Pescar es fácil... si sabes cómo

Su juego favorito, de título original Man's favorite sport?, que se estrenó en 1964, es considerada por parte de cierta crítica cinematográfica como una obra menor de Howard Hawks. Aparte de que cualquier obra menor de Hawks puede ser mayor que cualquier obra mayor de otro director (y esto no es, desde luego, la parte contratante de la primera parte), tengo que discrepar de esa clasificación. En todo caso, una obra menor que hace felices a tantas personas se hace mayor solamente por eso.

En alguna ocasión la he situado entre mis películas preferidas y así es. Pero, además, considero que es una excelente comedia, con todos los ingredientes para que nos atrape y nos pasee, durante ciento veinte minutos, por los paraísos que abre la fábrica de las ilusiones. Una comedia basada en el “nada es lo que parece" y que podría servirnos hoy para pensar en tanto “experto" sin conocimiento como circula por nuestras vidas. Un gurú del arte de la pesca que no sabe pescar. Un paso más allá del consabido embuste que siempre se atribuye a los aficionados a la pesca.

La primera escena, larga, es antológica. Ese aparcamiento indebido de Abi y los apuros que pasa Robert para indicarle que el sitio es suyo, y el coche amarillo tan pequeño, y el guardia con sorna y una multa, y la cabeza dentro del coche, y el lío de los carnets de conducir… puro Hawks se mire por donde se mire. Luego están los modales de la chica, que, decidida a salirse con la suya, encadena tormentosamente una relación con Robert más bien de odio que de amor… hasta que llega la caballería y todo se funde en negro. Inenarrable. Porque Abigail sabe que, desde que el mundo es mundo, las mujeres no tenemos otra que dar un paso adelante si un tipo te gusta. Esperar no se ha hecho para nosotras.

Abigail y su amiga son chicas sin complejos, con total desparpajo, sin sumisiones ni querer quedar bien, seguras de sí mismas y con unas intenciones clarísimas que no se detienen ni al saber que el chico está prometido. Y ustedes ya me entienden…Ninguna chica con otra mentalidad preguntaría al protagonista masculino, de noche y en pijama de pantalón corto, con ojos soñadores y ávida mirada, si es verdad que él la encuentra “extrañamente atractiva“.

La película no tiene solamente dos maravillosos protagonistas, Rock Hudson (de quien me declaro abierta admiradora) y Paula Prentiss, ambos vestidos por Edith Head como solo ella sabía hacerlo, con esos vestidos de chaqueta de tonos tierra, los pañuelos al cuello y las perfectas faldas ajustadas a la cintura y los abrigos de ensueño, sino también un buen puñado de secundarios que bordan su actuación y que constituyen el telón de fondo necesario para que brille y transcurra como la seda… en medio de tantas dificultades que parece imposible llegar vivos al final.

El jefe, los pescadores, el guardia, la amiga, la prometida, el piel roja…los barbos, truchas, salmones y demás fauna laguística… todos se confabulan contra nosotros para hacernos reír, reír y sonreír.

Desde la plácida oficina en San Francisco, con esa delirante escena de la barra móvil en el último piso de un edificio, hasta la supuesta tranquilidad del lago Wakapossee, todo es una delicia, un trabajo bien hecho, una muestra inequívoca de talento, al que la música del gran Henry Mancini da el necesario toque rosa, sin pantera desde luego.

El final de la película bien pudo inspirar a Woody Allen en su preciosa La rosa púrpura del Cairo con esos personajes de otro film, clásico y en blanco y negro, que hablan entre si precisamente sobre el desenlace, a modo de “cine dentro del cine" y, por supuesto, con la carga de la brigada ligera que la chica percibe cuando la besa Robert, todo ello en medio de un diluvio y sobre una balsa que recorre sin rumbo el lago de los peces y las cañas de pescar.

Copyright del texto © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Casanova y los vividores
    Escrito por
    Casanova y los vividores He escrito en El placer y la salud que Casanova es uno de mis pensadores favoritos. Tal vez habría sido preferible escribir, en vez de pensador, “vividor”, siempre y cuando se entendiese vividor como aquél…
  • Pour Ravel
    Escrito por
    Pour Ravel De Ravel se cuenta que, estando de visita en la ciudad marroquí de Fez, y observando una de las construcciones típicas del lugar, exclamó: “El día en que yo escriba una música árabe, será mucho…
  • Casas ocupadas
    Escrito por
    Casas ocupadas En una ciudad tan activa como la Ciudad de México, cada manzana ostenta cuando menos una propiedad en venta. Las agencias de bienes raíces han proliferado, y sus anuncios, aunque diversos en diseño,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Quiénes fueron los neandertales
    Escrito por
    Quiénes fueron los neandertales "Hubo una vez un último neandertal –escribe Juan Luis Arsuaga–, como hubo una vez un último mohicano. Aunque no sabemos quién era, ni cómo se llamaba, si es que se ponían nombres unos a otros…
  • ¿Tiene usted el cuerpo de moda?
    Escrito por
    ¿Tiene usted el cuerpo de moda? Dedicado a Caty León, que quiere escribir sobre moda Un fenómeno característico del siglo XX es el creciente culto al cuerpo, fenómeno todavía en curso, que se vincula con la identificación progresiva del sujeto con…

Cartelera

Cine clásico

  • El hombre que se "remakeó" a sí mismo
    Escrito por
    El hombre que se "remakeó" a sí mismo En 1956 Alfred Hitchcock decide hacer un remake de una película suya de 1934. Ambas llevan el mismo título original, The Man Who Knew Too Much. En el argumento hay algunos pequeños cambios: una niña…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC