Mañana será otro día

William_Michael_Harnett2

En contra de lo que afirman algunos autores, la sabiduría popular plasmada en refranes y proverbios es voluble y no siempre merece respeto.

La reiteración de este tipo de expresiones a lo largo del tiempo no les añade otro mérito que el meramente estadístico. Qué duda cabe: hay sentencias excepcionales, que concentran en dos líneas una reflexión filosófica. Pero no son pocos los dichos, y en no pocas de sus variantes, en los que se certifica el abandono de cualquier intento de justificación intelectual. Por eso nos agrada traer a colación una frase feliz, de esas que merecen ser repetidas sin recato.

Mañana será otro día. He aquí, a mi juicio, una formidable expresión. Con ella se recuerda, de forma consoladora y ante una circunstancia adversa, la inestabilidad de las cosas humanas. A un tiempo, también puede emplearse a modo de pícara excusa: postergando la ejecución de una determinada cosa hasta el día siguiente.

Francisco Rodríguez Marín (1855-1943), con el ansia noble de buscar sentido a este dicho, incluyó el modismo en sus Cantos populares españoles (1882-1883).

Miembro de la Real Academia y director de la Biblioteca Nacional de Madrid, don Francisco volvió a sondear el habla popular en la obra lexicográfica Dos mil quinientas voces castizas y bien autorizadas que piden lugar en nuestro léxico (1922).

Su autoridad en este campo resulta, por consiguiente, de excepcional importancia. Según indica el sabio, los andaluces dilatan la frase y apuntan hacia su sentido genuino: Mañana será otro día y verá el tuerto los espárragos. Tal era la fórmula original, sujeta a un muy claro vínculo con una anécdota que ahora mismo requiere su glosa.

Dice Rodríguez Marín que el tuerto del dicho salió a recoger espárragos en la oscuridad de la noche.

Sumemos la tiniebla nocturna a su defecto ocular, y entenderemos por qué, al no acertar en la furtiva recolección, dijo el tuerto aquello de mañana será otro día.

José María Iribarren recoge dos variantes de la misma expresión. La primera corresponde a Gonzalo Correas, autor del Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras fórmulas comunes de la lengua castellana, que dice así: Amanecerá Dios, y verá el ciego los espárragos.

En el Quijote encuentra Iribarren la segunda formulación del proverbio: Amanecerá Dios y medraremos.

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí, bajo seudónimo, en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.


BBC, PBS, KCET

  • Mentir con estadística
    Mentir con estadística Una conocidísima frase atribuida al primer ministro británico Benjamin Disraeli se usa frecuentemente para descalificar la utilidad de la estadística: "Hay mentiras, mentiras descaradas, y estadísticas". La estadística consiste en permitir un uso efectivo de…

Loren Kerns, CC

  • Las chicas sólo quieren divertirse
    Escrito por
    Las chicas sólo quieren divertirse La canción de Cyndi Lauper a la que hace referencia el título de este artículo ha sido un himno para varios colectivos, especialmente el de LGTB. Y no es de extrañar. El mensaje es claro…
  • Sexo papal
    Escrito por
    Sexo papal En el Evangelio según San Juan (8, 11) se registra la parábola de la adúltera, de la cual hemos conseguido la expresión de “tirar la primera piedra”. Unos cuantos samaritanos se han reunido para lapidar…

Cartelera

Cine clásico

  • Acordes y desacuerdos: Woody Allen y Django Reinhardt
    Escrito por
    Acordes y desacuerdos: Woody Allen y Django Reinhardt Cuando Woody Allen se plantó ante su proyecto anual con Acordes y desacuerdos (Sweet and Lowdown, 1999), descartó la posibilidad de volver a ser un género en sí mismo, de resguardarse en lo que Hitchcock…
  • Épica para unos ojos verdes
    Escrito por
    Épica para unos ojos verdes No es porque las películas históricas me pongan, ni porque necesite de héroes legendarios, ni siquiera porque encuentre en la lucha algún divertimento. No. Es por esa tristeza oculta, ese aire abandonado, esa marginación sin…

LWYang, CC

  • La belleza
    Escrito por
    La belleza Simonetta Vespucci (1454–1476) fue una de las mujeres más hermosas de su tiempo. Y de tiempos posteriores. Su belleza renacentista inunda los cuadros de Botticelli. La posteridad ha consagrado sus ojos de almendra, su pelo…

Michael Miller, CC

  • El piano de Franz Xavier Dusek
    Escrito por
    El piano de Franz Xavier Dusek Certidumbre, austeridad y transparencia parecen consejos de un gobierno a la banca en tiempos de crisis. Y, sin embargo, son atributos del arte clásico, frente a los excesos bajamente románticos de la desmesura, el caos…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • El enigma del gato de algalia
    Escrito por
    El enigma del gato de algalia "He visto muchas veces un gato sin sonrisa. ¡Pero una sonrisa sin gato!" (Lewis Carroll, "Alicia en el País de las Maravillas") En diferentes momentos de su aventura en el País de la Maravillas Alicia…