Ámame de cualquier modo

Apretadísimos corsés, enaguas de seda roja, sombrillas y sombreros, abrigos de terciopelo, vestidos blancos para coquetear, vestidos rojo sangre para la luna de miel, vestidos verdes para pedir dinero, vestidos negros para mover los pies al ritmo de la música, guantes de finísima gamuza, combinaciones de encaje, mañanitas de suave lana, chalecos bordados…

Una chica de rostro angelical, mirada violeta, boca traviesa, sonrisa cautivadora, manos delicadas, cuerpo tibio… Una chica nacida en la India, una chica que emerge, de sorpresa, en el momento en que arde Atlanta. La chica no sabe lo que quiere, no sabe a quién ama de verdad, la chica busca un imposible y, al fin, se da cuenta de que se ha equivocado, de que siempre ha mirado en la dirección errónea. Es una chica díscola, atrevida, coqueta. Es, por siempre, Escarlata, Escarlata O'Hara. Mueve con sensualidad su 1,61 de estatura y tropieza, allá abajo, en la escalera, con un hombre muy alto, de 1,85, vestido elegantemente, con la mano cruzada sobre el chaleco, los ojos reidores y un gesto que parece besarla a lo lejos.

Un hombre de verdad. Cínico, vividor, interesado, escéptico, lejos de casi todos, sin creencias, capaz de cualquier cosa por ganar dinero. Atractivo. Osado. Sin escrúpulos. Firme. Un hombre que, en la vida real, estuvo cinco años sin poder rodar un plano porque la mujer de su vida se había ido estúpidamente en un accidente de automóvil. Rhett Butler.

Desde el primer momento sabe lo que quiere, sabe que la quiere. Sabe que no puede decirlo, que tiene que callarse, sabe que el silencio es su mejor aliado, que tiene que llegar otro tiempo en el que los sentimientos afloren… Sabe todo eso, pero no que los silencios engañan y que el engaño no tiene vuelta atrás. Por eso ha tirado por la borda la única posibilidad de ser feliz. “Francamente, querida, me importa un bledo“. Vuelven el descreimiento y la soledad.

Los cuatro protagonistas de esta película tan famosa, que batió todos los récords de recaudación en taquilla y que los volvería a batir ahora, ahora mismo, en este mundo, Lo que el viento se llevó, sienten equivocadamente, aman sin abrir su corazón del todo, miran a un lado incierto, buscan lo que no podrán encontrar. Un cruce de palabras sin sentido, un fuego en el alma que no se apaga, la resignación que es lo contrario de la pasión, la pasión llena de recelo, que es un dolor que abrasa. No existen los abrazos, no existen las manos que se tocan, no existe la ligereza de los pies en el baile… es la guerra.

Scarlett, Melanie, Rhett, Ashley, los cuatro sumidos en la irrefrenable euforia de la guerra que Margaret Mitchell retrata en su novela llevada al cine en 1939. Una superproducción que tuvo en David O'Selznick su verdadero hacedor, con ese baile de directores que todos conocemos, Victor Fleming, George Cukor, Sam Wood… Esa música esplendorosa de Max Steiner. Estamos en Georgia, en 1861. Tara reluce y en ella la belleza y la picardía de Scarlett, que viste un maravilloso vestido y lleva un sombrero amplísimo para evitar que el sol manche su rostro, de piel blanca y nacarada. La diletancia de los hombres del sur, su elegancia, compiten con su ingenuidad y su deseo de querer salvar a la patria a través de la guerra contra los temidos y aborrecidos yanquis.

La Guerra de Secesión americana es el marco para que los sentimientos estallen. Pero Gone with the wind no es una historia bélica, más bien la contienda es el marco para que los personajes saquen al exterior lo más complejo de ellos mismos, lo bueno y también lo malo. El technicolor, en sus inicios, mostró el atroz paisaje de los muertos sureños y también la agonía de Atlanta. La extraordinaria labor de William Cameron Menzies en el diseño de producción logró que el espectador se sintiera partícipe de ese ambiente de desolación lleno de toques de ternura, incluso de humor, siempre de gestos. Personajes que no dicen lo que sienten. Te quiero pero no tanto. Sí pero no.

Sinopsis

En los años de la Guerra de Secesión, desde 1861 a 1861, una bella chica de familia acomodada verá cómo toda su vida y la de los suyos se derrumba en medio de una guerra fratricida que sacará a la luz sentimientos y emociones contradictorios.

Algunos detalles de interés

Resulta curioso detallar la edad de los actores en el momento de realizar esta película. La más joven era Olivia de Havilland, que tenía 23. Vivien Leigh tenía 26 y Clark Gable, 38. Por su parte, el mayor era Leslie Howard, que contaba ya 46 años.

Un cierto destino trágico rodeó las vidas de algunos de los protagonistas. Vivien Leigh tuvo una irregular carrera y problemas psiquiátricos graves. Clark Gable sufrió la pérdida de Carole Lombard, su gran amor. Y Leslie Howard se estrelló en el vuelo 777 en el Golfo de Vizcaya.

La película tuvo tres directores, cinco guionistas y diez estatuillas doradas.

Si tuviera que elegir una escena, seguramente sería la del baile benéfico en el que Scarlett, ya viuda, mueve los pies al compás de la música ante la mirada irónica de Rhett y el gesto horrorizado de la sociedad sureña biempensante.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Selznick International Pictures, Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), Warner Home Video. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual
    Escrito por
    La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual En Homero en el ciberespacio dije que hablaría de dos ejemplos de moderna narrativa hipertextual emparentados de alguna manera con los mecanismos de la ficción que empleaba Homero. Hoy mencionaré sólo uno y dejaré el otro para…
  • "Astorpia"
    Escrito por
    "Astorpia" Astor Piazzolla (1921-1992) goza de la excepcional vecindad de Carlos Gardel si lo buscamos en las bateas de música popular, y de Alberto Ginastera –uno de sus maestros– si lo hacemos en las de la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Científicos: ¿villanos o héroes?
    Científicos: ¿villanos o héroes? La profesión de científico ha tenido siempre una mala percepción pública. El científico es percibido a través de dos estereotipos. Uno es ridículo: el viejito canoso, despeinado tipo Einstein, distraído, sabio y bonachón, que más…
  • Telarañas
    Escrito por
    Telarañas Vivo en el campo, de modo que, a veces, es difícil mantener a raya a la fauna e, incluso, a la flora. Os cuento esto porque ayer descubrí una telaraña y exclamé: “¡Esta casa parece…

Cartelera

Cine clásico

  • Cuentacuentos de cine
    Cuentacuentos de cine Parece que Hollywood ha encontrado un nuevo (viejo) filón en el folklore universal, que se ha desprendido del formato infantil made in Disney –aunque no por ello menos apasionante– para trasegar por senderos aparentemente más adultos. En marzo…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A soplar se ha dicho
    Escrito por
    A soplar se ha dicho Antonio Rosetti se llamaba, en verdad, Anton Rössler. No sabemos bien cuándo nació en Bohemia, aunque se supone que fue por 1750. Tampoco, por qué se hacía pasar por italiano. Le tocó morir en 1792.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC