"De Profundis", de Oscar Wilde

De Profundis, de Oscar WildeDe Profundis es, sin duda, el texto más íntimo de Oscar Wilde (1854-1900) y en el que la inspiración lírica está libre de los preciosismos que aparecen en sus obras.

En esta larga carta que dirigió desde la cárcel de Reading a su amante lord Alfred Douglas, se revela la parte más viva y más honda no sólo de su clara inteligencia sino también de su compleja personalidad humana.

De Profundis marca el punto culminante de la vida y filosofía personal de su autor y evidencia cómo todas las experiencias adquirían para él significado artístico.

Wilde, que había luchado por huir tanto del dolor como de la degeneración del espíritu, que había perseguido siempre el placer estético y logrado la máxima brillantez social, tuvo que vivir en los últimos años de su vida el escándalo, la vergüenza de un terrible proceso que lo envió a la cárcel, el desprecio y las burlas de sus múltiples enemigos. Pero, durante su permanencia en prisión, Wilde descubrió por primera vez el significado del dolor, un mundo hasta entonces desconocido para él y que, como algunos críticos señalan, de haber continuado por ese camino nos habría proporcionado sus verdaderas obras maestras.

"Podría seguirse –escribe Blas Matamoro–, sin mayor resultado, una investigación sobre la sexualidad estudiantil de Wilde. Su conocimiento de Oscar Browning, por ejemplo, que fue excluido de su cátedra en Eton por mantener relaciones sexuales con sus alumnos.

En cualquier caso, según Ellmann [su biógrafo], sólo se toma habitualmente homosexual a los 32 años, a través de su fiel amigo Robert Ross y tras su separación matrimonial de hecho. Es innegable que esta circunstancia lo lleva a un estado de liberación intelectual, pues a partir de entonces se dan sus obras más características y conocidas.

Y también el episodio de su vinculación con Alfred Douglas, que lo conduce a la cárcel y a una segunda liberación de lo imaginario, sin la cual no tendríamos algunas de sus páginas supremas, la Balada de la cárcel de Reading y el De Profundis.

Alfred Douglas, Bosie, en la jerga amorosa de Wilde, era hijo de un aristócrata anticristiano y aficionado al boxeo, una de cuyas mujeres le pidió el divorcio por impotencia. Fóbico a los homosexuales, tiene dos hijos que lo son y aquí abro un tercer inciso para psicoanalistas.

Aficionado a los chulos de bajo fondo, Bosie llevará a Wilde hacia este mundo de dominación y chantaje. Finalmente, al estrado judicial y la cárcel.

Oscar y Alfred apenas si han mantenido relaciones sexuales. Lo suyo es un amor lleno de literatura, como corresponde, y la cacería conjunta de rufiancillos inescrupulosos.

En el caso de Bosie parece equivaler a llevar a la ruina a un padre que, en lugar del suyo, sea amable y no aborrecible.

Por parte de Wilde, es como aceptar a un hijo caprichoso y derrochón en el rol del castigador, acaso para pagar el abandono de sus propios hijos o restaurar, siempre por la deuda, o sea la culpa, su estropeada relación con el padre, William Wilde.

Este y Alfred Douglas frecuentan la bancarrota".

Ficha editorial

Título: De profundis

Autor: Oscar Wilde

Traducido por: María Luisa Balseiro

Colección: Siruela/Bolsillo. 44.

ISBN-10: 84-7844-513-7

ISBN: 978-84-7844-513-4

Código de almacén: 7502044

Edición: 5ª, 2008

Encuadernación: Rústica (Disponible en Libro electrónico)

Páginas: 132

Dimensiones: 140 x 215 mm

Tema: Biografía, diario, correspondencia

Idioma de publicación: Español

Idioma de traducción: Inglés

Copyright del comentario © Blas Matamoro. El texto aparece publicado en "Cine y Letras" con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Copyright del texto © Siruela. Reservados todos los derechos.

  • David Icke, los reptiles y el Nuevo Orden Mundial
    David Icke, los reptiles y el Nuevo Orden Mundial  "Hisss" (2010), de Jennifer Chambers Lynch © Split Image Pictures, Venus Records & Tapes. Reservados todos los derechos. David Icke es una celebridad de las teorías de la conspiración. De hecho, podría decirse…
  • Una pulga muy decente
    Escrito por
    Una pulga muy decente "La cámara oscura" (1719), Charles-Amédée-Philippe van. National Gallery of Art, Washington. La investigación científica se halla en el origen de muchos de los entretenimientos que, ya desde finales del siglo XVIII, se ofrecen…
  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Juego de espejos

  • El pez que llegó de las Comores
    Escrito por
    El pez que llegó de las Comores Celacanto © Agency for Science, Technology and Research. Reservados todos los derechos. El pez se desplazaba lentamente, moviendo con elegante pereza sus extrañas aletas. El sorprendente animal, robusto y de un color azul grisáceo, cambió…
  • "Carpe diem"
    Escrito por
    "Carpe diem" Atlantis Rising © 1973 Frank Frazetta. Ante las ruinas de Europa, tras la guerra de 1914-1918, Paul Valéry reconoció, lastimero, la mortalidad de las civilizaciones. Años antes, Hegel había sido más categórico: todas las civilizaciones…

Cartelera

  • La seducción de una voz
    Escrito por
    La seducción de una voz Si un hijo suyo les dice que quiere ser poeta, es posible que a más de uno le dé un disgusto, porque habrá quien piense, con razón, que lo va a tener difícil en la…
  • Cara y cruz de Manfred Gurlitt
    Escrito por
    Cara y cruz de Manfred Gurlitt Lamentablemente típica de cierto siglo XX devoto de refinadas barbaridades, es la figura de Manfred Gurlitt, quien debió soportar la prohibición de su tarea en la Alemania nazi en 1933 y el exilio en Japón…

Entrevistas

Facebook

Televisión

Cine clásico

  • Pescar es fácil... si sabes cómo
    Escrito por
    Pescar es fácil... si sabes cómo Su juego favorito, de título original Man's favorite sport?, que se estrenó en 1964, es considerada por parte de cierta crítica cinematográfica como una obra menor de Howard Hawks. Aparte de que cualquier obra menor…

Arte y exposiciones

  • ¿Existió Napoleón Bonaparte?
    Escrito por
    ¿Existió Napoleón Bonaparte? Abdicación de Napoleón, Paul Delaroche, Musée de l’Armée, París, 1840 Napoleón estaba tan loco que creía ser Napoleón. En su novela La isla de los jacintos cortados, Gonzalo Torrente Ballester nos explicó que Bonaparte no…
  • Ulpiano Checa: La huella de las civilizaciones
    Escrito por
    Ulpiano Checa: La huella de las civilizaciones Del 17 de septiembre al 26 de octubre 2014, el Espacio Cultural MIRA, de Pozuelo de Alarcón (Madrid) abre sus puertas a la exposición Ulpiano Checa: La huella de las civilizaciones. Ulpiano Checa (1860-1916) es…
  • Obras comentadas: "Las Tres Gracias" (1630-1635), de Rubens
    Escrito por
    Obras comentadas: "Las Tres Gracias" (1630-1635), de Rubens Alejandro Vergara, Jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte, del Museo del Prado, comenta la obra "Las Tres Gracias", de Pedro Pablo Rubens. La colección de Rubens del Prado refleja la…
  • Fíjate en esto
    Escrito por
    Fíjate en esto Masaccio, "La Trinidad" (detalle) (1425-28). Santa Maria Novella, Florencia Durante un tiempo, en mis alumnos prendió la afición de ir a la busca y captura de festaiuoli en la pintura. Un festaiuolo es una figura…

El armario de Proteo

  • Bichos raros
    Bichos raros El otro día, como casi todos los días a media mañana, una compañera de trabajo vino a mi mesa para tomar conmigo su café con sacarina. Sentada cuidadosamente para no arrugar su impecable traje chaqueta…
  • Hard Case Crime y sus portadas de inspiración pulp
    Escrito por
    Hard Case Crime y sus portadas de inspiración pulp Hace ya 10 años que la editorial Hard Case Crime, fundada por Charles Ardai y Max Phillips, dedica sus esfuerzos a un objetivo tan loable como lanzar al mercado novelas de género negro, con especial…

Fotografía

  • No te acostumbres
    Escrito por
    No te acostumbres "No te acostumbres", se lo dijo en un tono que ella no sabía interpretar. "No me acostumbraré", le contestó ella. Y decía la verdad. No quería acostumbrarse, le parecía imposible. Aunque leyó varias veces el…