"Robinson Crusoe", de Daniel Defoe

Robinson CrusoeDaniel Defoe (1660–1731), agente comercial, espía, periodista y escritor, publicó su primera novela, La vida y las extrañas y sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe, marinero de York, a los cincuenta y nueve años, de forma anónima y haciéndolas pasar por auténticas memorias de un náufrago.

El libro fue un éxito inmediato –ese mismo año se vendieron seis ediciones en Gran Bretaña, así como incontables ediciones pirata– y se tradujo enseguida a otras lenguas, llegando a convertirse con el paso del tiempo en una obra maestra de la literatura de aventuras y un clásico de la literatura universal.

En la época de Defoe existía un intenso tráfico marítimo –única vía de transporte entonces entre continentes–, y el caso de náufragos que habían sobrevivido largo tiempo abandonados a su suerte en una isla desierta no era infrecuente.

Al parecer, Defoe basó su relato en la auténtica historia de Alexander Selkirk, un marinero escocés que se había enrolado en 1704 en un galeón capitaneado por el célebre bucanero William Dampier.

Selkirk, después de una acalorada discusión con Dampier, pidió él mismo ser abandonado en la pequeña isla de Juan Fernández, a 650 kilómetros de la costa de Valparaíso (Chile), donde sobrevivió cinco años.

La presente edición cuenta con la extraordinaria traducción de Julio Cortázar, realizada especialmente para una lujosa edición ilustrada por Carybé y publicada en Buenos Aires en 1945.

El lector de esta edición podrá disfrutar también de las ilustraciones a color llenas de fuerza y vida de N.C. Wyeth, clásico donde los haya de las aventuras ilustradas.

"Robinson Crusoe –escribe Italo Calvino– es indudablemente un libro para releer línea por línea, haciendo cada vez nuevos descubrimientos. Su manera de despachar en pocas frases, en los momentos cruciales, todo exceso de autocompasión o de exultación para pasar a las cuestiones prácticas (como cuando, apenas comprende que es el único de toda la tripulación que se ha salvado (...), después de dar las gracias rápidamente a Dios echa una mirada a su alrededor y se pone a estudiar su situación), puede parecer en contraste con el tono de hornilla de algunas páginas anteriores, después de una enfermedad que lo ha devuelto a la religión" (Por qué leer los clásicos, Tusquets, 1992).

"Cuando Robinson naufraga –escribe Seth Lerer– y llega a la isla, va a nado hasta su nave en busca de productos y artículos de primera necesidad. Alimentos, agua, municiones y un par de libros: esto es lo que rescata tras el desastre. La lectura es como un naufragio. Recordamos pasajes e imágenes, y algunas veces vívidos episodios o importantes moralejas, del mismo modo que Crusoe recupera de su barco ciertas cosas esenciales. (...) ¿Qué nos llevaríamos a una isla desierta? ¿Qué libros, qué música, qué avío s nos resultan imprescindibles? El juego de la isla desierta procede directamente del mundo de Crusoe, como ocurre, al final, con la literatura infantil. Ésta nos devuelve a las naves que habitan en nuestra imaginación, mientras seleccionamos y nos llevamos de los libros lo que más necesitamos." (La magia de los libros infantiles, Ares y Mares, 2009).

"La extraña e increíble, aunque verosímil vida de Robinson en la isla dura veintiocho años –escribe Carmen Bravo–Villasante–. El libro tiene un éxito enorme; tanto es así, que a final del mismo 1719 el autor publica Más aventuras de Robinson Crusoe (The Further Adventures of Robinson Crusoe), y en 1720, Reflexiones serias hechas durante la vida y las sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe. El Robinson es un diario, tiene forma auto biográfica, que aprovechará el autor en libros posteriores. (...) Todo niño se identifica con Robinson y sus juegos en el campo son una forma de robinsonadas." (Historia de la literatura infantil universal, Doncel, 1971).

Ficha editorial

Robinson Crusoe

Daniel Defoe

Traducción de Julio Cortázar

Colección: Avatares / AV–056

Año: 2002

ISBN: 84–7702–420–0

Págs: 498

Precio: 23,90 €

Copyright de la nota editorial © Valdemar. Reservados todos los derechos.


logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La maledicencia
    Escrito por
    La maledicencia Aunque ahora apenas se usa la palabra maledicencia, su existencia parece probar que se creó porque aquello a lo que se refiere era bastante frecuente, tanto como para merecer una palabra propia. Maledicencia: hablar mal…
  • Ouija: una historia real
    Escrito por
    Ouija: una historia real Permítanme que les cuente algo que me ocurrió cuando rondaba yo los veinte años. Es una historia extraña, que todavía no llego a comprender. No obstante, teniendo en cuenta las fechas en las…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Elecciones, emociones y neuronas
    Elecciones, emociones y neuronas La semana pasada afirmé que "si la racionalidad juega un papel central en la ciencia, también debe jugarlo en la democracia". En teoría, las decisiones de los ciudadanos deberían tomarse racionalmente, con base en información…
  • La batalla celestial
    Escrito por
    La batalla celestial Patrocinio de ángeles y combate de demonios, del aragonés Francisco Blasco de Lanuza, es un libro de demonología. En realidad, bien podría decirse que es un tratado de estrategia militar. De la misma forma que…

Cartelera

Cine clásico

  • Cuando el grajo vuela bajo
    Escrito por
    Cuando el grajo vuela bajo En lo más crudo del crudo invierno, intentamos pasar el menor tiempo en la calle, huyendo del lacerante frío, de los resbalones por el suelo helado y de la amenaza fantasma de la gripe. El…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • "1984" (1949), de George Orwell
    "1984" (1949), de George Orwell Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Rossini eclesiástico
    Escrito por
    Rossini eclesiástico Es sabido que la música de iglesia atareó a Rossini desde su más tierna edad hasta su último esplendor compositivo: en 1808, en su época estudiantil en Bolonia, ya le vemos autor de una Misa…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1