Gernot Dudda

Gernot Dudda

Gernot Dudda inició su trayectoria periodística en la revista El Gran Musical, y posteriormente ha escrito en medios como Sur Exprés, Rockdelux, Primera Línea, La Luna, Popular 1, BoogieUn Año de Rock, Zona de Obras, Batonga!, World 1 Music y Efe Eme.

Fue colaborador de El Mundo, y entre 1991 y 1999, redactor musical de Canal +. Asimismo, ejerció como periodista y crítico musical en Radio Popular FM (1986-1992) y en Radio Círculo, la emisora del Círculo de Bellas Artes. A lo largo de doce años, dirigió y presentó el programa Orient Express.

Trestesauros500

Psicodelia brasileña

¿Cómo podríamos definir esta versión brasileña de la psicodelia? Yo la sitúo como una suerte de eslabón perdido entre dos manifestaciones musicales de mucho peso: la Jovem Guarda, aquel movimiento de fines de los sesenta que además fue todo un fenómeno social y mediático ‒tan yé-yé, por otra parte‒, y el sonido Tropicália, cuya exuberancia pervive en las canciones de Caetano Veloso, Gal Costa o Gilberto Gil. En ese parámetro se sitúan, asimismo, bandas tan poderosas como Os Mutantes, y por supuesto, muchas otras que vinieron después.

Irmin Schmidt se las ha ingeniado para entrar en la historia del rock y de la música electrónica con la máxima intuición, guiado por esa heterodoxia que caracterizó a un grupo ya mítico, Can, que Schmidt formó en Colonia a fines de los sesenta, junto al bajista Holger Czukay, el guitarrista Michael Karoli y el percusionista Jaki Liebezeit.

Gracias al sello Strut, pudimos escuchar en 2013 el doble recopilatorio que lleva por título Change The Beat: The Celluloid Records Story (1979-1987), una antología que recorre la historia de aquella compañía seminal, dirigida desde Nueva York por un francés, Jean Karakos, que la fundó en 1979.

La siempre gloriosa música del turinés Ludovico Einaudi convierte su álbum In a Time Lapse (Decca/Universal, 2013) en una tentación irresistible. Siendo hiperbólicos, podríamos decir aquello de "Había un hombre a una melodía pegado", y este es, sin duda, el caso.

Mar Maior (Warner, 2012) es un disco impecable, de gran belleza, que además, en la fecha de su lanzamiento, supuso para Luar Na Lubre otra importante primicia. Me refiero, por supuesto, a la incorporación de una nueva vocalista, Paula Rey, que contribuyó con su talento a la prestigiosa trayectoria de esta longeva banda de folk.

Hay muchos detalles admirables en la trayectoria de Diego A. Manrique, un periodista que nos ha servido de referencia a quienes hablamos y escribimos sobre música en España. Charlar con él implica recordar toda una carrera de logros, desde sus inicios en la revista Triunfo, allá por los setenta, hasta la fundación de Radio 3 en 1979, pasando por su labor como articulista en El País y por su presencia en inolvidables programas televisivos como Popgrama (1977) y Caja de ritmos (1983).

Benjamin Escoriza falleció el 9 de marzo de 2012. Si hubiera que elegir el disco que mejor resume su espíritu, sin duda sería Rumba Argelina (Música Sin Fin, 1993), un álbum irrepetible, lleno de canciones sublimes.

El tema "O Mi Shangó", del percusionista Mongo Santamaría, incluido en el LP Sofrito (Vaya Records, 1976), nos traía una mezcla de afrobeat y santería que muchos años después, en 2011, redescubrimos a través de una nueva versión. Una remezcla que, en cierto modo, recuerda el trabajo de Masters At Work, ese dúo especializado en house que forman "Little" Louie Vega y Kenny "Dope" González.

Hay que escuchar a nuestro personaje de hoy en su justa medida para apreciar su poderoso legado. Se trata de una figura histórica del jazz y la creación que hemos elegido para recordarlo es, créanme, toda una experiencia.

Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz en una inmejorable compañía.

Una vieja grabación del año 1978, recuperada en 2002 en el North Sea Jazz Festival, me sirve de disculpa a la hora de hablarles de un artista que, en otro tiempo, alcanzó un enorme reconocimiento. Me estoy refiriendo a Gino Vannelli, y la grabación con la que inicio estas líneas fue editada en 2011, gracias al sello Indigo.

Para el que no lo conozca, Richard Pinhas es un sofisticado guitarrista progresivo francés que lleva grabando de forma casi ininterrumpida desde 1972 y del que apenas hace un par de meses nos acaba de llegar un nuevo trabajo, Reverse (Bureau B, 25 de enero de 2017).

13 Degrees of Reality (Now-Again Records, 2013), cuarto álbum de estudio de The Heliocentrics, se cierra con cuatro piezas ("Prepare For Lift-Off", "Path Of The Black Sun", "Calabash" y "Vibrations Of The Fallen Angels") que culminan con una melopea soberbia, idónea para caracterizar el estilo y la ambición de este grupo londinense que en su día formaron el percusionista Malcolm Catto, el bajista Jake Ferguson, el guitarrista Adrian Owusu y el multi-instrumentista Jack Yglesias.

Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que a Bonezzi le recordaba la de su añorado Robert Fripp.