Vicente Díaz

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

launicaperfil

Trestesauros500

¡Más superhéroes no! Lo sé, lo sé, ya nos saturan las adaptaciones de justicieros del tebeo “a imagen real” (lo digo con comillas, porque con tanto efecto digital uno ya no sabe cómo referirse a todo esto). El caso es que, de vez en cuando, todavía aparecen productos que quizá no le cambien la vida a nadie, y que acaso tampoco sean hitos del arte audiovisual, pero que resultan entretenimientos más que aceptables.

Es inevitable recordar las películas de Michael Moore al ver este peculiar biopic. Lo confirman el nada oculto enfoque anti-republicano, el tono satírico y gamberro y un dinámico montaje de atracciones, escasamente sutil pero efectivo.

Sorprende la meteórica carrera del cineasta griego Yorgos Lanthimos a partir de que su película Canino revolucionara diversos festivales, hace ya una década. Aquella cinta, entre cómica, terrorífica y surrealista, provocó odios, amores y, sobre todo, desconcierto.

Con diferencia, esta es la mejor película no animada de la franquicia Transformers. Y esto supone todo un cambio: hay enfermedades menos dañinas que la mayoría de las entregas de la infame saga firmada por Michael Bay, basada en los populares juguetes de los 80 de la marca Hasbro (y en sus correspondientes dibujos animados y cómics).

Las distopías futuristas no tienen por qué seguir el modelo visual de Blade Runner o Mad Max. José Luis Cuerda utiliza un edificio de hormigón feísimo, un bosquecillo y unos fondos (evidentemente) falsos de Monument Valley para ofrecernos una sátira no muy sutil, pero sí divertida, absurda y poética del mundo actual. Bueno, del mundo en cualquier momento, en realidad.

¡Que no cunda el pánico! Aunque usted no tenga ni idea de que en los tebeos había más de un Spider-Man, podrá entender perfectamente esta divertidísima película sin necesidad de hacer un máster previo.

Más que por sus méritos musicales, hay canciones que destacan por su significación social o por el modo en que conmemoran un hecho histórico. Pensemos en cuatro de ellas: "Give Ireland Back to the Irish", de Paul McCartney, "Sunday Bloody Sunday", de John Lennon, "Sabbath Bloody Sabbath", de Black Sabbath, y la más popular de ellas, "Sunday Bloody Sunday", lanzada por U2 en 1983.

Aunque el título parezca el de película de terror, El regreso de Ben es un drama modélico sobre el daño de las adicciones y la fuerza de las llamadas “madres de la droga”. Bien pensado, tiene momentos que dan cierto miedo y generan una tensión constante, con ese espíritu fatalista provoca en el espectador casi tanta inquietud como el cine de horror.

Este film del director Steve McQueen (nunca nos acostumbraremos a que se llame como la legendaria estrella) se basa en un concepto muy sencillo: las viudas de unos criminales muertos se reúnen para dar un golpe por su cuenta.

Michael Caine, Ray Winstone, Jim Broadbent, Tom Courtenay, Paul Whitehouse, Michael Gambon… Unos actores veteranos y de enorme talento, reunidos en esta película de ladrones que dirige James Marsh.

Cualquiera que tenga la escritura como profesión ‒o cualquier autónomo que trabaje desde casa‒, se sentirá identificado con el retrato que se hace de ese coloso de la literatura que es Charles Dickens en esta deliciosa película, un film británico que relata la creación a contrarreloj del clásico Cuento de Navidad.

Parece que sucedió hace poco, pero ya han pasado casi veinte años desde que todo el planeta se estremeció con la espantosa tragedia del naufragio del submarino ruso Kursk. Una lenta agonía con varios intentos de rescate fallidos, que acabaron de la peor manera, sin un solo superviviente bajo las gélidas aguas del mar de Barents.

El cine argentino nos está dando en los últimos tiempos una buena cantidad de películas excelentes de todos los géneros, incluyendo thrillers como El ángel (Luis Ortega, 2018) o cintas de terror tan impactantes como Aterrados (Demián Rugna, 2018).

Una de la cosas buenas del suspense es que no requiere grandes presupuestos. Sólo hay que fijarse en los espectáculos de títeres, capaces de sacar de sus casillas a un público infantil que sabe dónde está la bruja, algo que el protagonista ignora.