"Cuentas conmigo mismo", de Indro Montanelli

Cuentas conmigo mismoNo hay duda de que el autor de Cuentas conmigo mismo, Indro Montanelli, es una de las grandes figuras del periodismo italiano y europeo del siglo XX.

Son éstos los diarios de una época azarosa, de 1957 a 1978, y constituyen el dietario de un insider que, durante veinte años de vida política, intelectual y social contactó con políticos, intelectuales, editores y empresarios tanto italianos como extranjeros: Leo Longanesi, Inge Feltrinelli, Giovanni Agnelli, Josephine Baker, Silvio Berlusconi, Henry Kissinger, Raymond Aron, Eugenio Scalfari...

A través de sus escritos el autor nos brinda pinceladas con las que, sin piedad alguna, destruye los pedestales de la vanidad y la afectación de los personajes de los que habla. Trata también aspectos mucho más íntimos como la maldición que supuso para él la depresión y la influencia del éxito en su vida por su trabajo en el Corriere della Sera o la fundación de Il Giornale.

Como bien señala Sergio Romano en el prólogo, «Los diarios son documentos secretos escritos para acabar siendo públicos. En la mayor parte de los casos son, según la intención del autor, su última obra, la que les permitirá tomar una vez más la palabra tras su muerte y obligar a los demás a escucharlo. En la cotidiana dialéctica de su vida contra todos aquellos que lo contradijeron, combatieron, detestaron y no cesaron de levantar obstáculos en su camino, un diario es el último argumento, el que cierra definitivamente en posición ventajosa su discusión con el mundo. Es también un acto de fe».

«Creo que los diarios de Montanelli –añade– no constituyen una excepción a esta regla y están destinados, por lo tanto, según implicito deseo de su autor, a la publicación. Por varias razones. En primer lugar, el autor habla siempre, y por encima de todo, de sí mismo. Atención. Circulan por estas páginas no menos de un centenar de personajes: editores como Leo Longanesi o Giovanni Ansaldo, escritores como Giuseppe Prezzolini o Eugenio Montale, políticos como Ugo La Malfa, Leo Valiani, Mariano Rumor o Amintore Fanfani; potentados como Giovanni Agnelli o Vittorio Cini; economistas como Bruno Visentini o Guido Carli, personajes públicos como Wally Toscanini o Joséphine Baker; los directos superiores de Montanelli en distintas épocas como Giovanni Spadolini o Silvio Berlusconi, personalidades extranjeras como Henry Kissinger o Raymond Aron. Destaca la larga galería de colegas periodistas, algunos admirados y queridos, otros ensartados por la implacable estocada de un adjetivo: Eugenio Scalfari, Piero Ottone, Giorgio Bocca, Gaetano Afeltra, Michele Mottola, Enzo Bettiza, Dino Buzzati, Alberto Ronchey, Giovanni Russo. Pero todos ellos entran en escena, pronuncian algunas palabras, un breve monólogo en ocasiones y abandonan el escenario. Son secundarios y figurantes que giran alrededor del sol del protagonista (...)Nos queda el placer, en todo caso, de tener en nuestras manos una nueva obra de Indro Montanelli, una de las mejores que nos ha dejado, y la única, acaso, que en vez de salir de su máquina de escribir salió de su pluma».

Indro Montanelli (Fucecchio 1909 – Milán 2001) es considerado el más importante periodista del Novecento. Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, enviado especial del Corriere della Sera, fue fundador de Il Giornale en 1947 y de Voce en 1994, en 1955 volvió de nuevo al Corriere como editorialista.

Es autor de miles de artículos y de unos cincuenta libros, entre los que destacan Historia de Roma, Historia de los griegos, Historia de la Edad Media, La Italia del año mil (ambos con Roberto Gervaso), La Italia de los siglos de oro, La Italia del Risorgimento, Italia en camisa negra, Indro Montanelli: memorias de un periodista (con Tiziana Abate), Gente del siglo, Personales, La Belle Époque italiana, Dante y su siglo, Fin de siglo y El general de la Rovere.

Ficha editorial

Cuentas conmigo mismo

Indro Montanelli

Precio: 24,50 €

Páginas: 296

ISBN: 9788493210373

EAN: 9788493210373

Colección: Biografías y Memorias

Formato: 14x24 Rústica

Copyright de texto e imágenes © La Esfera de los Libros. Reservados todos los derechos.


  • Velocidad y realidad
    Escrito por
    Velocidad y realidad H.G. Wells mostró en El nuevo acelerador (1901) que si percibiésemos a distinta velocidad el universo podría resultarnos muy diferente de como lo concebimos de manera habitual. El narrador del cuento, podemos suponer que el propio Wells,…
 

BBC, PBS, KCET

  • Todos somos zombis
    Todos somos zombis La ciencia ha comenzado a estudiar la mente. Durante siglos la única manera de abordarla fue la introspección: la reflexión interna sobre lo que uno piensa y cómo lo piensa. Desgraciadamente, este método tiene el…
  • La vida en un tronco muerto
    Escrito por
    La vida en un tronco muerto Los paseantes del otoño conocemos bien esta estampa: un tronco caído, como una carcasa de tonos grises y ocres, confundiéndose entre la joven vegetación que va apropiándose de su espacio. ¿Un resto inservible y superfluo?…

Loren Kerns, CC

  • Tatuaje
    Escrito por
    Tatuaje Durante el verano, la vestimenta ligera y sumaria permite ver con más facilidad el cuerpo de los semejantes. Sin pasar de impresión, puedo decir que mi mayor curiosidad se ha dirigido a los tatuajes, tal…
  • Viejas verdades
    Escrito por
    Viejas verdades En su novela La saga/fuga de J.B. narra Gonzalo Torrente Ballester la historia de una supuesta ciudad capaz de levitar y desaparecer a la vista de los forasteros que intentan visitarla. Figura en los mapas,…

Cartelera

Cine clásico

bannernewsletter1

LWYang, CC

  • Jane Austen (1775-1817). Una escritora
    Escrito por
    Jane Austen (1775-1817). Una escritora Jane Austen nació en el pueblo de Hampshire, concretamente en la rectoría de la aldea de Steventon, el 16 de diciembre de 1775. Su madre (de soltera, Cassandra Leigh) tenía treinta y seis años y…

Michael Miller, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres