"Canciones para los niños muertos", de Gustav Mahler

Canciones para los niños muertosLa entrega que presentamos reúne tres álbumes con un prodigioso contenido: cinco Sinfonías de Mahler y dos ciclos de canciones. Registradas entre 1947 y 1957, estas grabaciones muestran el arte de Kathleen Ferrier en toda su plenitud.

"El dolor –escribe Blas Matamoro sobre Mahler– acabó siéndole amable y el amor, doloroso. Era un tímido sexual, esquivaba a las mujeres y se casó virgen y cuarentón con Alma, que ya había conocido el amor de otro músico, Alexander Zemlinsky, cuñado de Schonberg, el líder de la Escuela de Viena, formada por alumnos de Mahler. Todo quedaba en casa.

El matrimonio se fue riñendo de colores siniestros.

Mahler compuso sus Canciones para los niños muertos y poco después, en 1907, moría su hija mayor.

La madre, al oír estas canciones desde el jardín de la casa, tenía presentimientos mortíferos respecto a sus hijas. Mahler, tras la muerte de la niña, nunca volvió a ejecutar la obra.

La música era para él no sólo el exutorio del dolor sino también lo contrario, el complemento: el lugar utópico de la dicha. Por eso se marchó de casa con su hermano mayor Otto, que también era músico y que fungió como una suerte de padre aceptable.

Otto acabó suicidándose.

Otro hermano, Alois, marchó a América y se convirtió en un millonario rastacuero.

La dicotomía de los hermanos parece calcada de una novela alemana del siglo XIX.

Y, efectivamente, Mahler era un hombre de aspecto romántico, de un romanticismo siniestro y dominado por la Sehnsucht, por el anhelo de algo definitivo e inefable, mezcla de nostalgia y gozo, como parece asomar tantas veces en las secciones lentas de sus sinfonías.

Su amigo y discípulo, el ya recordado Bruno Walter, lo evocó empujado por fuerzas internas, ocultas y demoníacas.

Alma era más gráfica y lo veía como un demonio vestido de monje, una suerte de Savonarola en medio de la corrupta y terminal monarquía austrohúngara, con su apocalipsis alegre. Era, para mejor proveer, un enfermo cardíaco crónico, pues padecía una malformación de nacimiento.

Crisis y desmayos regulares, ataques y sobredosis de medicamentos lo mantenían en una especie de crepúsculo mórbido, mezcla de rito satánico y ceremonia de purificación".

Ficha de la grabación

Kathleen Ferrier

Mahler: Sinfonía nº 3; Kindertotenlieder

REF.: SBT2 1422

EAN 13: 0749677142223

20/05/2008

Kathleen Ferrier

BBC Symphony Orchestra

Concertgebouw Orchestra, Amsterdam

Sir Adrian Boult, director

Otto Klemperer, director

Gustav Mahler (1860-1911):

CD 1

Sinfonía No.3 en Re menor:

1. I

2. II

3. III

CD 2

Sinfonía No.3 en Re menor:

1. IV

2. V

3. VI

4-8. Kindertotenlieder (sobre poemas de Friedrich Rückert)

9. CBC Interview with Kathleen Ferrier

2 CD - Mono ADD - 57'38''

Copyright del comentario © Blas Matamoro. El texto aparece publicado en "Cine y Letras" con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

  • Una zorra disfrazada de erizo
    Escrito por
    Una zorra disfrazada de erizo Entre los numerosos y aparentemente inútiles ornamentos que abarrotan mi escritorio se encuentra una pequeña concha fósil con el siguiente rótulo: “Pelecípodo, Cretácico, Ojinaga, Chihuahua, diciembre 1976”. Se trata de una valiosa prenda…
  • El guionista a la búsqueda del espectador
    Escrito por
    El guionista a la búsqueda del espectador Entre el guionista y el espectador siempre hay demasiada gente: el director, los productores, y los actores, entre muchos otros. Todos simulan no conocer al guionista, especialmente los actores, que repiten sus frases fingiendo que…

BBC, PBS, KCET

  • Diecisiete sistemas, un solo país
    Escrito por
    Diecisiete sistemas, un solo país Una de las críticas que, últimamente, se viene haciendo al Estado de las Autonomías que consagró en el ordenamiento jurídico español la Constitución de 1978, es la referida a la necesidad de que el sistema…

Loren Kerns, CC

  • Retrato de MC
    Escrito por
    Retrato de MC No se trata de un nombre en clave para ocultar y señalar, al mismo tiempo, a una persona real. Se trata de un personaje imaginario que, como todos ellos, acaba por cobrar una realidad cotidiana.…
  • Las chicas sólo quieren divertirse
    Escrito por
    Las chicas sólo quieren divertirse La canción de Cyndi Lauper a la que hace referencia el título de este artículo ha sido un himno para varios colectivos, especialmente el de LGTB. Y no es de extrañar. El mensaje es claro…

Cartelera

Cine clásico

  • "Lemmy y las espías" ("Lemmy pour les dames", 1962)
    Escrito por
    "Lemmy y las espías" ("Lemmy pour les dames", 1962) A diferencia de otros superagentes del viejo cine europeo, Lemmy Caution tenía un lado entrañable. Uno sentía que aquel tipo insolente, que fumaba con ansiedad y alzaba con elegancia la copa de whisky, podía ser…
  • Un hombre duda
    Escrito por
    Un hombre duda El chico tiene los ojos muy grandes. Parece que ha llorado. Parece que llorar forma parte de su biografía. Ojos grandes y asustados. O quizá tiene miedo. O es un sádico que sabe disimular muy…
  • Los mundos subterráneos
    Escrito por
    Los mundos subterráneos La gruta, lugar sagrado en la antigüedad clásica, considerado como morada de las divinidades subterráneas e infernales, así como lugar de nacimiento de algunos dioses, accede en la Edad Media al ámbito teatral y al…

LWYang, CC

  • Las madres austenianas: una anomalía
    Escrito por
    Las madres austenianas: una anomalía La señora Dashwood de Sentido y Sensibilidad es una persona de carácter débil, tranquilo y tan centrado en su hija Marianne que no se da cuenta de que otra de sus hijas, Elinor, está sufriendo…

Michael Miller, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

"Mammoths: Ice Age Giants", Museo de Historia Natural, Londres

  • El hippie de la selva
    El hippie de la selva Hace más de 50 años, el famoso antropólogo keniano-británico Louis Leakey contribuyó a revolucionar el campo de la primatología cuando envió tres jóvenes biólogas a estudiar a tres de las cuatro especies de grandes simios…