Helmut Newton: fotografías

Helmut NewtonHelmut Newton dijo una vez: “La fotografía de algunas personas es un arte. La mía no. Si a ellos les ocurre ser exhibidos en una galería o un museo, está bien. Pero eso no es por lo que las hago. Yo soy un pistolero de alquiler”.

Esta declaración prosaica de uno de los fotógrafos más celebrados del siglo XX puede resultar un poco chocante, pero sin embargo sitúa firmemente a Newton en la posición del creador de imágenes sin florituras que fue. 

Sumo fue un libro titánico en todos los sentidos: un homenaje de 480 páginas a Helmut Newton (1920-2004), el fotógrafo más influyente, intrigante y controvertido del siglo XX.

Se trata de un volumen que batió récords por su peso y dimensiones. Cincuenta personas trabajaron con Helmut y June Newton durante tres años para completar un libro que pesaba 30 kilos. Pero el tamaño no fue todo.

El control y la calidad –impresión, papel, encuadernación– resultaron críticos para hacer de Sumo un fenómeno mundial de la edición que figura en muchas colecciones famosas de todo el orbe, incluyendo el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Ahora, 10 años después de la publicación original, Sumo regresa en una edición más económica, pero con el mismo ADN de su progenitor simpar.

El Sumo original, editado por June Newton, presentaba más de 350 imágenes, la mayoría publicadas por primera vez, que abarcaban cada aspecto de la sobresaliente carrera de Newton: desde las extraordinarias fotografías de moda que influyeron a generaciones de colegas más jóvenes hasta sus potentes desnudos eróticos y retratos de famosos.

También incluía una sección de ‘cómo se hizo’ en la que se detallaba el meticuloso proceso de selección, de ensayo y error, del experimento y la innovación que intervinieron en la creación del Sumo original, el libro que redefinió la monografía fotográfica.

A despecho de la muy estimada disciplina japonesa que inspiró el título de esta obra colosal, no hay necesidad de que su orgulloso dueño luche con Sumo. Philippe Starck ha diseñado un dispositivo único para exponer el libro en casa.

Helmut Newton ha sido uno de los fotógrafos más influyentes de todos los tiempos. Nacido en Berlín, llegó a Australia en 1940 y se casó con June Brunell (alias Alice Springs) ocho años más tarde.

Adquirió fama internacional a partir de los años 1970, mientras trabajaba principalmente para la edición francesa de Vogue, y su notoriedad e influencia fueron en aumento con el paso de las décadas.

Newton prefería fotografiar en calles o interiores más que en estudios. Planteamientos controvertidos, una iluminación audaz y composiciones atractivas se unieron para formar su look distintivo.

En 1990 fue galardonado con el Gran Premio Nacional de fotografía y en 1992 el gobierno alemán le concedió la Gran Cruz al Mérito por sus servicios a la cultura alemana, así como fue nombrado Oficial de las Artes, las Letras y las Ciencias por S. A. S. la princesa Carolina de Mónaco.

En 1996 fue condecorado como Comendador de la Orden de las Artes y las Letras por Philippe Douste-Blazy, el ministro francés de Cultura.

Tras trabajar y vivir en estrecha relación con su esposa hasta su muerte a los 83 años, sus imágenes se mantienen tan inconfundibles, seductoras y originales como siempre.

Su obra es tan potente, tan llamativa, que desafía las categorías. Al rechazar llamarla “arte”, Newton nos deja libres para hacerlo, y a juzgar por la cantidad de exposiciones en museos y galerías que han mostrado su obra, está claro que la opción ha sido ampliamente ejercida.

Copyright de imágenes, sinopsis y nota editorial de Helmut Newton: Sumo © Benedikt Taschen Verlag GmbH. Cortesía del Departamento de Prensa de Taschen. Reservados todos los derechos.


logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Hedvige y Casanova, sexo y teología
    Escrito por
    Hedvige y Casanova, sexo y teología Tras las discusiones teológicas de los últimos días, Casanova aunque atraído por Helena, la hermana de la bella teóloga, cada vez se siente más seducido por Hedvige: “La asombrosa muchacha conversaba de teología con tanta suavidad y daba a…
  • El juego de la muerte
    El juego de la muerte En los años sesenta, el sociólogo Stanley Milgram ideó un experimento para responder a la pregunta que durante años se venían haciendo muchos: ¿cómo era posible que tantos millones de personas hubieran sido cómplices…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • La planta transparente
    La planta transparente A veces los científicos, pero también los escritores de ciencia ficción, se hacen preguntas extrañas. Por ejemplo, "¿podría evolucionar una planta transparente?" Para el escritor, tal pregunta muy bien puede dar pie a un relato…

Cartelera

Cine clásico

  • Tyrone, my love…
    Escrito por
    Tyrone, my love… Entre las amigas de mi madre estaba una, Remeditos, que pasó toda su juventud enamorada de Tyrone Power. Suspiraba cada vez que veía su rostro en esos cartelones grandes que colgaban de la calle del…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1