"Sed de mal": una historia de traición

Orson Welles fue un artista total. Su carrera se desenvuelve con un brillo extraordinario en medios tan diversos como el cine, el teatro y la radio. No hay que olvidar que tuvo la genialidad de convertir La guerra los mundos, de H.G. Wells, en una distorsión de la realidad que hizo que todo un país entrase en estado de pánico.

Sin duda, se anticipó a su tiempo, y por eso mismo, fue incomprendido por la industria.

Esa incomprensión se hizo muy evidente cuando rodó para Universal Pictures Sed de mal (Touch of Evil, 1958), cuyo guión se inspiraba libremente en la novela Badge of Evil, de Whit Masterson.

Sed de mal es el canto del cisne del cine negro, entendido como género clásico norteamericano: una manifestación artística que recoge muchísimas influencias, pero que se desarrolla en Estados Unidos y que luego ejerce su influencia en otras cinematografías.

Se trata de una obra extraordinaria, que figura entre lo mejor de su autor. Por su estilo noir, podemos analizarla en comparación con otras películas de Orson Welles, como La dama de Sanghai o El extraño. En todo caso, buena parte del cine de este autor contiene ingredientes de cine negro. De hecho, incluso hay especialistas que descubren en Ciudadano Kane elementos muy vinculados al género que nos ocupa.

A grandes rasgos, la película refleja esa visión tan particular que Welles tenía sobre el arte, sobre la vida, sobre las emociones y sobre la literatura.

Pese que hablamos de un film muy personal, lo cierto es que el realizador se hizo con la dirección tras un malentendido. Al parecer, Welles sólo había sido contratado como actor. Cuando Universal Pictures quiso cerrar el contrato con Charlton Heston, éste dijo que estaría interesado en el proyecto a condición de que Welles ocupase la silla de director. Eso dice mucho de Heston y del propio Welles.

Cuando Universal se ve obligada a encomendarle el rodaje, Orson Welles pone toda su grandeza al servicio del proyecto. Lo primero que hace es rescribir ese guión que se inspiraba en la novela de Whit Masterson.

Sed de mal era muy importante para él, porque suponía su retorno a Hollywood como director, después de diez años moviéndose por Europa. Por desgracia, las productoras siempre destrozaron el trabajo de Welles, y ésta no fue una excepción.

La primera versión del film fue remontada por Universal. Luego se le añadieron tomas que fueron filmadas sin permiso del director. Welles abominó de este montaje, y decidió entonces escribir un larguísimo memorándum de 58 páginas al jefe de producción de la compañía, Edward Muhl.

Con el paso de los años, se fueron editando nuevas versiones de la cinta. En 1998, Walter Murch montó de nuevo el film, basándose en lo que Welles había imaginado para diseñar esta historia compleja y apasionante.

Entre los grandes temas de Sed de mal, destaca la traición, que es un componente clave a la hora de definir ese vínculo que se establece entre los personajes de Hank Quinlan (Orson Welles) y su compañero Pete Menzies (Joseph Calleia).

La película narra una historia de corrupción y egoísmo, pero sin duda, ese elemento de traición cobra una importancia creciente en el relato. Conviene tener en cuenta que Welles la consideraba un pecado mortal, y de hecho, así lo manifestó en alguna ocasión.

Hay un ejercicio interesante para el espectador, que consiste en buscar, en apariciones episódicas, a grandes intérpretes del Hollywood clásico. Hablo de actores que por aquella época habían desaparecido de la circulación, como Mercedes McCambridge, Joseph Cotten, Zsa Zsa Gabor, y por supuesto, Marlene Dietrich.

Marlene era una gran amiga de Welles, quien escribió para ella un personaje que no figura en la novela original: Tanya. Se trata de un papel maravilloso, y dice la leyenda que la actriz no cobró por interpretarlo.

Sinopsis

Un agente de la policía de narcóticos (Heston) llega a la frontera mexicana con su esposa justo en el momento en que explota una bomba. Inmediatamente se hace cargo de la investigación contando con la colaboración de Quinlan (Welles), el jefe de la policía local, muy conocido en la zona por sus métodos expeditivos y poco ortodoxos. Una lucha feroz se desata entre los dos hombres, pues cada uno de ellos tiene pruebas contra el otro.

Artículo elaborado a partir del programa dedicado a Sed de mal en Cine en Blanco y Negro, emitido por Telemadrid y presentado por José Luis Garci, con Victor Arribas, Juan José Porto y Fernando Rodriguez Lafuente como contertulios.

Copyright del texto © Víctor Arribas. Reservados todos los derechos.

Víctor Arribas

Como estudioso del séptimo arte, Víctor Arribas ha escrito artículos de tema cinematográfico en la revista Nickelodeon y en el periódico El Mundo. Entre otras obras, es autor de los libros El cine negro y El cine de los Hermanos Marx, publicados por Notorious Ediciones. Asimismo, ha coescrito El universo de Woody Allen y El universo de Clint Eastwood. Dirigió y presentó el programa de cine Flashback en Onda Madrid, y formó parte del equipo de colaboradores de los programas Cine en Blanco y Negro y Querer de cine, dirigidos por José Luis Garci en Telemadrid.

Desde 1990 hasta 2004, dirigió los espacios locales de Madrid en los Servicios Informativos de Onda Cero. Durante siete temporadas, presentó el informativo Telenoticias 1, en Telemadrid, cadena en la que también se hizo cargo del programa de debate Madrid Opina. En 13tv dirigió y presentó Al Día. Fue subdirector de informativos en ABC Punto Radio y colabora en La noche del canal 24 horas, en TVE.

Blog Print the Legend

 

Social Profiles

YouTube

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Cómo usar bien un deus ex machina
    Escrito por
    Cómo usar bien un deus ex machina Los teóricos del guión consideran que el deus ex machina es un artilugio narrativo que un buen guionista nunca debe usar. Es un truco fácil, una técnica para salir de un apuro narrativo, pero de una manera…
  • Catálogo de rarezas
    Escrito por
    Catálogo de rarezas La Argentina tiene fama de ser un país raro, por lo escaso de sus tipismos, su falta de color local americano, la dificultad para clasificarlo dentro de las categorías del desarrollo y los recursos naturales,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Proust y la droga sonora
    Escrito por
    Proust y la droga sonora El 14 de enero de 1895 Marcel Proust publicó en el periódico Le Gaulois un artículo titulado «Un domingo en el Conservatorio». Proust no era todavía Proust, es decir que no había compuesto su gran…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Te uve científica
    Te uve científica Lo logré. Sobre la mesa había trozos de cable, destornilladores, un par de bombillitas y pilas. El reto era hacer con ello que alguna de esas lamparitas se encendiera. Tenía siete años y cuando una…

etimologia