"La ventana alta / La ventana siniestra", de Raymond Chandler

La ventana alta, en edición de PenguinEscrita entre Adiós, muñeca y La dama del lago, La ventana alta, publicada por Raymond Chandler (1888-1959) en 1942, gira en torno a la desaparición de una moneda valorada en una pequeña fortuna.

Sin embargo, como suele ocurrir en los casos encomendados a Philip Marlowe, lo más trivial no tarda en empezar a complicarse, descubriendo un mundo en que el disimulo y el engaño, la violencia y el delito, parecen no ser más que las manifestaciones más naturales de una sociedad regida en último término por pasiones inconfesables y el amor al dinero.

"Raymond Chandler –escribe Julian Symons– llegó tarde al mundo de la novela policiaca. Tenía más de cuarenta años cuando, después de la ruina de las compañías petrolíferas modestas durante la depresión, con algunas de las cuales estaba vinculado, comenzó a leer los llamados pulp magazines y «decidió que esta podría ser una buena manera de intentar aprender a escribir narrativa y conseguir a cambio una pequeña cantidad de dinero». Sus primeros cuentos apenas se distinguen del material restante de Black Mask, pese a todo cuanto se dice ahora sobre ellos. Su fama, como la de Hammett, se apoya en sus novelas".

La ventana alta"Durante la mayor parte de 1941 –escribe Frank MacShane–, Chandler trabajó, como de costumbre, en más de un proyecto al mismo tiempo. Escribía alternativamente dos novelas, La ventana siniestra y La dama del lago, con interrupciones ocasionales para un cuento corto. Era un proceso lento y laborioso, pero necesario para un hombre que no podía escribir a menos que tuviera deseos de hacerlo en un sentido emocional y físico (...) En septiembre de 1941, Chandler terminó el borrador del libro, con el título de The Brasher Doubloon, y lo envió a su agente de Nueva York, Sydney Sanders. Le fue devuelto, como recordó más tarde, con una negativa brutal. (...) Knopf manifestó su decepción ante las ventas iniciales (...) En cuanto al propio Chandler, se sentía tranquilo respecto al libro y conocía sus defectos. «La ventana siniestra -dijo- no era la clase de obra notable y original que puede resultar importante. Hubo personas a quienes gustó más que mis otros esfuerzos, y a otras gustó mucho menos.»

Ficha editorial

La ventana alta

Raymond Chandler

Traductor: Juan Manuel Ibeas Delgado

Colección: El libro de bolsillo

Bibliotecas de autor: Biblioteca Chandler

11,1 x 17,5 cm.

240 Páginas Rústica Fresado

I.S.B.N.: 978-84-206-7332-5

Copyright de texto e imagen inferior © 2001 Alianza Editorial. Reservados todos los derechos.


logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La teoría de la relatividad de Urashima
    Escrito por
    La teoría de la relatividad de Urashima Lee mi versión del cuento en:El pescador Urashima En el cuento clásico japonés El pescador Urashima, su protagonista salva a una tortuga, que le invita a visitar el mundo de la reina de los mares. Ambos…
  • Caperucita Roja: sexo y licántropos
    Escrito por
    Caperucita Roja: sexo y licántropos Si hay una característica inherente a los cuentos de hadas es su capacidad de mutar y de adaptarse a las necesidades culturales y sociológicas de cada generación. Por consiguiente, no debemos escandalizarnos ante…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Diseño inteligente
    Diseño inteligente Quizá alguna vez haya oído usted decir que las grandes obras arquitectónicas de la humanidad, como las pirámides de Egipto (o las de Teotihuacán), no pudieron haber sido construidas por humanos. “Evidentemente” requirieron de una…
  • El arte de asustar
    Escrito por
    El arte de asustar El tema de las estatuas animadas procede de la Antigüedad. Ovidio lo trata en sus Metamorfosis, al narrar la historia de Pigmalión, pero en este caso se trata de una estatua tan amable como amada.…

Cartelera

Cine clásico

  • Presencia ausente
    Escrito por
    Presencia ausente En ocasiones, cuando la enredadera de la vida se cruza y lo atraviesa todo generando esa confusión que necesita tiempo para deshacerse, pienso en Rebecca. En esa imagen de la chica sin nombre que sueña…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • El amor gay en la ópera
    Escrito por
    El amor gay en la ópera La ópera se hartó de mostrarnos relaciones amorosas pero, por razones obvias, ha tardado en contarnos el amor entre dos individuos del mismo sexo. No parece anterior a nuestro siglo tal novedad. Digamos que se…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1