"Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780", de María Teresa de Austria y María Antonieta

Epistolario de María AntonietaTraducido y editado por Blas Matamoro, este fascinante epistolario nos conduce a los años previos a la Revolución Francesa, cuando la historia del vecino país debía interpretarse desde el mundo suntuoso y operístico de Versalles.

En 1786 Versalles llegó a tener 266 apartamentos señoriales y mil habitaciones para los subordinados. Por allí circulaban 80.000 habitantes, entre los que había curiosos, indiscretos e intrigantes, siempre dispuestos a transformar cada desliz en chismorreo diplomático, y cada rumor en una indiscreción picante o, lo que es peor, en algo parecido a una calumnia.

El ceremonial de la corte, profuso y muchas veces delirante, se sobrepone a una intimidad –la de los gabinetes, dormitorios y salitas para reposar– que descubrimos a través de un epistolario cuya primera carta lleva fecha de 1770, cuando María Teresa de Austria tiene 53 años y su hija María Antonieta ha cumplido los 14, y concluye en 1780, interrumpido por la muerte de la emperatriz.

Los lectores disfrutarán de lo lindo con la edición de Blas Matamoro, dispuesta, según él mismo comenta, a partir de la que hizo Georges Girard para la editorial Bernard Grasset (París, 1933).

En su impecable introducción, Matamoro nos sitúa frente a este escenario, y nos proporciona las claves precisas para comprender el ambiente de Versalles y la política europea del Imperio Austriaco.

Aunque son muchas las anécdotas que se cuelan de rondón en este intercambio epistolar, María Teresa siempre deja constancia de su fervor administrativo y de su capacidad política para desanudar cualquier intriga. "Estoy muy contenta de ver cómo te has comportado con la casa del conde de Artois –escribe a su hija la emperatriz–. Nos proporciona unos instrumentos que no tenemos solamente en calidad de ideas: son los más tiernos y, a la vez, los mejores para el bien de nuestros Estados, nuestra consideración y la paz pública. Se trata de conservar y fortalecer cada vez más la alianza que subsiste tan felizmente entre nosotros" (Viena, 4 de mayo de 1773).

En contraste, la reina de trágico destino brilla en compromisos menores, como las bergeries o juegos bucólicos, con algo de cachondeo primaveral. "Es cierto –escribe María Antonieta– que me ocupo algo de mi peinado y de mis plumas pero todo el mundo las lleva y parecería extraordinario no llevarlas. Desde el final de los bailes ha disminuido mucho su altura" (Versalles, 17 de marzo de 1775).

Obediente a su mamá, y pese a su mala suerte en este aspecto de la vida regia, Marita muestra buena disposición en los asuntos más íntimos: "Estamos en Fontainebleau desde hace ocho días y el rey, al llegar, cogió un resfriado que aún le dura. (...) El próximo fin de semana me purgaré. Después de esto espero que el rey vuelva a la normalidad. Aún más: cuento con que venga a acostarse conmigo algunas veces, porque nuestras alcobas están aquí más próximas que en Versalles. Tengo en cuenta el aumento de confianza que produce el dormir juntos por la noche, pero ella no puede crecer sino despacio. Puedes estar segura, querida mamá, que no descuidaré un asunto tan esencial y que sacrificaré mi propia diversión antes que faltar a mi deber" (Fontainebleau, octubre de 1777)

No puede negarse aquí la influencia de alguien aficionado a los rumores que volaban de la ciudad a la corte y de la corte a la ciudad, Florimond Mercy d'Argenteau, embajador austriaco en París. "Para leer entre líneas estas misivas –escribe Matamoro– conviene tener en cuenta la personalidad del espía imperial, el embajador Mercy: puntilloso, sórdido y chismorreico (...) Mercy acompañaba las cartas de María Antonieta con dos informes: uno público, suerte de diario de actividades de la delfina/reina, y otro secreto. La hija se sorprende, a veces, al leer las cartas de la madre donde aparecen noticias que ella no ha dado".

Aquí queda la sugerencia. No tarden en comprar este libro: buzón y confesionario de dos mujeres que subieron, con muy desigual fortuna, a la tarima de la historia.

Nota editorial

«No hagas caso de las recomendaciones –escribe Mª Teresa de Austria–; no escuches a nadie si quieres vivir tranquila. No te muestres curiosa; es un asunto que me hace temer especialmente por ti. Evita cualquier forma de familiaridad con personajes inferiores.»

Blas Matamoro ha preparado una selección de la intensa y jugosa correspondencia entre María Teresa de Austria y María Antonieta de Francia que, hasta ahora inédita en español, no sólo está llena de consejos maternales y de cotilleos de corte, sino que configura un documento histórico de gran valor para entender parte de las convulsiones que se estaban gestando en la Europa de finales del siglo XVIII.

Ficha editorial

Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780

Autora: María Antonieta de Francia

Autora: María Teresa de Austria

Colección Singladuras, nº 7

ISBN: 978-84-15174-08-0

PVP con IVA: 19,50 €

Páginas: 240

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y nota editorial © 2011 Fórcola Ediciones. Reservados todos los derechos.


logonegrolibros

  • Shakespeare y los androides
    Escrito por
    Shakespeare y los androides En Blade Runner, el androide Roy, interpretado por Rutger Hauer, dice poco antes de morir: Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la…
  • El divino tesoro
    Escrito por
    El divino tesoro Convoco a dos poetas para discurrir velozmente sobre la juventud. Rubén Darío la definió como un divino tesoro; Jean Cocteau como una creencia: todos los jóvenes se creen –nos hemos creído– una raza. A su…
  • El hacker y la mujer biónica
    Escrito por
    El hacker y la mujer biónica Para convencerse de que un avance es verosímil, basta con asomarse a la ciencia-ficción y llenar la mente con sus predicciones. En este sentido, esa mirada hacia el futuro es también la última…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ver la música
    Ver la música Los humanos somos animales primordialmente visuales. Por eso a veces no nos damos cuenta de lo importante que resultan los estímulos que recibimos de nuestros otros sentidos, y de cómo enriquecen nuestra experiencia sensorial. A…
  • La Historia como vocación
    Escrito por
    La Historia como vocación Me transformé en investigadora amateur el día que acabé Historia de dos ciudades, de Charles Dickens. Yo tendría unos diez años y la historia de la Revolución Francesa que sirve de trasfondo a la novela…

Cartelera

Cine clásico

  • El amor circula por la Red
    Escrito por
    El amor circula por la Red Hay películas que no son obras maestras pero que resultan adorables. Son agradables de ver, cuentan historias sencillas, destilan una gracia especial y sus protagonistas tienen química. Son películas con encanto. Para mí una de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Cultura de ciencia ficción
    Escrito por
    Cultura de ciencia ficción La ciencia ficción nos permite emocionarnos con historias extraordinarias a la vez que aprendemos ciencia de forma amena. Obras como Blade Runner, Fundación, Interstellar o Solaris han empujado a muchas personas a salir del universo…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Lavandera estrena a Chopin
    Escrito por
    Lavandera estrena a Chopin Unos cuantos millones de seres humanos deben (debemos) a Chopin el haber descubierto la música. A veces, ciertamente, en malas compañías: películas cursis, radionovelas y, en último lugar, malos pianistas. Son los que, no contentos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El pez que llegó de las Comores
    Escrito por
    El pez que llegó de las Comores El pez se desplazaba lentamente, moviendo con elegante pereza sus extrañas aletas. El sorprendente animal, robusto y de un color azul grisáceo, cambió repentinamente su rumbo y se dirigió a su refugio: una cueva submarina…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC