"Aventuras entre los pieles rojas", de Emilio Salgari

Aventuras entre los pieles rojasFirmada por Salgari con el seudónimo Guido Landucci, Avventure tra le Pelli Rosse (1900) es una muestra de cuánto fascinaban los relatos del Oeste al público lector europeo de comienzos de siglo.

Aunque sin duda fue Karl May el maestro en el género, Salgari también quiso reinventarse el Lejano Oeste a través de aventuras en las que el peligro se presentaba bajo el aspecto de fieros guerreros indios, malvados forajidos y terribles fieras.

Así queda resumido el argumento en la antigua edición de Saturnino Calleja: "Como ya el título da a entender, se trata de una novela de aventuras, género en el que Salgari es maestro indiscutible. Lo mismo que en alguna otra de sus obras la acción se desenvuelve en las extensas praderas del West End de los Estados Unidos, inmediatas a la frontera mexicana, y el autor entretiene y cautiva de nuevo la atención del lector con los emocionantes episodios de la constante lucha sostenida por los habitantes de aquel territorio con los feroces pieles rojas".

"Un aura novelesca y aventurera que presagia al novelista de aventuras rodea a Emilio Salgari (1863-1911) –escribe Blas Matamoro–, hijo de un comerciante en tejidos que se decía descendiente de unos guerreros persas que habían llegado hasta Venecia, y de una mujer que provenía de unos marinos dálmatas y que esperaba que Emilio fuera la reencarnación de un antepasado navegante que había luchado por la liberación de los oprimidos. El muchacho resultó mal estudiante y, al principio, su atracción artística era más el dibujo que la escritura. Se enamoró de una inglesita que, al despreciarlo, según él mismo cuenta en sus [falsas] memorias [escritas en 1928 por Lorenzo Chiosso], le hizo inventar a Sandokán, enemigo de Inglaterra. Otra inglesa, Eva Stevenson, lo atrajo cuando, en contra de la opinión familiar, se hizo a la mar. Ella vestía de hombre y parecía un bello adolescente. Luchaba con los indígenas africanos contra los europeos y murió en la selva. La decisión literaria de Salgari fue tardía y se dio al volver a Italia tras dos años de viajes [mixtificados en esas mismas memorias. En realidad, fueron tres meses de turismo]. Periodista y novelista, pronto se convirtió en uno de los escritores más leídos del mundo. Las letras, con todo, no llegaron solas sino mezcladas con la violencia de sus antepasados, heredada de la fantasía materna. Tuvo desafíos y duelos. Se casó, le nacieron cuatro hijos y sobrevino la locura de su mujer, que acabó encerrada en un psiquiátrico. Él se suicidió a navajazos después de romper la pluma con la que solía escribir sus aventureras invenciones" (Novela familiar. El universo privado del escritor, Páginas de Espuma, 2009).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Lucidez analítica
    Escrito por
    Lucidez analítica En 1964,cuando su estrella había declinado a favor de la tribu estructuralista, Sartre decidió escribir sus memorias. Las dejó inconclusas y Las palabras es el fragmento del caso. Le pasó lo mismo cuando intentó hacer…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La sala de aislamiento
    Escrito por
    La sala de aislamiento La revista British Journal of Psychiatry incluye un breve pero fascinante artículo acerca de un cómic que Marvel editó en 1979, escrito y protagonizado por la leyenda del rock Alice Cooper. En él, relata un episodio…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Terenci y la botánica
    Escrito por
    Terenci y la botánica "Has reunido alrededor de tí las más raras plantas que crecen en suelo francés... al tiempo que las inspeccionamos en los bellos jardines de Malmaison, un impresionante recuerdo de las conquistas de tu ilustre marido..."…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Jardines botánicos, más que el Edén
    Jardines botánicos, más que el Edén Los jardines botánicos son lugares que tienen muchas funciones, no sólo estéticas, sino también para la conservación de la biodiversidad. El primer jardín botánico considerado moderno fue establecido en Italia en el siglo XVI. De…

etimologia