La literatura juglaresca

Vanitas_Edward_Coll

El lector concibe la juglaría como un empeño en manifestar esa lírica de gozo y de trascendencia que desarrolló todas las potencialidades del universo medieval.

El registro de estas poesías destinadas a ser difundidas por medio del canto figura con claridad en los estudios de Martín de Riquer, quien resalta cómo el destinatario de tales versos los recibe por el oído y no por la lectura.

La indicación de Riquer, sin duda, es importante, puesto que la poesía trovadoresca, «acompañada de su melodía y destinada a ser escuchada, era divulgada por los músicos cantores llamados juglares (joglars en provenzal), y podríamos afirmar que hasta que un juglar no había cantado en público una composición ésta no había sido publicada» («El trovador y su mundo», en Historia y Vida (Barcelona), n.º 103, octubre de 1976, pp. 21-31).

En su práctica literaria, estas obras no se acomodan a una enumeración unívoca. Es más, todo especialista que decida internarse inquisitivamente en este dominio hallará toda una diversidad de fórmulas y astucias textuales: romances, cantares y fablas, canciones de cruzada, serranillas y pastorelas.

Para barajar estas referencias, nadie mejor dispuesto que don Ramón Menéndez Pidal, recopilador de este cancionero y presto a resumir su temario en ensayos como «La primitiva poesía lírica española» (Estudios literarios, Madrid, Espasa Calpe, 1973, pp. 159-212).

El fértil universo trovadoresco interesa a Menéndez Pidal como generador de bellas intuiciones, detalles pintorescos, interpretaciones alegóricas del amor, servidumbres políticas, elementos legendarios y zigzagueos léxicos.

Con estos asideros, el maestro destaca que la lírica provenzal disfruta de una doble fuente: la lírica popular de los juglares occitanos y los ensayos latinos hilvanados por los clérigos sabios. Por buscar un encuadre abarcable, nuestro erudito dice que este fenómeno «debió surgir de la vida misma de las cortes meridionales, lujosas y festivas, donde la señora feudal ostentaba el más prestigioso atractivo para sus vasallos».

En el venturoso territorio del amor cortés, la canción provenzal ensanchó el diálogo sentimental en las cortes del Mediodía de Francia, «pero no hubo de nacer sin una importante intervención de la lírica arábigo-andaluza» (Poesía árabe y poesía europea, con otros estudios de literatura medieval, Madrid, Espasa-Calpe, 1973, p. 69).

Con todo, no se crea que esta captación del vasallaje amoroso da expresión a una sola realidad interesante. Al llegar aquí, es obligado recordar cómo esta poesía se convierte en vivencia idiomática, entretejida sin rigideces.

En ello se detienen Martín e Isabel de Riquer, a cuyo juicio no todos los trovadores surgieron en la zona lingüística occitana, “pues algunos, como Guillem de Berguedà, Huguet de Mataplana, Guillem de Cabestany o Cerverí de Girona lo hicieron en tierras catalanas; otros, como Lanfranc Cigala, Bertolomé Zorzi, Bonifacio Calvo o Sordel, en regiones del norte de Italia; y todos ellos abandonaron su lengua materna para componer en la lengua de la lírica más prestigiosa del momento” («Introducción» a La poesía de los trovadores, Madrid, Espasa Calpe, 2002, p. XII).

¿Y qué decir de los juglares y de su plasmación de las formas trovadorescas? En este plano de mutuas influencias, Manuel Criado de Val sondea el gran momento medieval de la juglaresca española.

«No es extraño —dice— que interese comprobar su presencia tanto en la épica como en la lírica, en la tradición oral y en la literaria, en su contexto popular como en el clerical o el cortesano». Dicho interés trae consigo una importante consecuencia. No pretende Criado de Val restringir el lema juglaresco sino fijarse en sus consecuencias. Por algo cree que esa actitud que fue propia de los juglares sigue viva «en el Siglo de Oro, en el Romanticismo y en la época moderna. Y no sólo en España, sino en América y en otros países de la gran expansión hispánica» (La juglaresca. Actas del I Congreso Internacional sobre la juglaresca, dirigido por Manuel Criado de Val, con el patrocinio de la Excma. Diputación Provincial de Guadalajara, Madrid, Edi-6, 1986, p. 3).

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.

  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…
  • ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares?
    Escrito por
    ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares? Un estudio realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals descubrió en 2016 que la cantidad de CO2 emitida por el suelo a través de…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Un planeta verde... ¿y por qué no rojo o negro?
    Escrito por
    Un planeta verde... ¿y por qué no rojo o negro? Por todas partes encontramos ejemplos de la proliferación de un color, el verde, que nos recuerda a todas horas la presencia de materia viva en nuestro entorno. El verde, como ya saben, es mucho más…
  • Los paisajes del miedo
    Los paisajes del miedo Setenta años después de haber sido exterminados de aquellos parajes, los lobos regresaron a Yellowstone en 1995. Fue gracias a un programa de repoblación; sin su depredador natural, los wapitíes –enormes ciervos cuyo tamaño sólo…