El navegante y conquistador Alonso de Ojeda

Vanitas_Edward_Coll

Animados por la aventura de Colón, otros marinos quisieron encontrar su fortuna en ultramar. Lo entendió así Alonso de Ojeda y testimonio de ello es su trayectoria indiscutible como navegante y conquistador.

Este conquense, nacido en 1466, desempeñó en tal afán una labor sin duda pionera, cuyos alcances sólo quedaron cabalmente descritos cuando el personaje ya había perdido la vida en Santo Domingo, allá por 1516.

Según se sabe, fue paje y criado del duque de Medinaceli, don Luis de la Cerda, y gracias a éste conoció a Cristóbal Colón. El encuentro, si lo interpretamos de forma determinista, no fue un asunto fortuito. Aún más: tras intervenir en la toma de Granada, Ojeda capitaneó en 1493 una de las naves del segundo viaje colombino.

Esta responsabilidad tuvo su prolongación en el Nuevo Mundo, pues nuestro personaje fue quien puso de manifiesto la riqueza aurífera de la región de Cibao. Un asunto —el del oro de las Indias— que situó la conquista dentro del horizonte económico.

En la biografía americana de Ojeda abundan los lances aventureros. Capturó con picardía al cacique Caonabó, y con ello se atribuyó un gran mérito en la dominación de los guerreros caribes. No obstante, tuvo que abandonar La Española en 1498, cuando los enfrentamientos que mantenía con Colón recomendaban ya su retorno a España.

Una vez conseguido el respaldo preciso, inició una nueva travesía de descubrimiento, esta vez en compañía de Juan de la Cosa y Américo Vespucio. Su nave desembarcó en la Guayana, y recorrió con sus hombres la costa venezolana hasta Maracaibo. Dicho territorio, sumado a la franja atlántica oriental de la actual Colombia, figuran en el mapa que trazó Juan de la Cosa en 1500.

Designado gobernador de Coquibacoa el 8 de junio de 1501, Alonso de Ojeda se vio beneficiado en 1508 durante la reunión de la Junta de Burgos, organizada para diseñar el proceso colonizador de Tierrafirme. Quedó ésta escindida en dos gobernaciones; a saber: la de Veragua y la que le correspondió a nuestro personaje, Urabá, situada en la orilla colombiana.

En adelante, Ojeda intervino en una de las peripecias más exigentes de esta primera etapa de la Conquista, que le condujo a la fundación en 1510 de San Sebastián de Buenavista, en territorio panameño.

Acosado por la miseria y las lanzas indígenas, este poblamiento no podía resistir sin auxilio. Fue entonces cuando Ojeda partió en busca de una ayuda que nunca pudo conseguir.

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Juego de Espejos

  • Arthur Schnitzler y su época
    Escrito por
    Arthur Schnitzler y su época Hay años en los que uno descubre a un escritor y lo devora. Recuerdo con mucha claridad cuando descubrí a Poe en la adolescencia y cuando descubrí a Henry James al leer Los papeles de…

BBC, PBS, KCET

  • El engaño antivacunas
    El engaño antivacunas La modelo y activista antivacunas Jenny McCarthy junto a quien era entonces su pareja, Jim Carrey, durante la marcha "Green our Vaccines", organizada el 4 de junio de 2008, en Washington DC. McCarthy sostiene que…

  • La depresión española, Alemania y la marca país
    Escrito por
    La depresión española, Alemania y la marca país Luke Ma, CC A los españoles nos encantan las encuestas. Aunque muchas de ellas dictaminen prejuicios más que realidades, disfrutamos discutiéndolas, eligiendo las que confirman nuestras impresiones –o nuestros deseos– y considerando propaganda aquellas que…
  • ¿Que todo cambie?
    Escrito por
    ¿Que todo cambie? Escribo acerca del fenómeno político Podemos con mucha reticencia porque todo lo que rodea a este partido se ha convertido en una cuestión emocional, en la que la argumentación sosegada ya no tiene casi nada…

Cartelera

Cine clásico

  • Algunas palabras
    Escrito por
    Algunas palabras Palomas. Blancas, grises, moteadas. Palomas enjauladas. Palomas libres. Palomas que picotean la mano. Palomas que buscan comida en el asfalto. Palomas mimadas, palomas perseguidas. Palomas oscuras. Palomas transparentes, palomas hambrientas. Palomas en un poema de…
  • Contigo en la ópera
    Escrito por
    Contigo en la ópera Desde que Richard Gere invitó a Julia Roberts a ir a la ópera, con regalo de vestido rojo, superfashion, incluido, contemplar La Bohème desde un palco del Metropolitan Opera House –el MET para entendernos– es…

WB, DC Comics

¿Cómo lo ves?

  • ¿Existió Napoleón Bonaparte?
    Escrito por
    ¿Existió Napoleón Bonaparte? Abdicación de Napoleón, Paul Delaroche, Musée de l’Armée, París, 1840 Napoleón estaba tan loco que creía ser Napoleón. En su novela La isla de los jacintos cortados, Gonzalo Torrente Ballester nos explicó que Bonaparte no…

Moby Dick Literary Festival, Youghal, Irlanda

Michael Schwab Studio

La era de la ilustración

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres