El concilio de Trento

Concilio_de_Trento

El concilio de Trento (1545- 1563) es uno de los más capitales acontecimientos de la historia del catolicismo, puesto que de él deriva la organización actual de la Iglesia católica.

La petición de reforma de la Iglesia, in capite et in membris, no había cesado desde los tiempos del cisina de occidente, pues los concilios de Constanza, Basilea, Pisa, Florericia y otros, sólo habían promovido reformas fragmentarias.

Preocupados los pontífices, desde mediados del siglo XVI, «por el peligro turco», por las intrigas políticas de la época y por las artes del Renacimiento, relegaron a segundo término los asuntos eclesiásticos.

Cuando los innovadores luteranos amenazaron la unidad de la fe, insistieron los católicos en pedir la convocación de un concilio, como único medio de poner fin a las controversias religiosas.

Los papas Adriano VI (1522-1523) y Clemente VII (1523-1534), el primero cediendo a la petición de varias dietas alemanas, y el segundo instado por Carlos V, se dispusieron a convocado, pero no llegó a reunirse hasta 1545, bajo el pontificado de Paulo III, después de obstáculos y vacilaciones sin cuento, y cuando era ya tarde para someter a todos los disidentes.

Reunido en Trento, el famoso concilio duró dieciocho años, celebrándose sus sesiones en tres períodos: el primero, bajo el pontificado de Paulo III, desde 1545 a 1548; el segundo, ocupando la Sede romana Julio lII, desde 155l a 1552 y el último, siendo pontífice Pío IV, desde 1562 a 1563, en que terminó.

La primera sesión fue interrumpida por la ruptura entre -el papa y Carlos V, deseoso el emperador de introducir en la Iglesia algunas reformas gratas a los protestantes, y limitar la autoridad pontificia.

Paulo III transfirió el concilio a Bolonia; pero una parte del episcopado, adicta al .emperador, continuó en Trento.

La segunda vez el concilio se separó ante las amenazas -de los protestantes, confederados contra Carlos V, los cuales se dirigían en actitud belicosa sobre el Tirol.

La tercera sesión fue la más importante en resultados.

La dirección de los trabajos del concilio fue llevada por el legado del papa.

Entre sus miembros se distinguieron los jesuitas (el segundo general de la Orden, Diego Láinez) y los obispos españoles, entre otros, don Pedro González de Mendoza, don Martín Pérez de Ayala, don Pedro Guerrero, etc., habiendo podido decir un escritor moderno que el Concilio de Trento «fue tan español como ecuménico».

El triunfo de la corte pontificia fue completo.

Las deliberaciones se cerraron después de la 25ª sesión.

Pío IV, por la bula Benedicius Deus, sancionó las decisiones del concilio; pero reservando su interpretación a la Santa Sede.

Decretos del Concilio de Trento

Los principales decretos del concilio de Trento, referentes unos al dogma, otros a la disciplina, fueron los siguientes: Afirmación del dogma católico, declarando la tradición eclesiástica de igual valor que las Sagradas Escrituras, la validez de los siete sacramentos, la liturgia en latín, las buenas obras para justificación del pecador, el culto de los santos y de las reliquias, y el celibato del clero.

Hacer obligatoria a los prelados la residencia en sus diócesis. Prohibir la acumulación de beneficios eclesiásticos.

Instituir seminarios conciliares para educación y enseñanza de los jóvenes destinados a la carrera eclesiástica.

Otras muchas reformas derivaron de aquel concilio, como el establecimiento de la congregación del índice, encargada de dictaminar acerca de los libros que el catolicismo considera nocivos a los fieles.

La jerarquía eclesiástica, declarada de institución divina, quedó rigurosamente establecida bajo la autoridad absoluta del papa, considerada superior a la de los concilios.

Los obispos, dependientes del papa, quedaron, en 10 sucesivo, investidos de mayor autoridad que la que habían tenido antes sobre los clérigos seculares y regulares de sus respectivas diócesis.

De este modo el concilio de Trento reemplazó la constitución aristocrática y representativa de la Iglesia de los tiempos medios por una monarquía absoluta y centralizada.

El dogma, fijo para siempre, quedó substraído a toda tentativa innovadora.

Resultados del Concilio de Trento

Exceptuando la casa de Austria, los demás príncipes católicos protestaron de las decisiones del concilio, que atentaban a la independencia de las Iglesias nacionales y disminuían su autoridad sobre el clero; pero la obra del concilio fue mantenida.

La Iglesia reconquistó parte del terreno perdido: Alemania del sur, Francia, algunos cantones suizos, Polonia, etc.

Ahogado el protestantismo en España e Italia por la Inquisición, el catolicismo se aprestó a llevar la guerra a los territorios donde había triunfado la Reforma protestante.

Nota sobre el autor: Rafael Ballester y Castell (Palma de Mallorca, 22 de agosto de 1872 - Tarragona, 17 de agosto de 1931) fue periodista, bibliógrafo, pedagogo y erudito historiador. Entre sus obras, destacan Las fuentes narrativas de la Historia de España durante la Edad Media, 417-1474 (1908), Clío. Iniciación al estudio de la Historia (1913) –de la que extraemos este artículo para The Cult– , Geografía de España (1916) y Apuntes de Historia de la civilización española en sus relaciones con la universal (1927). Las obras originales de Rafael Ballester y Castell se encuentran en dominio público, pues sus derechos de autor han expirado una vez transcurridos ochenta (80) años tras la muerte del autor.

  • El Mahabharata y otras obras del tiempo
    Escrito por
    El Mahabharata y otras obras del tiempo Podemos preguntarnos si nuestra opinión acerca de la calidad literaria de la Epopeya de Gilgamesh o incluso de la Ilíada cambiaría si descubriéramos que fueron escritas tres siglos antes, o un milenio después de la…

BBC, PBS, KCET

  • La biosfera secreta
    La biosfera secreta Los territorios inexplorados siempre han sido fascinantes. La posibilidad de descubrir nuevas tierras, gentes o especies de seres vivos resulta irresistible. La búsqueda de nuevos continentes o poblaciones humanas desconocidas está ya agotada, pero de…
  • Cómo vivir bien sin trabajo y (casi) sin dinero
    Escrito por
    Cómo vivir bien sin trabajo y (casi) sin dinero Muchas veces me pregunto por qué los periodistas económicos descartan la autosuficiencia como un modelo marginal y más o menos pintoresco. En general, los medios solo recompensan aquellas fórmulas socioeconómicas que permanecen dentro de la…

Loren Kerns, CC

  • Don Miguel y don Guillermo
    Escrito por
    Don Miguel y don Guillermo El tiempo, la diosa Casualidad o las ocultas leyes de las cosas, hicieron morir el mismo año a dos grandes barrocos: Cervantes y Shakespeare. Todo sigue yendo bien si nos atenemos a sus libros, a…
  • Pueblo, masa y sociedad
    Escrito por
    Pueblo, masa y sociedad Con esto de los populismos puede ocurrir lo que pasa con cualquier moda: que pasa. Ambos, la moda y el populismo, son juveniles y ella, según dice Jean Cocteau, muere joven. Sin embargo, hay las…

Cartelera

Cine clásico

  • ¿Sabes cómo silbar?
    Escrito por
    ¿Sabes cómo silbar? El set de rodaje estaba alterado. Hoy era un mal día. El director estaba de los nervios. Llevaban varias horas y aquello no tenía ningún sentido. Las tomas no salían y el actor estrella estaba…
  • "Un cubo de sangre" ("A Bucket of Blood", 1959)
    "Un cubo de sangre" ("A Bucket of Blood", 1959) Walter Paisley (Dick Miller) trabaja como camarero en "The Yellow Door", un local de moda al que acuden numerosos artistas e intelectuales bohemios. Enamorado de la guapa artista Carla (Barboura Morris), trata de convertirse en…
  • Dos y dos son… ¡un conejo blanco!
    Escrito por
    Dos y dos son… ¡un conejo blanco! Suelen gustarme las novelas protagonizadas por ilusionistas y matemáticos. Entiendo que me atraigan los ilusionistas: lo que no alcanzo a comprender es lo de los matemáticos. Claro que lo entenderían aún menos los profesores de…

LWYang, CC

  • Emma: Perfecta geografía
    Escrito por
    Emma: Perfecta geografía Este es el último artículo de la serie El Año de Emma, que inicié a principios de 2015. En diciembre de este año se publicó el libro, en tres tomos, como era habitual. Desde entonces,…

Michael Miller, CC

  • Peace, Love & Death Metal
    Escrito por
    Peace, Love & Death Metal Hace poco menos de quince días, le contaba a un amigo que uno de mis planes para el próximo puente de la Inmaculada era encadenar dos conciertos de dos de mis grupos favoritos, ya que,…
  • Viaje sonoro por los sesenta
    Escrito por
    Viaje sonoro por los sesenta Cuatro títulos puccinianos y dos verdianos en históricas grabaciones a cargo de intérpretes hoy ya legendarios Myto, Walhall, Andromeda y Archipel, un cuarteto de ases en registros discográficos en vivo, están empeñados en que no…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • Los mastodontes de la Península Ibérica
    Escrito por
    Los mastodontes de la Península Ibérica Cuando se habla de mastodontes muchas personas evocan erróneamente los legendarios mamuts, sin embargo se trata de animales muy diferentes. Varios millones de años antes de que los mamuts –que son elefantes– aparecieran en la…