La literatura juglaresca

Vanitas_Edward_Coll

El lector concibe la juglaría como un empeño en manifestar esa lírica de gozo y de trascendencia que desarrolló todas las potencialidades del universo medieval.

El registro de estas poesías destinadas a ser difundidas por medio del canto figura con claridad en los estudios de Martín de Riquer, quien resalta cómo el destinatario de tales versos los recibe por el oído y no por la lectura.

La indicación de Riquer, sin duda, es importante, puesto que la poesía trovadoresca, «acompañada de su melodía y destinada a ser escuchada, era divulgada por los músicos cantores llamados juglares (joglars en provenzal), y podríamos afirmar que hasta que un juglar no había cantado en público una composición ésta no había sido publicada» («El trovador y su mundo», en Historia y Vida (Barcelona), n.º 103, octubre de 1976, pp. 21-31).

En su práctica literaria, estas obras no se acomodan a una enumeración unívoca. Es más, todo especialista que decida internarse inquisitivamente en este dominio hallará toda una diversidad de fórmulas y astucias textuales: romances, cantares y fablas, canciones de cruzada, serranillas y pastorelas.

Para barajar estas referencias, nadie mejor dispuesto que don Ramón Menéndez Pidal, recopilador de este cancionero y presto a resumir su temario en ensayos como «La primitiva poesía lírica española» (Estudios literarios, Madrid, Espasa Calpe, 1973, pp. 159-212).

El fértil universo trovadoresco interesa a Menéndez Pidal como generador de bellas intuiciones, detalles pintorescos, interpretaciones alegóricas del amor, servidumbres políticas, elementos legendarios y zigzagueos léxicos.

Con estos asideros, el maestro destaca que la lírica provenzal disfruta de una doble fuente: la lírica popular de los juglares occitanos y los ensayos latinos hilvanados por los clérigos sabios. Por buscar un encuadre abarcable, nuestro erudito dice que este fenómeno «debió surgir de la vida misma de las cortes meridionales, lujosas y festivas, donde la señora feudal ostentaba el más prestigioso atractivo para sus vasallos».

En el venturoso territorio del amor cortés, la canción provenzal ensanchó el diálogo sentimental en las cortes del Mediodía de Francia, «pero no hubo de nacer sin una importante intervención de la lírica arábigo-andaluza» (Poesía árabe y poesía europea, con otros estudios de literatura medieval, Madrid, Espasa-Calpe, 1973, p. 69).

Con todo, no se crea que esta captación del vasallaje amoroso da expresión a una sola realidad interesante. Al llegar aquí, es obligado recordar cómo esta poesía se convierte en vivencia idiomática, entretejida sin rigideces.

En ello se detienen Martín e Isabel de Riquer, a cuyo juicio no todos los trovadores surgieron en la zona lingüística occitana, “pues algunos, como Guillem de Berguedà, Huguet de Mataplana, Guillem de Cabestany o Cerverí de Girona lo hicieron en tierras catalanas; otros, como Lanfranc Cigala, Bertolomé Zorzi, Bonifacio Calvo o Sordel, en regiones del norte de Italia; y todos ellos abandonaron su lengua materna para componer en la lengua de la lírica más prestigiosa del momento” («Introducción» a La poesía de los trovadores, Madrid, Espasa Calpe, 2002, p. XII).

¿Y qué decir de los juglares y de su plasmación de las formas trovadorescas? En este plano de mutuas influencias, Manuel Criado de Val sondea el gran momento medieval de la juglaresca española.

«No es extraño —dice— que interese comprobar su presencia tanto en la épica como en la lírica, en la tradición oral y en la literaria, en su contexto popular como en el clerical o el cortesano». Dicho interés trae consigo una importante consecuencia. No pretende Criado de Val restringir el lema juglaresco sino fijarse en sus consecuencias. Por algo cree que esa actitud que fue propia de los juglares sigue viva «en el Siglo de Oro, en el Romanticismo y en la época moderna. Y no sólo en España, sino en América y en otros países de la gran expansión hispánica» (La juglaresca. Actas del I Congreso Internacional sobre la juglaresca, dirigido por Manuel Criado de Val, con el patrocinio de la Excma. Diputación Provincial de Guadalajara, Madrid, Edi-6, 1986, p. 3).

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.

  • La infanta y el tití
    Escrito por
    La infanta y el tití A Catalina Micaela no parecían gustarle los animales tanto como a su hermana Isabel, pero transigió en dejarse retratar con ese pequeño tití. Ese monito enano que había llegado desde Portugal, uno más de los…

BBC, PBS, KCET

  • Para comprobar la evolución
    Para comprobar la evolución Una de las principales objeciones de quienes rechazan la teoría de la evolución por selección natural –normalmente por razones religiosas– es que hay estructuras biológicas que “no pudieron haber evolucionado” por una serie de pasos…
  • La vida en un tronco muerto
    Escrito por
    La vida en un tronco muerto Los paseantes del otoño conocemos bien esta estampa: un tronco caído, como una carcasa de tonos grises y ocres, confundiéndose entre la joven vegetación que va apropiándose de su espacio. ¿Un resto inservible y superfluo?…

Loren Kerns, CC

  • Las Matemáticas y la Literatura para niños y jóvenes
    Escrito por
    Las Matemáticas y la Literatura para niños y jóvenes Las Matemáticas son consideradas tradicionalmente una materia árida, con un perfil marcadamente académico y hacia la que los estudiantes suelen manifestar una actitud de recelo por su complejidad. La división entre conocimientos es únicamente una…
  • Noticias del día
    Escrito por
    Noticias del día Que lo cotidiano es desconocido, que ignoramos nuestra inmediatez, es un tema que ha preocupado a más de un filósofo. Los vitalistas tienen una explicación contundente: en el momento actual, que es el que ocupamos…

Cartelera

Cine clásico

  • Auge y caída de Freddy Krueger
    Escrito por
    Auge y caída de Freddy Krueger Por obvias razones, Freddy Krueger se ha convertido en referente esencial del mejor cine de terror adolescente de los años 80. Este grotesco personaje, siempre debatiéndose entre lo terrorífico, lo repugnante y lo cómico, está…
  • Enseñando el género
    Escrito por
    Enseñando el género El ser humano pasará a la Historia natural como el más dañino de los organismos, capaz de destruir, contaminar y pervertir todo lo que toca. Por suerte, le queda una cosa positiva que se llama…
  • Bienvenidos al hogar
    Escrito por
    Bienvenidos al hogar En la literatura inglesa abundan las chimeneas y los fantasmas. Arrellanados en un confortable sillón, junto a un alegre fuego, es grato leer, narrar o escuchar historias de miedo hasta que sentimos que, en contraste…

LWYang, CC

  • Emma y un hombre inteligente
    Escrito por
    Emma y un hombre inteligente Tengo para mí que Emma, de Jane Austen, es una novela que tiene en la inteligencia su principal adorno. No en la belleza, efímera. No en la riqueza, injusta. No en la suerte, arbitraria. Es…

Michael Miller, CC

  • ¿Técnica o sentimiento?
    Escrito por
    ¿Técnica o sentimiento? En una entrevista concedida el mes de junio de 2008 al Diario ABC de Sevilla la bailaora Eva Yerbabuena ponía el dedo en la llaga en esa famosa duplicidad que impregna la discusión flamenca desde…
  • Vincenzo La Scola, a solas con Puccini
    Escrito por
    Vincenzo La Scola, a solas con Puccini Asistimos con curiosidad y respeto a la evolución vocal del tenor palermitano Vincenzo La Scola, de sus Ernesto, Nemorino, Rodolfo, Pinkerton o Alfredo del inicio a los Pollione, Riccardo, Alvaro, Radamès o Turiddu de la…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • Gigantes jurásicos
    Escrito por
    Gigantes jurásicos En una de las primeras escenas de la película Parque jurásico, un gigantesco dinosaurio de más de 25 metros de largo se yergue sobre las patas traseras y extiende el cuello de 10 metros de…