La leyenda de los Blues Brothers

En 1980 la creatividad, la diversión y los excesos estaban a la orden del día. La fugaz Era Disco se venía abajo, pero aún le quedaba un breve periodo de esplendor antes de que sus víctimas comenzaran a derrumbarse. Sólo en un momento como aquel pudo surgir una película como Granujas a todo ritmo, titulada originalmente The Blues Brothers.

En la actualidad, la comedia cinematográfica todavía se nutre de los cómicos surgidos del programa televisivo Saturday Night Live, pero en sus comienzos –segunda mitad de los 70–, el show y sus actores gozaban de una celebridad que cerca estaba del fenómeno social. Entre los sketches más populares del programa estaban los protagonizados por una banda de blues y soul, encabezada por una extraña pareja vestida como si fueran agentes del FBI.

Los hermanos "Joliet" Jake y Elwood Blues estaban interpretados por un John Belushi en su febril apogeo y por su compañero de fatigas, Dan Aykroyd, inusitadamente delgado. Sus números televisivos eran una perfecta combinación de humor y buena música. Con un vigor fuera de cualquier duda, el dúo realizaba versiones de clásicos del rhythm 'n blues y, de paso, reivindicaba el blues y el soul en plena marea discotequera.

Si nos fiamos de los archivos televisivos, los Blues Brothers nacieron el 17 de enero de 1976, con Belushi cantando y Aykroyd a la armónica, en un sketch en el que aparecían disfrazados como abejas y eran acompañados musicalmente por el mismísimo Howard Shore.

Según cuenta la leyenda, el verdadero fan de la música negra era Aykroyd, cuya otra pasión, la parapsicología, tuvo mucho que ver en su futuro éxito Los Cazafantasmas. Fue el actor canadiense quien inculcó a John Belushi su amor por los clásicos del blues y el soul.

 

El salto a la gran pantalla

El éxito de los Blues Brothers se extendió más allá del tubo catódico, con diversas actuaciones y un doble platino para su disco Briefcase Full of Blues (1978), grabado en directo durante su actuación como teloneros para un show de Steve Martin.

Tuvo mucho que ver con este triunfo el director musical de Saturday Night Live: ese genio llamado Paul Shaffer, que reclutó a músicos de estudio como Tom Scott para dar empaque a las grabaciones de aquella banda que había surgido medio en broma.

El 20 de junio de 1980 se estrena con enorme repercusión la película protagonizada por el dúo. Fue dirigida por el realizador más representativo de la comedia de aquellos tiempos, John Landis.

Landis ya había dirigido el primer gran éxito cinematográfico de John BelushiDesmadre a la Americana (Animal House, 1978), una película que además fue el pistoletazo de salida para todo un subgénero de hosco humor juvenil, que dominó comercialmente la década de los 80 (Pongamos como ejemplo la saga Porky´s).

Granujas a todo ritmo es un film extraño, muy propio de sus protagonistas, de su director y de su época. Se trata de una comedia extraordinariamente bien dirigida, que combina realismo –los entornos urbanos de Chicago– con extravagancia de tebeo y dibujo animado.

El film cuenta con altas dosis de acción y destrucción, en especial las relativas a vehículos. Conviene recordar que John Landis comenzó en el cine como especialista. Fue, además, una película de presupuesto más que holgado, pero no por ello convencional. A decir verdad, resulta dudoso que hoy en día los productores se atrevieran a arriesgar su dinero con un film de estas características.

Por otro lado, no conviene olvidar los problemas que entrañó su rodaje. De hecho, circulan numerosos rumores en torno a las aparatosas discusiones entre Landis y Belushi debido a la drogadicción de este último.

Esos problemas continuaron en la postproducción. La excesiva campaña publicitaria intimidaba a Belushi, empeñado en la idea de que los Blues Brothers se convirtieran en auténticas estrellas de rock, más allá de la pantalla.

"Las películas largas –escribe Bob Woodward– significaban menos sesiones y la imposibilidad de programarlas a medianoche los viernes y sábados. Universal ordenó a Landis que cortara unos veinte minutos. Landis no tenía mucho tiempo, y la operación hizo que se sintiera como un carnicero. (...) Landis se puso enseguida a la defensiva, aduciendo que las malas críticas se debían al coste de 27 millones, 11 por encima del presupuesto original. Posteriormente, admitió que a la película le faltaba una trama y unos personajes más sólidos; era una idea extravagante que no había sido bien ejecutada. En otras ocasiones, pensaba sinceramente que era una buena película con un realismo crudo que se veía bien en pantalla. En cualquier caso, Landis consideraba que Aykroyd había conducido la película y a John, pero que eso no había bastado. Dan, tan suelto y cómodo ante una cámara de televisión, se había agarrotado. Aunque la verdadera historia de la película había sido la adicción [a las drogas] de John, que había infectado toda la producción" (Como una moto. La vida galopante de John Belushi, Papel de Liar, 2009).

"Estamos en una misión de Dios"

Granujas a todo ritmo comienza cuando Jake sale de la cárcel, y es recibido por Elwood. La vieja banda de los Blues Brothers se ha separado, y los músicos han optado por diversas profesiones.

Por una promesa, lo primero que hacen los dos hermanos es visitar a la monja del orfanato en el que crecieron. Como mandan las convenciones del género, el orfanato necesita dinero para no cerrar sus puertas, y los hermanos Blues se ofrecerán para conseguirlo, y así redimirse de su pasado canallesco.

El resto de la película narra la reunión del grupo, y la preparación de ese gran concierto en el que deben recaudar fondos para ese fin caritativo. En su mayor parte, los integrantes del conjunto son los mismos que ya se habían dado a conocer en Saturday Night Live: Steve "The Colonel" Cropper (guitarra), Donald "Duck" Dunn (bajo), Murphy Dunne (teclados), Willie "Too Big" Hall (percusión), Tom "Bones" Malone (trompeta y saxo), "Blue" Lou Marini (saxo), Matt "Guitar" Murphy (guitarra) y Alan "Mr. Fabulous" Rubin (trompeta).

Mientras tanto, los protagonistas van "haciendo amigos": son perseguidos por la policía del Estado, por los miembros del Partido Nazi de Illinois, por el conjunto de country The Good Ol' Boys y por una bella mujer de misteriosas y letales intenciones, pertrechada con armas militares e interpretada por Carrie Fisher.

A lo largo del metraje, intervienen Kathleen Freeman, Henry Gibson y John Candy, enriqueciendo un reparto excepcional, en el que descubrimos, en breves cameos, a celebridades como Steve Lawrence, el marionetista Frank Oz, la modelo Twiggy, Steven Spielberg, Paul Reubens (Pee-wee Herman), Joe Walsh y la cantante Chaka Khan.

Mitos del blues y el soul

A estas alturas, la película es recordada y venerada por diversas razones, en especial por el carisma de John Belushi y por su espectacular banda sonora. Pero hay algo más.

Granujas a todo ritmo es, entre otras cosas, un musical, y en él aparecen con papeles secundarios mitos como Aretha Franklin, Cab Calloway, James Brown, Ray Charles y John Lee Hooker.

Habrá a quien le pueda parecer indignante que tan enormes artistas figuren como comparsas de dos cantantes tan limitados como Belushi y Aykroyd, pero eso forma parte de la particular extravagancia de esta producción.

Calificada como excesiva, caótica, carente de alma o incluso de propósito, lo cierto es que ya hace décadas que Granujas a todo ritmo es una película de culto, lo cual equivale a decir que ya es impermeable a las críticas.

Aunque la muerte de John Belushi en 1982 acabó con la pareja cómica que formaba con Aykroyd, los músicos de la banda todavía siguen actuando en conciertos por medio mundo.

En 1998, Landis y Aykroyd fracasaron a ojos del público y la crítica con una cinta no especialmente terrible, pero destinada al fracaso: Blues Brothers 2000.

A pesar de contar con una soberbia banda sonora y con la participación de grandes actores como John Goodman y Joe Morton, la ausencia de Belushi y el tiempo transcurrido desde su muerte pesaron demasiado. Sin el 50% de los Blues Brothers, ya no tenía sentido hacer una secuela.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Universal Studios. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • El guionista a la búsqueda del espectador
    Escrito por
    El guionista a la búsqueda del espectador Entre el guionista y el espectador siempre hay demasiada gente: el director, los productores, y los actores, entre muchos otros. Todos simulan no conocer al guionista, especialmente los actores, que repiten sus frases fingiendo que…
  • En tiempos de Manuel Mujica Laínez
    Escrito por
    En tiempos de Manuel Mujica Laínez A propósito de estas líneas, he repasado algunas cartas manuscritas de Manuel Mujica Láinez (1910–1984). Están escritas con una letra diseñada y caligráfica, como anunciando su perduración documental. En estos tiempos de correo electrónico, cuando…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Museo de brujos
    Escrito por
    Museo de brujos Y la historia dice así: 1. Resulta que todos los machirulos surrealistas eran unos fascinados por el esoterismo vario. Leían todo lo que caía en sus manos sobre magia, alquimia, Tarot. Se reunían en sórdidos…
  • "Tor" (1953-1993), de Joe Kubert
    "Tor" (1953-1993), de Joe Kubert Hay autores que encarnan un modo de hacer cómic, que simbolizan toda una forma de narrar historias. Su maestría se convierte en ejemplo e influencia para generaciones de artistas posteriores, que imitan su estilo o…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Isaac Asimov y la ética de los robots
    Escrito por
    Isaac Asimov y la ética de los robots Manual de Robótica, primera edición, año 2058. Leemos en sus páginas las tres leyes robóticas. "1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Cristo según Perosi
    Escrito por
    Cristo según Perosi Con su habitual rapidez, monseñor Lorenzo Perosi estrenó su oratorio Jerusalén en abril de 1900, habiéndolo comenzado en enero, a bordo del tren que lo llevaba de Venecia a Milán. La popularidad ya adquirida le…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC