"Lemming" (Dominik Moll, 2005)

Lemming

Alain Getty, un jóven y brillante ingeniero y su mujer Benedicte, se mudan a una nueva ciudad por un traslado en el trabajo de Alain. Una noche invitan al nuevo jefe de Alain y a su mujer a cenar.

La diferencia entre las dos parejas no puede ser mayor: por una parte la jóven y modélica pareja y por otro, dos personas corroídas por el odio y el resentimiento. Esta desastrosa cena y el descubrimiento de una misteriosa muerte en su desagüe marcan el descenso al caos de su una vez perfecta vida.

Entrevista con Dominik Moll

¿De dónde sacaste la idea para esta extraña historia?

De los lemmings (pequeños roedores del norte de Europa), me han fascinado desde que era un niño, crecí en Alemania, donde –como en Escandinavia y el mundo anglosajón las migraciones masivas y los supuestos suicidios colectivos de esta especie de roedor son fenómenos bien conocidos. El punto de inicio de para la historia fue la imagen de un hombre aflojando un lavabo atascado, percatándose de había algo, hurgando y sacando un lemming. Y naturalmente surge la pregunta: ¿cómo llegó hasta allí?, puesto que estas criaturas habitan en las partes más al norte de Escandinavia.

La idea básica fue empezar con un acontecimiento ordinario de la vida diaria, como una pila atascada, y hacer de esto el comienzo de un viaje por aguas turbulentas, incluyendo aspectos de lo irreal. También quería crear un personaje central que pareciera tener control absoluto de su vida emocional y profesional. Una persona que creyera que el control es necesario para alcanzar la felicidad. Y quería ver como gradualmente se iba deshaciendo. Alain es un ingeniero de autómatas, su trabajo consiste en hacer que todo esté permanentemente bajo control. No es coincidencia que sea precisamente él, el que poco a poco se vaya perdiendo.

Has trabajado en este proyecto durante casi tres años. ¿Cuales fueron las fases por las que fue pasando el guión?

Ya en el primer borrador las dos parejas estaban presentes, pero Benedicte y Alain acababan viajando a la tundra al norte escandinavo y entonces se encontraban con la mencionada migración. El argumento no funcionaba y me sentía perdido. Entonces Gilles Marchand y yo decidimos trasladar la acción a Francia y concentrarnos en las peliculiaridades de la relación entre las dos parejas. Queríamos ahondar más en la noción de la alienación de Benedicte y mostrar como a ojos de Alain se estaba transformando en otra persona. Esto nos permitió desarrollar el tema de la pérdida de control de Alain. También le dió al personaje de Alice mucha más fuerza y significación.

¿Cuándo llegaste a pensar que la historia estaba bien?

Cuando planeamos la escena en el lago en la que Benedicte vuelve a seducir a Alain como lo había hecho Alice antes. Es una escena crucial en la que hay una extraña sensación de fusión entre los dos personajes femeninos. En este punto de la historia Alain ya no sabe muy bien con quien está, lo que es una excitante y desconcertante experiencia a la vez.

El descubrimiento del lemming en la pila atascada crea un una instantánea sensación de intriga.

El lemming es como un presagio de los extraños acontecimientos que están a punto de ocurrir. Pero estos acontecimientos no son lo que esperamos. La cuestión del roedor tiene una explicación bastante simple al final de la película, pero aun así es importante, porque pavimenta el camino para la irrupción de lo irracional en un dominio aparentemente ordinario, la vida de una pareja.

Un sentimiento de peligro inminente crea una sensación de tensión permanente. Debido al constante cambio de punto de vista de Alain a Benedicte el espectador se siente incómodo, al igual que los personajes uno acaba sintiéndose mareado.

Recuerdo bastante bien el placer que sentí cuando vi por primera vez Satyricon de Fellini cuando tenía 12 años. No entendí nada pero a la vez me sentí fascinado. Era como un largo sueño. La película se mantuvo en mi cabeza muchos años porque funcionaba de una manera distinta. Lo que quiero de la audiencia es que se cuestione a sí misma sobre lo que está experimentando. Quiero abrir puertas y cerrar otras para ser capaz de abrir nuevas puertas. Para disfrutar la película es importante no querer controlarla, aceptar que una película puede ser un laberinto. Es como la primera vez que llegas a una ciudad nueva, quieres perderte más que seguir una guía de la ciudad. Me gusta situar mis argumentos al filo de la navaja, atrapados entre mundos, el mundo real y el de los sueños, sin que haya una distinción demasiado aparente entre ellos. Es como un mundo de atardeceres en el que ciertas cosas son visibles pero en el que perdemos la noción de quien somos y donde nos encontramos realmente.

Lemming es una película más oscura y más seria que Harry, aunque el humor sutil sigue estando ahí.. El pobre Alain, por ejemplo, lo pasa realmente mal....

Si, hay algo delicioso en los golpes que recibe. Se rompe un brazo, es arrollado por una horda de lemmings, olvida quien es su mujer, es humillado por su jefe, es golpeado y mordido, su cabeza golpeada e incluso su webcam se estropea.

Para un obsesionado del control esto es muy duro. Hay un buen principio a la hora de escribir guiones que me divirtió aplicar a Alain: cuando tu personaje está hundido, golpéale.

Alain y Benedicte son una pareja perfecta y moderna, con su perfecto y moderno bungalow, perfectamente equipado. Conectan en todo emocionalmente hablando, no tienen problemas sexuales. Los dos quieren tener hijos y a pesar de todo esto no se puede decir que disfruten de una vida muy tranquila.

Es cierto, no se puede dar nada por sentado. ¿Cómo puedes conocer realmente a la persona con la que vives? ¿Cómo puedes saber de verdad lo que pasa en su cabeza? Crees que conoces a tu pareja y de repente todo se empieza a tambalear y ya no estás seguro de nada. Es como cuando Alice le dice a Benedicte:

“¿Nunca piensas en el día en que las cosas se empiecen a estropear?” Es una pregunta que todos deberíamos hacernos, pero no lo hacemos porque queremos que todo sea perfecto. Alain está muy ocupado con su trabajo. Ha empezado a dar por sentado todo lo que tiene, cree que lo ha conseguido todo y probablemente por eso su mundo se derrumba. Benedicte es mucho más receptiva a estas cuestiones, así que parecía más lógico que todo empezara con ella.

¿Cómo llegaste a establecer la relación entre las dos mujeres?

Empleamos mucho tiempo pensando sobre si el cambio en Benedicte debería estar relacionado con el hecho de que se estaba identificando demasiado con Alice, incluso a un nivel patológico. En otras palabras, nos preguntamos si debíamos adoptar un enfoque psicológico o si debíamos acercarnos más al aspecto sobrenatural. La segunda opción nos pareció más “cinematográfica” y más gratificante.

¿Pero no es la película una historia de fantasmas?

No, es sobre miedos y deseos ocultos. Lo sobrenatural no es un objetivo en sí mismo, pero nos da una estructura narrativa. La posesión ocurre en ciertos momentos. La violencia presente en Alice y en su matrimonio seguido por su suicidio perturba a Benedicte y la hace vulnerable, un buen territorio para que Alice irrumpa. En la escena nocturna, cuando Benedicte va al cuarto de invitados podría ser que Alice fuera “consumida” por Benedicte. Después hay un periodo de transición en el que parece como si Alice estuviera latente dentro de Benedicte, irrumpiendo ocasionalmente en forma de trastornos en su comportamiento hasta que escapa de Alain y se acuesta con Pollock. Al final vemos como Alice ocupa físicamente el lugar de Benedicte, incitando a Alain a matar a Pollock. Esta es una posibilidad de ver la película pero no quiero rechazar otras interpretaciones.

El espectador también puede preguntarse si no será todo producto de la mente de Alain, que esté todo en su cabeza, como si combinara a las dos mujeres.

La idea de que Alice posee a Benedicte para convencer a Alain de que mate a Pollock nos permitió mostrar el miedo que siente Alain de que su mujer esté convirtiéndose en otra persona y su deseo de que esto ocurra. El cambio de personalidad de Benedicte podría fácilmente ser una fantasía de Alain y podría relacionarse con su temor a que su relación siga el mismo camino que la de Pollock y Alice. Y por supuesto el hecho de combinar a las dos mujeres también una forma para él de tener a las dos. Una manera de realizar su deseo de tener a Alice sin sentirse culpable por ello.

¿Lo peligroso en esta historia son las fantasías y los sueños de las personas?

Sí. Podrías decir que la pareja Pollock y Alice, ( y ella en particular), genera las fantasías de Alain. Este peligro es incluso más peligroso que una amenaza real. Alain, que intenta controlarlo todo, podría tener un deseo subconsciente de que las cosas escapen a su control para animar su vida. El hecho de que Alice se rinda a él ( “Puedes hacer lo que quieras conmigo”) es perturbador porque es precisamente la forma opuesta a como él funciona. Él rechaza la oferta, pero es demasiado tarde : su fantasía está trabajando. La verdad es que al no él importaría que hubiera un poco más de Alice en Benedicte, pero cuando esto ocurre se asusta porque ya no la reconoce.

Alice es el más misterioso de todos los personajes.

Sin Alice no habría historia. Ella es el lemming. Es la que desencadena todos los acontecimientos. Intenta seducir a Alain, después siembra la semilla de la duda en Benedicte sobre la fidelidad de su marido. No es una persona calculadora, no hay una premeditación malvada. Improvisa sobre la marcha. Alice es infeliz: la visión de la jóven y perfecta pareja enfatiza su propio fracaso. Quiere hacerles daño y al mismo tiempo les envidia. La razón de que se acerque a Benedicte es en parte que se siente sola y necesita a alguien. Cuando va al laboratorio y trata de seducir a Alain no es una mujer dominante tratando de controlar a un hombre jóven. Está arriesgándose, le desea genuinamente. Hay algo desesperado y muy vulnerable en ella.

Alain trata de mantener el control sobre los acontecimientos. Cuanto más progresa la historia más pierde él ese control.

Él cree que es un tipo decente. No caído en la tentación. Se dice a sí mismo: “Me mantuve en mi sitio. Eso es bueno, no debería engañar a mi mujer” Pero cuando Pollock le recrimina por no haberse acostado con Alice el pobre Alain se encuentra perdido. Pollock pone en tela de juicio su sistema de valores y Alain se da cuenta de que no hay certezas absolutas. Y se empieza a sentir culpable porque quizás podría haber ayudado a Alice a salvarse del suicidio.

Richard Pollock es también un personaje misterioso.

Pensé que sería divertirlo dotar al personaje de una doble vida. Es un hombre de negocios respetable y “un hombre que va con putas” como dice Alice. Ha desarrollado su propia sistema de valores, que le permite disfrutar los servicios de prostitutas y enfadarse cuando un subordinado no se acuesta con su mujer. Me gusta particularmente el momento en que se enfada porque muestra que aunque su matrimonio parece haber llegado al final y parece no tener nada a que amarrarse, la verdad es que las cosas no son tan simples. La primera vez que me encontré con Andrè Dussolier le dije que Pollock había llegado a un punto en su vida en que había decidido eliminar la culpa.

¿Específicamente la culpa de haber intentado matar a Alice 20 años antes?

Si, aunque no llegamos a saber exactamente que ocurrió entonces. Lo que importa es que necesitamos saber si esta pareja fue apasionada en el pasado y esta pasión era violenta y una fuerza de destrucción mutua. La pasión destructiva podría efectivamente ser envidiable para Alain que disfruta una vida estable pero algo aburrida. La destructividad puede ser muy atractiva.

El argumento se asienta sobre lo irracional, pero formalmente la película es muy rigurosa y precisa.

Debido a que la película se sitúa en el mundo de la imaginación, de lo inconsciente, en el aspecto formal debía ser muy clara y organizada. Es un poco como en las pinturas de De Chirico, en las que las extrañas atmósferas de los sueños son reforzadas y mejoradas por la extrema precisión de los cuadros. Tuve suerte de poder rodar parte de la película en estudio porque esto permite un mayor grado de precisión y control.

Hay un contraste entre los sombríos y oscuros interiores y la luz radiante de las localizaciones exteriores.

Quería que la luz exterior fuese “agresiva”, como las paredes blancas de la casa de Alain y Benedicte en una zona residencial. Rodamos gran parte de la película en el sur de Francia para asegurarnos que la casa y el jardín tuvieran mucha luz. El tiempo no siempre acompañó, pero incluso eso introdujo un elemento inesperado, el viento, que es un elemento prominente. El viento añade un toque de lo irracional a la tranquila zona residencial donde vive la pareja. Otro ejemplo de que es saludable no intentar controlarlo todo.

Copyright de texto e imágenes © Vertigo Films. Reservados todos los derechos.


logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Escribir
    Escrito por
    Escribir Sigo contando algunas cosas interesantes de la biografía de Stephen King Mientras escribo. Ahora acerca del asunto de por qué escribir. “Si quieres ser escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho.…
  • Inagotable Montaigne
    Escrito por
    Inagotable Montaigne La historia de la obra monteñana es ondulante y variable como su pensamiento. Sus ensayos aparecieron en ediciones ampliadas y corregidas por él mismo en 1582 y 1588, tras la primera de 1580. Se sabe…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • ¡Más café, por favor!
    Escrito por
    ¡Más café, por favor! En un centro comercial por el que pasé el otro día se atravesó ante mi vista una pared inmensa compuesta de pantallas. En un despliegue tecnológico apareció primero en cada pantalla una imagen…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Historias antiguas
    Escrito por
    Historias antiguas Hace diez años escribía, por primera vez, la pasión que siento por Sevilla. Una pasión que, hasta entonces, llevaba sólo para mí, no compartía con nadie. Y lo escribí en el único de mis libros…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • H. G. Wells: Cuentos (1894-1921)
    H. G. Wells: Cuentos (1894-1921) La figura de H.G. Wells como padre fundador de la ciencia-ficción moderna es compleja y llena de matices. Introdujo en el romance científico una imaginación retorcida, gótica, inspirada en Mary Shelley o Edgar Allan Poe,…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Del hermano menor de los Ricci
    Escrito por
    Del hermano menor de los Ricci Federico y Luigi Ricci fueron dos hermanos compositores que firmaron conjuntamente cuatro partituras, una de ellas Crispino e la comare (1850), uno de los escasos productos cómicos estrenados con éxito duradero en aquellos momentos de…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El pico del calamar
    El pico del calamar "Estudia la pata de la mosca”, es la frase clásica que se usa para insinuar que la ciencia estudia cosas inútiles. El malentendido es común, pero ignora que los avances científico-técnicos que nos permiten gozar…

etimologia