"Plan oculto" ("Inside Man", Spike Lee, 2006)

Plan oculto

El productor Brian Grazer, premiado por la Academia, y el director Spike Lee, nominado por la Academia, se conocieron en una entrega de los Oscar en 1990 cuando el director estaba nominado a Mejor Guión Original por Haz lo que debas.

Cinco años antes, el productor también había sido nominado en la misma categoría por Un, dos, tres... Splash. Siempre que se veían, hablaban de la posibilidad de una colaboración, pero no encontraban el proyecto adecuado. Plan oculto fue la oportunidad que ambos esperaban.

No hacía mucho que Brian Grazer había comprado los derechos de un ingenioso thriller escrito por Russell Gewirtz para Universal Pictures. Buscaba un director capaz de trasladarlo a la gran pantalla cuando volvió a encontrarse con Spike Lee. Le pidió que leyera el guión y el director no tardó en aceptar dirigir la película.

Un director de la experiencia de Spike Lee no suele encontrar muchas historias que le ofrezcan un auténtico reto. El director, que ha realizado numerosas películas con un trasfondo de crítica social durante las últimas décadas, se sintió gratamente atraído por la idea de dirigir un thriller tan tenso como sofisticado. Dice: “Russell Gewirtz escribió algo totalmente nuevo dentro del género de atracos. Me gustó mucho el guión y tenía muchas ganas de dirigirlo. Tarde de perros es una de mis películas favoritas y la historia pertenecía a ese tipo de género”.

Brian Grazer reconoce que Plan oculto era la oportunidad perfecta para colaborar con Spike Lee. El productor recuerda que Spike Lee le dijo: “Hemos tenido reuniones, proyectos y comienzos fallidos, pero te prometo que vamos a tener un gran final”. Y añade: “Me agarró por el brazo y dijo: ‘Venga, lo hacemos’”.

El productor estaba entusiasmado con el guión: “A un guión le exijo que pique mi curiosidad; no puedo permitirme la menor complacencia. Lo que más me gustó de esta historia es que estaba llena de pistas falsas y que todo encajaba a la perfección al final. Todos esos giros inesperados catapultan al género en una nueva e interesante dirección”.

Normalmente, un proyecto que reúne a un equipo artístico y técnico de este calibre suele contar con un guionista muy experimentado, pero no ocurre así en este caso. Era el primer guión de Russell Gewirtz.

Después de ocupar diversos puestos, Russell Gewirtz vivió varios años en América del Sur y Europa, donde dice que nació la idea de Plan oculto. “Construí varias versiones en mi cabeza antes de que los elementos cruciales empezaran a encajar. Una vez que lo tuve más o menos claro, le conté la idea a mi amigo Daniel Rosenberg (uno de los productores ejecutivos)”. Después de trabajar un año en el guión, el director ejecutivo ofreció la versión terminada a las mejores agencias de Los Ángeles. Un agente se lo mandó a Imagine y el resto ya es historia.

El guionista comenta con una sonrisa: “Decir que he tenido suerte es quedarme corto. Era una sensación bastante surrealista entrar en una sala donde estaban Denzel Washington, Clive Owen, Jodie Foster y Christopher Plummer y oírles leer los diálogos que yo había escrito. Después, durante el rodaje, tuve el placer de observar a Spike orquestándolo todo”. Otra de las cosas que más le asombró fue el diseño de producción: “El equipo imaginó y construyó un banco al completo basándose en unas cuantas líneas que había escrito hacía cuatro años. Me pareció asombroso”.

El director y el productor eran conscientes de que tenían un guión inteligente, pero que sería difícil mantener su textura y su cualidad sorpresiva. El guión mezcla las historias de los tres protagonistas, añadiendo detalles clave en los momentos menos esperados. Por ejemplo, al principio de la película, Dalton Russell se dirige a los espectadores a los que anima a que “escuchen con atención lo que digo, pues pienso antes de hablar y nunca repito dos veces lo mismo”. Una película así no podía cuajar sin un reparto estelar.

Plan oculto es la cuarta colaboración de Denzel Washington con Spike Lee, después de Una mala jugada, Cuanto más, mejor y Malcolm X, por la que fue nominado a un Oscar. El actor dice: “Spike sabe lo que quiere, le gusta trabajar. Está muy preparado y me deja interpretar. También es un realizador muy sofisticado a la hora de escoger las tomas que quiere hacer. Me doy más cuenta de esto desde que dirigí una película”. (Denzel Washington debutó como director con Antwone Fisher, galardonada con numerosos premios).

El actor solo disfrutó de una semana de descanso antes de unirse al reparto de Plan oculto, después de interpretar a Bruto en “Julio César”. Según él, la obra y la película tienen similitudes. “Está claro que Shakespeare se basa en el idioma y creo que me ayudó mucho para preparar el personaje de Frazier. El guión de Russell tiene diálogos complicados, muy estudiados. Mi personaje habla mucho. Es un poco como si Frazier fuera Bruto en Brooklyn. Los neoyorquinos tienen un ritmo, una cadencia al hablar. Estaba encantado de tener la oportunidad de interpretar a ese hombre que lo pasa francamente mal enfrentándose a un adversario inteligente, astuto y sofisticado”.

Spike Lee también estaba encantado de trabajar con Denzel Washington. “Nuestra última película juntos fue Una mala jugada, y ya teníamos ganas de hacer algo juntos. Creo que nuestras colaboraciones hablan por sí solas”.

Los otros miembros del escogidísimo reparto, Clive Owen, Jodie Foster, Christopher Plummer, Willem Dafoe y Chiwetel Ejiofor, estaban entusiasmados con la idea de rodar a las órdenes de Spike Lee.

“Cuando hablábamos de los actores y nos poníamos de acuerdo en uno, Spike los llamaba sin más. Llamó a Denzel, que aceptó inmediatamente. Clive Owen tampoco se hizo de rogar y fue esencial a la hora de convencer a Jodie Foster”.

“Las películas de Spike me impactaron desde el principio”, dice Clive Owen. “Me gusta que sea un director atrevido, valeroso. Ha hecho algunas películas muy controvertidas que sacan a la gente de su letargo”.

Sin embargo, el director cree que los actores se sintieron muy atraídos por el guión del talentoso Russell Gewirtz. “Seamos sinceros. Estos actores no acceden a trabajar en una película si vamos a rodar la guía de teléfonos. Creo que aceptaron en gran parte por el guión”.

Pero Clive Owen estuvo a punto de rechazar el papel porque su personaje se pasa gran parte de la película escondido detrás de un pasamontañas, gafas oscuras e incluso una máscara. “Es una sensación de lo más extraña tener que actuar con una máscara y gafas oscuras. Gran parte de la interpretación se percibe a través de la mirada y está claro que las gafas oscuras cortan esa comunicación”, dice el actor. Spike Lee, fiel a sus costumbres, consiguió convencer al actor durante un partido de los New York Knicks.

“Clive es magnífico. Se arriesgó mucho aceptando un papel en el que el espectador no le ve”, explica el director. “Denzel me decía que era difícil trabajar con Clive porque no podía guiarse por sus expresiones dado que llevaba una máscara”. Sin embargo, hubo que revisar el guión para permitir que el actor pudiera quitarse la máscara en algunos momentos y así comunicar con el público.

“Clive es muy intenso, tiene mucha presencia”, dice el productor Brian Grazer. “Es el perfecto oponente para Denzel, algo nada fácil dado el carisma y la fuerza de este último”.

Clive Owen está de acuerdo: “Una de las principales razones por las que me apunté fue para trabajar con Denzel Washington. No hay que olvidar que hace más de diez años que está entre los mejores actores”.

La carrera estelar de Jodie Foster le permite escoger qué papeles le interesan. Después de interpretar un gran abanico de personajes en una carrera de casi cuatro décadas (empezó a los tres años), está interesada sobre todo en trabajar con directores a los que admira. “Spike siempre me ha fascinado. Me encanta su cine. Tenía muchas ganas de trabajar con él. Pensaba que no sería posible porque no parecía que tuviera cabida en las historias y los temas que le interesaban. Por eso estoy entusiasmada”.

“Jodie aporta calidad artística, clase e inteligencia. Tiene pedigrí”, dice el director, recordando algunas de las brillantes interpretaciones de la actriz como, por ejemplo, Taxi Driver, de Martin Scorsese, o El silencio de los corderos, de Jonathan Demme.

La actriz también se sentía atraída por el papel de una mujer sofisticada que lava la ropa sucia de la élite de Nueva York sin inmutarse. “Hace tiempo que no interpreto a alguien que viste bien, se maquilla y no se ensucia”, dice Jodie Foster, riendo. “Es una mujer ingeniosa, relajada y, a la vez, fuerte. No hace falta que alce la voz, su autoridad es innata. Tiene mucho encanto, sabe meterse en la mente de los demás, me lo pasé muy bien interpretándola. El rodaje fue demasiado corto”.

A Denzel Washington le gustó trabajar con Jodie Foster: “Los dos nos respetamos como actores, igual que nuestros personajes aunque sean antagonistas. Son buenos profesionales dispuestos a hacer su trabajo como sea. El poder respeta al poder”.

Christopher Plummer es Arthur Case, un poderoso magnate y filántropo que contrata al personaje de Jodie Foster. “Interpreto a un hombre muy rico que preside bancos y otros negocios. Tiene tentáculos en muchos sitios y es un auténtico cabrón que intenta que un secreto no salga a la luz”, nos dice el actor.

Christopher Plummer es un fan de Spike Lee y no estaba dispuesto a perder la oportunidad de pasar el verano trabajando con él en Nueva York. El actor, que ha trabajado con un sinfín de directores de cine del mundo entero y en más de cien títulos para televisión, alaba al director: “Con él no hace falta aguantar largas diatribas intelectuales ni análisis vacíos. Con Spike se rueda y punto”.

“Prefiero trabajar así y evitar jornadas de 16, 17 o incluso 18 horas”, dice Spike Lee. “Intentamos rodar de seis de la mañana a seis de la tarde. Los actores rinden más si pueden irse a casa y estar con su familia”.

Jodie Foster dice: “Solo acepto papeles que me parezcan significativos porque tengo que dejar a mis hijos para trabajar. Plan oculto me lo pareció. Trabajar con Spike y estos maravillosos actores en una ciudad como Nueva York incluso fue como unas vacaciones”.

Willem Dafoe, nominado a dos Oscar, que interpreta al capitán John Darius, dice: “Vivo en Nueva York, pero no suelo trabajar mucho aquí. Me gusta el cine de Spike. Ya me había pedido que trabajara con él, pero no había sido posible porque tenía otros compromisos. Me ha encantado hacer este papel”.

El actor, hablando del guión, dice: “Lo genial de la historia es que forma un pequeño mundo, tiene algo de todos los hilos que mueven esta ciudad. Si se encierra a un grupo de neoyorquinos en un banco, seguro que hay de todo. Los de Nueva York vienen del mundo entero”.

Chiwetel Ejiofor trabaja por segunda vez con Spike Lee, después de She Hate Me/Ella me odia. Interpreta al detective Bill Mitchell, el compañero del detective Frazier. El actor recuerda: “Me enteré del proyecto por Spike durante un partido de los Yanquees. Me dijo que quería que leyera el guión porque había un papel para mí. Spike repite a menudo con los mismos actores dándoles papeles muy diferentes”.

Denzel Washington y Chiwetel Ejiofor no solo tuvieron que ensayar por separado y juntos, también debieron, como el resto del reparto, asistir a las clases impartidas por Spike Lee durante las que visionaron numerosos thrillers y películas de atracos rodadas en Nueva York, como Serpico y Una tarde de perros, entre otras, dirigidas por el neoyorquino Sidney Lumet y protagonizadas por Al Pacino.

“Escogí películas que tuvieran que ver con el tema y el género”, dice el director. “Empezamos con esto en las últimas tres películas. Funciona, une al equipo. A veces, si son jóvenes, no han visto las películas y lo convertimos en taller de cine”.

Además, los dos actores trabajaron con algunos miembros de la policía de Nueva York. Chiwetel Ejiofor dice: “Pasamos tiempo con los policías y detectives que nos asesoraron posteriormente durante el rodaje. Nos contaron en detalle sus experiencias, sobre todo cuando tuvieron que solucionar tomas de rehenes. Nos dieron información de gran valor”.

Denzel Washington alaba a Chiwetel Ejiofor y a Clive Owen, ambos británicos, por ser capaces de interpretar a personajes neoyorquinos con tanto realismo. Dice: “Sé perfectamente lo que cuesta dar con el acento. No sólo son grandes profesionales, son actores excelentes”.

Sinopsis

Todo empieza de la forma más simple: cuatro personas vestidas con monos de pintores entran en el concurrido vestíbulo de la sucursal de Wall Street del conocido banco Manhattan Trust. En cuestión de segundos, los cuatro falsos pintores, basándose en un plan estudiado al milímetro, controlan la sucursal, y toman como rehenes a cincuenta personas entre clientes y personal.

Dos negociadores especializados en toma de rehenes pertenecientes a la policía de Nueva York, los detectives Keith Frazier (Denzel Washington) y Bill Mitchell (Chiwetel Ejiofor) reciben la orden de entablar negociaciones con el líder de los atracadores, Dalton Russell (Clive Owen), y conseguir la liberación de los rehenes. La Unidad de Servicios de Emergencia (ESU) representada por el capitán John Darius (Willem Dafoe) les presta su apoyo y todos están convencidos de poder resolver la situación con relativa rapidez y recuperar el control del banco.

Pero nada saldrá como está planeado. Dalton Russell demuestra ser un oponente brillante, inteligente, frío y calculador, un auténtico maestro de marionetas cuyo plan ha sido cuidadosamente diseñado para desorientar a los rehenes y a las autoridades.

Los superiores del detective Keith Frazier empiezan a poner en duda su capacidad para resolver la situación pacíficamente. Los atracadores siempre parecen llevar la delantera a la policía, burlándose de los dos negociadores. Las sospechas del detective Frazier de que todo esto esconde algo más se ven corroboradas cuando aparece Madeline White (Jodie Foster), una influyente mujer con objetivos nada claros, que pide ver personalmente a Dalton Russell.

El presidente del consejo del banco, el poderoso empresario Arthur Case (Christopher Plummer) también se interesa sobremanera por el desarrollo de la crisis. Pero, ¿exactamente qué quieren los atracadores? ¿Por qué no hay nada que mitigue la crisis que se alarga hora tras hora?

El detective Frazier está convencido de que alguien maneja los hilos y de que hay negociaciones secretas, pero el polvorín es más inestable cada segundo que pasa.

Obligado a cuestionar sus lealtades y sus motivaciones, el detective se arriesga y entra de lleno en un juego de reglas inestables en el que bastaría un movimiento equivocado para que el polvorín volara por los aires.

 

logonegrolibros

  • Una religión que se extingue
    Escrito por
    Una religión que se extingue El cine es, quizá, el único arte que, estrictamente, ha creado la cultura de la industria. Sería impensable sin ella, aunque los aportes de otras artes precedentes, de la pintura a la historieta, pasando por…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El cerebro lector
    El cerebro lector En su clásico Los demasiados libros, Gabriel Zaid describe las diferentes etapas que implica aprender a leer (integrar las letras de una palabra; las palabras de una oración; todo un párrafo; leer un libro “de…
  • Descifrando a Aaron Horkey
    Escrito por
    Descifrando a Aaron Horkey Disfrutar del arte del diseñador Aaron Horkey es como dejarse arrastrar por la nostalgia. Horkey apura la modernidad, desde luego, pero sin renunciar por ello a una tradición que se remonta a los grabados del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…
  • Fiorenza Cedolins, pucciniana
    Escrito por
    Fiorenza Cedolins, pucciniana Adelantándose al ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Giacomo Puccini, la soprano Fiorenza Cedolins y el director de orquesta Giuliano Carella se reunieron en marzo de 2006 en el Teatro del Giglio de Lucca, situado…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC