"Veronika decide morir", de Paulo Coelho

Williamthetempest

Veronika decide morir, Paulo Coelho, Planeta, Barcelona, 2000, 229 pp.

Desde El peregrino de Compostela (Diario de un mago) (1987) hasta la novela que tenemos entre manos, la producción literaria de Paulo Coelho (Río de Janeiro, 1947) se ha sostenido en la cresta de la estadística editorial: traducida a cuarenta y tres idiomas para interesar a veintitrés millones de lectores, ha generado un patrimonio personal que ronda los veintisiete millones de dólares.

Obviamente, el fluminense es uno de los quince autores vivos más leídos del planeta, lo cual no sorprende a la vista de los nueve millones y medio de ejemplares que se vendieron de su novela El alquimista (1988).

No aburriremos al lector con otros datos referentes a su mercadotecnia, enriquecida no hace mucho con un CD–ROM y una página web de vertiginosa consulta.

En Coelho la percepción de esas cifras está ligada a una vieja moda, cuyo primer brote, el hippismo neoprimitivo, coincidió con el colapso de ciertas glorias y esperanzas en el mundo adinerado.

Como se ve, toda esa necesidad de hallar respuestas de naturaleza espiritual ha impulsado negocios muy heterogéneos.

Se incluye entre ellos la literatura terapéutica, destinada a reparar el ánimo de los lectores mediante fórmulas de relajación, reglas de conducta intuitiva y, a título exótico, usos y fórmulas de patente oriental.

Podríamos decir esquemáticamente que Coelho ha sabido comprender que la narrativa puede competir con ese tipo de oferta.

De hecho, su interés no se limita a conseguir la amenidad del relato para acceder a un público extenso.

También pretende alimentar la esperanza y la nivela sin sobresaltos con su lema espiritual.

Acuciado por esa doble intención, Coelho plantea en Veronika decide morir un modelo argumenta! idóneo.

La joven protagonista pretende suicidarse, pero fracasa en el empeño.

Despierta en un centro psiquiátrico y allí descubre que durante el coma originado por los narcóticos, su corazón sufrió graves daños.

Es más, pronto dejará de palpitar.

Así, al verse condenada con inexorable precisión, Veronika tendrá que apañárselas para descubrir el sentido de su vida.

Solidario con quienes abarcan el ciclo de las penas, el escritor brasileño, entre líneas, da cuenta de las fases que aquéllos pueden poner en práctica para salir a flote.

Al cabo, en un mundo en constante mudanza no han de faltar los personajes como él, que propongan la visión intuitiva como único modo de huir del espanto.

De efectuarse el consolador –y extraliterario– propósito, Veronika decide morir permitirá a los lectores interrogarse sobre su propia conducta, y adquirir nuevos ánimos para de ese modo calibrar en su justo valor cada nuevo día de vida.

Dicen los que saben que así se va escribiendo la memoria.

Copyright © Guzmán Urrero. Este artículo fue editado originalmente en la revista Cuadernos Hispanoamericanos. Reservados todos los derechos.


  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

BBC, PBS, KCET

  • Difusión cultural de la ciencia
    Difusión cultural de la ciencia Imagen superior: Hartwig HKD, "Beauty of Time", CC ¿Se puede hacer divulgación científica si uno no soporta a los niños, no le interesan las noticias científicas y no pretende enseñar nada? Es frecuente que los…

"The Newsroom" © HBO

  • Ayer y hoy en el Caribe
    Escrito por
    Ayer y hoy en el Caribe Imagen superior: Fidel Castro con un grupo de escolares en 1959 ("New York Daily News", CC) El primero de enero de 1959 era yo un adolescente espasmódico, ilustrado y miope en un barrio al oeste…
  • Afilando la semántica
    Escrito por
    Afilando la semántica Geli Korzhev, "Don Quijote y Sancho Panza" (1977-84) El verbo es libre, el hablante que lo utiliza también lo es pero, a veces, es prudente recordar que no hablamos dialectos inventados día por día sino…

Cartelera

Cine clásico

  • Dos miradas
    Escrito por
    Dos miradas Para Antonio, mi hijo. Mi esperanza, mi luz. Sentados en el salón de nuestra casa, a media mañana de un domingo frío, con la lluvia cayendo sin parar al otro lado de los ventanales y…
  • Inocencia trágica
    Escrito por
    Inocencia trágica Tomo prestado este título que Agatha Christie usó en una de sus mejores novelas para encabezar el artículo sobre Niágara, una película extraña, extrema, exageradamente llena de emociones. Y, aunque la chica es alguien que…

Paolo Rivera © Marvel Comics

LWYang, CC

  • Emma se equivoca
    Escrito por
    Emma se equivoca Imagen superior: Sir Thomas Lawrence, "Lady Maria Conyngham" Alharaqueaba el día en la indecisa hora de un brumoso amanecer cuando Emma salió de su casa y, enfilando el sendero de grava y arena, se dirigió…

Michael Miller, CC

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres