"Veronika decide morir", de Paulo Coelho

Williamthetempest

Veronika decide morir, Paulo Coelho, Planeta, Barcelona, 2000, 229 pp.

Desde El peregrino de Compostela (Diario de un mago) (1987) hasta la novela que tenemos entre manos, la producción literaria de Paulo Coelho (Río de Janeiro, 1947) se ha sostenido en la cresta de la estadística editorial: traducida a cuarenta y tres idiomas para interesar a veintitrés millones de lectores, ha generado un patrimonio personal que ronda los veintisiete millones de dólares.

Obviamente, el fluminense es uno de los quince autores vivos más leídos del planeta, lo cual no sorprende a la vista de los nueve millones y medio de ejemplares que se vendieron de su novela El alquimista (1988).

No aburriremos al lector con otros datos referentes a su mercadotecnia, enriquecida no hace mucho con un CD–ROM y una página web de vertiginosa consulta.

En Coelho la percepción de esas cifras está ligada a una vieja moda, cuyo primer brote, el hippismo neoprimitivo, coincidió con el colapso de ciertas glorias y esperanzas en el mundo adinerado.

Como se ve, toda esa necesidad de hallar respuestas de naturaleza espiritual ha impulsado negocios muy heterogéneos.

Se incluye entre ellos la literatura terapéutica, destinada a reparar el ánimo de los lectores mediante fórmulas de relajación, reglas de conducta intuitiva y, a título exótico, usos y fórmulas de patente oriental.

Podríamos decir esquemáticamente que Coelho ha sabido comprender que la narrativa puede competir con ese tipo de oferta.

De hecho, su interés no se limita a conseguir la amenidad del relato para acceder a un público extenso.

También pretende alimentar la esperanza y la nivela sin sobresaltos con su lema espiritual.

Acuciado por esa doble intención, Coelho plantea en Veronika decide morir un modelo argumenta! idóneo.

La joven protagonista pretende suicidarse, pero fracasa en el empeño.

Despierta en un centro psiquiátrico y allí descubre que durante el coma originado por los narcóticos, su corazón sufrió graves daños.

Es más, pronto dejará de palpitar.

Así, al verse condenada con inexorable precisión, Veronika tendrá que apañárselas para descubrir el sentido de su vida.

Solidario con quienes abarcan el ciclo de las penas, el escritor brasileño, entre líneas, da cuenta de las fases que aquéllos pueden poner en práctica para salir a flote.

Al cabo, en un mundo en constante mudanza no han de faltar los personajes como él, que propongan la visión intuitiva como único modo de huir del espanto.

De efectuarse el consolador –y extraliterario– propósito, Veronika decide morir permitirá a los lectores interrogarse sobre su propia conducta, y adquirir nuevos ánimos para de ese modo calibrar en su justo valor cada nuevo día de vida.

Dicen los que saben que así se va escribiendo la memoria.

Copyright © Guzmán Urrero. Este artículo fue editado originalmente en la revista Cuadernos Hispanoamericanos. Reservados todos los derechos.


  • The Cult: el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT, la plataforma educativa de conCiencia Cultural. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con…

BBC, PBS, KCET

  • Dos mentes y un cerebro
    Dos mentes y un cerebro Sally Field en "Sybil", de Daniel Petrie © 1976 Lorimar Productions, NBC. Aunque se habla mucho de los avances de la computación o de la biotecnología, creo que el siglo 21 será conocido como el…
  • Educación 2.0, ciberdemocracia y TEP
    Escrito por
    Educación 2.0, ciberdemocracia y TEP Primero fueron las TIC. Luego las TAC. Y ahora las TEP. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación supusieron, en la escuela, el uso de herramientas digitales y la informatización de la gestión. La…

Loren Kerns, CC

  • Blancos y negros
    Escrito por
    Blancos y negros Alexandre Dumas (Gérard Depardieu) conversa con su "negro" literario, Auguste Maquet (Benoît Poelvoorde), en una escena de la película "L'Autre Dumas" (2010), de Safy Nebbou © UGC, France 2 Cinéma. Reservados todos los derechos. No…
  • Lorca: conmemoraciones y olvidos
    Escrito por
    Lorca: conmemoraciones y olvidos En literatura, las magnificaciones no son inocentes y se realizan sembrando olvido, sea ésa o no la intención, sobre escritores de importancia. Además, incide otro aspecto que es fundamental: un poeta no es la poesía, e…

Cartelera

Cine clásico

  • ¿Sabes cómo silbar?
    Escrito por
    ¿Sabes cómo silbar? El set de rodaje estaba alterado. Hoy era un mal día. El director estaba de los nervios. Llevaban varias horas y aquello no tenía ningún sentido. Las tomas no salían y el actor estrella estaba…
  • ¡Camarero, hay una película en mi libro!
    Escrito por
    ¡Camarero, hay una película en mi libro! Es muy posible que al lector interesado exclusivamente en el contenido de un libro (el cuerpo de la obra, su maquetación, una buena traducción sin erratas ni censura, etc.), la portada no le preocupe demasiado.…
  • La fealdad del marciano
    Escrito por
    La fealdad del marciano Michael Whelan, Ilustración para "Crónicas marcianas", de Ray Bradbury, 1989 A los marcianos se les pinta feos y cabezones. No se entiende cómo no protestan por haber sido representados hasta la saciedad con ojos saltones,…

LWYang, CC

  • Emma y Anne Elliot
    Escrito por
    Emma y Anne Elliot Si hay una heroína llena de dificultades, de problemas, de desamor y de desapego, esta es Anne Elliot, la protagonista de Persuasión, la novela póstuma de Jane Austen. Es la novela de las segundas oportunidades,…

Michael Miller, CC

  • Xoel López: el Juan Pardo de mi morriña
    Escrito por
    Xoel López: el Juan Pardo de mi morriña Imagen superior: Xoel López en una foto promocional de "Paramales" © Lola García Garrido  En dos años de ausencia de España, sólo he sentido un momento de nostalgia. Fue en mi segundo regreso al país para…
  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres