Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

Trestesauros500

Cuando un proyecto no llega a rodarse, uno siempre se imagina ese momento en el que todos miran al suelo, y se instala en el equipo ese silencio propio de una unidad de cuidados intensivos a medianoche.

"Contra la democracia", de Jason Brennan

Aunque en el mundo occidental nos rige el libre acuerdo entre ciudadanos, expresado en constituciones democráticas, se advierte en muchos votantes un entumecimiento de la sensibilidad, sobre todo entre aquellos que desconocen los cimientos de la política ‒la historia, el derecho, la filosofía...‒ y que, sin embargo, se han acostumbrado a hablar a la altura del experto, entregándose a la charla interminable de internet con un buen arsenal de tópicos, confusiones y noticias falsas.

La tensión entre la curiosidad y el mito, entre lo imprevisible y el estereotipo, o entre la espontaneidad y la estatuaria no supone una contradicción para el cinéfilo. Al contrario. Entre un punto y el otro, dialogan en la pantalla esos personajes que, simple y misteriosamente, parecen reales, y que acaban incorporándose a nuestros recuerdos con mayor intensidad que figuras auténticas.

Lo cierto es que este trío de investigadores ‒Alba Vicente, Ferran Llorens y Àngel H. Luján‒ sabe trazar con meridiana claridad y con mucha gracia la arquitectura de la evolución, desde los cimientos teóricos hasta sus penúltimas bifurcaciones en la naturaleza.

"La fiebre del heno", de Stanisław Lem

Los lectores tenemos puntos de vista diferentes en relación con Lem. Ninguno de sus admiradores lleva en los bolsillos los mismos adjetivos para valorar su obra. Ese criterio, en muchas ocasiones, depende de la biografía de quien devora sus libros.

En demasiadas ocasiones, lo que leemos acerca de nuestra historia es una consecuencia o subproducto de la leyenda negra. Y esto equivale a observar nuestro pasado por medio de ese denso filtro que viene a ser el prejuicio. Así, cuando le toca el turno a las grandes figuras de la historia militar española, esa épica que se permiten los historiadores franceses o anglosajones desaparece del panorama y queda sustituida por la más colorida de las autocríticas.

A la hora de ver una película, ninguna emoción es trivial, y la nostalgia menos. Por esto último, entre otras cosas, cualquier lector veterano de cómics Marvel se enamorará de Deadpool 2 instantáneamente, especialmente si leyó los primeros tebeos de este personaje ‒Masacre, creado por Fabian Nicieza y Rob Liefeld‒ cuando llegaron a nuestro país hace más de veinte años.

"Conocer Irán", de Patricia Almarcegui

En 2004, Patricia Almarcegui nos decía desde las páginas de Revista de Occidente que "la mirada del viajero le ha permitido establecer la relación con el mundo exterior, y esa relación ha modificado su identidad". En opinión de la escritora, el acto de viajar no es tanto un simple nomadeo, sino el establecimiento de "una conexión entre el mundo exterior y la identidad del que se traslada".

En bastantes producciones de Dino De Laurentiis uno se encuentra con detalles que a los españoles nos resultan muy familiares. Y es que, como medio mundo sabe, aquellas superproducciones del italiano se asemejaban, por su filosofía e intenciones, a tantos otros largometrajes de serie A, B o Z que, tras la etapa de Samuel Bronston, rodaron en nuestro país equipos internacionales de lo más diverso.

El concepto de inmortalidad, ejemplarmente explorado por Alejandro Navarro Yáñez en este magnífico libro, se nos antoja fascinante. Sobre todo, desde el punto de vista de aquellos lectores que recorremos estas páginas con unas cuantas décadas en la mochila.

A pesar de que me considero un escéptico, y de que me empeño diariamente en distinguir la ciencia de la seudociencia y la historia de la seudohistoria, reconozco que mi adolescencia no hubiera sido la misma sin aquellos ensueños que me proporcionaron las películas de Indiana Jones ‒más cercanas al ocultismo que a la arqueología‒, los programas de Fernando Jiménez del Oso, y como postre, los mil y un libros que siguieron la estela de El retorno de los brujos (1960), de Louis Pauwels y Jacques Bergier.

"Dalva", de Jim Harrison

No hay dos lugares iguales en la Tierra. Aunque haya paisajes similares, y la flora y la fauna tengan aires de familia en diversos territorios, los seres humanos que en ellos habitan acaban estableciendo las diferencias. Esa vinculación entre nuestra especie y el hábitat en el que vive es, sin duda, un material literario de primera categoría, como queda de manifiesto en esta soberbia novela que publicó Jim Harrison ‒el autor de Leyendas de pasión‒ en 1988.

"Lucky Jim", de Kingsley Amis

A Martin Amis debo mi primera noticia sobre su padre, Kingsley, al que descubrí en su intimidad ‒con su infaltable dry martini y una solemne ironía en cada frase‒ tras leer Experiencia, la autobiografía de Martin. Y aunque algunas páginas de Experiencia parecen un ajuste de cuentas con el pasado, lo cierto es que el personaje de Kingsley acabó pareciéndome casi entrañable, a pesar de sus innumerables defectos.

"Los viajes de Tuf", de George R.R. Martin

Aproximar el nombre de Haviland Tuf al de su creador, George R.R. Martin, es, a primera vista, una posibilidad muy tentadora. Si uno lee varias de las muchas reseñas que llevan publicándose de Los viajes de Tuf desde que el libro salió de imprenta, en febrero de 1986, uno de los puntos en común es el paralelismo entre Tuf, corpulento, excéntrico y amante de los gatos, y el propio Martin, que comparte esas tres cualidades con su personaje.