La equidistancia de Pedro Barbero respecto a los distintos géneros audiovisuales ‒desde el cine a la cámara oculta‒ lo convierte en un narrador todoterreno. Esa versatilidad, adquirida con los años e impulsada por una pasión que nunca decae, demuestra que es un creador que ha ido subiendo en el escalafón a base de inteligencia y esfuerzo. Dialogar con él siempre tiene un trasfondo sentimental, vinculado a la cinefilia y al amor por su oficio. En esta oportunidad, esa emoción está doblemente justificada, porque hablamos, entre otras cosas, de su nueva película, El futuro ya no es lo que era.

Hace tiempo que Steven Spielberg y Tom Hanks son amigos. Ambos coinciden nuevamente en el thriller de espionaje El puente de los espías ‒que se estrena el 4 de diciembre en España‒, pero su relación se remonta a viejas conversaciones sobre la historia de Estados Unidos que ambos mantuvieron a mediados de los noventa.

Aunque últimamente parece que lo olvidamos, el centro del periodismo no reside en el negocio de las opiniones, sino en los hechos y en su descripción equilibrada. Ese compromiso con la verdad es lo que impulsa la admirable carrera de Juan Restrepo, corresponsal de RTVE durante más de tres décadas y testigo directo de algunos de los acontecimientos decisivos de nuestra historia reciente. Entre otras experiencias cargadas de significado, Restrepo encabezó el único equipo televisivo presente en la plaza de Tiananmen durante aquella trágica noche del 3 al 4 de junio de 1989. Dialogar con él equivale a recuperar los principios esenciales de este oficio que nos permite poner la realidad entre comillas. Y es que, como decía Ciryl Connolly, "el mejor periodismo es la conversación de un gran conversador".

El ingeniero de telecomunicaciones Miguel Pérez de Ayúcar, que en la imagen aparece con una réplica del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en la mano, trabaja para la ESA a través de la filial española de la empresa holandesa Aurora. / SINC

El libro que clasifica las patologías psiquiátricas es el manual de los trastornos mentales (DSM). La última versión de este atlas se publicó en 2013 envuelto en una fuerte polémica. Ahora, Allen Frances (EE UU, 1942), coordinador de la anterior edición, ha levantado la voz contra los excesos diagnósticos de la psiquiatría moderna y la sobremedicación. Además, denuncia que la psiquiatría debería ayudar al paciente ahora, en lugar de depositar sus esperanzas en los logros futuros de la neurociencia y la genética.

Después de la II Guerra Mundial, los dirigentes políticos tomaron nota de la importancia que tenía el conocimiento científico para el ejercicio pleno de la ciudadanía. De esa preocupación nacieron disciplinas como la ‘comprensión pública de la ciencia’, una de las áreas de trabajo de José Antonio López Cerezo. Catedrático de Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Oviedo, este investigador indaga en las relaciones que se producen entre ciencia, tecnología y sociedad y reflexiona sobre qué es ser científicamente culto.

Martín Bonfil © Héctor Arita.
En El mundo y sus demonios, Carl Sagan se plantea esta duda:"¿Por qué tiene que ser tan difícil para los científicos transmitir la ciencia? Algunos científicos –incluyendo algunos muy buenos– me dicen que les encantaría hacer divulgación, pero carecen del talento para ello. Dicen que saber y explicar no es lo mismo. ¿Cuál es el secreto?"

Puede que alguna vez, al ver una película de Álex de la Iglesia, usted se haya hecho alguna de las preguntas que, hace cierto tiempo, planteamos en esta entrevista al director de El día de la Bestia (1995), La comunidad (2000), 800 balas (2002), Los crímenes de Oxford (2007) y Las brujas de Zugarramurdi (2013).

Bienvenido a la Casa de Muñecas (1995) y Happiness (1998) pusieron a este tipo feúcho y delgado en el mapa del cine mundial. De ahí en adelante, Todd Solondz (Nueva Jersey, 1959) ha sabido consolidarse como un realizador capaz de diseccionar las contradicciones humanas con una inteligencia incisiva y perturbadora.

Sofía Santaclara (Oviedo, 1970) representa con nitidez los ideales estéticos de la fotografía entendida como un arte poético y sugerente. Con un profundo sustrato cultural en su obra, Santaclara se mueve cómodamente entre el simbolismo y el surrealismo, tanto por la imaginación de sus metáforas como por el embrujo que desprenden sus composiciones.

El posmodernismo ¡vaya timo! (Laetoli, 2013) es un libro sólido y estimulante, en el que se reúnen para el lector inquieto las reflexiones que Gabriel Andrade (Maracaibo, Venezuela, 1980) ha dedicado al pensamiento débil, al relativismo y a los clichés posmodernos.

El escritor brasileño Paulo Coelho afirmó que “cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla”. No hace falta pensar mucho para entender que la afirmación es meridianamente falsa; sin embargo, circula en cientos de memes de internet. Frases como esta “ofrecen explicaciones fáciles que aumentan nuestra sensación de control sobre la realidad, aunque no digan absolutamente nada”, explica Eparquio Delgado (Tenerife, 1979). El psicólogo y divulgador canario acaba de presentar en Madrid su primer libro, en el que disecciona los mecanismos de la literatura de autoayuda para vender esperanza en un mundo obsesionado por el éxito y la felicidad.

El filósofo, físico y humanista Mario Bunge (Buenos Aires, 1919) defiende el pensamiento científico como arma para conocer y mejorar el mundo; sueña con construir una “sociedad de socios”, justa y democrática; y arremete contra el posmodernismo, “la filosofía de los ignorantes, reaccionarios e inmorales”. Todo esto, con tal energía y lucidez que hace olvidar que tiene 94 años.

Escribir artículos entre varios investigadores es una práctica habitual, sobre todo cuando la investigación abarca diferentes áreas científicas. Jesús Zamora Bonilla, catedrático de Filosofía de la Ciencia de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), ha analizado la naturaleza de esta colaboración en un estudio, en el que explica las malas prácticas que existen y propone nuevos formatos para que la coautoría sea más rigurosa.

¿Por qué ante una misma imagen dos personas interpretan cosas distintas? La respuesta no es sencilla. Para ello habría que comprender cómo construye el cerebro la percepción visual del mundo.

Sergio L. Palacios es uno de esos extraños personajes que no sacia su vocación docente con el limitado y convencional sistema educativo que le ha tocado practicar. Profesor de física en la Universidad de Oviedo, y gran amante de la ciencia ficción, esta rara avis de la pedagogía dedica gran parte de su tiempo a la divulgación científica: un método de enseñanza innovador basado en la participación del alumno, una materia optativa de enorme atractivo para los chicos (Física en la Ciencia Ficción), un blog con el mismo nombre y tres libros editados (La Guerra de los Mundos: El cine de ciencia-ficción contra las leyes de la física, Einstein versus Predator y Las hazañas de los superhéroes y la física).

El periodista Juan Scaliter cuestiona en su último libro, Exploradores del futuro, “cómo la ciencia del mañana traspasará las barreras de lo que imaginamos hoy”. Dice sentirse raro al otro lado, el del entrevistado, y de hecho es él quien plantea muchas preguntas aún sin respuesta.

Juan Meléndez Sánchez (Ávila, 1964), autor del libro De Tales a Newton: ciencia para personas inteligentes, es profesor de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), donde combina sus investigaciones en el Laboratorio de Sensores, Teledetección e Imagen en el Infrarrojo con la docencia en el departamento de Física y la divulgación científica. Lleva más de una década impartiendo cursos sobre historia y filosofía de la ciencia, ha publicado un libro con el objetivo de entender el mundo en que vivimos y continúa su obra en un blog.

El periodista Alan Weisman se pregunta en su último libro si tenemos futuro en la Tierra. Ha viajado durante dos años por 21 países entrevistándose con gente cotidiana y expertos –desde ecólogos a religiosos– para saber cómo viven y qué piensan estas personas. En su periplo, Weisman se ha encontrado con múltiples alternativas a problemas como la superpoblación o la producción de alimentos. Así se inicia La cuenta atrás. 

Este investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha logrado unir en su carrera dos grandes intereses vitales: su curiosidad por la historia del mundo antiguo y por la astronomía. En el Instituto lidera el grupo de investigación de arqueoastronomía, que trata de determinar la importancia de la astronomía como parte integrante de la cultura y de la civilización a lo largo de la historia.

Pedro Gómez Romero es Doctor en Química por la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) y desde 1990 trabaja como investigador en el Instituto de Ciencia de los Materiales de Barcelona (ICMAB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Allí dirige diversas líneas de investigación sobre materiales para la conversión y almacenamiento de energía, materiales híbridos orgánicos–inorgánicos, baterías de litio y pilas de combustible. A su faceta de investigador se une la de divulgador, por la que ha recibido el Premio de Ensayo Esteban de Terreros, en su II edición.

Jeremy Irons es muy conocido por su polivalencia interpretativa. Brilla en papeles en los que interpreta a personajes con un carácter muy exigente, como por ejemplo el playboy Claus von Bülow, sospechoso de haber matado a su mujer, en la película El misterio von Bulow, que le valió un Oscar en 1990.

José Carlos Rosales (Granada, 1952) acaba de publicar en la editorial Renacimiento la antología poética Un paisaje, que aúna poemas de los últimos 30 años. José Carlos es uno de los más sólidos y personales aunque también, quizás, uno de los más desconocidos valores de la llamada “generación novísima”, a pesar de que su aparición como poeta sea singularmente tardía, ya que su primer libro data de 1988.

Además de ser un admirable crítico y un profundo estudioso de la historia del cine, Eduardo Torres-Dulce ejerce, desde diciembre de 2011, como fiscal general del Estado. Sobradamente conocido por los aficionados gracias a su participación en programas de radio (Cowboys de medianoche) y de televisión (¡Qué grande es el cine!), ha escrito sobre el séptimo arte para muy diversos medios y es autor de dos libros fundamentales para el cinéfilo, Armas, mujeres y relojes suizos y Jinetes en el cielo.

Aunque Alejandro Jodorowsky sólo ha hecho siete películas a lo largo de 45 años, es muy popular entre los aficionados a las rarezas cinematográficas. En la década de los setenta, se convirtió en una celebridad del mundo underground. Una verdadera superestrella de la contracultura artística internacional.

Siempre se ha movido entre dos mundos, la ciencia y el arte, y eso es lo que llevó a José Pintado, del Instituto de Investigaciones Marinas en Vigo (CSIC), a crear en 2007 el proyecto Neuston. En él científicos y artistas de distintas disciplinas mantuvieron una serie de encuentros para tender puentes entre sus respectivas áreas de conocimiento. Pintado combina su actividad investigadora, dedicada al estudio y cría en cautividad de especies marinas protegidas, con la divulgación de la ciencia. Toda su actividad está impregnada de una concepción de la cultura como algo transversal.

El anuncio de la primera evidencia sobre la inflación cósmica y las ondas gravitatorias cuánticas que surgieron en los inicios del universo ha sido valorado como uno de los grandes descubrimientos del siglo, un hito extraordinario equiparable al del bosón de Higgs.

Esta larga charla, que en realidad contiene fragmentos de conversación separados por el tiempo, comenzó hace años. Pasó José Luis Garci por Fuente el Saz del Jarama para rodar su penúltima película, y allí, junto a una reproducción del Arco de Cuchilleros diseñada por Gil Parrondo, tuvimos tiempo para hablar de cine clásico y de literatura. Son temas que luego, de cuando en cuando, he ido retomando con él en sucesivos encuentros periodísticos, tanto en estrenos como en presentaciones de libros. Garci es un cinéfilo con una cultura literaria muy amplia, y precisamente por ello, en lugar de preguntarle sobre sus mejores obras –Asignatura pendiente, Volver a empezar, Canción de cuna, El Crack...–, siempre he optado por hablar con él sobre lecturas y novelistas. No en vano, José Luis Garci es autor de libros memorables, como Ray Bradbury, humanista del futuro, Noir y la serie Morir de cine, Beber de cine, Latir de cine, Querer de cine y Mirar de cine. En todos ellos –casi sobra añadirlo–, el clasicismo vence por un amplio margen. Como dice Luis Alberto de Cuenca, "cine escrito o literatura filmada, la forma de expresión de Garci como artista es una mezcla perfecta de escritura y cinematografía".