército estadounidense, una de las primeras unidades formadas por soldados negros que lucharon en la I Guerra Mundial. A pesar de su experiencia, no está preparado para lo que le depara el viaje en el “Venture”. El actor nos dice: “El mar representa la aventura, la oportunidad de aprender. Es curioso, incluso hoy, cómo la gente se empeña en decir que lo sabemos todo de la tierra”. Y al igual que su personaje, añade: “Aunque sabemos que no es del todo cierto”.

Pero no todos en el barco están preparados para resistir a lo que se aproxima. Kyle Chandler interpreta a Bruce Baxter, una estrella de películas de serie B. El personaje fue creado para homenajear a Bruce Cabot, el actor que interpretaba a Driscoll en la versión de 1933. Baxter es arrogante, insolente e impredecible.

El actor se sintió inmediatamente atraído por la idea de un remake de KING KONG y nos dice: “No hay un solo niño que no quiera ver a un gorila de 8 metros luchar contra unos dinosaurios antes de que le lleven preso a Nueva York en barco donde se escapará para encontrar a su novia y luego trepar por el edificio más alto y enfrentarse a unos aviones que vienen a derribarlo. Es una historia genial. Creo que es la razón por la que Peter la ha rodado. Le cautivó como volverá a cautivar a todo el mundo”.

 

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Juego de espejos

  • Seudociencia, anticiencia y esoterismo
    Seudociencia, anticiencia y esoterismo El creacionista Henry Madison Morris fundó en 1992 el Creation and Earth History Museum (Santee, California), en el que varios episodios del Antiguo Testamento sirven para negar la evolución biológica. Imagen superior © The Institute…
  • Crónica de una extinción anunciada
    Escrito por
    Crónica de una extinción anunciada Dracunculus medinensis (Dr. Mae Melvin, Centers for Disease Control and Prevention's Public Health Image Library (PHIL) En su largo peregrinar por el desierto, una vez libre del yu­go de Egipto, el pueblo de Israel enfrentó…
  • Un águila de cuatro cabezas
    Escrito por
    Un águila de cuatro cabezas Águila bicéfala en Persépolis (Autor: Adam Jones, CC) Con esta desagradable y privilegiada novedad de ser los importadores del ébola en Europa, España ha recobrado una calidad aparentemente perdida desde hace décadas: ser africana. La…

Cartelera

  • Chlöe Howl: El placer del pop
    Escrito por
    Chlöe Howl: El placer del pop Aunque cuando he escrito sobre música he hablado poco de pop, y me he centrado en artistas de ritmos más rock o folk, o en música más “adulta” como la de John Grant o Eels,…
  • La seducción de una voz
    Escrito por
    La seducción de una voz Si un hijo suyo les dice que quiere ser poeta, es posible que a más de uno le dé un disgusto, porque habrá quien piense, con razón, que lo va a tener difícil en la…

Entrevistas

Facebook

Televisión

  • American Horror Story: Freak Show
    Escrito por
    American Horror Story: Freak Show «Gooble Gobble, one of us, we accept her». Si reconocen las palabras anteriores como la letra que se canturrea en Freaks (1932), dirigida por Tod Browning, en una de las escenas más difíciles de describir…

Cine clásico

  • Un hombre duda
    Escrito por
    Un hombre duda El chico tiene los ojos muy grandes. Parece que ha llorado. Parece que llorar forma parte de su biografía. Ojos grandes y asustados. O quizá tiene miedo. O es un sádico que sabe disimular muy…

Arte y exposiciones

El armario de Proteo

  • Arte lovecraftiano
    Escrito por
    Arte lovecraftiano Copyright © Andrey Nazarov Aturdidos frente al horror cósmico, cuya tiniebla se filtra en cada pesadilla, estos artistas han decidido acceder a un conocimiento prohibido. Gracias a ellos, las conjeturas de H.P. Lovecraft se convierten…
  • Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio
    Escrito por
    Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio Deténganse a observar sus obras. Les presento un nuevo huésped de esta galería. Nació en Polonia, en 1972, y en su trayectoria artística se acoge a la espesura de dos corrientes, el surrealismo y el…

Fotografía

  • No te acostumbres
    Escrito por
    No te acostumbres "No te acostumbres", se lo dijo en un tono que ella no sabía interpretar. "No me acostumbraré", le contestó ella. Y decía la verdad. No quería acostumbrarse, le parecía imposible. Aunque leyó varias veces el…