El navegante y conquistador Alonso de Ojeda

Vanitas_Edward_Coll

Animados por la aventura de Colón, otros marinos quisieron encontrar su fortuna en ultramar. Lo entendió así Alonso de Ojeda y testimonio de ello es su trayectoria indiscutible como navegante y conquistador.

Este conquense, nacido en 1466, desempeñó en tal afán una labor sin duda pionera, cuyos alcances sólo quedaron cabalmente descritos cuando el personaje ya había perdido la vida en Santo Domingo, allá por 1516.

Según se sabe, fue paje y criado del duque de Medinaceli, don Luis de la Cerda, y gracias a éste conoció a Cristóbal Colón. El encuentro, si lo interpretamos de forma determinista, no fue un asunto fortuito. Aún más: tras intervenir en la toma de Granada, Ojeda capitaneó en 1493 una de las naves del segundo viaje colombino.

Esta responsabilidad tuvo su prolongación en el Nuevo Mundo, pues nuestro personaje fue quien puso de manifiesto la riqueza aurífera de la región de Cibao. Un asunto —el del oro de las Indias— que situó la conquista dentro del horizonte económico.

En la biografía americana de Ojeda abundan los lances aventureros. Capturó con picardía al cacique Caonabó, y con ello se atribuyó un gran mérito en la dominación de los guerreros caribes. No obstante, tuvo que abandonar La Española en 1498, cuando los enfrentamientos que mantenía con Colón recomendaban ya su retorno a España.

Una vez conseguido el respaldo preciso, inició una nueva travesía de descubrimiento, esta vez en compañía de Juan de la Cosa y Américo Vespucio. Su nave desembarcó en la Guayana, y recorrió con sus hombres la costa venezolana hasta Maracaibo. Dicho territorio, sumado a la franja atlántica oriental de la actual Colombia, figuran en el mapa que trazó Juan de la Cosa en 1500.

Designado gobernador de Coquibacoa el 8 de junio de 1501, Alonso de Ojeda se vio beneficiado en 1508 durante la reunión de la Junta de Burgos, organizada para diseñar el proceso colonizador de Tierrafirme. Quedó ésta escindida en dos gobernaciones; a saber: la de Veragua y la que le correspondió a nuestro personaje, Urabá, situada en la orilla colombiana.

En adelante, Ojeda intervino en una de las peripecias más exigentes de esta primera etapa de la Conquista, que le condujo a la fundación en 1510 de San Sebastián de Buenavista, en territorio panameño.

Acosado por la miseria y las lanzas indígenas, este poblamiento no podía resistir sin auxilio. Fue entonces cuando Ojeda partió en busca de una ayuda que nunca pudo conseguir.

Esta es una versión expandida de un artículo que escribí en el Centro Virtual Cervantes (www.cvc.cervantes.es), portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas.

  • The Cult: el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT, la plataforma educativa de conCiencia Cultural. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con…

BBC, PBS, KCET

  • Derechos...
    Derechos... Imagen superior: Ron Cogswell, 'It Seemed Like Reaching for the Moon', Virginia Civil Rights Memorial, Richmond, CC Aunque hoy pueda parecer completamente natural, la noción de derechos humanos se ha ido construyendo a través de…
  • Asignaturas exprés
    Escrito por
    Asignaturas exprés Aunque al sistema educativo español se le acusa de volatilidad, no es cierto que los cambios sean tantos ni, por supuesto, tan profundos. Es más. La profundidad es mínima. Los cambios legales han sido superficiales…

Loren Kerns, CC

  • ¿Adiós al Comercial?
    Escrito por
    ¿Adiós al Comercial? Imagen superior, tomada desde una de las mesas del Café Comercial (Autor: Diego Pérez 74, CC) Vivir largamente en una ciudad comporta observar sus cambios; en el caso de Madrid, para mejor en cuanto a…
  • La máscara y el rostro
    Escrito por
    La máscara y el rostro Imagen superior: Max Beckmann (1884–1950) Estas escenas veraniegas que combaten la sequía informativa estival, animan el cotarro periodístico. Quizás en otro momento del año, menos lánguido en las bolsas de valores y con menos políticos…

Cartelera

Cine clásico

  • Para qué sirve una puerta
    Escrito por
    Para qué sirve una puerta "The Leopard Man", Jacques Tourneur, 1943 Como todos sabemos, una puerta sirve para asustar. La puerta, ya sea de entrada a la vivienda o perteneciente a cualquiera de sus dependencias interiores, puede estar abierta o…

LWYang, CC

  • Emma y la buena vecindad
    Escrito por
    Emma y la buena vecindad Imagen superior: Edmund Blair Leighton, "The Gallant Suitor" En el universo de mi infancia los vecinos forman un mosaico irrepetible, pleno, único. La calle en la que viví se me antoja, en la distancia física…

Michael Miller, CC

  • Canciones (IM)prescindibles de verano
    Escrito por
    Canciones (IM)prescindibles de verano Imagen superior: Major Lazer & DJ Snake y MØ, "Lean On" © Crispy Crust Records El verano es sinónimo de muchas cosas: buen tiempo, vacaciones, playa, viajes en coche y desconexión de la rutina. Por…
  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • El gamo gigante
    Escrito por
    El gamo gigante Los trazos son tan simples y la perspectiva tan escasa que uno se sorprende de poder observar tantos detalles. Casi puede uno imaginarse al animal en su ambiente natural y deducir sorprendentes pormenores sobre su…