Batman: Asilo Arkham-Purgatorio

Aunque parezca paradójico, en algunos grandes títulos de la franquicia Batman, la presencia del Hombre Murciélago ha sido anecdótica. Me viene a la memoria Gotham Central, una serie, en clave de police procedural sobre la policía de Gotham, en la tradición de Canción triste de Hill Street o la saga literaria del Distrito 87 escrita por Ed McBain. Aquella era una colección que guarda ciertas similitudes con este Batman: Asilo de Arkham-Purgatorio (Arkham Asylum: Living Hell, 2003) de Dan Slott y Ryan Sook.

La mención de Arkham Asylum remite automáticamente a la novela gráfica homónima de Grant Morrison y Dave McKean, un proyecto ambicioso y pedante a partes iguales. No obstante, esta institución penal para criminales dementes se ha convertido en un elemento fundamental de la mitología de Batman, tan imprescindible como la bat-señal o la bat-cueva. Es así desde que esa institución mental fue esbozada por el guionista Dennis O'Neil (tomando prestado el nombre de la mitología lovecraftiana) en la década de los setenta, y sobre todo, desde que en los ochenta la definió definitivamente su colega Len Wein. Trascendiendo la condición de mera localización de la serie, ese manicomio se ha convertido en la estrella de una exitosa saga de videojuegos de Batman.

Pese al prestigio del Arkham Asylum de Morrison y McKean, el desparpajo del acercamiento del guionista Dan Slott, inteligente, fresco y divertido, se revela netamente superior.

Warren White, apodado "Tiburón Blanco" y que remite a personajes reales como Bernard Madoff, cree haberse salido con la suya al ser declarado por un jurado "inocente, por motivos de locura", tras protagonizar el mayor fraude financiero de EE.UU. No contaba con que la triquiñuela legal se volvería en su contra y que daría con sus huesos en Arkham, en compañía de ilustres internos como el Joker o Dos Caras. Así, el gran escualo pasará a ser un pececillo de colores en este demencial acuario, a la vez que inicia su particular descenso ad inferos y se ve inmerso en una serie de acontecimientos que escapan a lo terrenal.

Sin embargo, Slott no abusa de los pesos pesados de la bat-galería de villanos, que aquí ocupal un segundo o tercer plano, y cede paso a creaciones de su propio cuño, como Larva, Jane Nadie o Humpty Dumpty, que comparten con White el protagonismo de cada capítulo.

Mi referencia a Gotham Central no se debe solo a la calidad de ambas series ni a lo escaso de las apariciones de Batman (de hecho, tiene aquí más peso un personaje creado por Jack Kirby en los setenta). Al igual que sucedía con los policías de Gotham Central, Slott también otorga mayor importancia en la trama al personal sanitario y al equipo de seguridad del psiquiátrico.

La principal virtud del guión de Slott es que se trata de una divertida comedia, ocasionalmente teñida de negro, un terreno donde se mueve como pez en el agua. No olvidemos que su bibliografía revela, diez años de entrar en los dominios de Batman, su experiencia en títulos como Ren y Stimpy. No obstante, esta obra va más allá de la sucesión de gags y humoradas bien hilvanados, y deja espacio para la inteligencia y las referencias culturales. Véase el capítulo, rimado, que protagoniza Humpty Dumpty.

Tampoco desmerece el trabajo del dibujante Ryan Sook. Al contrario. Su prometedor comienzo en la editorial Dark Horse, trabajando en series de Mike Mignola ‒una de sus influencias gráficas‒ le valió el salto a DC, donde se garantizó una duradera estancia. En el cómic que nos ocupa, su estilo se acerca al de Adam Hughes, otra de sus influencias confesas, aunque situarla junto a la de Mignola venga a ser un oxímoron.

La única pega de Batman: Asilo de Arkham-Purgatorio es que sabe a poco, ya que los autores no le dieron continuidad. En estos casos uno debe conformarse con aquello de si breve....

Sinopsis

Por fin recuperamos esta serie limitada a través de una edición repleta de extras, idónea para disfrutar de la incursión de Dan Slott (Batman Adventures) y Ryan Sook (Batman: El regreso de Bruce Wayne) en los recovecos más oscuros y terroríficos del Asilo Arkham.

EDICIÓN ORIGINAL: Arkham Asylum: Living Hell núms. 1 a 6 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Noviembre de 2014 || GUIÓN: Dan Slott || DIBUJO: Ryan Sook || FORMATO: Cartoné, 176 págs. 4 tintas.

Copyright del artículo © José Luis González Martín. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © DC Comics, ECC Ediciones. Reservados todos los derechos.

José Luis González

Experto en literatura, articulista y conferenciante. Estudioso del cine popular y la narrativa de género fantástico, ha colaborado con el Museo Romántico y con el Instituto Cervantes. Es autor de ensayos sobre el vampirismo y su plasmación en la novela del XIX.

logonegrolibros

  • Los confines del planeta
    Escrito por
    Los confines del planeta Cuando en Grecia la filosofía balbuceaba, los indios ya habían construido un sólido sistema de pensamiento, contenido en los Upanishads. El pensamiento griego tiene una historia de siglos y el indio permanece igual a sí…
  • ¿Leer la mente?
    ¿Leer la mente? ¿Puede una computadora entender el significado de una palabra? A muchos todavía les parece absurda, si no insultante, la simple sugerencia de que una máquina pudiera entender algo, en el sentido en que lo…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Historias antiguas
    Escrito por
    Historias antiguas Hace diez años escribía, por primera vez, la pasión que siento por Sevilla. Una pasión que, hasta entonces, llevaba sólo para mí, no compartía con nadie. Y lo escribí en el único de mis libros…

Cartelera

Cine clásico

  • Radio y Cine
    Escrito por
    Radio y Cine El camino natural de entrada al mundo del cine durante décadas ha sido para los profesionales del Séptimo Arte el teatro, las artes escénicas, su aprendizaje y su teoría. Pero un buen puñado de cineastas,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El mono Rupertín: un enigma familiar
    Escrito por
    El mono Rupertín: un enigma familiar Hace unos meses un amigo, Héctor de Córdoba, me comentó, de manera casual, que en el Museo Nacional de Ciencias Naturales debería estar un monito que su abuelo se trajo de Guinea Ecuatorial. En sus…