Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 216

graciasportadadefesq

Catherine, su padre y las gafas

«Lo estoy viendo como si fuera hoy» solía decir mi abuela cada vez que relataba algún recuerdo de muchísimo tiempo atrás. Escribir sobre Catherine me hecho acordarme de esa frase.

"Oso", de Marian Engel

El Oso Blanco llevaba sobre su lomo a la hija menor del pobre campesino, cuya mano le pidió a cambio de colmarlo de riquezas. «¿Tienes miedo?». «No». «Agárrate entonces con fuerza a mi pelaje y no tendrás nada que temer.» 

"La palabra contraria", de Erri De Luca

En su conferencia en el CCCB el pasado 14 de mayo, el escritor Iain Sinclair refirió muy brevemente, y como de pasada, una anécdota personal en la que me parece sin embargo importante detenerse, porque ilustraba las consecuencias que puede acarrear el hablar en contra, el manifestar en voz alta una opinión que cuestiona el discurso que dicta el poder.

Un gato

Takashi Hiraide, "El gato que venía del cielo", Alfaguara, Madrid, 2014. (Traducción de Yoko Ogihara y Fernando Cordobés).

La pureza de la rabia

Édouard Louis, "Para acabar con Eddy Bellegueule", Salamandra, Barcelona, 2015 (Traducción de María Teresa Gallego Urrutia)

Escribir una historia

«Si alguien me pregunta de qué trata la novela, le diré que de perder a un hombre, porque no sé qué decir»  escribe Lydia Davis, como una reflexión  propia o tal vez como una reflexión sólo propia de la narradora-autora de El final de la historia. Reflexión crucial, porque ciertamente el perder a un hombre no parece ser aquí sino el pretexto a partir del cual elaborar un escrito cuyo verdadero tema, contenido en ese no sé qué decir, es el proceso y acto de escribir y en el que se acogen también las ramificaciones que de ese tema derivan.

Dibujos de Sylvia Plath

«Por mucho que la poesía dominara su propósito, el arte siempre fue un elemento importante en la vida de mi madre», escribe Frieda Hughes. Y esto es lo que queda patente en este volumen, donde se reúnen los dibujos que Sylvia Plath realizó a lo largo de 1956, junto a cuatro cartas que atestiguan la responsable y apasionada dedicación con que aquella joven, entonces recién casada, se dedicó a su práctica.