Los dinosaurios: mitos y verdades

Los dinosaurios han sido entre los vertebrados terrestres, uno de los grupos que mayor interés han despertado dentro de la sociedad. Con ellos, han surgido numerosas historias, leyendas, mitos y verdades.

La mente humana a partir de un nuevo descubrimiento crea nuevos conceptos que en algunos casos son correctos y en otros no son más que producto de la propia imaginación. Por ello, los científicos trabajan arduamente para poder dilucidar muchas de estas incógnitas. Las investigaciones paleontológicas que se llevan adelante en cada rincón de nuestro planeta han permitido descubrir nuevas especies de vertebrados que amplían el conocimiento de faunas extintas hace miles de años.

Cada nuevo hallazgo permite desarrollar nuevas teorías sobre estos seres de la Era Mesozoica confirmando o refutando teorías anteriores. Sin embargo, muchas de estas teorías, para la ciencia aún siguen siendo un gran misterio, otras son solo mitos.

Introducción

Los dinosaurios son los seres prehistóricos más deslumbrantes y poderosos que vivieron sobre la faz de la tierra. Dominaron el planeta durante la era Mesozoica, creando un gigantesco imperio que sucumbió hace unos 65 millones de años. Luego de su extinción, su registro quedó grabado en las rocas que hoy nos cuentan como fue su paso por este mundo. Este precioso tesoro de seres prehistóricos, aguardaría millones de años en ser descubierto por el hombre. Sin embargo, fueron muchos los caminos atravesados para poder llegar a un conocimiento preciso sobre ellos. Estos caminos, en muchas ocasiones, nos han llevado a crear mitos y leyendas.

Los primeros dinosaurios de los que se tiene registro datan de unos 225 millones de años, esto es durante el período Triásico. Estos hallazgos fueron realizados en el noroeste Argentino y Sur de Brasil y nos han permitido conocer las características de sus orígenes. Los dinosaurios habitaron todos los continentes excepto los mares y el aire. Sin embargo, estos últimos nichos fueron ocupados por grandes reptiles marinos y voladores que coexistieron con estas temibles bestias.

La historia de estos lagartos terribles terminaría unos 65 millones de años antes del presente. Todos esos tantos millones de años de evolución hoy nos permiten saber mucho de ellos. En el mundo existen lugares donde esta riqueza paleontológica parece ser inagotable. Países como Mongolia, China, Marruecos, Oeste de Estados Unidos y la Patagonia Argentina son algunos de los sitios donde se han sucedido los más importantes hallazgos de dinosaurios de todos los tiempos. En América del Sur, Argentina, es el país donde se han realizado en el mayor número de descubrimientos de dinosaurios con especies mundialmente reconocidas.

Sin embargo, antes de que los paleontólogos descubrieran estas especies, antiguas civilizaciones humanas tuvieron los primeros contactos con sus petrificados, aunque distaban mucho de saber de que se trataban. Los mitos sobre estos seres datan de mucho tiempo antes de que los mismos fueran denominados dinosaurios.

En China, en el año 600 a.C. surgieron historias de gigantescas bestias aladas, con cuerpo de lagarto y que lanzaban fuego por su boca. Estos seres fueron bautizados por los chinos como dragones, que no eran ni más ni menos que restos de dinosaurios que habían encontrado incrustados en las rocas. Por otro lado, los legendarios seres de la mitología clásica fueron inspirados en restos fósiles.

Una maceta expuesta en el Boston Museum of Fine Arts, pintada cerca del año 550 a.c. demuestra una escena de La Ilíada, en la cual Hércules lucha con un gigantesco ser marino. El dibujo no es más que una réplica perfecta de un prehistórico dinosaurio, que posee incluso, algunos huesos faltantes.

Otras evidencias sobre los mitos de los dinosaurios están en “El guardián del oro”, en el cual aparece una bestia que puede ser comparada con el esqueleto de un Protoceratops, un dinosaurio herbívoro con grandes crestas y pico de tortuga. También se cree que en “La batalla de los dioses y los gigantes”, donde un ejército de monstruos fue abatido por los rayos de Zeus, haya sido inspirada en restos de dinosaurios debido a la gran concentración de fósiles encontrados en el centro de la Peloponesia.

Otros mitos alrededor de los dinosaurios fueron creados por el cine. En innumerables películas se han visto como los hombres de la antigüedad luchaban por sus vidas con sus lanzas contra grandes dinosaurios.

Esto sumado a dudosos hallazgos como los de las supuestas huellas de humano junto a las de dinosaurios descubiertos en el corazón de Texas, a lo largo del Río Paluxi, ha generado grandes confusiones en gran parte de la sociedad, ya que aún hoy en día muchos piensan que ambos coexistieron. Lo cierto es que cuando el hombre apareció en la faz de la tierra, los grandes dinosaurios ya se habían extinguido hacía unos 65 millones de años atrás.

Quizás una de las mayores incógnitas sobre seres prehistóricos que podrían estar ocultos en algún lugar de la tierra, involucran a grandes monstruos que habitaron ciertos lagos de nuestro planeta. En Escocia, dicen que una enorme criatura vive en el afamado lago de agua dulce conocido como Lago Ness y el nombre de la bestia es Nessie.

Según cuentan, Nessie es un monstruo de cuello largo y cabeza pequeña que fue visto algunas veces sobre la superficie del Lago Ness. Su cuerpo se compara con el de un cierto grupo de reptiles marinos que convivieron con los dinosaurios, llamados Plesiosaurios. Esos reptiles marinos se caracterizaban por poseer un cuerpo globoso, aletas, una cola relativamente corta y un cuello extremadamente largo.

Dos aspectos cabe recalcar en esta historia, primero: ¿Cómo sobreviviría un reptil marino en un lago de agua dulce? y segundo: ¿Cómo pudo Nessie ser el único animal que sobreviviera a aquella devastadora extinción?

Además, la fotografía realizada en 1934, por Wetherell sobre Nessie, carece de autenticidad. Como se sabe, el yerno de Wetherell, Chris Spurling, confesó que la citada fotografía tomada por su suegro no había sido más que un gran engaño. El presunto “monstruo”, al parecer no era más que una escultura de arcilla adherida a un submarino de juguete.

Sin embargo, Nessie, será y sigue siendo uno de los enormes enigmas de la criptozoología, aunque altamente inverosímil.

En la década de los 90 una de las mejores y más famosas películas que se realizaron en la historia sobre los dinosaurios fue Jurassic Park . De aquí surgieron numerosos mitos sobre los dinosaurios. Uno de los que mayor controversia trajo fue el del ADN preservado en un mosquito incrustado en ámbar. Lo cierto es que hasta el momento resulta imposible rescatar ADN vital de un dinosaurio.

A pesar de esto hubo intentos por hacerlo. Fue así que un Bioquímico de la Universidad de Buenos Aires logró mediante métodos químicos, separar restos de ADN en los restos fósiles de la médula de un dinosaurio.

Esta fue la primera vez que se pudo detectar que el ADN sobreviviera tantos millones de años. Sin embargo, el ADN presente en esos restos también está fosilizado y, a pesar de que existe una técnica que permite recomponer la molécula, sólo se puede obtener ADN incompleto y no vital. Por lo que por el momento, no se podría llegar a revivir a los dinosaurios como demuestra el famoso film de Steven Spielberg.

Antiguamente, Patagonia sólo estaba habitada por varias comunidades indígenas, hasta que la llegada del hombre blanco exterminó la mayor parte de los integrantes de las comunidades y con ello parte de su cultura. Entre los antiguos habitantes de la Patagonia se encuentra la comunidad Mapuche, y con ellos, sus mitos y leyendas. Cuenta la leyenda que antiguamente existía un ser extraño, que rondaba por las noches causando terror a los pobladores y animales, el Maripil.

Con cuerpo de serpiente, una sierra en el lomo y cráneo de cocodrilo, el Maripil salía por las noches en busca de alimento. Su táctica era extraña, se arrastraba pasando por debajo de los caballos abriendo su vientre y dejando sus cuerpos tirados agonizando hasta la muerte.

En el año 1998, el Dr. Fernando Novas descubrió en la misma provincia donde viven los mapuches (Neuquén–Patagonia–Argentina) un dinosaurio carnívoro llamado Megaraptor namunhuaiquii, gran depredador de unos 8m de longitud y unos 2,5m de alto, con las espinas de las vértebras habrían sido muy altas. Poseía en sus manos gigantescas garras que superaban los 42cm y le permitirían atacar y desgarrar a sus presas muy fácilmente. Muchos creemos que los mapuches podrían haber hallado algún esqueleto fosilizado de un dinosaurio con los huesos de las patas sin preservar y por sus mentes creyeran que aún deambulaban por las noches de estas tierras australes estos grandes animales semejantes a serpientes.

En definitiva el Maripil, mito o verdad, podría haber sido inspirado en algún esqueleto de estos dinosaurios patagónicos.

Interpretaciones erróneas

Muchos errores se han cometido en la paleontología producto de interpretaciones incorrectas. Existen algunos ejemplos de errores que se han sucedido en la historia de la paleontología, claro que con el conocimiento que se tenía hasta ese momento, las interpretaciones eran correctas y carecían de objeción alguna. Esto ocurrió con uno de los primeros dinosaurios descritos, el Iguanodon. Las primeras interpretaciones sobre este dinosaurio fueron bastante distantes de lo que conocemos hoy, dado que en aquellos años no existían dinosaurios como los que conocemos en la actualidad, esto dificultaba las comparaciones.

A este dinosaurio le habían colocado una garra de la mano como si fuera un cuerno en la nariz a lo que había que sumarle la posición cuadrúpeda que era bastante diferente a la bípeda que conocemos en la actualidad.

Otro ejemplo es el del Megaraptor de Patagonia. Identificado inicialmente como un raptor con una garra gigante en el pie, un posterior descubrimiento permitiría conocer que la misma se encontraba la mano, pero que no pertenecía a un raptor, sino a un grupo de dinosaurios muy diferentes llamados Tetanuros. Sin embargo, y a pesar que los estudios han avanzado enormemente en los últimos años, estos errores se han ido sucediendo en el tiempo y se han corregido con nuevos estudios o el hallazgo de ejemplares más completos.

¿Dinosaurios vivos entre nosotros?

Cuando uno habla de que los dinosaurios puedan estar vivos, suena a imposible. Sin embargo, la ciencia ha avanzado a tal punto que numerosos registros de dinosaurios han demostrado que esto es posible. Brevemente conozcamos los tipos de dinosaurios que existen. Dentro de los dinosaurios existen dos grandes grupos, los ornitisquios, (cadera de ave) y los saurísquios (cadera de lagarto). Dentro de los Saurísquios se definen dos grupos más: los sauropodomorfos, herbívoros cuadrúpedos de cuello y cola larga; y los terópodos, carnívoros bípedos con los miembros anteriores reducidos y una cabeza relativamente grande. Entre los terópodos existen varios grupos, pero haremos referencia a los dromeosáuridos.

Existen varias evidencias que un grupo de estos dinosaurios dio origen a las aves actuales, tal es así que si uno compara el esqueleto de un dromeosáurido con el de un ave, encontramos numerosos rasgos que tienen en común como huesos huecos, plumas, patas prensiles, huesos de la suerte y garras, etc.

Muchos de los hallazgos de estos eslabones perdidos se han registrado en todo el mundo, entre los que podemos mencionar el de Unenlagia, un carnívoro Cretácico de Patagonia de unos 2.5 metros de largo. Los huesos hallados del húmero y escápula insertos en los miembros anteriores de Unenlagia demuestran que este dinosaurio podría elevar su brazo mucho más que cualquier otro pero mucho menos que un ave, es decir un estadio evolutivo intermedio entre dinosaurios y aves.

Otro hallazgo importante para entender esta transición es el de Archeopteryx, un ave primitiva del Jurásico de Alemania que posee rasgos dinosaurianos como una cola larga con vértebras, dientes en el pico y garras en las manos, entre otros. Estos y muchos otros descubrimientos posibilitaron conocer la línea evolutiva de las aves como descendientes directos de los dinosaurios.

Conclusiones

Todo en la historia de la vida sobre la tierra resulta difícil de interpretar, sobre todo si hablamos de algo nuevo o algo nunca visto. La información con la que se cuenta en un cierto momento puede ser correcta para ese momento. Sin embargo, el avance de los conocimientos nos va llevando a nuevas interpretaciones de las cosas que nos rodean. Muchos de los mitos que se han generado, no son más que interpretaciones de las cosas desde un punto de vista diferente, o simples engaños planificados como el de Nessie.

Los dinosaurios, debido a lo extraño que fueron, generaron grandes confusiones en las mentes del hombre, a tal punto de crear mitos que aún siguen vivos. Leyendas de yetis, sirenas, vampiros, hadas, dragones, monstruos marinos y hombres lobos siguen estando en nuestras mentes y forman parte nuestros miedos en situaciones extremas, aunque hoy sepamos la verdad sobre algunas de estas historias.

Bibliografía

Bonaparte, J. 1996. Dinosaurios de América del Sur, Buenos Aires, Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia.

Novas, F.E. 1996. Guía de los Dinosaurios de la Argentina, Buenos Aires, edición del autor.

Papolio, C. Dinosaurios de Gondwana. Un viaje a través del tiempo, Quondam Producciones. Talleres gráficos Lorprint. Pp 1–240, 2006. Web page: www.proyectodino.com.ar

Artículo previamente publicado en Unam.mx. Revista Digital Universitaria © Coordinación de Publicaciones Digitales, Dirección General de Servicios de Cómputo Académico–UNAM.

Copyright de las imágenes © Universal Pictures, Amblin Entertainment. Cortesía de Universal Pictures International Spain. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Cosas que he aprendido del budismo
    Escrito por
    Cosas que he aprendido del budismo Del budismo, en sus muy diferentes versiones, he aprendido muchas cosas. Anoto aquí algunas de las que recuerdo. 1. No se cura uno leyendo el prospecto, sino tomando la medicina. Es el consejo fundamental acerca…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El charlatán del agua
    El charlatán del agua El “doctor” Masaru Emoto (1943-2014) alcanzó gran popularidad difundiendo los mensajes ocultos del agua (título del libro que escribió). Las ideas de Emoto eran sencillas y suenan bonito: el agua —que como sabemos…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Mignon recupera su idioma
    Escrito por
    Mignon recupera su idioma En la bella ópera de Ambroise Thomas, Mignon, su protagonista, en un momento de la obra, se vuelve a su salvador Wilhelm Meister y le cuenta que ella procede del país donde florecen las naranjas,…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Gansos en el paraíso
    Escrito por
    Gansos en el paraíso John Montagnu, cuarto conde de Sandwich, es recordado por haber donado el nombre de su título nobiliario al práctico, aunque poco sofisticado alimento. Cuenta la historia que una noche de 1762 el conde de Sandwich…

etimologia