La herencia del romanticismo

Romanticismo

Es siempre difícil y discutible precisar fechas en cuanto al comienzo de un gran movimiento intelectual, artístico y político como el romanticismo. También es necesario.

El acta fundacional romántica se suele fijar en 1797, cuando se publica (aunque algunos prefieren creer que la impresión fue del año anterior) el libro de Wackenroder Herzergiessungen eines kunstliebenden Klosterbruders, algo así como Efusiones del corazón de un monje amante del arte.

Libertad, disolución de los géneros, privilegio del sentimiento y otros tópicos han acreditado la supervivencia del romanticismo.

La vulgata considera romántico al idealista sin sentido de lo concreto, al enamorado sin pretensiones de matrimonio, al aficionado a los paisajes lejanos (alejados de su domicilio cotidiano), al raro y melancólico.

No faltan fiscales ante el inasible tribunal de la historia –el más leído y desdichado: Georg Lukács– que lo condenan como responsable de los desmanes nacionalsocialistas, por su culto al impulso, la oscuridad, en lugar de las luces de la razón, que tampoco dejaron de invocarse para desmanes comparables.

Recogiendo al azar, quizá podríamos considerar que el acicate más poderoso del romanticismo sea, como quiere Walter Benjamin, el intento de pensar lo infinito y su resultado antropológico: la consciencia desdichada.

El hombre, animal finito que reniega de su finitud, se marca de imperfección y de vértigo al enfrentarse con la infinitud.

El sujeto está, entonces, separado de sí mismo, distante de su vida auténtica, cercado por su historia.

Ese mismo año le tocaba nacer a un futuro romántico francés, Alfred de Vigny (1797–1863), a quien corresponde aquel decisivo verso que vale por tantos volúmenes de especulación metafísica sobre el sujeto: Entre moi–méme et moi, si grande est la distance.

Entre yo y mí hay una gran distancia, como entre el lenguaje y las cosas, según apunta Novalis. Esta autonomía del lenguaje es profética en el romanticismo.

Nada de lo hecho por la lingüística, la poética, el psicoanálisis o la semiótica de nuestro tiempo, existiría sin aquella intuición poética acerca de la autoconsciencia de la palabra.

Por estos desencuentros radicales, el romanticismo buscó el lenguaje perfecto, pleno, autorreferente, autónomo, el lenguaje absoluto, desasido de la servidumbre ante la realidad circunstante, un lenguaje que respondiese al arte en tanto lo inefable que sólo puede ser comprendido por cada quien, en la intimidad de su sentimiento.

Creyó hallarlo en la música.

Los románticos nacieron, como casi todo el mundo, gracias a un trauma: la Revolución Francesa, su ilusión mesiánica y la desilusión del jacobinismo. No es la menor similitud con nuestro siglo.

Tampoco lo es la respuesta restauradora y reaccionaria, que intenta reconstruir el orden que la historia se llevó en su bulimia procesal.

Somos bastante más románticos de lo que creemos, no sólo por las revistas del corazón, los folletines televisivos y los heroísmos del film–comic, sino porque seguimos queriendo olvidar la carga de la historia, tan lejos siempre de nosotros mismos.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en The Cult con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Tercera cultura

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…
  • De cómo los hippies salvaron la Física
    De cómo los hippies salvaron la Física En octubre de 1940, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) dio luz verde para acoger un proyecto secreto de defensa promovido por la Inteligencia de los Estados Unidos: el “Rad Lab”, o Laboratorio…
  • La filosofía perenne
    Escrito por
    La filosofía perenne Biblioteca de Sélestat, en Alsacia, presidida por la estatua del impresor Jean Mentel (1410-1478). Autor: Claude Truong-Ngoc, CC Aldous Huxley tenía la curiosa costumbre de escribir libros en los que atacaba algunas cosas…
  • El lado espiritual de Albert Einstein
    El lado espiritual de Albert Einstein En 1946, Albert Einstein escribió una autobiografía para la colección “Living Philosophers” de Paul Arthur Schilpp. Se buscaba que los protagonistas se centrasen en las preguntas trascendentales del ser humano, así que nuestro científico dejó…

El armario de Proteo

  • Johnny Eck y la magia
    Escrito por
    Johnny Eck y la magia Había nacido sin la parte inferior de su cuerpo y sin embargo destacó como acróbata. Más tarde como actor. Inolvidable en Freaks, de Tod Browning (1932), una de las películas más impresionantes de la historia…

Magia y misterio

Opinión

  • Ana María Matute, grande en el país de las palabras
    Ana María Matute, grande en el país de las palabras “El que no inventa no vive” afirmaba con convicción Ana María Matute al recoger el premio Cervantes en abril del 2011. Esta pequeña, tímida y frágil mujer, pero también cercana, sincera y alejada de solemnidades,…
  • De miedo
    De miedo De pequeño me contaron que había una raza de payasos asesinos con cuchillos de cocina que te perseguían si cometías algún pecado. También me dijeron que si hacías una mueca en un lugar público, delante…
  • Maestros
    Maestros Charlando con el experto en motivación y éxito escolar Fernando Alberca sobre las causas del fracaso escolar y sobre los puntos débiles del sistema educativo, planteaba la urgente prioridad que representa para nuestra sociedad la…
  • De mitos gastados
    Escrito por
    De mitos gastados El 4 de julio de 2008 se suicidó Thomas M. Disch. Para quienes no lo conozcan, Disch era un eximio representante de esa rama de la ciencia-ficción que mantiene una vocación social, que pretende mostrar…

Cartelera

Música

Ciencia y tecnología

Entrevistas

Facebook

Televisión

Cine clásico

  • El Pato Donald: ochenta años en la pantalla
    Escrito por
    El Pato Donald: ochenta años en la pantalla Comenzaré por mencionar lo que es de dominio público, y forma eso que, de forma grandilocuente, llamamos el imaginario colectivo. Me refiero a todo aquello que nos sugiere este personaje gruñón y entrañable: aventuras sin…
  • Regentado
    Escrito por
    Regentado Nunca fui admirador de La Regenta de Clarín, nick de Leopoldo Alas. Será porque la leí cuando era muy joven. O porque me pareció –ahí va la primera boutade– una mala copia de Madame Bovary,…

Diseño y tendencias

Fotografía

  • Henri Cartier-Bresson en la Fundación Mapfre
    Escrito por
    Henri Cartier-Bresson en la Fundación Mapfre Del 27 de junio al 7 de septiembre de 2014 podrá visitarse, en las salas de exposiciones de Fundación Mapfre (Paseo de Recoletos, 23, Madrid), la muestra Henri Cartier-Bresson que recorre la larga carrera de…