Crítica de "Criadas y señoras" (2011)

criadas-y-senoras-1

Tras terminar sus estudios universitarios, el sueño de Skeeter (Emma Stone) es convertirse en escritora, aunque de momento se conforma redactando una columna sobre consejos domésticos en el periódico local de su natal Jackson (Mississippi). Pero pronto se volcará en un trabajo personal: un libro en el que pretende reflejar la desigualdad imperante a través del testimonio de las mujeres negras que trabajan para la clase alta, en el que contará con la inestimable ayuda de las sirvientas Aibileen (Viola Davis) y Minny (Octavia Spencer). Un proyecto arriesgado y revolucionario para la reaccionaria sociedad del momento, que deberá llevar en secreto para protegerse a sí misma y a sus entrevistadas.

 

Este es, en esencia, el argumento de Criadas y señoras (The Help, 2011), dirigida y escrita por Tate Taylor a partir del exitoso best-seller de Kathryn Stockett. Una película que se asoma al Sur de los Estados Unidos de los primeros sesenta –antes del asesinato del presidente John F. Kennedy– para posar la mirada en la situación de injusticia vivida por las asistentas de raza negra. Una sociedad cerrada, profundamente racista y clasista pero en la que empiezan a sentirse tímidamente los primeros aires de cambio.

El deseo de llevar a la pantalla The Help surgió cuando la novela estaba todavía en la forma de manuscrito. La escritora le envió al cineasta –amigo suyo desde la infancia– el texto aún inédito, dado que tenía grandes dificultades para publicarlo. Finalmente, el libro salió a la venta en 2009 y se convirtió en un clamoroso éxito al que tampoco le ha faltado una dosis de polémica. Abilene Cooper, que trabajó durante doce años como criada y niñera en la casa del hermano de la autora, acusó a esta de apropiarse, sin su consentimiento, de detalles de su vida para dar forma al personaje de Aibileen, una demanda que fue desestimada por el juez encargado del caso.

criadas2

Una historia de mujeres

Además de un drama de denuncia, la película es también una historia de amistad entre mujeres muy distintas pero que tienen en común cuestiones fundamentales como el sentido de la justicia y las ansias de superación. Son los primeros pasos de la lucha por los derechos civiles de las minorías raciales, pero también de la emancipación femenina.

La desigualdad social imperante configura las relaciones (asimétricas) entre "criadas" y "señoras", "pobres" y "ricos", "blancos" y "negros" o "mujeres" y "hombres", limitando las relaciones de amistad a los grupos de iguales. Es por ello que las relaciones con los hombres solo pueden observarse desde el prisma del noviazgo/matrimonio o que la exclusión no se limita a una cuestión puramente racial sino también de clase. Así, el personaje de Celia Foote (Jessica Chastain), perteneciente a una clase social inferior –catalogada despectivamente como "white trash", esto es, "basura blanca"– pero casada con un hombre de clase alta, nunca será considerada una "señora" por sus vecinas pudientes.

La protagonista Skeeter desafiará esas reglas trabando relación con las sirvientas Aibileen y Minny, algo que será visto como una gran traición por parte de sus "amigas de toda la vida", chicas de su mismo estatus como Hilly (una estupenda Bryce Dallas Howard), Elizabeth (Ahna O'Reilly) o Jolene (Anna Camp), muy satisfechas con sus privilegios de clase. Aunque de modo inconsciente, Celia también vulnerará las normas de comportamiento; esta rubia oxigenada con "cuerpo de Jessica Rabbit" –en palabras de la actriz que la interpreta– pero dulce, sensible y cariñosa encontrará refugio a su soledad en la amistad con Minny.

criadas3

La dama sureña y la mammy afroamericana

Criadas y señoras refleja las profundas desigualdades camufladas tras los lujosos hogares retratados con exquisito detalle, que funcionan a modo de escaparate del American Way of Life. Para ello se alimenta de dos estereotipos antagónicos fuertemente arraigados en la tradición del Sur: la dama sureña y la mammy afroamericana, dos figuras que plasman las dos caras de la moneda de una época en el que las huellas del pasado esclavista seguían todavía frescas. Así, personajes como Hilly o Elizabeth se encuentran muy cercanos a las protagonistas de dramas de época como Lo que el viento se llevó (Gone with the Wind, Victor Fleming, 1939) o El árbol de la vida (Raintree County, Edward Dmytryk, 1957) –encarnadas respectivamente por Vivien Leigh y Elizabeth Taylor–, damas caprichosas, orgullosas, egoístas, racistas, clasistas y tremendamente infantiles.

Apoyada en el prodigioso trabajo de todo el reparto, en el que brillan con luz propia Viola Davis y Octavia Spencer, la película trata de dar voz e identidad a esas mujeres prácticamente invisibles tras la etiqueta y el uniforme de "servicio". Partiendo de la representación estereotipada de la mammy, esa esclava/sirvienta a la par que niñera encargada de la crianza y educación de los hijos de "su señora" blanca –y que actúa para los niños como una suerte de madre adoptiva, a veces más cercana que la biológica–, Criadas y señoras trata de descubrir la mujer real que se encuentra detrás. La película se consagrará a sacar a la luz los sentimientos, las miserias y también la grandeza de "esas mujeres que crían niños blancos y ni siquiera pueden usar el aseo en nuestras casas".

grande3

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © DreamWorks Pictures, Harbinger Pictures, Reliance Entertaiment, 1492 Pictures, Imagenation Abu Dhabi y Participant Media. Cortesía de The Walt Disney Company Spain. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Experta en arte, cine y literatura, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista en diversos medios de comunicación.

Se licenció en Bellas Artes en el año 2000 y se doctoró en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid en 2006 con la tesis El héroe en el género del western. América vista por sí misma, ganando el premio extraordinario de doctorado. Esta obra fue publicada en 2009 con un prólogo de Eduardo Torres-Dulce.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja

logonegrolibros

  • David Chase contra la televisión convencional
    Escrito por
    David Chase contra la televisión convencional David Chase, el creador de Los Soprano, dijo en una ocasión que a la narrativa convencional televisiva le falta silencio, escenas que no estén justificadas por la relación causa-efecto y tiempos muertos: “En la televisión…
  • Recuerdo de Noemí Ulla (1940-2016)
    Escrito por
    Recuerdo de Noemí Ulla (1940-2016) Le tocó morir en Buenos Aires, la ciudad en la que vivió durante décadas y cumplió la mayor parte de su obra literaria y docente. Pero era rosarina y cabe recordarlo porque pertenece a una…
  • La mente colectiva
    La mente colectiva En su famosa novela Más que humano (1953), el escritor estadounidense Theodore Sturgeon plantea el surgimiento del siguiente paso evolutivo del Homo sapiens: un colectivo de seis individuos con distintas capacidades que, unidos…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Leer la mente?
    ¿Leer la mente? ¿Puede una computadora entender el significado de una palabra? A muchos todavía les parece absurda, si no insultante, la simple sugerencia de que una máquina pudiera entender algo, en el sentido en que lo hace un…
  • Política de gestos
    Escrito por
    Política de gestos En 1570 Felipe II convoca y preside las únicas Cortes de Castilla celebradas fuera de Madrid, Valladolid o Toledo, sus ubicaciones habituales. Y el lugar elegido no es, de ninguna forma, casual. El señor del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Gamera y otras tortugas de cine
    Escrito por
    Gamera y otras tortugas de cine Los quelonios  son reptiles con coraza. Son vertebrados que ponen huevos, poseen respiración pulmonar, lucen piel escamosa y que han de adaptar la temperatura de su organismo a la del ambiente. A diferencia de otros…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC