"Aventuras entre los pieles rojas", de Emilio Salgari

Aventuras entre los pieles rojasFirmada por Salgari con el seudónimo Guido Landucci, Avventure tra le Pelli Rosse (1900) es una muestra de cuánto fascinaban los relatos del Oeste al público lector europeo de comienzos de siglo.

Aunque sin duda fue Karl May el maestro en el género, Salgari también quiso reinventarse el Lejano Oeste a través de aventuras en las que el peligro se presentaba bajo el aspecto de fieros guerreros indios, malvados forajidos y terribles fieras.

Así queda resumido el argumento en la antigua edición de Saturnino Calleja: "Como ya el título da a entender, se trata de una novela de aventuras, género en el que Salgari es maestro indiscutible. Lo mismo que en alguna otra de sus obras la acción se desenvuelve en las extensas praderas del West End de los Estados Unidos, inmediatas a la frontera mexicana, y el autor entretiene y cautiva de nuevo la atención del lector con los emocionantes episodios de la constante lucha sostenida por los habitantes de aquel territorio con los feroces pieles rojas".

"Un aura novelesca y aventurera que presagia al novelista de aventuras rodea a Emilio Salgari (1863-1911) –escribe Blas Matamoro–, hijo de un comerciante en tejidos que se decía descendiente de unos guerreros persas que habían llegado hasta Venecia, y de una mujer que provenía de unos marinos dálmatas y que esperaba que Emilio fuera la reencarnación de un antepasado navegante que había luchado por la liberación de los oprimidos. El muchacho resultó mal estudiante y, al principio, su atracción artística era más el dibujo que la escritura. Se enamoró de una inglesita que, al despreciarlo, según él mismo cuenta en sus [falsas] memorias [escritas en 1928 por Lorenzo Chiosso], le hizo inventar a Sandokán, enemigo de Inglaterra. Otra inglesa, Eva Stevenson, lo atrajo cuando, en contra de la opinión familiar, se hizo a la mar. Ella vestía de hombre y parecía un bello adolescente. Luchaba con los indígenas africanos contra los europeos y murió en la selva. La decisión literaria de Salgari fue tardía y se dio al volver a Italia tras dos años de viajes [mixtificados en esas mismas memorias. En realidad, fueron tres meses de turismo]. Periodista y novelista, pronto se convirtió en uno de los escritores más leídos del mundo. Las letras, con todo, no llegaron solas sino mezcladas con la violencia de sus antepasados, heredada de la fantasía materna. Tuvo desafíos y duelos. Se casó, le nacieron cuatro hijos y sobrevino la locura de su mujer, que acabó encerrada en un psiquiátrico. Él se suicidió a navajazos después de romper la pluma con la que solía escribir sus aventureras invenciones" (Novela familiar. El universo privado del escritor, Páginas de Espuma, 2009).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Opinar no es lo mismo que entender
    Escrito por
    Opinar no es lo mismo que entender A algunos espectadores, Beginners (Mike Mills, 2010) les habrá gustado mucho, a otros les habrá gustado poco y a algunos no les habrá gustado nada. Cada uno tendrá sus razones, pero creo que muchas de…
  • Adentro y afuera
    Escrito por
    Adentro y afuera Una semanita en París. Aprovecho para revisitar los lugares proustianos. El pueblo de Illiers (hoy también, Combray, como en la novela) me recuerda a un modesto barrio de Buenos Aires, Villa del Parque, Proust iba…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Virus mentales
    Virus mentales Hay virus, como el del sida, que pueden afectar el cerebro humano. Como todos, estos virus son partículas de ácido nucleico (ADN o ARN) cubiertas de proteínas que infectan células y aprovechan su…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Una sabia llamada María
    Escrito por
    Una sabia llamada María Cuenta Bernardo de Cienfuegos (1580-1640), sabio entre los sabios, que los boticarios de la villa y corte madrileña compraban las hierbas medicinales que vendían en sus opulentas boticas a las mujercillas que se encargaban de recogerlas…

Cartelera

Cine clásico

  • Dee Wallace, la mamá invencible
    Escrito por
    Dee Wallace, la mamá invencible Los que tuvimos la suerte de criarnos en la década de los 80 recordamos con candor a esta rubia actriz de Kansas, especializada en cine fantástico, casi siempre barato, que la convirtieron en una de…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • Elogio del monstruo gigante
    Escrito por
    Elogio del monstruo gigante Monster movie, monster film, creature feature o kaiju eiga... Es verdad que son muchas las etiquetas con las que nos referimos al cine de monstruos gigantes y de humanos minúsculos. Desde que en 1925 Willis…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Los grandes éxitos de Blondie
    Escrito por
    Los grandes éxitos de Blondie Las bandas neoyorquinas del curso del 76 nos brindaron muchas cosas distintas: Talking Heads nos dio art-rock; los Ramones nos liberaron a fondo empleando apenas tres acordes en temas de más de dos minutos y…
  • El clarinete de Weber
    Escrito por
    El clarinete de Weber El clarinete, Cenicienta de bandas militares y columnas de armonía para dar serenatas, fue enaltecido en el siglo XVIII cuando algunos astutos o geniales señores (Krommer o Mozart) prestaron atención a sus posibilidades tímbricas y…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia