Mañana será otro día

William_Michael_Harnett2

En contra de lo que afirman algunos autores, la sabiduría popular plasmada en refranes y proverbios es voluble y no siempre merece respeto.

La reiteración de este tipo de expresiones a lo largo del tiempo no les añade otro mérito que el meramente estadístico. Qué duda cabe: hay sentencias excepcionales, que concentran en dos líneas una reflexión filosófica. Pero no son pocos los dichos, y en no pocas de sus variantes, en los que se certifica el abandono de cualquier intento de justificación intelectual. Por eso nos agrada traer a colación una frase feliz, de esas que merecen ser repetidas sin recato.

Mañana será otro día. He aquí, a mi juicio, una formidable expresión. Con ella se recuerda, de forma consoladora y ante una circunstancia adversa, la inestabilidad de las cosas humanas. A un tiempo, también puede emplearse a modo de pícara excusa: postergando la ejecución de una determinada cosa hasta el día siguiente.

Francisco Rodríguez Marín (1855-1943), con el ansia noble de buscar sentido a este dicho, incluyó el modismo en sus Cantos populares españoles (1882-1883).

Miembro de la Real Academia y director de la Biblioteca Nacional de Madrid, don Francisco volvió a sondear el habla popular en la obra lexicográfica Dos mil quinientas voces castizas y bien autorizadas que piden lugar en nuestro léxico (1922).

Su autoridad en este campo resulta, por consiguiente, de excepcional importancia. Según indica el sabio, los andaluces dilatan la frase y apuntan hacia su sentido genuino: Mañana será otro día y verá el tuerto los espárragos. Tal era la fórmula original, sujeta a un muy claro vínculo con una anécdota que ahora mismo requiere su glosa.

Dice Rodríguez Marín que el tuerto del dicho salió a recoger espárragos en la oscuridad de la noche.

Sumemos la tiniebla nocturna a su defecto ocular, y entenderemos por qué, al no acertar en la furtiva recolección, dijo el tuerto aquello de mañana será otro día.

José María Iribarren recoge dos variantes de la misma expresión. La primera corresponde a Gonzalo Correas, autor del Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras fórmulas comunes de la lengua castellana, que dice así: Amanecerá Dios, y verá el ciego los espárragos.

En el Quijote encuentra Iribarren la segunda formulación del proverbio: Amanecerá Dios y medraremos.

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí, bajo seudónimo, en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.


Tercera cultura

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…
  • No hay cultura sin ciencia
    No hay cultura sin ciencia El quehacer científico forma parte de lo que entendemos por cultura. Sin embargo, todavía son muchos los que se preguntan sobre la relación que existe entre ambos conceptos. La respuesta puede ser muy…
  • El fomento de la lectura y su efecto cognitivo
    Escrito por
    El fomento de la lectura y su efecto cognitivo Cuando en 2012 la escritora Louise Erdrich obtuvo el premio nacional de literatura de EE UU por su novela The Round House, no sabía que su obra estaba contribuyendo a incrementar la empatía…

Opinión

  • El dueño de la palabra
    Escrito por
    El dueño de la palabra Ha muerto Gabriel Garcia Márquez, un hombre singular en su inteligencia, su memoria, su capacidad de observación y su facilidad para hacernos amar nuestro propio idioma. Es cierto que los escritores nunca se mueren y…
  • ¡Pues ahora ya no me gusta!
    Escrito por
    ¡Pues ahora ya no me gusta! Todo comienza, por ejemplo, con un lector de la saga Canción de Hielo y Fuego. Estamos a comienzos del siglo XXI, y alguien le ha recomendado este violento y tumultuoso folletín escrito por el magnífico…
  • No más linces atropellados
    Escrito por
    No más linces atropellados ¡Uno más la semana pasada y ya van cuatro!… Este es el número de linces atropellados en el primer trimestre de 2014. Si seguimos a este ritmo, este año superaremos las dramáticas cifras de 2013,…
  • El pesimista optimista
    Escrito por
    El pesimista optimista Frente a un equívoco frecuente, creo que hay que distinguir entre el optimismo y el pesimismo en cuanto actitudes ante la vida y, por otra parte, lo que es una valoración optimista o pesimista acerca…

Cartelera

Música

Ciencia y tecnología

Entrevistas

Televisión

Cine clásico

Diseño y tendencias

Fotografía