Historia del maquillaje

La industria del maquillaje

Una mayor importancia del aspecto físico y el auge de la industria cosmética han implantado, en el transcurso del siglo XX, formas de presentarse en sociedad que sólo pueden darse en sociedades acomodadas, donde el ocio y el bienestar económico permiten esa preocupación casi obsesiva por la belleza.

La constante aparición de nuevos productos cambia cada temporada los recursos cosméticos al alcance de unos consumidores que, novedosamente, ya no son sólo mujeres.

El hombre también se convierte en usuario de estos productos, aumentando así el margen de beneficio de sus empresas fabricantes.

Aunque la fabricación a gran escala de los cosméticos se remonta a la Revolución Industrial, su verdadero auge económico llega a partir de la década de los cuarenta del siglo XX, cuando la publicidad incide en la necesidad de embellecer el aspecto físico.

Durante esos años, compañías como Lux realizan campañas publicitarias en todo el mundo donde aparecen estrellas de Hollywood como Bette Davis, Kay Francis o Dorothy Lamour recomendando sus jabones de tocador.

Otras actrices hacen lo propio con pintalabios o variedades de colorete, inaugurando así una práctica publicitaria que prosigue hasta el momento actual, recurriendo cada marca a las actrices o modelos más conocidas de cada momento.

La promoción siempre se fundamenta en la idea de emulación, pues si la actriz consigue buenos resultados con el producto y ello contribuye a mantener su condición de estrella, el resto de usuarias pueden imitarla y tratar de parecérsele (se puede mencionar en este sentido la eficaz campaña desempeñada en los noventa por la firma Max Factor, apoyándose en los maquilladores de Hollywood).

En su mayoría, las compañías de fabricación de maquillajes son multinacionales. Empresas como Max Factor, Margaret Astor, Clarins, L’Oréal, Clinique, Lancôme y Estée Lauder tienen delegaciones en numerosos países, lo que permite una mayor diversificación de su gama de productos y una promoción y comercialización más eficaces.

Incluso aquellas firmas con menor implantación internacional, como ocurre con Shiseido y Kanebo, de origen japonés, han realizado fuertes inversiones para consolidarse en el mercado exterior, ya que el maquillaje es un mercado global y sólo con planteamientos a gran escala es posible entrar en competencia con marcas ya consolidadas.

Por esa razón, las campañas publicitarias tienen una importancia esencial en la estrategia de estas marcas. Es relativamente frecuente que para los anuncios en televisión y prensa se contrate en exclusiva a determinado personaje.

Asimismo, las firmas de alta costura han sabido aprovechar el potencial publicitario de sus marcas respectivas en la venta de productos de maquillaje y perfumería. De este modo, en los movimientos económicos de compañías como Chanel, Christian Dior e Yves Saint Laurent tienen un protagonismo fundamental sus divisiones comerciales y empresas filiales dedicadas a la fabricación y venta de productos de maquillaje.


  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Cubierta de "Achtung! Cthulhu Investigator´s guide to the Secret War", publicado por Modiphius Entertainment © Javier Fernández Carrera (Pintureiro). Reservados todos los derechos. Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona…
  • El descrédito de las ciencias ocultas
    El descrédito de las ciencias ocultas La aceptación del concepto de “ciencias ocultas” como cajón de sastre para diferentes disciplinas sin conexión aparente ha supuesto una tergiversación de la historia del conocimiento, dice el historiador holandés Wouter J. Hanegraaff. Siempre…
  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Juego de espejos

  • Los libros de Dios
    Escrito por
    Los libros de Dios Rembrandt: "El festín de Baltasar" (c. 1635-1638) Algunos dioses han demostrado una verdadera afición hacia los libros, aunque muchos de ellos se han mostrado indiferentes a lo literario. Es difícil hablar de libros revelados en…
  • La rata que no estaba extinta
    Escrito por
    La rata que no estaba extinta "Las noticias sobre mi muerte han sido grandemente exageradas" (Mark Twain) A primera vista, el mercado de Thakhek no aparenta ser un lugar propicio para la investigación científica. Como en otros sitios de la antigua…

Cartelera

  • Chlöe Howl: El placer del pop
    Escrito por
    Chlöe Howl: El placer del pop Aunque cuando he escrito sobre música he hablado poco de pop, y me he centrado en artistas de ritmos más rock o folk, o en música más “adulta” como la de John Grant o Eels,…
  • La seducción de una voz
    Escrito por
    La seducción de una voz Si un hijo suyo les dice que quiere ser poeta, es posible que a más de uno le dé un disgusto, porque habrá quien piense, con razón, que lo va a tener difícil en la…

Entrevistas

Facebook

Televisión

Cine clásico

  • Siempre ocurre algo
    Escrito por
    Siempre ocurre algo En las tardes largas del invierno a veces se iba la luz. Sin aviso alguno, la electricidad desaparecía y entonces había que recurrir a las velas, delgadas y amarillentas, que estaban guardadas en un cajón…

El armario de Proteo

  • Arte lovecraftiano
    Escrito por
    Arte lovecraftiano Copyright © Andrey Nazarov Aturdidos frente al horror cósmico, cuya tiniebla se filtra en cada pesadilla, estos artistas han decidido acceder a un conocimiento prohibido. Gracias a ellos, las conjeturas de H.P. Lovecraft se convierten…
  • Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio
    Escrito por
    Jaroslaw Kukowski, entre el sueño y el misterio Deténganse a observar sus obras. Les presento un nuevo huésped de esta galería. Nació en Polonia, en 1972, y en su trayectoria artística se acoge a la espesura de dos corrientes, el surrealismo y el…

Fotografía

  • No te acostumbres
    Escrito por
    No te acostumbres "No te acostumbres", se lo dijo en un tono que ella no sabía interpretar. "No me acostumbraré", le contestó ella. Y decía la verdad. No quería acostumbrarse, le parecía imposible. Aunque leyó varias veces el…