La prodigiosa vida de Joan Perucho


El otoño de un escritor

1986

Aunque la crítica emparenta a Perucho con Borges e Italo Calvino, hay estratos en los que el catalán fragua espejismos originales, apenas susceptibles de comparación. Sin embargo, esta tentación de homologarle con otros talentos permite situar al escritor en el nivel que realmente le corresponde. Desde luego, así lo creen quienes admiran libros tan profundos, legibles y agudos como Els miralls(Edicions de La Magrana) y La guerra de la Cochinchina (Plaza & Janés).

La ordenada impresión de su obra completa es una empresa que, desde un año atrás, acomete Edicions 62. Los volúmenes se acumulan dentro de la serie Clàssics catalans del segle xx. A este año corresponde el segundo tomo, en el que figuran Botànica oculta, Els balnearis, Monstruari fantàstic y Gàbia per a petis animals feliços.

1987

Las reediciones, las nuevas traducciones y las novedades coinciden dichosamente en la bibliografía peruchesca, remozada este año con títulos de importancia singular: Joan Miró y Cataluña (Ediciones Polígrafa), Diana y el mar muerto (Mondadori), La medusa (Edicions de La Magrana), Minuta de monstruos (Almarabú) y Teoría de Cataluña (Destino).

1988

Lejos de disiparse, el prestigio del que goza aumenta con la impresión de obras como El duque de Portland sale a la calle (Pamiela), Las Ramblas (Lunwerg Editores) y Los misterios de Barcelona (Destino). No sorprende, por tanto, que Las historias naturales seduzca a los lectores anglófonos a través de la traducción de David H. Rosenthal, distribuida en los Estados Unidos por Alfred A. Knopf y en el Reino Unido por Secker & Warburg.

Las ya citadas comparaciones entre su literatura y la de Borges no parecen incomodarle. «Yo buscaba siempre a pie de página una nota sobre la existencia del mundo, de dónde había surgido. Borges lo buscó en los espejos. El espejo es una superficie plana que refleja al que mira y también su entorno. Refleja la realidad. Pero ¿qué hay detrás de los espejos? No se sabe, se adivina. Sólo los santos o los poetas saben que ahí está la grandeza del infinito» (Massot, La Vanguardia).

1989

Bajo juegos variables, la ilustración libresca de este lector infatigable sale a la luz en escritos como Cendres i diamants (Columna Edicions, Llibres i Comunicació), Algú a la nit respira (Eliseu Climent) y Els emperadors d’Abissínia (Edicions 62).

1990

Uno de los principales analistas y promotores de la obra de Perucho, Julià Guillamon, recopila varias narraciones en Amb la tècnica de Lovecraft i altres contes (Edicions 62). Por las mismas fechas, salen al mercado del libro Detrás del espejo (Mondadori), El basilisco (con prólogo de Carlos Pujol; Ediciones Rialp), Monstres i erudicions (Edicions 62), Catalònia (con prólogo de Martín de Riquer; Lunwerg Editores) y Cultura i imatge (Destino).

1991

La Generalitat de Cataluña le concede la Cruz de San Jorge. El escritor añade este honor a galardones como el Cavall Verd (1984), el Ramón Llull (1981) y el Joan Crexells (1982), que otorga el Ateneo barcelonés.

La reedición por parte de Edicions 62 de Les aventures del cavaller Kosmas y de Discurs de l’Aquitània i altres refinades perversitats propicia que nuevos lectores inspeccionen el planeta peruchesco.

1992

Salen de imprenta Espectales & secrets y Els jardins de la malenconia, publicados en Barcelona por Edicions 62.

El 11 de abril, Joan Enric Roig Santacana le presenta como escriptor del mes en la Biblioteca-Museo Balaguer.

1993

A manera de recuento vital, da a conocer tres nuevas entregas: la versión castellana de Los jardines de la melancolía (traducida por Justo Navarro para el sello valenciano PreTextos), la colectánea Crítica d’art (con introducción de Daniel Giralt-Miracle; Edicions 62) y la antología lírica Un silencio olvidado. Poesía (1943-1947) (con prólogo y epílogo de Fernando Valls; editada por Miquel Plana).

Escribe por encargo de la editorial Seuba el prólogo de Floresta varia de gracias y desgracias, de Braulio de Sigüenza. La introducción de este volumen corre a cargo de Joaquín Buxó Montesinos, Fabián Tuño escribe otro de los prólogos y A. Claube realiza las ilustraciones.

1994

La antología que lleva por título El palco. Dietario lírico de un crítico de arte. 1943-1947 (Libertarias) presenta como material literario antiguas reseñas del escritor.

El crítico neoyorquino Harold Bloom le cita en su obra más exitosa, El canon occidental. Este prestigio impresiona a algunos estudiosos del narrador catalán. «Eso animó a los especialistas a interesarse por mi obra —reconoce años después—. Pero a mí me es igual. La felicidad no está en la tierra. (…) Nada me queda por hacer. He seguido a mi ángel custodio, he cumplido mi destino, he tenido una vida coherente. Ahora ya no me interesan las letras ni la cultura. Sólo me interesa morirme» (Vila, Avui).

1995

Recopilaciones como Las sombras del mundo: cuentos (Alianza Editorial) y La puerta cerrada (Huerga y Fierro) ordenan el trabajo de Perucho en dos de sus canales preferentes: la ficción breve y el artículo periodístico.

Recibe el Premio Nacional de Literatura Catalana por El baró de Maldà i les bèsties de l’Infern.

Colabora con la revista sevillana Sibila, una prestigiosa publicación dedicada al arte, la música y la literatura.

1996

Salen a la venta Els jardins botànics (Edicions Proa) y Gràcia (Lunwerg Editores).

Recibe el Premio Rosalía de Castro por el conjunto de su obra.

1997

La editorial Aguaclara le publica El far: Homenatge a Edgar Allan Poe.

1998

El inventario editorial de Perucho crece con nuevas entregas: Els secrets de Circe (Columna), La mirada d’Antinea (Proa), La porta de la identitat (Proa), Els pares del desert (Proa) y Estética del gusto (La Val de Onsera). Se inaugura en el Palacio Robert de Barcelona una exposición dedicada a su obra: El món de Joan Perucho. L’art de tancar els ulls.

1999

Siguiendo esa línea erudita que concita el interés de sus seguidores, el escritor expresa nuevas curiosidades en La máscara de hierro y otras máscaras (Pamiela). Disimulado con elegancia tras el rótulo de la sección El Arquero Dubitativo, permanece fiel a su cita periodística con los lectores de La Vanguardia. Con el tiempo, estos artículos acabarán reunidos en un volumen que publica March Editor. Desde el 22 de diciembre de 1999 hasta el 7 de julio de 2003, dicha sección refleja las tres cualidades principales de Perucho: la ilustración, el humor y la capacidad de sorpresa.

Un libro colectivo de la editorial Xordica, Oscura turba. De los más raros escritores españoles, incluye su ensayo sobre Celestina Barallat.

2000

Alcanzan los escaparates de las librerías Nani i els itineraris de la zoologia fantàstica (Cruïlla), una Antología poética (Igitur) y la reedición de El barón y las bestias del infierno (Xordica).

2001

La madurez del escritor se perfila en títulos como Les fronteres de l’espai i del temps (Proa), La darrera mirada (Columna), Carmina o la gnosi angèlica (Proa) e Història d’un retrat (El Cep i la Nansa).

Escribe el prólogo de El sur hacia mí, de Rosa Lentini (Igitur).

2002

Le es concedido, por unanimidad, el Premio Nacional de las Letras Españolas, convocado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Al recibir el galardón, dotado con 30.060 euros, declara que su mayor aportación literaria ha sido la de «incorporar lo catalán a lo español».

El jurado de dicho premio está presidido por Fernando Lanzas, director general del Libro, y compuesto por Luis González Martín, Gregorio Salvador, Andrés Fernández Albalat, Andolin Eguzkitza, Joaquim Mallafré, Enrique Baena, Luis Landero, Julia Barella, Carme Riera, Francesc Parcerisas y Miguel García-Posada.

A este galardón se añade otro más íntimo cuando le otorgan la Medalla de Oro al Mérito Cultural, Científico y Artístico del Ayuntamiento de Barcelona. Perucho suma este reconocimiento a otras dos alegrías previas: su ingreso en la Real Academia de Bones Lletres de Barcelona y la concesión de un doctorado Honoris Causa por la Universidad de Tarragona.

Un signo físico empieza a preocuparle: se nota cada vez más grueso. La patología es inquietante: «Tenía agua en el vientre y por ello me ingresaron en la clínica Delfos. ¡Ah, qué placidez! ¡Qué tranquilidad! ¡Qué paraíso! Yo quiero morir allí, rodeado de aquellos colores pastel, de aquellas vagas sonoridades, de los ángeles custodios». A título sobrenatural, alude aquí a una frase que una vez le dijo Eugenio d’Ors: «Usted será un gran escritor siempre que siga las directrices del ángel custodio. Y no me refiero al ángel alado, sino a la vocación. Sin vocación no hay destino».

Tras cinco días en observación, comienza un heterogéneo tratamiento que incluye la acupuntura. Finalmente, el médico le diagnostica cirrosis hepática. Otro doctor, amigo suyo, concluye que el mal está detenido. Sin embargo, la constante fatiga del escritor recomienda un análisis cardiológico. Las pruebas demuestran que la enfermedad se ha cebado con su corazón. De ahí que padezca dos graves síntomas: «Depresión y cansancio. ¿Sabe cómo lo curo? Con los gatos». Y es que la caricia de un felino mitiga una dolencia que va a empeorar, sin remedio posible. (Riva, Avui).

Otra de las dedicaciones que mejora su ánimo es la bibliofilia. Así, cuando recibe la primera edición del Mercurialis Liber, el libro de alquimia de Ramon Llull, se siente invadido por el deseo de contar historias: «Enrique III de Inglaterra encargó a Llull este libro diciéndole que serviría para convertir el plomo en plata y oro y así aliviar la penuria de los pobres. Y Llull lo logró. Pero el rey, en vez de dar limosna, se dedicó a la guerra contra el francés. Al protestar, el pobre hombre acabó dos años encarcelado por orden del monarca» (Massot, ABC).

2003

Con una excelente acogida popular, sale de nuevo a la venta El libro de la cocina española: gastronomía e historia, escrito en 1970 en colaboración con Néstor Luján.

En Alcañiz se publica el texto bilingüe Fulls de les fronteres. Entre Gandesa i Alcanyís (Hojas de las fronteras. Entre Gandesa y Alcañiz).

Tras 41 años de ejercicio como fiel articulista del diario barcelonés La Vanguardia, Juan Perucho dice adiós a sus lectores el 7 de julio. «Todo pasa en el tiempo y mi vida pasa también —escribe—. En ella oigo los pájaros cantar sobre mi cabeza y las alondras volar alrededor de mí». A modo de íntima confesión, añade: «Estoy cansado y enfermo y, por lo tanto, me es imposible continuar con mis tareas; o sea, seguir mis colaboraciones desde siempre con La Vanguardia». Nostálgico, resume sus sentimientos en apenas cuatro líneas: «Estoy tendido en mi sofá ante el retazo que mi madre recortó cuando venía del frente, de La Vanguardia: “Oración por los caídos”, y con mi gata Lluna sobre mi regazo, esperando mis caricias. Me estoy adormeciendo junto a mis queridos libros, recordando a mis amigos los lectores».

La referencia a la Oración por los caídos, de Sánchez Mazas, tiene una explicación en la entrevista que, el 20 de febrero, le ha hecho Enric Vila para el diario Avui: «Soy excombatiente. Estuve con los republicanos en las baterías del Carmelo y después con las tropas de Franco (…). Me gusta Rafael Sánchez Mazas. Ninguno ha escrito una oración más hermosa sobre los caídos. Su generación es la más brillante de la postguerra: incluye a Eugenio Montes, Julián Ayesta, Álvaro Cunqueiro».

Perucho reconoce que, durante un tiempo, no mostró ese recorte por temor a que le tomasen por franquista. A estas alturas, le importan poco los prejuicios, y concluye: «¿Qué culpa tengo de haber vivido aquella época?».

El 28 de octubre, martes, el escritor fallece a la edad de 83 años en una clínica barcelonesa a causa de la cirrosis que hace tiempo padece. Cumpliendo su deseo, el fallecimiento no se da a conocer hasta dos días después. Sus restos son incinerados en el Tanatorio de Les Corts, durante una ceremonia íntima. Advertidos por la familia del finado, los servicios de Pompas Fúnebres de Barcelona ni siquiera informan sobre la hora en que se ha de celebrar la ceremonia religiosa por el eterno descanso del escritor. Tan discreta despedida es coherente con el estilo personal que él cultivó en vida.

Esta es una versión expandida de un texto que escribí en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.


  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…
  • ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares?
    Escrito por
    ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares? Un estudio realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals descubrió en 2016 que la cantidad de CO2 emitida por el suelo a través de…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • Ellos compiten, ellas eligen
    Ellos compiten, ellas eligen La lucha por dejar más y mejor descendencia no termina en el apareamiento. En su teoría de la selección natural expuesta en 1859, Charles Darwin explicó el origen de la diversidad biológica del planeta señalando…
  • Curiosidades de la taxonomía
    Escrito por
    Curiosidades de la taxonomía Desde que tenía doce años, el aracnólogo alemán Peter Jäger es fan del recientemente fallecido David Bowie: “Era mucho más que un gran cantante”, confiesa el científico, entristecido por no haberle podido conocer en persona. Sin embargo,…
  • La vida familiar en las Seychelles
    Escrito por
    La vida familiar en las Seychelles "Nadie está dispuesto a sacrificar su vida por la de una sola persona, pero todos la sacrificarán si con ello pueden salvar más de dos hermanos, o cuatro medio hermanos u ocho primos..." (W. D.…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC