Un pájaro de mal agüero

William_Michael_Harnett4

Hay expresiones que resultan accesibles a ciertos niveles de hondura antropológica. Tal es el caso de la fórmula Eres un pájaro de mal agüero, advertencia que sirve para decir a otro que actúa como un gafe o como un inductor de pesares y desdichas.

En realidad, un agüero o augurio es un anuncio, un presagio de acontecimientos del porvenir. En el caso del dicho acá comentado, tal presagio se refiere a sucesos desfavorables. La mala suerte está al caer y parece que con ese conjuro pretendemos sortear la adversidad. ¿Una superstición? Por supuesto que sí, pero no ha de extrañarnos, porque el botín del refranero está repleto de ellas.

Al decir de los historiadores, el modismo tiene su venero en tiempo de los romanos. Aunque prácticos, estos eran también gente crédula, incluso en exceso. La intuición mágica que da lugar a la práctica del agüero es bien expresiva: los augures o maestros de la predicción quisieron que el comportamiento de las aves se conformase en metáforas.

Un revuelo hacia el norte, el bullir de las alas o cierto modo de trinar admitieron una interpretación profética; y en adelante, el graznido del cuervo se convirtió en signo de graves predicciones.

Desde luego, también hubo augures con habilidades de carnicero, que cifraron el código del futuro en las entrañas de un pollo sagradamente trinchado. En todo caso, fueron estas aves de la suerte las que sirvieron para retratar los acontecimientos venideros con fidelidad especular.

Ya lo insinuamos al comienzo: el mensaje solapado del chamán debe interesar al antropólogo. No obstante, también puede ser útil para el amante de las etimologías. Así lo confirma la Real Academia Española, y concretamente una de sus primeras entregas, el Diccionario de la lengua castellana, en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con las phrases o modos de hablar, los proverbios o refranes, y otras cosas convenientes al uso de la lengua (Tomo primero, Imprenta de Francisco del Hierro, 1726).

Ahí se define el agüero con fundamento histórico: «Los gentiles llamaban así a cierto género de adivinación por el canto, el vuelo y otras señales, que tenían observadas en las aves, y se llamaban augures los que formaban estos pronósticos».

Luego añade la RAE que, entre nosotros, «se toma esta voz por los pronósticos buenos o malos, que neciamente se forman de algunas casualidades, que no pueden tener conexión alguna para inferir de ellas los sucesos que son libres, y penden de superior providencia, en que se cometen muchas supersticiones». En clave etimológica, el vocablo «viene del latino augurium, que significa esto mismo».

En Estar al loro. Frases y expresiones del lenguaje cotidiano (Alianza Editorial, 2005), el estudioso José Luis García Remiro cita varias anécdotas en torno al mismo asunto. Menciona, por ejemplo, a Cicerón, que en De divinatione mostraba su interés en saber por qué era signo propicio el aleteo del cuervo hacia la derecha y también el de la corneja hacia a izquierda. Se ve que Plutarco, con afán racionalista, se hacía la misma pregunta, sin hallar otra respuesta que el escepticismo.

García Remiro destaca que no todos los antiguos se tomaban en serio los augurios. De hecho, algunos personajes de aquel tiempo demostraron que era posible manipular el destino reinterpretando los signos del vaticinador. En la misma monografía leemos que Platón se asombraba de que un arúspice pudiera ver a otro «sin que a ambos les entrase la risa». Tiempo después, Quevedo analizó con humor esta misma superstición en su Libro de todas las cosas.

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí, bajo seudónimo, en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.


logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La imperfecta perfección
    Escrito por
    La imperfecta perfección Estaba chateando hace unos días con una amiga. Me extrañó que tardase tanto en sus respuestas y le pregunté si es que corregía las frases que escribía antes de enviarlas. Me dijo que sí: “Ya…
  • ¿Existe el amor verdadero?
    ¿Existe el amor verdadero? El topillo de las praderas (Microtus ochrogaster) es un roedor norteamericano con tendencias monógamas. Cuando un macho conoce a una hembra, y proceden a ejecutar su ritual de emparejamiento, a estos topillos les…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • ¡Un brindis por Darwin!
    ¡Un brindis por Darwin! El 12 de febrero de 1809 nació Charles Robert Darwin. Cincuenta años más tarde publicaría Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por…
  • Un hombre libre
    Escrito por
    Un hombre libre Hace unos años conocí a un hombre libre. Libre porque sabía muy bien lo que quería y le importaba muy poco lo que el resto pensase de él. Me enseñó muchas cosas. Hoy he recordado…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Johann Wilhelm Wilms sale del armario
    Escrito por
    Johann Wilhelm Wilms sale del armario La penumbra de los armarios donde yacen muchas músicas que han quedado traspuestas por la eminencia de los grandes nombres, atesora partituras que los arqueólogos musicológicos e historiadores de nuestro tiempo consiguen exponer a la…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Crónica de una extinción anunciada
    Escrito por
    Crónica de una extinción anunciada En su largo peregrinar por el desierto, una vez libre del yu­go de Egipto, el pueblo de Israel enfrentó un sinnúmero de inusitadas vicisitudes. Des­pués de que la intervención divina proveyó de maná para solucionar…

bannernewsletter1