"Malditos bastardos", de Quentin Tarantino

Malditos bastardos

En los años setenta, italianos y españoles se dedicaron copiosamente a los placeres de la serie B. Y lo hicieron sin sutilezas. Aquello era exploitaition en estado puro, y sin embargo, tenía un significado preciso: el entretenimiento popular no necesariamente debía ser de buen gusto.

Ahora que se cumplen treinta años desde aquella moda, muchos espectadores nos vemos obligados a sentir nostalgia por culpa de Quentin Tarantino, otro iluminado lleno de talento, capaz de equiparar estéticamente al spaghetti-western con las producciones de los hermanos Shaw.

Debe de ser por eso por lo que ha fijado su interés en una producción tan disparatada como Aquel maldito tren blindado (Quel maledetto treno blindato, 1978), de Enzo G. Castellari, de la que toma prestado su título inglés –Inglorious Basterds, traducción del original Bastardi senza gloria– y varias premisas argumentales (Insuficientes, en todo caso, para que podamos hablar de un remake en toda regla).

Con una trama enloquecida, ubicada en la Segunda Guerra Mundial, aquella cinta de Castellari pertenecía al subgénero con los americanos describen con un término entusiasta: gung-ho, y que entre nosotros, se resume en la siguiente idea: un puñado de brutos, debidamente motivados, son capaces de emprender una hazaña formidable.

Como seguramente saben, este catálogo va desde Doce del patíbulo (The Dirty Dozen, 1967) y La brigada del diablo (The Devil’s Brigade, 1968) hasta Los violentos de Kelly (Kelly’s Heroes, 1970), y deja en nuestra memoria un sinfín de títulos que no merecen demasiado recuerdo.

Gracias al apoyo de sus protectores habituales, los hermanos Bob y Harvey Weinstein, Quentin Tarantino ha rodado una película bélica con un reparto excepcional, casi inaudito (Qué no habría dado yo por ver en pleno rodaje a Brad Pitt, Christoph Waltz, Daniel Brühl, Diane Kruger, Maggie Cheung, Mike Myers, y sobre todo, al gran Rod Taylor).

Sabemos que el rodaje de Malditos bastardos (Inglorious Basterds) comenzó en octubre de 2008, y que las localizaciones fueron elegidas en Alemania y Francia. Además de la película de Castellari, Tarantino tenía en mente otras referencias. Por ejemplo, los westerns de Sergio Leone y La cruz de hierro (Cross of Iron, 1977), de Sam Peckinpah.

Quizá por ello había desarrollado el proyecto con la idea de que lo protagonizase un actor de los que llaman característicos –se habló de Michael Madsen y de Tim Roth–, sin descartar la presencia de estrellas en papeles de lucimiento. Nombres como los de John Travolta, Bruce Willis, Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Harvey Keitel y Eddie Murphy circularon por los medios sin que Tarantino confirmase o desmintiese nada.

Claro que luego el presupuesto aumentó, y los primeros borradores del guión, escritos antes de que nuestro realizador completase Kill Bill, acabaron llenos de tachaduras y correcciones.

Es más: lo que en principio pudo haber sido una discreta trilogía, con Madsen encabezando el reparto, acabó resultando una producción de altos vuelos, protagonizada por Brad Pitt.

Tarantino mantuvo, de todas formas, la idea de ambientar Malditos bastardos en la Francia ocupada por los nazis. Con una salvedad: rodaría en páramos y eriales muy similares a esos terrenos de Almería donde se filmó la mayoría de los spaghetti-westerns.

Los buenos actores corren riesgos, y Brad Pitt es consecuente con ello. En Malditos bastardos se hace cargo de uno de los personajes más singulares de toda su carrera: el teniente Aldo Raine, apodado Aldo el Apache, un paleto de las montañas de Tennessee que lidera a un equipo de ocho soldados americanos, todos ellos judíos, empeñados en demostrar un par de cosas a los nazis.

Sinopsis

Malditos bastardos empieza durante la ocupación alemana de Francia, cuando Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent) presencia la ejecución de su familia a manos del coronel nazi Hans Landa (Christoph Waltz). Shosanna consigue escapar y huye a París, donde se forja una nueva identidad como dueña y directora de un cine.

En otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine (Brad Pitt) organiza a un grupo de soldados judíos para tomar brutales y rápidas represalias contra objetivos concretos. Conocidos por el enemigo como “Los Bastardos”, los hombres de Raine se unen a la actriz alemana Bridget von Hammersmark (Diane Kruger), una agente secreta que trabaja para los aliados, con el fin de llevar a cabo una misión que hará caer a los líderes del Tercer Reich. El destino quiere que todos se encuentren bajo la marquesina de un cine, donde Shosanna espera para vengarse.

Sirviéndose del género de folletín y propagandístico, Malditos bastardos, dirigida por Quentin Tarantino, nos propone una nueva visión de la II Guerra Mundial a través de una historia poco gloriosa, opresiva, real y mayor que la vida misma.

El destino quiere que todos se encuentren bajo la marquesina de un cine donde Shosanna espera para vengarse.

Malditos bastardos (Inglorious Basterds) © The Weinstein Company, Universal Pictures y Zehnte Babelsberg. Cortesía del Departamento de Prensa de Universal Pictures International Spain. Reservados todos los derechos.


logonegrolibros

  • Reglas para leer filosofía
    Escrito por
    Reglas para leer filosofía Hace más de 20 años, hacia 1989, me di a mí mismo unas reglas para leer a los filósofos. Son las siguientes: 1. Leer a los filósofos en sus obras originales. Hasta no tener un…
  • Vida perra
    Escrito por
    Vida perra Leyendo el periódico en el parque me he hecho contertulio de una asamblea que podría llamarse la Vida Perra. Una rápida conclusión me ha sugerido corregir el refrán: «Dime qué perro paseas y te diré…
  • Información
    Información Vivimos, se dice a menudo, en la era de la información. Y así es, constantemente nos llega información de todo tipo: por radio y televisión, mediante la prensa, en pláticas con familiares y…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El deseo que nos consume
    El deseo que nos consume Explica José Antonio Marina en Las arquitecturas del deseo que la proliferación de los deseos siempre se consideró una amenaza a la cohesión social, de ahí la preocupación por controlar en tratados morales las codicias,…
  • Herederos de un saber mestizo
    Escrito por
    Herederos de un saber mestizo El Indio tenía cincuenta y dos años. El Manco, ocho menos. Entraba El Manco por las puertas de Montilla, Montilla de Córdoba, con el encargo de recaudar la saca del pan, trigo, cebada, garbanzos y…

Cartelera

Cine clásico

  • Buddy movies
    Escrito por
    Buddy movies Abundantes en la década de los 80 y los 90, las buddy movies o películas de colegas no son tan numerosas en este siglo XXI. Este tipo de films sirven intriga policiaca y acción con…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La vedette contra el monstruo
    Escrito por
    La vedette contra el monstruo Hace poco he leído una vieja edición de Dinosaur Tales, recopilación de relatos y poemas de Ray Bradbury donde el protagonismo recae en los monstruos prehistóricos. El libro cuenta un par de introducciones del propio…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Curiosidades de la taxonomía
    Escrito por
    Curiosidades de la taxonomía Desde que tenía doce años, el aracnólogo alemán Peter Jäger es fan del recientemente fallecido David Bowie: “Era mucho más que un gran cantante”, confiesa el científico, entristecido por no haberle podido conocer en persona. Sin embargo,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC