"La ventana alta / La ventana siniestra", de Raymond Chandler

La ventana alta, en edición de PenguinEscrita entre Adiós, muñeca y La dama del lago, La ventana alta, publicada por Raymond Chandler (1888-1959) en 1942, gira en torno a la desaparición de una moneda valorada en una pequeña fortuna.

Sin embargo, como suele ocurrir en los casos encomendados a Philip Marlowe, lo más trivial no tarda en empezar a complicarse, descubriendo un mundo en que el disimulo y el engaño, la violencia y el delito, parecen no ser más que las manifestaciones más naturales de una sociedad regida en último término por pasiones inconfesables y el amor al dinero.

"Raymond Chandler –escribe Julian Symons– llegó tarde al mundo de la novela policiaca. Tenía más de cuarenta años cuando, después de la ruina de las compañías petrolíferas modestas durante la depresión, con algunas de las cuales estaba vinculado, comenzó a leer los llamados pulp magazines y «decidió que esta podría ser una buena manera de intentar aprender a escribir narrativa y conseguir a cambio una pequeña cantidad de dinero». Sus primeros cuentos apenas se distinguen del material restante de Black Mask, pese a todo cuanto se dice ahora sobre ellos. Su fama, como la de Hammett, se apoya en sus novelas".

La ventana alta"Durante la mayor parte de 1941 –escribe Frank MacShane–, Chandler trabajó, como de costumbre, en más de un proyecto al mismo tiempo. Escribía alternativamente dos novelas, La ventana siniestra y La dama del lago, con interrupciones ocasionales para un cuento corto. Era un proceso lento y laborioso, pero necesario para un hombre que no podía escribir a menos que tuviera deseos de hacerlo en un sentido emocional y físico (...) En septiembre de 1941, Chandler terminó el borrador del libro, con el título de The Brasher Doubloon, y lo envió a su agente de Nueva York, Sydney Sanders. Le fue devuelto, como recordó más tarde, con una negativa brutal. (...) Knopf manifestó su decepción ante las ventas iniciales (...) En cuanto al propio Chandler, se sentía tranquilo respecto al libro y conocía sus defectos. «La ventana siniestra -dijo- no era la clase de obra notable y original que puede resultar importante. Hubo personas a quienes gustó más que mis otros esfuerzos, y a otras gustó mucho menos.»

Ficha editorial

La ventana alta

Raymond Chandler

Traductor: Juan Manuel Ibeas Delgado

Colección: El libro de bolsillo

Bibliotecas de autor: Biblioteca Chandler

11,1 x 17,5 cm.

240 Páginas Rústica Fresado

I.S.B.N.: 978-84-206-7332-5

Copyright de texto e imagen inferior © 2001 Alianza Editorial. Reservados todos los derechos.


  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Cubierta de "Achtung! Cthulhu Investigator´s guide to the Secret War", publicado por Modiphius Entertainment © Javier Fernández Carrera (Pintureiro). Reservados todos los derechos. Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona…
  • El descrédito de las ciencias ocultas
    El descrédito de las ciencias ocultas La aceptación del concepto de “ciencias ocultas” como cajón de sastre para diferentes disciplinas sin conexión aparente ha supuesto una tergiversación de la historia del conocimiento, dice el historiador holandés Wouter J. Hanegraaff. Siempre…
  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Juego de espejos

  • El mandato del cielo
    Escrito por
    El mandato del cielo En la antigua China se consideraba que los emperadores obtenían su legitimidad del Cielo, de manera bastante semejante a como en la Europa cristiana la obtenían de aquel Dios que estaba “en los cielos”. Como…
  • El engaño antivacunas
    El engaño antivacunas La modelo y activista antivacunas Jenny McCarthy junto a quien era entonces su pareja, Jim Carrey, durante la marcha "Green our Vaccines", organizada el 4 de junio de 2008, en Washington DC. McCarthy sostiene que…
  • Sexo peligroso en el lago Victoria
    Escrito por
    Sexo peligroso en el lago Victoria Haplochromis sp. "#44" (Maciej Ciupa, CC) El 30 de julio de 1858, John Hanning Speke se convirtió en el primer europeo que contempló la inmensidad del lago Victoria. Speke formaba parte de la expedición de…

Cartelera

  • Chlöe Howl: El placer del pop
    Escrito por
    Chlöe Howl: El placer del pop Aunque cuando he escrito sobre música he hablado poco de pop, y me he centrado en artistas de ritmos más rock o folk, o en música más “adulta” como la de John Grant o Eels,…
  • La seducción de una voz
    Escrito por
    La seducción de una voz Si un hijo suyo les dice que quiere ser poeta, es posible que a más de uno le dé un disgusto, porque habrá quien piense, con razón, que lo va a tener difícil en la…

Entrevistas

Facebook

Televisión

Cine clásico

  • Siempre ocurre algo
    Escrito por
    Siempre ocurre algo En las tardes largas del invierno a veces se iba la luz. Sin aviso alguno, la electricidad desaparecía y entonces había que recurrir a las velas, delgadas y amarillentas, que estaban guardadas en un cajón…

Arte y exposiciones

El armario de Proteo

  • Arte lovecraftiano
    Escrito por
    Arte lovecraftiano Copyright © Andrey Nazarov Aturdidos frente al horror cósmico, cuya tiniebla se filtra en cada pesadilla, estos artistas han decidido acceder a un conocimiento prohibido. Gracias a ellos, las conjeturas de H.P. Lovecraft se convierten…
  • Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio
    Escrito por
    Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio Deténganse a observar sus obras. Les presento un nuevo huésped de esta galería. Nació en Polonia, en 1972, y en su trayectoria artística se acoge a la espesura de dos corrientes, el surrealismo y el…

Fotografía

  • No te acostumbres
    Escrito por
    No te acostumbres "No te acostumbres", se lo dijo en un tono que ella no sabía interpretar. "No me acostumbraré", le contestó ella. Y decía la verdad. No quería acostumbrarse, le parecía imposible. Aunque leyó varias veces el…