La herencia del romanticismo

Romanticismo

Es siempre difícil y discutible precisar fechas en cuanto al comienzo de un gran movimiento intelectual, artístico y político como el romanticismo. También es necesario.

El acta fundacional romántica se suele fijar en 1797, cuando se publica (aunque algunos prefieren creer que la impresión fue del año anterior) el libro de Wackenroder Herzergiessungen eines kunstliebenden Klosterbruders, algo así como Efusiones del corazón de un monje amante del arte.

Libertad, disolución de los géneros, privilegio del sentimiento y otros tópicos han acreditado la supervivencia del romanticismo.

La vulgata considera romántico al idealista sin sentido de lo concreto, al enamorado sin pretensiones de matrimonio, al aficionado a los paisajes lejanos (alejados de su domicilio cotidiano), al raro y melancólico.

No faltan fiscales ante el inasible tribunal de la historia –el más leído y desdichado: Georg Lukács– que lo condenan como responsable de los desmanes nacionalsocialistas, por su culto al impulso, la oscuridad, en lugar de las luces de la razón, que tampoco dejaron de invocarse para desmanes comparables.

Recogiendo al azar, quizá podríamos considerar que el acicate más poderoso del romanticismo sea, como quiere Walter Benjamin, el intento de pensar lo infinito y su resultado antropológico: la consciencia desdichada.

El hombre, animal finito que reniega de su finitud, se marca de imperfección y de vértigo al enfrentarse con la infinitud.

El sujeto está, entonces, separado de sí mismo, distante de su vida auténtica, cercado por su historia.

Ese mismo año le tocaba nacer a un futuro romántico francés, Alfred de Vigny (1797–1863), a quien corresponde aquel decisivo verso que vale por tantos volúmenes de especulación metafísica sobre el sujeto: Entre moi–méme et moi, si grande est la distance.

Entre yo y mí hay una gran distancia, como entre el lenguaje y las cosas, según apunta Novalis. Esta autonomía del lenguaje es profética en el romanticismo.

Nada de lo hecho por la lingüística, la poética, el psicoanálisis o la semiótica de nuestro tiempo, existiría sin aquella intuición poética acerca de la autoconsciencia de la palabra.

Por estos desencuentros radicales, el romanticismo buscó el lenguaje perfecto, pleno, autorreferente, autónomo, el lenguaje absoluto, desasido de la servidumbre ante la realidad circunstante, un lenguaje que respondiese al arte en tanto lo inefable que sólo puede ser comprendido por cada quien, en la intimidad de su sentimiento.

Creyó hallarlo en la música.

Los románticos nacieron, como casi todo el mundo, gracias a un trauma: la Revolución Francesa, su ilusión mesiánica y la desilusión del jacobinismo. No es la menor similitud con nuestro siglo.

Tampoco lo es la respuesta restauradora y reaccionaria, que intenta reconstruir el orden que la historia se llevó en su bulimia procesal.

Somos bastante más románticos de lo que creemos, no sólo por las revistas del corazón, los folletines televisivos y los heroísmos del film–comic, sino porque seguimos queriendo olvidar la carga de la historia, tan lejos siempre de nosotros mismos.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en The Cult con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

  • The Cult: el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT, la plataforma educativa de conCiencia Cultural. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con…
  • Una realidad cambiante
    Escrito por
    Una realidad cambiante Imagen superior: fotograma de "Static No.12 (seek stillness in movement)" (2009–10), de Daniel Brooks. El mundo que percibimos es solo una apariencia y resulta difícil saber cómo es en realidad. Lo más probable es que…

BBC, PBS, KCET

  • Paseando por el Hayedo de Montejo
    Escrito por
    Paseando por el Hayedo de Montejo Si tuviera que recomendar a un científico y a un viajero un espacio natural de tanta belleza como interés biológico, en mi lista figuraría sin duda este hayedo, un santuario verde que está situado en…

Loren Kerns, CC

  • La máscara y el rostro
    Escrito por
    La máscara y el rostro Imagen superior: Max Beckmann (1884–1950) Estas escenas veraniegas que combaten la sequía informativa estival, animan el cotarro periodístico. Quizás en otro momento del año, menos lánguido en las bolsas de valores y con menos políticos…
  • Seguir leyendo
    Escrito por
    Seguir leyendo Imagen superior: Jess Ruby, CC Como lector antiguo, viejo y apasionado –léase: crédulo y obsesivo– me intereso por las estadísticas de lectura. Sobre todo, por los esfuerzos de los descifradores de encuestas que tratan de…

Cartelera

Cine clásico

  • Doce tipos duros
    Escrito por
    Doce tipos duros Lo bueno de clásicos como Doce del patíbulo (The Dirty Dozen, 1967) es que uno puede revisarlos sin temor a decepciones. Dirigida por Robert Aldrich, esta excepcional producción bélica fue protagonizada por Lee Marvin, Charles…
  • Auge y caída de Freddy Krueger
    Escrito por
    Auge y caída de Freddy Krueger Por obvias razones, Freddy Krueger se ha convertido en referente esencial del mejor cine de terror adolescente de los años 80. Este grotesco personaje, siempre debatiéndose entre lo terrorífico, lo repugnante y lo cómico, está…

LWYang, CC

  • Emma y un hombre inteligente
    Escrito por
    Emma y un hombre inteligente Imagen superior: "La reine Hortense sous une tonnelle à Aix-les-Bains" (1813), de Antoine Jean Duclaux.  Tengo para mí que Emma, de Jane Austen, es una novela que tiene en la inteligencia su principal adorno. No…

Michael Miller, CC

  • Canciones (IM)prescindibles de verano
    Escrito por
    Canciones (IM)prescindibles de verano Imagen superior: Major Lazer & DJ Snake y MØ, "Lean On" © Crispy Crust Records El verano es sinónimo de muchas cosas: buen tiempo, vacaciones, playa, viajes en coche y desconexión de la rutina. Por…
  • Del cancionero de Alexander Zemlinsky
    Escrito por
    Del cancionero de Alexander Zemlinsky En la Viena de la preguerra de 1914, la figura de Alexander Zemlinsky actúa como un puente entre la herencia y la revolución, personificada ésta en su alumno y pariente Arnold Schoenberg. Quizá sea su…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres