Julio Verne: "De la Tierra a la Luna"

De la Tierra a la LunaSi hay una obra que ha consolidado la fama profética de Julio Verne, ésa es De la Tierra a la Luna (De la Terre à la Lune).

Sin embargo, esta novela es algo más que una obra maestra de la ficción científica.

También es una soberbia aventura, con ingredientes satíricos que le proporcionan un inesperado toque de humor.

Considerada una novela pionera de ese género que luego sería llamado ciencia-ficción, De la Tierra a la Luna fue publicada por entregas en el Journal des débats politiques et littéraires entre el 14 de septiembre y el 14 de octubre de 1865.

De acuerdo con su costumbre, el editor Hetzel reunió luego el texto que un solo volumen, que salió a la venta el 25 de octubre de 1865.

El 16 de septiembre de 1872 los lectores pudieron adquirir el tomo que reunía esta novela y su continuación, Alrededor de la Luna (Autour de la Lune, 1870), en la cual se ponía fin a esta epopeya estelar.

De la Tierra a la Luna comienza su relato con la fundación en Baltimore del Gun-Club, una sociedad dedicada a la balística, organizada por expertos artilleros que participan en la Guerra de Secesión.

La contienda se acaba, y con la paz, el presidente del club, Impey Barbicane, pone en marcha un proyecto inesperado: el primer viaje tripulado a nuestro satélite.

Para llevar a cabo tan fantástico plan, es necesaria la cooperación internacional.

No sólo en términos económicos –diversos países costean la empresa–, sino también a la hora de promover la tecnología adecuada.

Así, el francés Miguel Ardan –inspirado en el fotógrafo y aeronauta Nadar– acaba incorporándose al equipo que forman Barbicane, el capitán Nicholl y el secretario del Gun-Club, J.T. Mason.

“Cuando nos fijamos hoy en día, en la era de los viajes del Apolo a la Luna –escribe Herbert Lottmann–, en las anticipaciones científicas que aparecen en De la Tierra a la Luna, nos resultan muy desasosegantes. Los protagonistas de Verne tienen que enviar a la Luna una “bala” espacial donde viajan tres hombres –esto fue lo que hizo la NASA–.

La cabina ha de ser de aluminio. Los entusiastas del Gun-Club se enfrentan con los mismos problemas de gravedad y resistencia que tuvo que resolver la ciencia espacial contemporánea. Para lanzar el proyectil en el ángulo correcto, los caballeros de Baltimore escogen un punto de Florida, comarca muy poco desarrollada a la sazón, próxima a Cabo Cañaveral (que figura en el rudimentario mapa de la edición [original de] Hetzel. (…) ¡Y no sólo el Gun-Club lanza el proyectil desde Florida, como sucedión más tarde con los auténticos astronautas, sino que también los viajeros de Verne caen, a la vuelta, en el océano Pacífico!”.

La precisión científica del libro tiene mucho que ver con una certeza defendida por Verne, y es que la ciencia es una palanca de cambio y un instrumento de liberación para la sociedad.

Temas y valores

Lo que primero resalta en la novela es el elogio de la ciencia que plantea Verne.

Los personajes, muy positivos, transmiten valores como el altruismo, el esfuerzo, la valentía, la abnegación y, en el caso de Ardan, incluso el pacifismo.

No podrás olvidar...

La inteligencia y la suave ironía que transmiten todos los personajes, desde el artífice del proyecto, Barbicane, hasta el impulsivo aventurero Michel Ardan.

Edad recomendada

Tanto De la Tierra a la Luna como su continuación, Alrededor de la Luna, son lecturas recomendables a partir de los doce años de edad.

(© Guzmán Urrero Peña)

De la Tierra a la Luna (Edición de Anaya Infantil y Juvenil)

Los Viajes extraordinarios de Verne aspiraban a convertirse en una ambiciosa epopeya, cuya definición más precisa dio el propio autor: «Un paseo completo por el cosmos de un hombre del siglo XIX».

Tras este objetivo, Verne exploraría la tierra y sus profundidades, el mar y el aire, con historias tan memorables como la del Nautilus y su capitán Nemo.

De la Tierra a la Luna, que pertenece a la época idílica de su fe en la ciencia, narra con notables dosis de humor e ironía la preparación y envío a la Luna de un gigantesco proyectil.

Y no se sabe qué admirar más en la novela: si el divertido desarrollo de la historia, o la sorprendente exactitud de la mayoría de sus previsiones.

Alrededor de la Luna Si la mayor parte de las novelas de Julio Verne se narran a partir de un viaje, ésta no iba a ser menos.

Ardan, Barbicane y Nicholl emprenden la huida hacia la Luna en una bala empujada por gas. Van acompañados en su aventura de unos animales.

Uno de los perros, Satélite, está herido de muerte por un golpe en la cabeza.

Lo lanzan al espacio cósmico. Con ello tienen posibilidad de hacer un nuevo estudio gravitatorio.

Un meteorito altera la trayectoria del cohete y no pueden ya alcanzar la Luna.

Cuando están a punto de chocar con una bola de fuego, utilizan sus propios cohetes para amortiguar la caída.

Ésta resulta ser en la Tierra y no en la Luna.

A bordo del Susquehanna, Maston consigue rescatar a los aventureros.

(© Grupo Anaya)

Julio Verne

Hijo de una familia burguesa, tuvo una voluntad literaria inquebrantable.

Pese a la obligación paterna de cursar leyes y a la presión familiar para que abandonase su vocación, el escritor pudo superar las coacciones y obstáculos combinando su afición con los negocios y el amor, hasta que en 1862 obtiene su primer contrato con el editor Hetzel.

Comienza entonces a publicar la serie Viajes extraordinarios, con títulos como Cinco semanas en globo, Viaje al centro de la Tierra, De la Tierra a la Luna, La vuelta al mundo en ochenta días, etc., obras con las que dio forma al nuevo género novelístico de la ciencia-ficción y que la crítica acogió con gran entusiasmo.

Copyright del comentario © Guzmán Urrero Peña. Reservados todos los derechos.

Copyright de la cita de Fernando Savater (Misterio, emoción y riesgo) © Fernando Savater, Editorial Ariel. Reservados todos los derechos.

Copyright de la cita de Herbert Lottman (Jules Verne) © Anagrama. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes, sinopsis y nota editorial © Grupo Anaya S.A. Reservados todos los derechos.


  • De nasis y el género nasal
    Escrito por
    De nasis y el género nasal El nasal es un género literario menor, que quizá no puede compararse con otros de más éxito, como la ciencia ficción, la novela policiaca, el terror o las vidas de santos (perdón, las autobiografías), pero…

BBC, PBS, KCET

  • Tuits virales
    Tuits virales Cualquiera que tenga una computadora con conexión a internet o un smartphone, y una cuenta en Twitter o Facebook, ha experimentado la sobrecarga de información –semanal, diaria, ¡cada hora!– a que nos exponen las redes sociales…
  • Talentos
    Escrito por
    Talentos Todos los niños tienen algún talento. Incluso los que son invisibles. Los que se sientan en la fila de atrás. Los que no aprueban. Incluso los niños disruptivos. Los que pasan mucho tiempo en el…

Loren Kerns, CC

  • Las chicas sólo quieren divertirse
    Escrito por
    Las chicas sólo quieren divertirse La canción de Cyndi Lauper a la que hace referencia el título de este artículo ha sido un himno para varios colectivos, especialmente el de LGTB. Y no es de extrañar. El mensaje es claro…
  • Sexo papal
    Escrito por
    Sexo papal En el Evangelio según San Juan (8, 11) se registra la parábola de la adúltera, de la cual hemos conseguido la expresión de “tirar la primera piedra”. Unos cuantos samaritanos se han reunido para lapidar…

Cartelera

Cine clásico

  • ¿Sabes cómo silbar?
    Escrito por
    ¿Sabes cómo silbar? El set de rodaje estaba alterado. Hoy era un mal día. El director estaba de los nervios. Llevaban varias horas y aquello no tenía ningún sentido. Las tomas no salían y el actor estrella estaba…
  • Cecilia, al otro lado
    Escrito por
    Cecilia, al otro lado He soñado con ello muchas veces. Viendo a Brando, por ejemplo, en el memorable tennessee Un tranvía llamado deseo. No resultaba extraño, desde luego, que Vivian Leigh lo mirara como se mira a un hombre,…
  • Telarañas
    Escrito por
    Telarañas Vivo en el campo, de modo que, a veces, es difícil mantener a raya a la fauna e, incluso, a la flora. Os cuento esto porque ayer descubrí una telaraña y exclamé: “¡Esta casa parece…

LWYang, CC

Michael Miller, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • Wallace y el colugo
    Escrito por
    Wallace y el colugo En noviembre de 1862, Alfred Russel Wallace estaba por con­cluir sus aventuras científicas en el sureste de Asia. Ocho años atrás había comen­zado su expedición en Singapur y luego de recorrer amplias re­giones de Borneo,…