"Teoría del saber histórico", de José Antonio Maravall

teoria-del-saber-historicoTeoría del saber histórico, de José Antonio Maravall, fue editado por primera vez en la Revista de Occidente (1958) y con texto definitivo de 1967.

El tiempo transcurrido, la abundante recepción crítica y la constante referencia, hacen de este libro un clásico de la materia, único en nuestra lengua y de validez universal.

Maravall, según es sabido, se inscribe en la renovación de la historiografía española que anunciaron Carande y Vicens Vives, a la vez que admite el impacto que, a partir de los años cincuenta, produjo en él la escuela francesa de la revista Anuales.

Fernand Braudel solía decir que Maravall era quien mejor había entendido sus propuestas.

El texto es la inflexión teórica de su obra, instrumento indispensable para releerla y que señala la escasez de precedentes en castellano, salvo los aportes fragmentarios y sueltos, que Maravall recibe con expresa constancia, de Ortega y Gasset.

Teoría... dibuja una encrucijada en la que reposa el trabajo maravalliano, una doble crisis: la del historicismo castizo español (Menéndez Pidal, por ejemplo, pero también Américo Castro, Claudio Sánchez Albornoz y María Zambrano) y la del positivismo (Leopold von Ranke, por no abundar en nombres).

El primero se agota en estériles propuestas del ser nacional español, su determinación como distancia frente a Europa y su incomodidad en el suelo de una historia entendida como universalidad de lo humano.

La segunda trastabilla con la nueva epistemología de las ciencias físicas y naturales (Heisenberg, Schródinger, entre otros, dos atenciones fuertes de Maravall).

Hegel y su recaída y revisión crítica en Croce, laten al fondo.

Me permito un recuerdo personal, de los incontables que atesoro respecto a Maravall.

Partiendo de un atento lector suyo, el ensayista argentino Juan José Sebreli, le señalé lo que de hegeliano había en sus apelaciones a Ortega.

Me comentó de modo aforístico, impecable: «Sin duda, Hegel es un océano donde se pueden pescar todos los peces.

Depende del pescador».

Hablamos del espíritu universal, protagonista hegeliano de la Historia, que yo proponía traducir como fantasma universal.

Me recordó la pregunta de Heine: «Espíritu, espíritu ... ¿quién es ese caballero?».

Maravall no impugna la actuación científica del historiador, en cuanto a métodos y procedimientos, pero no sólo subraya que la ciencia actual trabaja con márgenes de indeterminación, que no admite una causalidad única sino plural y difusa, y que renuncia a propiciar leyes, contentándose con tendencias y posibilidades.

No le interesa lo que es sino lo que puede ser.

Aun en su admiración por el historiador Marx, lo consideraba, con justeza, el último escolástico sustancialista, que hablaba de la materia histórica como de una sustancia aristotélica.

También evoco la común observación que hicimos, en el centenario de Marx, acerca de los homenajes que le ofrecieron, inopinadamente, algunas revistas tomistas.

De nuevo, la sustancia.

La historia –esta vez con minúscula– no puede ser una ciencia pura y dura porque no admite experimentos sino que opera con lo sucedido una vez y en un momento concreto.

Se puede abstraer por comparación, pero no generalizar con inducciones completas.

Y hay más: el historiador también tiene historia, es un sujeto históricamente condicionado, con lo cual hace no sólo la crítica de lo que sabe sino de su propio saber, abriéndose a una espiral infinita, la proyección en el tiempo.

A su vez, el pasado varía según desde dónde se lo considere y quién lo haga, mostrando una vivaz inestabilidad, la del saber histórico mismo que, por paradoja, empieza a trabajar cuando, como dice Plumb, el pasado muere y se convierte, justamente, en algo pasado.

Maravall trabaja con especial nitidez esta doble sugestión de la materia: el hecho histórico y el historiador como sujeto ante tal objeto.

No hay hechos históricos en sí mismos, puros y netos, como quiso el positivismo.

El pasado, por tanto, tampoco se puede reconstruir.

La historia no es arqueología sino antropología, devenir humano que involucra a quien la ejerce.

Hay narraciones de hechos: el hecho histórico ocurre cuando se lo narra, y al narrarlo ya lo interpreta, y en esa tarea anida una opción.

El historiador es, entonces, Ubre y es, entonces, también, responsable.

Anida una ética en su quehacer y si alguien la ha ejercido es el historiador Maravall.

Si se admitiera una adjetivación, podría decirse que la meditación maravalliana acerca del saber histórico es existencial.

Aquí vuelven sobre el autor sus juveniles lecturas del existencialismo cristiano francés, luego ampliadas con el desmenuzamiento que Zubiri hizo al exponer a Heidegger y que Maravall redondeó considerando al heideggeriano Sartre.

Toda historia es circunstancial y este carácter hace que sólo se pueda hacer desde el presente del historiador, como quiere Croce: toda historia es contemporánea.

En ese punto se sitúa el investigador de la historia como artesano del presente, es decir del proyecto de futuro que existe en todo sujeto humano.

Se narra el pasado con la expectativa del porvenir y porque se tiene esa expectativa deseante, activa, práctica.

La narración alcanza, entonces, la vivacidad de alguien que cuenta con sus contemporáneos al contar lo que, de distinta manera, es el pretérito imperfecto de todos.

Al volver sobre estas páginas imprescindibles, no sólo pagamos una deuda –siempre prorrogable, desde luego– con su autor sino que lo traemos a nuestro presente, de alguna manera también suyo.

Es lo que vuelve a situarlo, una vez más, en su lugar de maestro: el que enseña, el que señala

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en The Cult con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • Todo comienza en el medio (in media res)
    Escrito por
    Todo comienza en el medio (in media res) En la enumeración de las paradojas que ofrezco al final de Las paradojas del guionista, incluyo una que dice: "Antes del principio siempre hay algo" (paradoja nº13), y otra que dice: "Después del final siempre hay…
  • Azorín
    Escrito por
    Azorín Hace medio siglo que murió Azorín. Es pertinente hablar de siglos cuando se trata del escritor alicantino afincado en Madrid. Nació en el XIX, llegó mozo al comienzo del XX y murió en su segunda…
  • Adivinar el futuro
    Adivinar el futuro Más allá de horóscopos o sueños de ganar la lotería, predecir el futuro sería una gran ventaja desde el punto de vista biológico. Cualquier organismo con esta habilidad tendría ventaja en la lucha…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Espejos en el cerebro
    Espejos en el cerebro La escena es común. Un celular suena a media película. Un desconsiderado contesta y se pone a hablar. Un vecino se queja. La agresión que sigue no es tan común: el del celular amenaza con…

Cartelera

Cine clásico

  • Encuentros en la Cuarta Fase
    Escrito por
    Encuentros en la Cuarta Fase Uno de los sueños más antiguos de la Humanidad ha sido viajar a las estrellas, descubrir nuevos mundos en el vacío cósmico, encontrar seres extraterrestres y meterse en la cama con ellos. El espacio dispara…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • Un retrato de Piotr Moss
    Escrito por
    Un retrato de Piotr Moss El polaco Piotr Moss (Bydgoszcz, 1949) se incorpora de pleno derecho a la fuerte presencia actual de Polonia en la música, a la vez que resuelve de manera muy personal la exigencia ecléctica que el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC