La literatura juglaresca

Vanitas_Edward_Coll

El lector concibe la juglaría como un empeño en manifestar esa lírica de gozo y de trascendencia que desarrolló todas las potencialidades del universo medieval.

El registro de estas poesías destinadas a ser difundidas por medio del canto figura con claridad en los estudios de Martín de Riquer, quien resalta cómo el destinatario de tales versos los recibe por el oído y no por la lectura.

La indicación de Riquer, sin duda, es importante, puesto que la poesía trovadoresca, «acompañada de su melodía y destinada a ser escuchada, era divulgada por los músicos cantores llamados juglares (joglars en provenzal), y podríamos afirmar que hasta que un juglar no había cantado en público una composición ésta no había sido publicada» («El trovador y su mundo», en Historia y Vida (Barcelona), n.º 103, octubre de 1976, pp. 21-31).

En su práctica literaria, estas obras no se acomodan a una enumeración unívoca. Es más, todo especialista que decida internarse inquisitivamente en este dominio hallará toda una diversidad de fórmulas y astucias textuales: romances, cantares y fablas, canciones de cruzada, serranillas y pastorelas.

Para barajar estas referencias, nadie mejor dispuesto que don Ramón Menéndez Pidal, recopilador de este cancionero y presto a resumir su temario en ensayos como «La primitiva poesía lírica española» (Estudios literarios, Madrid, Espasa Calpe, 1973, pp. 159-212).

El fértil universo trovadoresco interesa a Menéndez Pidal como generador de bellas intuiciones, detalles pintorescos, interpretaciones alegóricas del amor, servidumbres políticas, elementos legendarios y zigzagueos léxicos.

Con estos asideros, el maestro destaca que la lírica provenzal disfruta de una doble fuente: la lírica popular de los juglares occitanos y los ensayos latinos hilvanados por los clérigos sabios. Por buscar un encuadre abarcable, nuestro erudito dice que este fenómeno «debió surgir de la vida misma de las cortes meridionales, lujosas y festivas, donde la señora feudal ostentaba el más prestigioso atractivo para sus vasallos».

En el venturoso territorio del amor cortés, la canción provenzal ensanchó el diálogo sentimental en las cortes del Mediodía de Francia, «pero no hubo de nacer sin una importante intervención de la lírica arábigo-andaluza» (Poesía árabe y poesía europea, con otros estudios de literatura medieval, Madrid, Espasa-Calpe, 1973, p. 69).

Con todo, no se crea que esta captación del vasallaje amoroso da expresión a una sola realidad interesante. Al llegar aquí, es obligado recordar cómo esta poesía se convierte en vivencia idiomática, entretejida sin rigideces.

En ello se detienen Martín e Isabel de Riquer, a cuyo juicio no todos los trovadores surgieron en la zona lingüística occitana, “pues algunos, como Guillem de Berguedà, Huguet de Mataplana, Guillem de Cabestany o Cerverí de Girona lo hicieron en tierras catalanas; otros, como Lanfranc Cigala, Bertolomé Zorzi, Bonifacio Calvo o Sordel, en regiones del norte de Italia; y todos ellos abandonaron su lengua materna para componer en la lengua de la lírica más prestigiosa del momento” («Introducción» a La poesía de los trovadores, Madrid, Espasa Calpe, 2002, p. XII).

¿Y qué decir de los juglares y de su plasmación de las formas trovadorescas? En este plano de mutuas influencias, Manuel Criado de Val sondea el gran momento medieval de la juglaresca española.

«No es extraño —dice— que interese comprobar su presencia tanto en la épica como en la lírica, en la tradición oral y en la literaria, en su contexto popular como en el clerical o el cortesano». Dicho interés trae consigo una importante consecuencia. No pretende Criado de Val restringir el lema juglaresco sino fijarse en sus consecuencias. Por algo cree que esa actitud que fue propia de los juglares sigue viva «en el Siglo de Oro, en el Romanticismo y en la época moderna. Y no sólo en España, sino en América y en otros países de la gran expansión hispánica» (La juglaresca. Actas del I Congreso Internacional sobre la juglaresca, dirigido por Manuel Criado de Val, con el patrocinio de la Excma. Diputación Provincial de Guadalajara, Madrid, Edi-6, 1986, p. 3).

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…
  • Vannevar Bush y el memex
    Escrito por
    Vannevar Bush y el memex Vannevar Bush era el consejero científico del presidente Roosevelt cuando publicó, en julio de 1945, un artículo titulado As we may think (Cómo podríamos pensar), en la revista Atlantic Monthly. Bush se había dado cuenta…

BBC, PBS, KCET

  • Di sí a la ciencia ficción
    Di sí a la ciencia ficción © Brian Taylor (Candykiller) En un artículo anterior, hablando de ciencia ficción, usé algunas expresiones como “productos comerciales de segunda” y “ciencia ficción barata” al referirme a La guerra de las galaxias y Viaje a…

"The Newsroom" © HBO

Cartelera

Cine clásico

Paolo Rivera © Marvel Comics

  • El zoo steampunk de Gvozdariki
    Escrito por
    El zoo steampunk de Gvozdariki No sé por qué, pero me fascinan las criaturas del artista ruso Vladimir Gvozdev, también conocido por su seudónimo, Gvozdariki. Reducir su serie de animales mecánicos a un simple capricho steampunk sería una simplificación imperdonable,…

LWYang, CC

  • Cielo rojo al anochecer
    Escrito por
    Cielo rojo al anochecer Había fuego de campamento. Las muchachas llevaban al cuello un pañuelo de colores y cantaban canciones animadas, canciones largas y extrañas, llenas de trabalenguas y repeticiones. No se veía nada. Todo estaba oscuro excepto el…

Michael Miller, CC

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • La rata de Américo Vespucio
    Escrito por
    La rata de Américo Vespucio Islas de Fernando de Noronha (Roberto Garrido, CC) Una de las figuras más controvertidas en la historia de la exploración del mundo es sin duda la de Américo Vespucio, navegante florentino que trabajó al servicio…