Crisis final

Estoy convencido de que Grant Morrison disfrutó como un crío escribiendo Crisis final, el crossover publicado por DC en 2008 y cuya mini serie central reedita la editorial ECC en un recopilatorio. Debió de ser como si, de pronto, tu padre te dejase jugar con ese tren eléctrico que estaba en un estante inalcanzable, tras años y años de insoportable anhelo.

En este caso, la figura del padre es la de Jack Kirby y el juguete, el Cuarto Mundo. En 1970, un hastiado Kirby abandonaba Marvel Cómics y recalaba en DC, donde construyó una saga que comenzaba tras el Ragnarok, el Gotterdammerung, la caída de los viejos dioses y narraba el nacimiento de las nuevas divinidades: The New Gods. Una mezcla de maniqueísmo bíblico y psicodelia, mística y ciencia ficción, ingenuo flower power y épica wagneriana; una epopeya cósmica cuyos integrantes alcanzarían la inmortalidad de forma automática: Apokolips, Nuevo Génesis, Darkseid… Desgraciadamente, esta mitografía del demiurgo Kirby apenas duró tres años, pero esa es otra historia.

El Cuarto Mundo fue plenamente integrado en el gigantesco tapiz del universo DC. De hecho, Darkseid es el mejor villano de la editorial, junto al Joker; y ha sido revisitado periódicamente, por talentos del calibre de John Byrne, Jim Starlin y Walt Simonson; aunque es probable que nunca por alguien tan indicado como Grant Morrison.

Admirado y denostado a partes iguales, incapaz de causar indiferencia, el guionista escocés se frotaba las manos ante la posibilidad de poner estas sobre el legado de Kirby. La trama narra cómo las huestes de Apokolips, encabezadas por Darkseid y tras acabar con los Nuevos Dioses, intentan reencarnarse en cuerpos mortales en La Tierra, en pos de la conquista de la Ecuación Anti-Vida, lo que les llevaría a tomar el control de la realidad.

No obstante, deberán enfrentarse al ejército de semidioses (qué son, sino, los superhéroes) cuatricromados encabezado por Superman, en una batalla que se cobrará la vida de algunos los principales integrantes del panteón de DC. Tras su conclusión, que no desvelaremos, un deus ex machina sensu stricto, el universo de la editorial habrá vuelto a ser un multiverso en el que conviven numerosas realidades alternativas.

Morrison acomete los guiones con entusiasmo, buceando en todas las mitologías habidas y por haber, empapándose en apocalipsis y ragnaroks varios.  Como ya hiciera en Animal Man, utiliza de nuevo el recurso de la metaficción, ya que algunos personajes recurren a escribir, literalmente, el destino no sólo de otros personajes, sino también el suyo propio y el de la existencia misma.

Sin olvidarnos del correcto grafismo de los dibujantes J.G. Jones, el español Carlos Pacheco y Dough Mahnke, el otro gran nombre propio de esta saga, además de Morrison, es el ya mencionado Jack Kirby.

Morrison da a leer al lector una inmensa carta de amor a las creaciones de Kirby en DC. No se detiene en el Cuarto Mundo: están presentes OMAC (la variante DC de un Capitán América futurista), Kamandi (Kirby canibalizando El Planeta de los Simios) y todo el plantel de secundarios de ambas series.

Sin duda, Morrison hace las veces de rapsoda: Crisis Final es una obra épica, en lugar de Ulises o Aquiles están Flash y Batman, configurando una loa a las gestas de las creaciones de Kirby.

Es ésta una obra de ambición operística, cuya lectura hay que disfrutar pausadamente, para no perderse la pléyade de personajes de DC que desfilan por sus páginas; con un nivel literario muy superior al de muchos macro eventos editoriales que implican un gran número de colecciones. Magnífico tratamiento de una materia prima épica y psicodélica, por un tipo amigo de la magia del caos y los experimentos de alteración de consciencia mediante el uso de sustancias lisérgicas.  

Un apunte final, a modo de posdata: en Crisis Final, Morrison coloca los cimientos de su etapa de seis años como guionista de Batman. Una etapa totalmente imprescindible.

Sinopsis

El detective Dan Turpin está investigando la desaparición de seis niños. A priori, el caso no debería llamar la atención de los superhéroes de la Tierra, pero ¿y si durante sus pesquisas Turpin hallara moribundo a Orión, el hijo de Darkseid, justo cuando el cielo se tiñe de rojo?

En Crisis final, Grant Morrison (Batman Inc.) aborda con su fascinante estilo el triunfo del mal en una trama que implica a todos los grandes personajes de DC Entertainment, incluidos Batman, Wonder Woman, Green Lantern, Flash y Superman, y también a héroes menores cuyas vidas se ven interrumpidas por el ataque de Libra y su Sociedad Secreta de Supervillanos. Y todo ello en un espléndido volumen ilustrado por artistas como J.G. Jones (52), Carlos Pacheco (Superman: La caída de Camelot) o Doug Mahnke (Green Lantern).

EDICIÓN ORIGINAL: Final Crisis núms. 1 a 7 USA, Final Crisis: Requiem USA, Final Crisis Submit USA y Superman Beyond núms. 1 y 2 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Enero de 2014 || GUIÓN: Grant Morrison, Peter Tomasi || DIBUJO: Carlos Pacheco, Doug Mahnke, J. G. Jones, Matthew Clark || FORMATO: Cartoné, 416 págs. A color. 30,00 €

Copyright del artículo © José Luis González Martín. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © DC Comics. ECC Ediciones. Reservados todos los derechos.

 

José Luis González

Experto en literatura, articulista y conferenciante. Estudioso del cine popular y la narrativa de género fantástico, ha colaborado con el Museo Romántico y con el Instituto Cervantes. Es autor de ensayos sobre el vampirismo y su plasmación en la novela del XIX.

logonegrolibros

  • Acerca de Monterroso
    Escrito por
    Acerca de Monterroso Augusto (Tito) Monterroso (1921–2003) está ligado por el tópico y la vocación al cuento breve. En Literatura y vida él mismo dedica un elogioso capítulo de esta miscelánea al tamaño escogido, junto con otro, pariente…
  • De nervios y feromonas
    De nervios y feromonas Mucho se habla de la química del amor, y en especial de las feromonas: mensajeros químicos que los organismos secretan para, entre otras cosas, atraer parejas sexuales. Se detectaron primero en insectos, en…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El destino de Cristóbal Colón
    Escrito por
    El destino de Cristóbal Colón El 20 de mayo de 1506, moría Cristóbal Colón. Dicen quienes le conocieron que era alto y delgado. De nariz aguileña y ojos garzos, sus cabellos habían encanecido prematuramente. Cuentan que era afable con los…

Cartelera

Cine clásico

  • Cinco motivos para criticar a Bogart
    Escrito por
    Cinco motivos para criticar a Bogart Posiblemente sea el actor más admirado por los hombres. Muchos hombres quieren ser Humphrey Bogart, desde ahora, HB. El motivo de esta admiración lo he venido pensando desde hace algún tiempo. Podría haber hecho, incluso,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Horne se humaniza
    Escrito por
    Horne se humaniza Se sabe que Marilyn Horne sacó a la luz, recuperó, esa categoría vocal rossiniana que se conoce como la del contralto in travesti, aquella que de alguna manera venía a sustituir en la nomenclatura canora…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Los sabinares albares, testigos del pasado
    Escrito por
    Los sabinares albares, testigos del pasado Enraizados en la cultura rural tradicional española, las sabinas albares (Juniperus thurifera) han resistido el paso del tiempo y los cambios térmicos para ocupar en la actualidad amplias superficies de España. A pesar de haber…