Verde Irlanda, rojos cabellos

Esos personajes que, después de llevar una vida de conflictos y violencia, vuelven a sus lugares de origen y se convierten en mansos corderillos me resultan muy atractivos. Ya conocéis el tipo: gente que ha sido marine, policía, ranger, pistolero o asesino a sueldo.

Gente que un día decide abominar de su pasado y recoger sus trozos para encontrarle un nuevo sentido a la vida en un paisaje idílico, en su ciudad levítica o en su pueblo familiar. Hombres tranquilos que guardan las armas y se convierten en paradigmas de la no violencia. Incluso cuando les provocan, ellos se contienen y ofrecen la otra mejilla, todo con tal de no volver a sentirse presos del ardor violento que, en su otra vida, han practicado con enorme convicción.

A veces, estos hombres recalan en parajes líricos, lugares bellos donde puede esperarles alguna sorpresa. Hay sorpresas de largos cabellos rojos, de ojos verdes y cuerpos briosos. Entonces el estallido está asegurado, no el violento, que ese se encuentra a buen recaudo, sino el otro, el sensual, el emotivo, el amoroso.

En uno de esos encuentros se hallan Maureen O'Hara y John Wayne y ya tenemos una película de John Ford. Como ésta, El hombre tranquilo, de 1952, un clásico de la mejor especie. Una mezcla de drama, comedia, aventura y transparente poesía.

quiet1

Sean Thornton, el exboxeador yanqui que llega a Innisfree, en la suave costa irlandesa, verde y misteriosa, colmada de leyendas y de tragedias sin escribir, es un hombre herido. Sus heridas no se ven, aunque se intuyen. Y las conocerá primero el espectador, en una suerte de complicidad afectuosa que el director trama para que nadie se sienta defraudado.

Mary Kate Danaher es una temperamental pelirroja, una mujer que acepta las tradiciones que dirigen la vida del pueblo, pero que lo hace con una pizca de orgullo, con independencia y con criterio propio. No es una feminista, pero tampoco es una sumisa chica casadera que espera su oportunidad.

El tercero en cuestión es el bravucón “Red” Will, el hermano de ella, un tipo escasamente cultivado y tan apegado a la tierra como los propios caballos que surcan la playa en esa carrera que revive cada verano Sanlúcar de Barrameda en el paraíso atlántico al que vuelvo sin remedio.

quiet2

Un hombre honesto que guarda un secreto se enamorará de una mujer respetable y seductora. Es una historia de amor la que se aparece en el trasfondo de la película, pero también es un crisol en el que se mezclan con desigual suerte las costumbres antiguas, las carabinas que acompañan a las parejas, las dotes que han de llevar las novias, la pretendida obediencia femenina a los designios de sus parientes masculinos y, en fin, todo aquello que conforme la escritura pequeña y cotidiana de una pueblo anclado en tiempos pretéritos.

Sin embargo, no hablaríamos de El hombre tranquilo si no aludiésemos también a la tolerancia, la solidaridad, la amistad, la sinceridad y el respeto que trasmite la obra. Como si fuera posible que en el fondo todos los seres humanos pudiéramos sentirnos inmersos en la misma aventura vital, católicos y protestantes simbolizarán un encuentro pretendido, un ansia de comunión más allá de las diferencias. Y, al fondo de todo, la silueta imponente del hombre que guarda en sus puños el doloroso eco del pasado que no debe volver por mucho que otros o todos se empeñen. La recompensa está en esa danza delicada que inicia Mary Kate cuando, al fin, recupera sus muebles, el símbolo exacto de que es una mujer de una pieza.

quiet3

Sinopsis

Innisfree, Irlanda, 1933. A su pueblo natal vuelve Sean Thornton, después de llevar una vida complicada en EEUU, como boxeador. Allí conoce a la bella Mary Kate Danaher, de la que se enamora. La complicación surge tanto en la rivalidad de Thornton con el hermano de ella, como en el choque que se produce entre el exboxeador y las costumbres y ritos del pueblo.

Algunos detalles de interés

The Quiet Man (1952) es una película estadounidense dirigida por John Ford. El guión es del propio Ford y de Frank S. Nugent, sobre un relato corto de Maurice Walsh, The Quiet Man, publicado el 11 de febrero de 1933 en el Saturday Evening Post, y revisado e incluido posteriormente por el autor en el volumen Green Rushes.

Los productores, independientes, fueron Merian C. Cooper, G. B. Forbes y John Ford. La productora fue Republic Pictures.

La música es de Victor Young y Richard Farrell. Es una partitura original con aires celtas y románticos. Incluye canciones populares como “Turalye Anne”, “Galway Bay” y “The Isle of Innisfree”.

La fotografía, que plasma magníficamente la belleza rotunda y natural del paisaje irlandés, de su campiña y de su costa, es de Winton C. Hoch y Archie Stout. Encabezan el reparto John Wayne, Maureen O'Hara, Barry Fitzgerald, Ward Bond, Victor McLaglen, Jack MacGowran, Arthur Shields y Mildred Natwick.

quiet4

"Ford  ‒escribe Scott Eyman‒ jugueteó durante años con la historia [de Maurice Walsh]. (...) En 1946 Ford y Merian C. Cooper pensaron que tenían un acuerdo para hacer la película para Alexander Korda. El director escribió a Michael Killanin que Korda se había puesto en contacto con él para trabajar en la película. (...) Pero el acuerdo con Korda no llegó a realizarse y, sin un acuerdo firme de producción, Argosy no creía poder adelantar el dinero para un guión de rodaje final. Ford sólo se puso a trabajar en un guión final cuando se firmó el acuerdo con Republic. (...) La historia de Walsh es muy sencilla, de tres personajes, con un fondo apenas esbozado y un toque de filosofía (...) Ford añadió una historia colateral, una trágica muerte en el ring que motiva la negativa de Sean a luchar. Añadió interesantes personajes: el sacerdote que narra la historia y Michaeleen, el guasón casamentero del pueblo. Y le añadió un sentido de la vida tal como había transcurrido en el pueblo de Innisfree (...) Ford se estableció en el pueblo de Cong (del gaélico cunga, que significa «istmo») como lugar principal para los exteriores. (...) La selección del reparto fue una pesadilla de nepotismo: además de la presencia de los dos hermanos de FordFrancis y Eddie‒, trabajaron en la película los dos hermanos de Maureen O'Hara, Charles y James FitzSimons, así como Barry Fitzgerald y su hermano Arthur Shields. Los cuatro hijos de John Wayne hicieron breves apariciones, mientras que Webb Overlander, el maquillador de Wayne, interpretó al jefe de estación. Como segundo ayudante de director, Ford escogió a Andrew McLaglen, que estaba decidido a hacer lo que fuera por el viejo amigo de su padre, Victor McLaglen".

"La habitación de Ford ‒añade Eyman‒ era adyacente a la de Maureen O'Hara, lo que condujo a la compañía a imaginar una aventura. (...) En la escena de amor entre Wayne y O'Hara en que están empapados por la lluvia, Ford quiso hacer un número de tomas sumamente alto para lo que era su costumbre, y dijo a los actores que se besaran más apasionadamente, que se abrazaran con más fuerza. «Ford me hacía hacer las cosas que quería hacer él», dijo Wayne a su esposa" (John Ford. Print the Legend, T&B Editores, 2006).

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Suehiro Maruo y "Lunatic Lovers"
    Escrito por
    Suehiro Maruo y "Lunatic Lovers" Suehiro Maruo es un guionista y dibujante de cómic japonés. Acabo de leer [2004] varias historias cortas suyas editadas en el volumen Lunatic Lovers. Sé muy poco de Maruo, excepto que su obra más conocida…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Experimentos
    Experimentos Muchas veces, cuando se considera la diferencia entre las ciencias y otro tipo de disciplinas, se dice que lo que caracteriza a la actividad científica es la realización de experimentos. Sin embargo, esta concepción trae…

Cartelera

Cine clásico

  • Cinco motivos para criticar a Bogart
    Escrito por
    Cinco motivos para criticar a Bogart Posiblemente sea el actor más admirado por los hombres. Muchos hombres quieren ser Humphrey Bogart, desde ahora, HB. El motivo de esta admiración lo he venido pensando desde hace algún tiempo. Podría haber hecho, incluso,…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Cultura de ciencia ficción
    Escrito por
    Cultura de ciencia ficción La ciencia ficción nos permite emocionarnos con historias extraordinarias a la vez que aprendemos ciencia de forma amena. Obras como Blade Runner, Fundación, Interstellar o Solaris han empujado a muchas personas a salir del universo…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A Mercadante le cae bien Pelayo
    Escrito por
    A Mercadante le cae bien Pelayo Pelagio, tragedia lírica en cuatro actos, fue la última obra escrita por Saverio Mercadante. Sin embargo, fue la penúltima en estrenarse (Roma 1857) ya que Virginia, sobre la conocida historia de esta heroína romana modelo…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1